Lecciones que mi hija me ha enseñado acerca de mi Abba Padre - Parte III

A menudo, me sorprende la vulnerabilidad de Maia, mi bebé. Ella depende de nosotros completamente; no sólo para que la alimentemos y cambiemos su pañal sino que depende de  nosotros en todo. Recuerdo cuando tenía pocas semanas de vida, y su bobito se cayó justo debajo de su barbilla, ella no sabía cómo ponerlo de nuevo en su boca; me necesitaba aún para eso. Es precisamente con esta lección que quiero terminar esta serie de artículos sobre lo que Maia me está enseñando acerca de nuestro Padre: somos completamente inútiles pero nuestro Dios es completamente suficiente.

Así como Maia no podía ponerse su bobito sin mi ayuda, nosotras también necesitamos a Dios desesperadamente. Somos pecadoras y débiles. Precisamos un Salvador que nos rescate y enseñe a morir a nosotras mismas, una y otra vez. Nuestra inhabilidad es tal que nosotras no podemos proveer para nuestros hijos a menos que Dios provea primero.

He descubierto que el día que Maia nació, Dios me puso un “corazón de mamá”, el cual es sumamente vulnerable. Aun cuando mi transición a la maternidad fue relativamente fácil, me he percatado de lo débil que es mi fe. Nunca había recibido un regalo como Maia;  es un tesoro precioso que me necesita completamente. Mientras más pienso en cuan pequeña e indefensa es, aumenta el temor en mi corazón porque veo lo diminuta y desvalida que soy. Cada día me enamoro más de ella, y percibo lo poco que la confío a Dios. La maternidad es un llamado a ser vulnerables. Mientras más amamos, más exponemos  nuestro corazón. Pero es en nuestra debilidad que Dios revela la belleza de Jesús a nuestros corazones. Por eso, Isaías 40: 11 me consuela tanto:

“Como pastor apacentará su rebaño, en su brazo recogerá los corderos, y en su seno los llevará; guiará con cuidado a las recién paridas.”

Él es tierno y nos guía con cuidado mientras aprendemos a ser mamás en nuestra debilidad y vulnerabilidad. El contexto de este versículo es maravilloso. ¿Quién es el Dios que guía con cuidado a las recién paridas?  El profeta Isaías procede en los próximos versículos a describirlo: “Él es el que está sentado sobre la redondez de la tierra, cuyos habitantes son como langostas; Él es el que extiende los cielos como una cortina y los despliega como una tienda para morar” (v. 22). Pero aún más, en el Nuevo Testamento aprendemos que Jesús es nuestro Pastor; por lo tanto, El mismo nos apacienta como mamás. Jesús sabe lo débil que son Sus ovejas y cuánto necesitan un pastor; no se avergüenza de nuestra debilidad. Por el contrario, Él fue hecho semejante a nosotras, en todo. Por eso es un Fiel y Misericordioso Sumo Sacerdote. El ora por nosotras delante de Dios con misericordia y debido a que Él fue tentado, es Poderoso para socorrernos cuando somos tentadas (Heb. 2:17-18). Ese Jesús, poderoso, suficiente y tierno, es el que nos apacienta con cuidado en esta labor tan preciosa y vulnerable que es criar. 

Para reflexionar: 

Lee Isaías 40. ¿Cómo describe Isaías a Dios? Escribe una oración usando las frases que describen a Dios. Adórale por quien Él es según vemos en este capítulo. Confiésale las áreas en que te sientes cansada y te resulta difícil esperar en El. 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Aylín Merck

Aylín Merck

Aylín Merck es esposa y mamá de tres hijos. Vive con su familia en el Medio Oriente. Aylín disfruta el guacamole, el café con leche de menta y todas las cosas que incluyen chocolate. La característica más importante sobre ella es que ella es una con Cristo. Su pasión es contemplar la belleza de Dios en Cristo Jesús y cultivar el deleite en Él en todos aquellos con quienes interactúa.

Artículos relacionados

Únete a la discusión