La danza de la complementariedad

El día lunes en nuestro blog estuvimos explicando qué significa el concepto de complementarianismo y cuáles son sus principios básicos. Hoy queremos continuar el tema abordándolo desde el punto de vista de cómo funciona en términos prácticos y qué imagen proyecta una vez ambos roles juegan su papel, debido a que a menudo hay muchos conceptos erróneos en las opiniones respecto a la masculinidad y la feminidad. En esta publicación, Mary Kassian nos ayuda a comprender que la presencia de diferencias en el complementarismo no significa que un género se beneficie mientras que el otro no. De hecho, nada podría estar más lejos de la verdad cuando el diseño de Dios está en plena exhibición. Te invito a que juntas podamos aprender un poco más de cómo realmente funciona esta “danza” en la forma en la que Dios la diseñó desde el principio- Yamell de Jaramillo

La reciprocidad es el Cha Cha Cha de la complementariedad

¿Alguna vez has visto bailar a una pareja profesional? Una vez tuve la oportunidad de ver actuar a un grupo de danza en la Ópera de Sydney en Australia. El hombre y la mujer de cada pareja bailaban como contrapartes perfectas. Hacían que los movimientos, giros y levantamientos más intrincados parecieran sin esfuerzo. Fue increíblemente hermoso. Para mí, la actuación en el escenario testificó la pasión, el misterio y la maravilla de la danza de la vida real entre los sexos. Estaba hipnotizada. Son los roles complementarios los que sustentan la reciprocidad y unidad del baile.

Cuando mi esposo Brent y yo comenzamos nuestras clases de baile, descubrimos lo difícil que es para dos personas moverse como una sola. Nuestros esfuerzos comenzaron como un desastre cómico y torpe. Nos pisamos los dedos de los pies, chocamos la cabeza (literal y figurativamente), tiramos en direcciones opuestas y aniquilamos los pasos y el tiempo. Fue doloroso y frustrante. Pero a lo largo de las semanas, bajo la tutela de nuestros instructores, aprendimos lentamente algunos pasos de baile rudimentarios. Brent aprendió a liderar. Yo aprendí a seguir. 

Son los roles complementarios los que sustentan la reciprocidad y unidad del baile. Esa es la paradoja de bailar. Y esa es también la paradoja de la visión complementaria de las relaciones hombre-mujer. El término «complementario» se refiere al concepto bíblico de que Dios creó a hombres y mujeres iguales en esencia, pero distintos (o complementarios) en roles.

La complementariedad fomenta la reciprocidad

La complementariedad fomenta la reciprocidad a un nivel mucho más profundo que la igualdad. El diccionario define la reciprocidad como «la cualidad o condición de reciprocidad». Mutualidad simplemente significa que una interacción es recíproca. Cada parte da y recibe algo de la otra, no es una relación unidireccional. Eso no quiere decir que las personas sean iguales ni que den y reciban exactamente lo mismo o que lo hagan de la misma forma. La reciprocidad no requiere igualdad. Puede ocurrir entre personas que tienen diferentes cosas que ofrecer. De hecho, la diferencia crea un poderoso ímpetu para corresponder. Si las diferencias se complementan, naturalmente fomentan la reciprocidad y la unidad.

La complementariedad, reciprocidad y unidad no son conceptos incompatibles. Van de la mano. Por ejemplo, si yo tomo un helado de vainilla y tú tienes un helado de vainilla, ¿cuál sería el punto de que compartiéramos? Pero si yo tengo helado de vainilla y tú tienes chispas de chocolate, entonces es probable que estemos motivadas para corresponder. Uniremos nuestros ingredientes y los convertiremos en un delicioso helado que ambas podremos disfrutar.

A la imagen de Dios

Las partes complementarias, unidas como un todo, en ninguna parte son más evidentes que en la naturaleza y el carácter de Dios. El Señor Yahvé, la primera Persona de la Deidad, tiene un papel y función diferente a la del Señor Jesús, la segunda Persona de la Deidad. El Señor Yahvé envía y el Señor Jesús va. Aunque iguales en ser, la responsabilidad de liderar descansa sobre los hombros del Señor Yahvé, mientras que la responsabilidad de responder descansa sobre los de Cristo. Aunque tienen roles complementarios, la clara enseñanza de la Biblia es que nuestro Dios es uno (Ver Deuteronomio 6:4; Juan 10:30). Existe una profunda reciprocidad e igualdad. La unidad e indivisibilidad de la Deidad eclipsa la diferencia en el papel y la función de los miembros individuales.

Y así debería ser con hombres y mujeres. El hombre y la mujer fueron creados a imagen de Dios para iluminar la naturaleza y el carácter de Dios y para contar la historia de Jesús. Esto me lleva a concluir que la complementariedad y la reciprocidad pueden y deben ser evidentes en la vida de hombres y mujeres que han sido redimidos. Es más, me lleva a concluir que la característica principal y el enfoque de las relaciones cristianas entre hombres y mujeres debería ser la unidad. Las diferencias complementarias contribuyen a este objetivo, pero no lo contienen. Este es un punto crítico que no nos atrevemos a pasar por alto.

Como una hermosa danza

Es como la analogía de la danza. Como Brent y yo solo somos aficionados, nuestros movimientos de baile son mecánicos y torpes. Sus esfuerzos por liderar y mis esfuerzos por seguir son incómodos, muy notorios y no siempre efectivos. Pero este no es el caso de una pareja de baile con experiencia. A medida que adoptan sus roles, aprenden a moverse juntos como una unidad armoniosa. Se vuelve cada vez más natural y sin esfuerzo que cada uno haga su parte. Y a medida que se convierten en mejores bailarines, sus responsabilidades complementarias se trasladan entre bastidores a la impresionante belleza de su baile. La reciprocidad eclipsa la complementariedad. ¿Siguen existiendo los roles? Sí, sin duda alguna. Pero, en última instancia, los roles no son el enfoque principal. Hacer un gran Tango o un Cha Cha con energía lo es.

Como complementarianistas, nunca debemos perder de vista el refrán «bosque para los árboles». Nos equivocamos si olvidamos por qué Dios creó al hombre y la mujer como contrapartes. No es para que podamos obsesionarnos y discutir sobre nuestras diferencias y nuestra división de responsabilidades, o pasar nuestras vidas micro analizando cada paso, más bien, es para que podamos iluminar Su gloria al mostrar la unidad, el gozo y la pura maravilla de la danza.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Mary Kassian

Mary Kassian

Mary Kassian es una autora galardonada, oradora de renombre internacional y profesora distinguida en el Seminario Bautista del Sur en Louisville, Kentucky. Ha publicado varios libros, estudios bíblicos y videos. ¡En casa en Alberta, Canadá, Mary mira muchos deportes! Sus hijos juegan hockey sobre hielo y su esposo, Brent, es el capellán del equipo local de fútbol profesional. Los Kassian disfrutan el ciclismo, el senderismo, el snorkel, la música, los juegos de mesa, las montañas, las fogatas y el labrador negro de la familia, el general Beau.

Recursos relacionados

Únete a la conversación