Poco a Poco

¿Cuántas cosas en nuestras vidas quisiéramos que Dios quitara de manera rápida? Pero a veces Él nos dice: “Poco a Poco”.

Y Jehová tu Dios echará a estas naciones de delante de ti poco a poco;  no podrás acabar con ellas en seguida, para que las fieras del campo no se aumenten contra ti”.

Deuteronomio 7:22

La mayoría de las veces es difícil entender cuál es el propósito de Dios en nuestras circunstancias convirtiéndose esta incertidumbre en la parte más difícil de la prueba.  En este versículo Dios da una serie de mandamientos a Su pueblo para que le vaya bien en la tierra que El les daría, de la misma forma que lo hace, hoy en día, con nosotros a través de Su Palabra. 

Dios había dicho a Su pueblo que debía exterminar estas naciones debido a su idolatría porque corrían el peligro de irse tras sus dioses, realmente había una situación de riesgo para los judíos y Dios mismo se la estaba mostrando.

Ahora, el versículo 22 llamó mi atención pues  muestra algo que no parece tener mucho sentido: “Jehová tu Dios echará a estas naciones de delante de ti poco a poco.” Y ¿por qué poco a poco Señor, si no son buenas para nosotros? ¿Si de todas formas las vas a quitar? ¿No es mejor que empecemos de cero en esta tierra, sin inconvenientes? ¿No es un riesgo que algunos de ellos queden entre nosotros? Como éstas, los israelitas podrían haber hecho muchas otras preguntas si Dios no les hubiera explicado la razón por la cual sería  así.

El  mismo versículo señala: no podrás acabar con ellas en seguida para que las fieras del campo no se aumenten contra ti.  Ah! Esta era la razón: Dios quitaría estas personas que podrían causar un mal a Su pueblo pero lo haría poco a poco y la razón era obvia, los estaba protegiendo de las fieras del campo. Aunque los israelitas podrían preguntarse: ¿por qué Dios no alejaba las fieras del campo? después de todo ellos sabían que Dios tenía el poder de hacerlo.  Me parece escuchar a alguien pensando de esa manera ¡claro! Yo misma. Dios había decidido hacerlo poco a poco aunque no parecía ser la forma más práctica, o la que les ahorraría mayores inconvenientes pero era la manera de Dios. En esta ocasión Dios les permitió ver Su propósito pero otras veces Dios no nos revela el porqué  de Sus métodos. 

¿Cuántas cosas hay en nuestras vidas que quisiéramos que Dios quitara de un solo golpe?  Cosas que nos hacen daño; que pensamos que podrían ponernos en riesgo, pero parece que Dios ha decidido quitarlas poco a poco y podemos asegurar que la razón es la misma que en aquel momento: “Porque quiero cuidar de ti, porque te estoy cuidando de un mal mayor que no puedes ver, porque estoy haciendo una obra en ti mucho más excelente de lo que puedes percibir”. 

Hay situaciones en nuestras vidas que Dios ha decidido dejarlas en medio nuestro e irlas quitando poco a poco a pesar de que nos causan molestias o tristezas. Pero El sigue siendo el mismo ayer, hoy y por los siglos y se ha comprometido a hacernos bien y a estar con nosotras todos los días hasta el fin del mundo.

Oración: Señor gracias por aquellas circunstancias que has permitido que permanezcan en nuestras vidas y que irás quitando poco a poco porque sabes que las fieras que nos rodean (aun nuestro propio pecado) aumentarían y nos despedazarían, Gracias Señor por hacerlo poco a poco. En Cristo Jesús, Amén.

                                           ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----
 
Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales

 

 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Sandra Isabel Patín de Matos

Sandra Isabel Patín de Matos

Sandra conoció al Señor hace más de veinticinco años, y ha pertenecido a la Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo desde entonces. Está casada con José Manuel Matos desde hace 24 años y tienen tres hijos: Alejandra, José Eduardo y Paula. Ha sido madre y esposa a tiempo completo siendo su el entorno de su hogar y familia donde Dios ha trabajado diferentes áreas de su vida, tales como la paciencia, gratitud, contentamiento, servicio, pero también donde ha visto las mayores bendiciones y cuidado de Dios a través de su esposo y sus hijos. Sirve en su iglesia colaborando con los refrigerios en ocasiones y eventos especiales y en el área de cuna cuidando bebes.
Con la Gracia de Dios anhela traspasar a sus hijos y a la próxima generación lo que Dios le ha enseñado y permanecer fiel dando testimonio hasta que Cristo vuelva o parta a Su Presencia.

Únete a la discusión