La veracidad de Dios

La primera pregunta del Catecismo Menor de WestMinster nos enseña que: “El fin principal del hombre es el de glorificar a Dios, y gozar de Él para siempre”.  Fuimos creados para esto y por tanto de eso se trata nuestra vida.  Glorificar, según la definición bíblica es: adorar, alabar, engrandecer, exaltar, honrar, magnificar.  Para llevar a cabo estas acciones debemos conocer a ese Dios que nos creó, a fin de cumplir ese propósito de una manera que Le honre y agrade.

¿Cómo Dios se nos ha dado a conocer?  Por medio de Su Creación, de Su Palabra revelada, y por medio de Su Hijo Jesucristo, la Palabra hecha carne.  En estas revelaciones vemos a Dios como la Fuente de toda ley, moralidad, bondad, poder, hermosura, veracidad, sabiduría, etcétera.

La veracidad, que incluye también la fidelidad de Dios, es el atributo por el cual sabemos que Él es el Dios Verdadero, y que todo Su conocimiento y palabras son a la vez, verdad y norma suprema de verdad.  Su conocimiento es perfecto y nunca se equivoca.  Él sabe todo perfectamente acerca del mundo, del hombre y de todas las cosas, incluyéndome a mí.  Porque Su Palabra es verdad, Dios de manera fiel hace lo que promete hacer, y esto lo hace ser confiable.

En un mundo donde la mentira, falsedad, desconfianza, infidelidad son las normas del día a día, nuestro corazón es una y otra vez decepcionado.  Pero contemplar Su Veracidad y Su Fidelidad nos llena de una certeza que nos hace pisar en suelo firme.  Aún en nuestras luchas contra el pecado que todavía nos asedia, hay consuelo y esperanza, pues: “Sí fuéremos infieles, Él permanece fiel; Él no puede negarse a Sí mismo” (2ª Timoteo 2:13).

Estudiando los Salmos, los cuales son fuente de inspiración, alegría, consuelo y fortaleza, observé que la palabra “ciertamente” aparece 15 veces.  Dicha palabra, que es un adverbio, tiene varios significados o sinónimos: con certeza, evidencia, seguridad, acertado, sin duda, por supuesto.  Es una partícula de afirmación.  Cuando estudiamos estos “ciertamente”, nuestra fe se acrecienta, vamos del conflicto al triunfo, del desánimo a la alegría.  Y todo esto porque creemos que es la Verdad de un Dios fiel.

Veamos dichos Salmos y algunos ejemplos:

  • Salmo 23:6 “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días”.
  • Salmo 25:3 “Ciertamente ninguno de cuantos esperan en Ti será confundido”.
  • Salmo 32:6 “Por eso orará a Ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado.  Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán estas a él”.
  • Salmo 39:5, 6, 11 “He aquí diste a mis años término corto, y mi edad es como nada delante de Ti; ciertamente es completa vanidad todo hombre que vive…Ciertamente como una sombra es el hombre; ciertamente en vano se afana, amontona riquezas y no sabe quién las recogerá…Con castigos por el pecado corriges al hombre, y deshaces como polilla lo más estimado de él; ciertamente vanidad es todo hombre”.
  • Salmo 58:11 “Entonces dirá el hombre:  Ciertamente hay galardón para el justo; ciertamente hay un Dios que juzga la tierra”.
  • Salmo 66:19 “Mas ciertamente me escuchó Dios; atendió la voz de mi súplica”.
  • Salmo 68: 16, 21 “¿Por qué observáis, oh montes altos, al monte que deseó Dios para su morada?  Ciertamente Jehová habitará en él para siempre”.
  • Salmo 73: 1, “Ciertamente es bueno Dios para con Israel, para con los limpios de corazón…”
  • Salmo 76:10 “Ciertamente la ira del hombre te alabará; Tú reprimirás el resto de las iras”.
  • Salmo 85: 9 “Ciertamente cercana está Su salvación a los que le temen, para que habite la gloria de Dios en nuestra tierra”.
  • Salmo 91:8 “Ciertamente con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos”.
  • Salmo 116:16 “Oh Jehová, ciertamente yo soy tu siervo, siervo tuyo, hijo de tu sierva.  Tú has roto mis prisiones”.
  • Salmo 139:11 “Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; aun la noche resplandecerá alrededor de mí”.
  • Salmo 140: 13 “Ciertamente los justos alabarán tu Nombre; los rectos morarán en Tu presencia”.
  • Las palabras hablan por sí solas. En ésta y en cualquier etapa de la vida en que nos encontremos tendremos un Dios Veraz y Fiel en Quién podemos apoyarnos.  Tenemos miles y miles de razones para alabarle, bendecirle y creerle.

¿Cómo impacta esto mi vida?

1) Me lleva a meditar constantemente en el cielo.  Aun estando en la tierra sé que Su bien y misericordia me guardan y con toda seguridad me llevarán a Su casa cuando Él lo disponga. También me guarda de la vanidad y futilidad mundanal.

2) Puedo esperarle en cualquier situación o decisión porque Él no es Dios de confusión.  Su Palabra me enseña que en Su tiempo El dará la solución.

3) Me inspira a creerle de todo corazón aun en los momentos en que no entienda el porqué de muchas cosas…Ciertamente Él galardonará mi confianza en Su Verdad y Fidelidad.

¡A Él sea la gloria por los siglos! Amén

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Margarita de Michelén

Margarita de Michelén

Mejor conocida por Maggie, recibió por la gracia de Dios a Jesucristo como su Señor y Salvador en el año 1980. Está casada con Eric Michelén desde 1981. Ambos desde su juventud han servido en Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo. Eric fungió como Diácono por mas de 35 años. Fue maestro de Escuela Dominical y Líder de grupo de parejas. Desde el 2017 forma parte del Cuerpo de Pastores de la Iglesia.

Maggie, en Cuido de Cuna, maestra de Escuela Dominical, Estudios para damas, y parte del Ministerio de Mujeres. Es apasionada con el estudio y enseñanza de Las Escrituras, y de literatura cristiana. Sirve como voluntaria en el Ministerio Aviva Nuestros Corazones y está comprometida de todo corazón con proclamar la libertad, plenitud y abundancia en Cristo, y la Feminidad Bíblica.

Ambos son padres de cuatro hijos: Patricia, Elisa, Eric Yamil y Yamil Elías. Tres de ellos les han coronado con 7 nietos: Gianmarco, Rodrigo, Gianluca, Kalil, Gianpiero, Andrés y Lucía Amalia.

Únete a la discusión