La Esperanza Verdadera en la Soltería

Durante los primeros 30 años de mi vida estuve soltera. No tuve mi primer novio (que ahora es mi esposo) hasta que tenía casi 31 años. Aunque deseaba casarme, puedo recordar esos años y decir, que aprendí a estar satisfecha durante esa temporada. Aprendí cómo estar profundamente arraigada en Dios y encontrar todo lo que necesitaba en Él, por Su asombrosa gracia. 

No digo que todo haya sido perfecto, tuve mis momentos de debilidad, en los que luché con la insatisfacción. No fue que de repente dejé de desear el matrimonio. La única razón por la que puedo decir que estaba satisfecha en esa temporada fue porque mi esperanza no estaba puesta en casarme algún día. Querer que algo suceda y luego desear que se dé lugar, no es esperanza. 

Se ha estado hablando sobre la esperanza en el blog este mes, y les recuerdo que la esperanza es «ver hacia adelante con una expectativa segura». No esperaba casarme, porque no tenía ninguna razón para esperar que Dios me diera ese regalo. Él no nos promete matrimonio, pero sí nos promete la vida eterna cuando creemos en Su Hijo (Juan 3:16). Las bendiciones eternas como el perdón de nuestros pecados, nuestra redención por Su sangre y ser santos sin mancha delante de Él debido a la obra de Su Hijo (Efesios 1: 3-10) son otras cosas que promete a Sus hijos. Y en lo que me ha prometido gracias a Cristo, puedo esperar con una expectativa segura.

Durante mis años de soltería, encontré satisfacción en Cristo porque sabía lo que tenía por delante. Sin importar cuál fuera mi estado civil aquí en la tierra, podía con gran confianza saber que algún día experimentaría el increíble privilegio de estar en la presencia de Dios en el cielo. Que tendría vida eterna con Él porque Él murió en la cruz por mí. 

1 Pedro 1:3 dice que «nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva, mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos». Nuestra esperanza es viva porque descansa en Cristo quien conquistó la muerte. Y un día estaremos en Su presencia y ya no tendremos más dolor, pena o pruebas. Eso es algo en lo que tú y yo podemos confiar al 100%. 

La soltería no es solo algo que soportar hasta que nos encontremos con Jesús cara a cara algún día. Porque pudiéramos decir fácilmente: «Bueno, está bien, mi esperanza está en Cristo, así que tengo una vida eterna en qué esperar. Así que supongo que aguantaré mi vida aquí en la tierra hasta que llegue ese momento». A eso digo: «¡No hermana! Eso no es lo que se supone que es la vida aquí en la tierra».

Él te ha dado la vida eterna, así que no tenemos nada de qué desesperarse mientras estamos aquí en la tierra porque nuestro futuro es seguro. Tener esta esperanza viva en Cristo, transformó radicalmente cómo percibí mi soltería. Me permitió experimentar la libertad de mi todo en Él. Si Él me ama y murió por mí en la cruz, conquistó la muerte en Su resurrección, entonces no tenía nada que temer. ¡Qué increíble libertad hay en eso! ¡Dios es bueno!

Y Dios es bueno contigo al darte la soltería, porque es algo bueno para ti. Después de todo, Él dice que no retiene nada bueno de quienes lo buscan (Salmo 84:11). Entonces, si estás leyendo esto hoy como una mujer soltera, ¡Dios te ha dado soltería hoy porque es bueno para ti! Como Paul nos recuerda, «Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito» (Romanos 8:28).

En eso, también puedes esperar y confiar en Dios que Él está usando la soltería para tu bien y para Sus propósitos en tu vida. Así que te exhorto a ti hermana soltera, a que te regocijes en eso hoy. Nuestro Dios es bueno y es bueno contigo en tu soltería. Y Él es bondadoso para darnos la esperanza viva que tenemos en Cristo.

Para ayudarte a caminar en esto, aquí hay algunas ideas prácticas de cómo vivir con la esperanza viva en Dios y regocijarse en la soltería hoy:

  1. Tómate un tiempo para agradecerle a Dios por ser soltera. Es un regalo que te ha dado, y Su voluntad para ti hoy es que tengas un corazón de gratitud (1 Tesalonicenses 5:18). Esto es especialmente importante cuando te sientas descontenta en esta temporada de la vida. Combate el descontentamiento con la gratitud. 
  2. Ora y busca al Señor para que seas sabia con tu tiempo como soltera. Es un tiempo en el que puedes servir a Dios con toda tu atención (1 Corintios 7:34). Algunas ideas podrían ser: servir más en tu iglesia local, invertir tiempo en servir a tu familia, escuchar más sermones, leer libros cristianos que te ayudarán a aprender más acerca de Dios, buscar a chicas más jóvenes que puedas discipular, etc.
  3. Invierta en tu relación con Dios. Ser más intencional acerca de estar en Su Palabra y pasar tiempo con Dios en oración (Mateo 22:37). 
  4. Busca crecer en la madurez espiritual y disciplina. Busca una mentora piadosa mayor que pueda ayudarte en tu caminar con Cristo (Tito 2:3-5).
  5. Corre hacia Jesús cuando te sientas triste o abrumada por el deseo de casarte. No es un mal deseo, pero analiza y busca a Dios para que Él pueda revelarte si deseas la idea de casarte más de lo que deseas a Dios. Si ese es el caso, entonces se ha convertido en un ídolo en tu vida y debes arrepentirte de ello. Tu mayor deseo debe ser Jesús. Él es todo lo que necesitas y más. Entonces búscalo con toda tu fuerza porque Él es digno.
  6. Puedes visitar mi sitio web y descargar un devocional que te guiará con de ideas sobre cómo usar tu soltería para glorificar a Dios.

Hermanas, ¡les animo a que huyan a Jesús para ser su todo y para que se regocijen en la eterna y viva esperanza que tienen en Él! ¡Él es bueno y no retiene nada bueno de ti!

 Swanson, J. (1997). Diccionario de lenguas bíblicas con dominios semánticos: griego (Nuevo Testamento) (edición electrónica). Oak Harbor: Logos Research Systems, Inc.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Alejandra Minton

Alejandra Minton

Salvada por gracia, hija del Rey de reyes, recién casada con Kyle y apasionada por estudiar y enseñar la Palabra de Dios.

Durante el día, Alejandra es una terapeuta ocupacional en un hospital de niños, pero también tiene una maestría en Consejeria Bíblica que utiliza en sus escritos y en la iglesia local. Ella contribuye a los blogs de Aviva Nuestros Corazones y Joven Verdadera. Y también escribe para su blog.

Únete a la conversación