¿Los compro o los hago? Recuperando lo perdido

“…y con agrado trabaja con sus manos… extiende sus manos…

y sus manos toman...“Proverbios 31:13

Hace unos días me pidieron llevar unos polvorones para celebrar un almuerzo en ocasión del día de las madres. De inmediato pensé en buscar alguien que me los hiciera. Cuando averigüé el precio, me dije: ¡Uao, no sale barato!  ¡Mejor los hago yo!

Llamé a mi abuela que sabe mucho de cocina y pedí su ayuda. Gustosamente dijo: Si!  Y mi hermana también se unió al proyecto. 

El almuerzo familiar quedó precioso. Todas en familia sin proponérnoslo hicimos todo “hecho en casa” y pusimos nuestros talentos al servicio de los demás miembros de la familia, ya que mi cuñada fue quien hizo los arreglos florales.

Esto me dejó meditando en algo que como mujeres hemos perdido entre los afanes diarios y la vida continua fuera del hogar… ¡Cuántas cosas podemos hacer dentro de casa! Cuántos talentos Dios nos ha dado que por falta de cuidado y empeño dejamos dormidos por años. Proverbios 31 nos describe una mujer virtuosa y nos dice: “Con voluntad trabaja con sus manos. Ella ciñe de fuerza sus lomos”.

Aparte de creer todas las mentiras del movimiento feminista de que fuera del hogar la mujer se desarrolla, halla su plena satisfacción y que debemos reclamar igual oportunidad que los hombres, nos han vendido la idea de que la casa es aburrida! 

Muchas se preguntan: pero ¿qué hago el día entero dentro de mi casa? ¡Mil Cosas!!! Si nos propusiéramos desarrollar estos talentos que Dios nos ha dado descubriremos infinitas actividades que las 24 horas no serían  suficientes. Siempre podemos arreglar una gaveta, ordenar un espacio de mejor manera, recetas que inventar para agradar a nuestro marido y nuestros hijos, entre otros. La casa es una empresa, un privilegio que Dios pone en nuestras manos para que vigilemos su marcha: “Considera los caminos de su casa y no come el pan de balde” (Prov. 31:27).

Las cosas hechas en amor, con nuestras propias manos tienen una belleza que no necesariamente podemos conseguir con dinero. Dios nos hizo dadoras de vida, Él puso algo especial en nosotras, para hacer de las cosas sencillas y cotidianas, un detalle especial. Qué alegría poderle decir al esposo o a uno de nuestros hijos: “! Mira hice este plato pensando en ti!”. ¿Verdad que tiene un toque diferente?

¿Te animas a hornear algo para tu familia? Ora al Señor que ponga en ti creatividad; que adiestre tus manos para servir mejor a tu familia y a todos a tu alrededor. ¡Que por Su gracia seamos mujeres de virtud! 

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Para más información acerca de nuestra política de permisos: Permisos

 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Elisa Michelen de Ramírez

Elisa Michelen de Ramírez

Elisa Michelen de Ramírez está casada con Alejandro Ramírez. Tiene dos preciosos varoncitos: Rodrigo de 4 años y Kalil de 1. Estudió Educación Inicial dedicándose al ejercicio de su carrera hasta su primer embarazo. Actualmente es esposa y madre a tiempo completo en su hogar, algo que estima como gran privilegio. Sirve en su iglesia local en el ministerio de cuna y próximamente en la Escuela Dominical junto a su esposo quien es profesor. Tiene deseos de crecer y seguir amando al Señor cada día más para ser conformada a Su imagen. Además, anhela compartir con las más jóvenes el gran valor de andar haciendo la voluntad de Dios desde temprano en sus vidas.