El perdón no es barato

Nancy DeMoss Wolgemuth: El verdadero perdón no es barato. Imagina que alguien te pide prestado US$20,000. Promete pagarte $2,000 cada mes, pero nunca ves un cheque. Sencillamente no tiene dinero para pagarte.

Luego imagina que Dios mueve tu corazón y te desafía a perdonar esa deuda. Él te ha dado tanto que quieres bendecir a esta otra persona. Cuando borras la deuda, tú eres quien ha absorbido la pérdida de US$20,000. ¡El perdón es costoso!

Lo mismo es cierto cuando alguien nos lastima. El perdón entonces, tampoco es barato. Pero Dios nos ha llamado a perdonar a otros, tal como Él nos ha perdonado a nosotras. Jesús estuvo dispuesto a pagar por nuestro pecado. Le costó todo.

¿Hay alguien que tenga una gran deuda contigo? ¿Le dirás al Señor “por todo lo que Tú ya has hecho por mí, estoy dispuesta a pagar el precio; estoy dispuesta a condonar la deuda; estoy dispuesta a perdonar”?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.

Únete a la discusión