La batalla

Cada mañana me doy cuenta que empieza una batalla. Quizás te ocurre lo mismo.

Vienen los pensamientos en la cama: “Sólo cinco minutos.”

¿Empezaré mi día encontrándome con Dios y Su Palabra en oración? O ¿permitiré que ganen la almohada, el teléfono o las responsabilidades del trabajo?  

Recordemos, el enemigo de nuestra alma sabe que si puede derrotarme en esta área, al final podrá hacerlo en cualquier área de mi vida espiritual. Es por eso que necesitamos la instrucción del apóstol Pablo “Revestíos con toda la armadura de Dios para que podáis estar firmes contra las insidias del diablo...”

Si cedemos en esta batalla por la mañana, terminaremos el día frustradas e inefectivas. Mañana temprano, antes de realizar cualquier tarea, ¿por qué no pasas tiempo a solas con Dios en oración y en Su Palabra?

Podrías empezar leyendo sobre la armadura de Dios que se describe en Efesios 6 a partir del versículo 14.

Para Buscándole a Él, Nancy Leigh DeMoss.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.