Mamá, ¿por qué recibimos regalos en Navidad?

Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. 1 Juan 5:11

Era la mañana del 25 de diciembre, día en que comúnmente las familias se reúnen alrededor del árbol navideño para abrir los regalos.  Mi esposo y yo como padres primerizos, muy entusiasmados despertamos a nuestro único hijo en ese entonces el cual tenia tres años de edad, con mucha emoción lo invitamos a que nos acompañara a abrir los regalos.

Mientras nos acercábamos al árbol con una mirada inocente e intrigante el niño me preguntó:

Mamá, ¿ por qué recibimos regalos en Navidad?  Si Navidad se trata de Jesús y de celebrar Su nacimiento ¿Por qué los regalos lo recibimos nosotros? ¿ Por qué no le damos a Él los regalos? Yo no he hecho nada para recibir regalos, sin embargo Jesús si hizo mucho, Él merece los regalos.

Al escuchar sus palabras mi esposo y yo recibimos una reprensión divina, nuestro pequeño hijo había entendido el significado de la navidad, dándole el sentido especial que esta celebración sustenta.

Desde entonces como familia hemos pedido sabiduría al Señor para mantener de manera práctica a Jesús como el centro de la Navidad.

Este pequeño pero valioso episodio nos dejó varias lecciones :

#1- La razón por la cual celebramos es Cristo y Su encarnación:  La Biblia no nos manda a celebrar la Navidad, ni nos prohíbe hacerlo,  ( Romanos 14:5-6) pero si nos insta a que recordemos  las grandes verdades del Evangelio y las enseñemos de generación en generación. Qué mejor manera de iniciar que recapitulando cada año como familia la importancia de que Dios se hizo hombre, nació de una virgen, cumplió la promesa de que vendría un mesías, vivió, murió y resucitó para darnos el mayor regalo que jamás pueda alguien recibir,  la vida eterna. Siempre es momento propicio para celebrar el cumplimiento de estas verdades y lo que ellas significan. Sistemáticamente en este mes descubrir junto a nuestros hijos los atributos de Jesús, enseñarles el impacto que Su venida tuvo en el mundo.

De manera práctica como familia todos los días durante el mes de diciembre estudiamos estos aspectos que envuelven el milagro del nacimiento de Jesús .  Esto se conoce como Adviento (Advent) y puedes conseguir materiales en la web que te guían día por día ha realizar actividades con tus niños basadas en pasajes de la Biblia que apuntan a Cristo.

#2- Nuestros hijos no necesitan más cosas materiales: En esta época el color rojo y verde llena la ciudad y el comercio no escapa de querer atraparnos para que gastemos más. Es importante que instruyamos a nuestros hijos en el verdadero significado de esta celebración,  no es un tiempo para recibir más, es un tiempo para mostrar al mundo que nuestro tesoro es Cristo. Crear la expectativa en nuestros hijos de recibir, recibir y recibir puede acostumbrarles a desarrollar poco el dar.

Es una buena práctica poder decidir qué sistema utilizaremos para dar los regalos a nuestros hijos, muchas familias solo dan un regalo por niño, otras deciden no dar regalos, o donar un regalo usado por cada regalo nuevo que el niño reciba. Pidamos al Señor discernimiento para saber cómo manejar esta ola de consumismo.

Hacer de nuestro hogar un lugar en donde podamos bendecir a otras personas compartiendo el mensaje del Evangelio y utilizar los recursos económicos que Dios nos ha dado para mostrar generosidad a otros de manera intencional.

Aun pequeños nuestros hijos pueden llegar a entender verdades del Evangelio, no subestimemos la capacidad que ellos tienen de desarrollar la sabiduría pudiera haberle sido dada por el Espíritu Santo.

Que este mes de diciembre sea un tiempo en el que celebremos a Cristo.

Si tienes alguna experiencia especial o tradición que como familia hacen nos encantaría que la compartieras.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Alejandra Cardoza de Slemin

Alejandra Cardoza de Slemin

Que la foto no te engañe, Alejandra es una pecadora que esta siendo transformada por Cristo y Su Palabra. Fue atrapada en la montaña rusa del matrimonio y la maternidad, re-definiendo el mandato de tomar su cruz y seguir a Cristo. Comprometida con discipular y aprender a deleitarse en Dios junto a otras hermanas. Con la ayuda del Espíritu Santo está mostrando que ser cuidadosa de su marido, casa e hijos es un regalo glorioso de Dios.  Esposa de su amado David Slemin y madre de 4 niños, juntos colaboran en la plantación de una iglesia en la ciudad donde viven en Canada.  Sus días son una mezcla de escuela en el hogar,  amamantar, cocinar,  limpiar la casa y en todo mostrar a Cristo. Alejandra ama la lectura, caminar en la montaña y servir en su comunidad.  Su misión es vivir una vida centrada en Cristo y compartir el evangelio con otras personas.

Únete a la discusión