Deja de usar una máscara en la iglesia

Escrito por Cindy Matson

Hace poco más de un año, el título de esta publicación no habría tenido tanta fuerza como ahora. Durante los últimos meses, los debates, discusiones y argumentos sobre el tema de las mascarillas se ha convertido en algo común.

  • ¿Funcionan?

  • ¿No funcionan?

  • ¿Deberías ponerte una?

  • ¿Deberías ponerte dos?

  • ¿Debería desobedecer respetuosamente un mandato del gobierno?

No estoy aquí para responder ninguna de esas preguntas (¡Aleluya!). Las máscaras de las que quiero hablar hoy estaban de moda mucho antes de que los términos «coronavirus», «distanciamiento social» o «rastreo de contactos» llegaran a nuestro radar. Ya sea que estés a favor de cubrirte la cara o no, todos tendemos a usar máscaras en la iglesia. ¿Cuál estás usando tú?

La máscara de la perfección sin pecado

Estás en el auto camino a la iglesia teniendo una de esas conversaciones con tu esposo. Ambos dicen algunas cosas por las que necesitarán pedir perdón más tarde. Entras en el estacionamiento todavía furiosa, pero abres la puerta e instantáneamente enciendes un interruptor. La pelea que estabas teniendo unos minutos antes es ahora una memoria distante. Ahora eres todo sonrisas y abrazos. Dime que has estado ahí. Dime que no soy la única que ha usado una máscara de perfección sin pecado en la iglesia.

¿Por qué es tan fácil dar un giro de 180 grados y pasar de dar la espalda a nuestro cónyuge a saludar calurosamente al ujier en la puerta? Quizás racionalices que el ujier no ha hecho nada para merecer tu enojo. Es verdad. Sin embargo, también es posible que cambiemos de tema tan fácilmente porque no queremos que nadie sepa que una discusión se había desatado unos minutos antes. Por lo tanto, te pones la máscara de la perfección sin pecado, tratando de crear la ilusión de que los problemas son para otras personas. Los parches difíciles en el matrimonio son para otras parejas. Tú y tu matrimonio están bien.

Usamos esta máscara como protección. Si admitimos que estamos luchando con un pecado (ya sea conyugal o de otro tipo), es posible que también tengamos que quitarnos otras máscaras. Puede que tengamos que admitir que no somos cristianos tan fuertes como la gente siempre pensó. Y eso es aterrador. ¡Pero hay esperanza!

La máscara del gozo

Otra máscara que tenemos la tentación de usar frente a nuestros hermanos y hermanas es la máscara del gozo. En este caso, no me refiero al verdadero gozo bíblico que no se deriva de las circunstancias terrenales. Me refiero al primo impostor de la verdadera alegría: una sonrisa falsa y temas espirituales. Tal vez te hayas encontrado recientemente en una temporada de sufrimiento o sequía espiritual, y te ha dejado sintiéndote agotada y carente de gozo. Sin embargo, sabes que no es así como se supone que deben luchar los «buenos» cristianos, así que te pones la máscara y empiezas a cantar «Sublime gracia» con una sonrisa.

Tal vez te hayan enseñado que no hay lugar para la depresión o la desesperación, o incluso la sequedad en la vida de un cristiano, por lo que para evitar la apariencia de ser un «mal cristiano», usas una máscara. O tal vez tienes miedo de que nadie más entienda por lo que estás pasando o que posiblemente puedan ayudarte. Entonces, en lugar de decepcionarte con tu búsqueda de ayuda, decides «fingir hasta que lo logres». He estado allí. No es un buen camino a seguir. ¡Pero hay esperanza!

La máscara de la fuerza

Noches de insomnio con un bebé recién nacido. Cuidado y atención a un familiar anciano. Enfermedad crónica y fatiga. Un hijo pródigo que persiste en decisiones pecaminosas. Estas cargas, ya sea que duren unas pocas semanas, varios meses o años, o incluso toda la vida, pueden agobiarnos. Si bien la fuerza de Dios se perfecciona en tu debilidad, y Su gracia siempre es suficiente para tu necesidad (2 Corintios 12:9-10), a veces la carga puede dejarte pegada al polvo, sin fuerzas (Salmo 119:25). Sin embargo, cuando se abren las puertas de la iglesia, te pones tu máscara de fuerza, sonriendo y desviando tu camino a través del vestíbulo para llegar a tu asiento donde la gente te dejará en paz.

A ninguna de nosotras nos gusta ser débiles. Sé que ciertamente no me gusta. Prefiero ser la fuerte en una relación, dar consejos a una amiga con problemas en lugar de ser yo la aconsejada. Esto proviene de nuestro deseo de ser como Dios, el gobernante omnipotente del universo; y se remonta a nuestra primera madre, Eva, quien cedió ante la presión de la serpiente después de que él le dijera que comer del fruto la haría como Dios (Génesis 3:5-6). Pero no soy Dios. Él es fuerte y yo soy débil. Cuando me pongo mi máscara de fortaleza, por un momento podría engañar a otras personas haciéndoles pensar que soy fuerte. Sin embargo, esa ilusión no durará. ¡Pero hay esperanza!

La máscara del contentamiento

El continuo descontento de mi corazón me asombra. Justo cuando creo que sé exactamente lo que quiero y lo consigo, necesito algo más. Los publicistas confían en eso. «¿El teléfono inteligente del año pasado? Olvídalo. ¡Necesitas el nuevo modelo!». «¿Un vehículo de 2019? ¡Tienes que estar bromeando! ¿Sabes cuántas funciones nuevas te estás perdiendo? ¡Cambia ese viejo trozo de basura y actualízalo hoy mismo!». Sin embargo, no hacemos esto solo con productos de consumo, ¿cierto?

Somos propensas al descontento en nuestras relaciones: anhelamos casarnos, anhelamos una intimidad más profunda, más citas, o conversaciones más profundas. En nuestras casas: una aspiradora nueva, alfombra nueva, remodelación de la sala, una casa más grande, más terreno, una casa de verano. Con nuestros cuerpos: pérdida de peso, sueros anti envejecimiento, la próxima gran vitamina, etc. Sin el Espíritu Santo, el descontento es la configuración predeterminada de nuestros corazones codiciosos. Excepto el domingo.

El domingo entras a la iglesia, te pones la máscara de contentamiento y tratas de ignorar los ídolos que acechan en tu corazón. Los conocerás por tu reacción a aquellos con quienes interactúas. Respondes (internamente, por supuesto) con enojo a la persona que ha perdido con éxito diez kilos (¡que resulta ser la cantidad exacta que anotaste para ti el 1 de enero!). Volteas los ojos ante el elogio de la madre que pudo mudarse a una casa más grande para su familia en crecimiento. Tu máscara, sin embargo, no divulga tus secretos. Abrazas solo para dar un cumplido a tu amiga más delgada y le sonríes a la nueva propietaria. Si bien es posible que tu máscara no te delate, tu corazón pronto lo hará. ¡Pero hay esperanza!

Libres para desenmascararnos gracias a Su manto

En la raíz de cada una de estas máscaras está el mismo problema del corazón: el temor al hombre. O, para decirlo de otra manera, mi problema es que me amo a mí misma y a la aprobación de otras personas más de lo que amo a Dios. El primer paso para quitarme la máscara es contemplar a Dios. En lugar de asombrarme por otras personas, necesito asombrarme por el trascendente Señor del universo. Necesito estremecerme ante Su santidad y maravillarme de Su soberanía. Necesito adorar en Su trono y maravillarme de la profundidad de Su misericordia y la amplitud de Su amor inquebrantable.

Entonces, debo recordar el evangelio. Cuando trato de impresionar a la gente en la iglesia con mi "máscara", estoy intentando vestirme de una rectitud derivada de mí misma. Pero en el evangelio, ¡se me ha dado la misma justicia de Cristo! Si Cristo es tu Salvador, estás unida a Él.

Esta maravillosa verdad significa que Su perfección sin pecado es tu perfección sin pecado. Su gozo es tu gozo. Su fuerza es tu fuerza. Su perfecto contentamiento es tu perfecto contentamiento.

Cuando Dios el Padre te mira, no ve una máscara endeble que no pueda engañar ni a un niño de cinco años. Ve la justicia perfecta de Su Hijo, en quien se complace.

Si estás lista para quitarte la máscara, permíteme sugerirte los siguientes pasos. Primero, medita y / o memoriza estos pasajes:

«Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por la fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí». -Gálatas 2:20

«Al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él». -2 Cor. 5:21

«Porque ustedes han muerto, y su vida está escondida con Cristo en Dios». -Col. 3:3

En segundo lugar, sumérgete en la letra de esta canción, «Su manto por el mío». 

Su manto por el mío; ¡Gloria a Dios! 

Con Su justicia Cristo me vistió;

En mi pecado envuelto Él sufrió.

En Cristo vivo; Él por mí murió.

Contempla a Dios. Maravíllate con el evangelio. ¡Quítate la máscara!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Únete a la conversación