Evalúa tu humildad y gratitud

Mi tío Bob DeMoss siempre ejemplificaba la belleza y el poder de un espíritu agradecido. Él compartió conmigo la siguiente nota, escrita recientemente para sus cinco hijos y sus esposas. Le pedí permiso para compartirla con ustedes para que ustedes pueden beneficiarse de su sabiduría. (¡Ha tenido un hermoso matrimonio por espacio de 60 años!).

Querida familia:

Mientras más lo considero, más veo lo apropiado y la bendición que viene de recitar las misericordias de Dios. Creo que todos necesitamos entrenarnos en cultivar un corazón agradecido.

El permanecer en cama durante esta semana ha sido una oportunidad de recordar muchos meses y años de haber tenido buena salud, y de agradecer a Dios por esas misericordias.

Pienso que todos somos básicamente ______________. A continuación un buen examen que nos permitirá descubrir si hemos progresado en la gratitud y en la humildad. Pregúntate ¿Me sorprende que mi cónyuge me ame? ¿O pienso que soy tan "especial" que está claro que debe amarme?

La respuesta correcta debe ser "sí, me sorprende. De hecho, me maravilla. Sé que su amor es un regalo de Dios y una oportunidad de negarse a sí mismo por parte de mi cónyuge".

Si no pasas este examen, ¡es una muestra de lo que dirías si te preguntara lo mismo en referencia al amor de Dios! ¿Estás maravillado de que Dios te ama? ¿De Su paciencia contigo? ¿Te asombra que ha tenido misericordia al proveer una salida a la condenación?

Si te maravilla que Dios te ama y que haya provisto salvación para ti ¿cuán a menudo tienes explosiones de alabanza espontáneas en la medida en que reconoces que Dios mismo te ha dado Su amor?

Algo que ha sido útil para Dora y para mí es compartir entre nosotros o escribir en papel las misericordias de Dios del día de ayer, de la semana pasada, mes pasado o año pasado. Y por supuesto, cantar o escuchar canciones de alabanza.

"Amado Señor, ayúdanos a enfocar menos en el amor a nosotros mismos y estar dispuestos a compartir el verdadero amor a nuestro cónyuge al negarnos a nosotros mismos diariamente. Y, Señor perdónanos por dar sentado Tu ejemplo de amor al negarte a Ti mismo al pagar el terrible precio de la muerte de Jesús a nuestro favor. En el grandioso Nombre de Jesús, ¡Amen!"

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy  DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.

Únete a la discusión