Mantente conectada

Nancy DeMoss Wolgemuth: ¿Te has sentido tentada a desconectarte de otros creyentes?

“Me cansé de andar brincando de una iglesia a otra, a otra.  ¡Ahora solo somos Dios y yo!”

Nancy: ¿Puedes tener una relación independiente con Dios sin compartir con otras personas?  A continuación, te comparto la manera como lo veo.  Sería bastante necio andar caminando sola en la noche en la parte peligrosa de la ciudad.  Pero sería diferente si estuviera con un grupo que incluyera algunos individuos fuertes que pudieran protegerme.

Mientras persigo la santidad, soy débil y tengo muchas limitaciones.  Dios ha puesto personas en mi vida para protegerme y ayudarme a crecer.  Desconectarse del pueblo de Dios, de la iglesia, me haría tan vulnerable como una oveja lejos de su rebaño.

Conforme creces en santidad, asegúrate de mantenerte conectada con las vidas de los creyentes en tu iglesia local.  Sus oraciones y la rendición de cuentas pueden protegerte cuando estés débil.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.