¡Para muestra basta un botón!

Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8

Cuando atravesamos por alguna situación dolorosa, una de nuestras principales luchas como cristianas es enfrentar las dudas sobre el amor de Dios. En esos momentos, en que “nuestras inquietudes se multiplican dentro de nosotras” (Salmo 94:19a) anhelamos profundamente y clamamos a Dios, por lo menos, una pequeñita muestra de Su amor que calme nuestros temores y disipe nuestras ansiedades.

Sin embargo, en medio de ese sufrimiento, nuestra fe flaquea, nos llenamos de angustia y se nos hace difícil creer que Él nos ama.

En ese momento, recordemos que así como dice el refrán popular “para muestra basta un botón”, nosotras tenemos muchísimo más que un simple botón como garantía del amor de Dios para con nosotras, pues, en Su cruz nos mostró un “botón de amor divino”.

La muerte de Cristo a nuestro favor, a pesar de nuestra condición pecaminosa, debe servirnos como prueba más que suficiente de Su amor. Solo cuando verdaderamente nos apropiamos de esa verdad, Sus consolaciones deleitarán nuestra alma (Salmo 94:19b).

A continuación veamos cómo los diversos significados del refrán pudieran aplicar satisfactoriamente a nuestro “botón de amor divino”. Entre otros, ese dicho popular se refiere a:

a)    Que no resulta necesario mostrarlo o enseñarlo todo, sino que un ejemplo es suficiente para deducir fácilmente todo lo que falta por descubrir, o para tener una idea global de algo.

¡Él no tiene que mostrarnos o enseñarnos todo, Su muerte en la cruz es prueba suficiente, para esta vida y la venidera!

b)   Basta una pequeña prueba o demostración al respecto de una persona o cosa para saber qué se podrá esperar de ella en el futuro.

c)    A veces podemos saber cómo es en realidad una persona al tratar solo una vez con ella. O,

d)   También se refiere a que se pueden conocer las acciones de una persona por lo que hizo antes.

¿No aprendemos en el versículo de Romanos 8:32 que por lo que ya El hizo sabemos Quién es y lo que podemos esperar de Él?

Allí ell apóstol Pablo nos dice que si el Padre no eximió ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos concederá también con El todas las cosas?

Todavía más, en Romanos 5:6-7 vemos que no había ningún atractivo en nosotras para que se nos diera esa muestra del divino botón del amor de Dios, “Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos… a duras penas habrá alguien que muera por un justo, aunque tal vez alguno se atreva a morir por el bueno”.

Y, a pesar de todo eso, “…Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (v.8).  ¡Para muestra del amor de Dios para con nosotras basta el botón de la muerte de Cristo! 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Isabel Andrickson

Isabel Andrickson

Abogada de profesión y aprendiz de Su Palabra por pasión y convicción; es madre de un adulto joven a quien crio  como madre sola desde que tenía 3 años. Concluyó esa etapa, consciente tanto de las luchas y obstáculos que enfrentan las madres solas, como de los múltiples tropiezos producto de malas decisiones. Ahora anhela orientar a aquellas que recorren ese trayecto para que abracen las verdades de Tito 2, Proverbios 31 y otras enseñanzas de la Palabra sobre nuestro diseño, pues, no son exclusivas para mujeres casadas, sino para todas aquellas que, por Su Gracia, somos llamadas hijas del Padre Bueno.

Únete a la conversación