La Marta del siglo XXI también puede dar gracias

Por: Stephanie Melo

"Marta, Marta le contestó Jesús, estás inquieta y preocupada por muchas cosas, pero solo una es necesaria… "( Lucas 10:1-42)

Me he identificado tantas veces con Marta. Muchos ministerios por servir, hermanas que ayudar y constantemente escuchar: "Stephanie, cuánto has crecido en el Señor en tan poco tiempo", "qué corazón tan dispuesto a servir", "me estimula tu pasión por Cristo". Sin embargo, lugar de que esas palabras exaltaran a Cristo en mí, en lo más escondido de mis pensamientos terminaba con este sentimiento: vanagloria y afanarme.

En este año 2014, Dios ha tenido que quebrantar mi corazón y humillarme, para hacerme ver que de nada sirve afanarme y que mi vanagloria me aleja de Él. Mientras me involucraba en las cosas para el Señor, pensaba que todo iba bien conmigo y con Él. Pero no era así, la vanagloria y el afán me estaban consumiendo silenciosamente. Podía sentir el silencio del Señor y también podía percibir que Él no se estaba agradando conmigo. Es una sensación horrible y desesperante.

Pero al reconocerlo y venir en arrepentimiento con un corazón genuino y sincero, pude sentir Su perdón al decirme:Conozco tu condición y sé que eres de barro. (Salmo 103:14 )

Muchas de nosotras en algún momento hemos sido Marta; mujeres hospitalarias, serviciales y siempre dispuestas. Como hijas de Cristo debemos tener estas cualidades. Pero cuando perdemos el enfoque de a Quien servimos y por qué, no nos estamos preparando para la vida eterna, sino que nos estamos preparando para ser vistas.

Debemos recordar como dice la Palabra que para que Cristo sea exaltado en nuestras vidas, nosotras debemos menguar. ¿Cuándo damos evidencias de que estamos menguando para Él? Cuando permitimos que el amor de Dios nos impulse, nos inspire, nos domine y nos rendimos completamente a Él sometiéndonos a Su Señorío. Eso es menguar.

Hemos sido salvadas por gracia, no por obras para que ninguna de nosotras no gloriemos. No necesitamos hacer nada para agradar a nuestro Señor o para ser vistas. Hacerlo, nos dará un vacío y peor aún, Cristo no se estará agradando en nosotras. Ya Él pagó en la cruz, ¿qué nos queda por hacer a nosotras? Dar gracias porque como Martas del siglo XXI somos amadas por el Señor Jesucristo.

Y tú, ¿por cuáles áreas que Dios ha quebrantado en tu vida en este año, quieres darle gracias?

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3