El Varón de Dolores me hizo llorar

Por Dawn Wilson

Cuando Nancy me pidió que la ayudara con la investigación sobre los nombres de Jesús para una serie que haría, –para ser honesta- pensé “Será muy interesante, pero tengo mis dudas. Después de todo, ya he escuchado sobre esos nombres desde que era una niña. ¿Qué más debo aprender?

Cuando empecé mi investigación, pensé en las palabras de Pablo “…y conocerle a Él…” (Flp. 3:10). Pero estaba enfocada en conocer más de Jesús y no en conocerlo más a Él. No tenía idea de lo que el Espíritu de Dios tenía reservado para mí. Con cada nombre, mi entendimiento del carácter y el rol de Jesús crecían, pero aún mejor, el entendimiento de Su obra en mi vida.

Estaba impactada por las comparaciones que había notado. Al mismo tiempo es mi Amigo, Abogado y Juez. Es el humilde Cordero de Dios y mi Gran Sumo Sacerdote y el Poderoso Capitán del Ejército de Dios.  Aprendí más de las raíces judías de Jesús y a verlo como la Raíz de David y el León de la Tribu de Judá y cuestionaba Su disposición de convertirse en mi Redentor e insertarme en la familia de Dios.

Estaba segura que conocía todo lo que era necesario conocer acerca del Buen, Gran, Jefe de los Pastores; por eso imagínense mi sorpresa cuando aprendí que Él es mi Eterno Pastor (Ap. 7:16-17)  Eso me hizo reír, pues, siempre seré Su pequeña oveja.

Pero fue el estudio del Varón de Dolores que cautivó mi corazón y cambió para siempre mi perspectiva de Jesús. Regularmente había evadido este tema. Como se hacía tanto énfasis en los sufrimientos de Jesús, quería enfocarme en otros aspectos de su experiencia.  Hasta fui co-autora de un libro para ayudar a las mujeres a ver que Jesús, al ser al mismo tiempo hombre y Dios, tuvo momentos maravillosos de risas con Su grupo de discípulos.

Por eso estaba abrumada al profundizar en el dolor del corazón del Varón de Dolores.

Pude ver toda la vida de Jesús y cuántas cosas apesadumbraron Su amado corazón.

  • En la medida en que “revivía” Su vida con El, entendí el escarnio y dolor cuando Su familia no podía entenderlo.
  • Observé Sus decepciones, profunda tristeza y soledad.
  • Escuché las horribles multitudes.
  • Reconocí Su dolor por el rechazo de Israel.
  • Ví el temor y abandono de Sus discípulos y el cobarde e hipócrita beso de Judas.
  • Lloré en Su lucha en Getsemaní—anticipando el dolor—y luego el sufrimiento real y la horrenda separación del Padre que experimentó en el Calvario.

Me di cuenta que había tratado la angustia privada, íntima y personal de Jesús, de manera muy superficial.  Mi corazón se compungió por mi insensibilidad. Lloro al pensarlo.

Luego leí las palabras “por el gozo puesto delante de Él” (Heb. 12:2) Jesús lo soportó y aceptó todo…por gozo. Él sabía que por Su obediencia, llegaría un día que los santos de todos los tiempos se reunirían alrededor del trono de Dios y todos los cielos se regocijarían. Jesús miraría a aquellos que Él había redimido y aunque recordaría el dolor, nosotros le causaríamos gozo. Con corazones agradecidos Le adoraríamos por toda la eternidad.

El Padre elevará a Jesús resucitado al lugar de más alto honor y le dará el Nombre que es sobre todo nombre (Fil. 2:8-11)   y algún día aprenderemos otro nombre que nadie conoce excepto Cristo mismo (Ap. 19:12).

Ahora no puedo escuchar nada relacionado con los nombres de Jesús, sin llorar. Cuando me senté en la iglesia, escuchando el coro cantar “Tu Gran Nombre” me derramé en lágrimas y tuve que marcharme.  Cuando manejaba hacia la casa, escuchando “Jesús lo pagó todo, todo a Él se lo debo” en el radio, tuve que cambiarlo. Mis ojos estaban llenos de lágrimas.

Estoy tan agradecida por ese estudio y oro a Dios que toque muchos corazones y nos ayude a conocer a Jesús como nunca antes.

¿Cuál de los nombres de Jesús te ha ministrado más a través de los años, especialmente en tus circunstancias difíciles?

  ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Únete a la conversación