¿Pueden mis hormonas hacerme pecar?

Nota del editor: hoy nos complace presentar una publicación de Rachel Jones sobre un tema del que nadie quiere hablar, pero probablemente uno que todas las mujeres de cierta edad deben considerar. ¿Ya despertamos tu interés? Lee la publicación. Yamell de Jaramillo. 

Escrito por Rachel Jones

¿Pueden mis hormonas hacerme pecar? Seguro que a veces lo sientes así. La mayoría de las mujeres saben lo que es pasar un día criticando a sus hijos o a sus colegas, solo para tener su período uno o dos días más tarde y pensar: ¡Oh, ahora todo tiene sentido! La intensidad con la que sentimos esto (o no) variará enormemente, pero para la gran mayoría de nosotras, las hormonas afectan la forma en que nos comportamos. Y a veces, si somos honestas, nos portamos mal.

No se trata solo de períodos, por supuesto. Otras etapas de nuestra vida, como la menopausia o el embarazo, presentarán sus propios desafíos en su momento. Esta pregunta tampoco es solo para mujeres. La experiencia de tener «hambre» (hambre y enojo), por ejemplo, está relacionada con las hormonas del estrés liberadas en respuesta a un nivel bajo de glucosa.

Entonces, ¿alguna vez estamos justificadas para decir: «Mis hormonas me obligaron a hacerlo»? No parece correcto exonerarnos por completo cuando sabemos que las hormonas han estado funcionando; después de todo, el pecado sigue siendo pecado. Pero cuando el mal comportamiento alimentado por hormonas parece tan imposible de superar, ¿cuál es la alternativa? ¿Continuamente te sientes aplastada por la culpa? ¿Desesperada por el cambio de tu cuerpo? Eso tampoco parece correcto.

Afortunadamente, la Biblia arroja luz sobre estas experiencias muy reales y, a veces, crudas.

Alma y cuerpo

En primer lugar, la Biblia nos enseña sobre nuestros cuerpos. Hay algo físico en nuestra humanidad. Sin duda, somos más que nuestros cuerpos, pero tampoco podemos estar sin ellos. Todo está unido: mente, cuerpo, alma, ¡todo! Una implicación de esto es que podemos esperar que lo físico influya en lo espiritual y que lo espiritual influya en lo físico. En este sentido, no es sorprendente que el aumento y la disminución de las hormonas tengan una influencia muy real en nuestra batalla contra el pecado.

Como el resto de la creación, nuestros cuerpos son buenos, pero la realidad es que también son débiles. Todos descubrimos eso en un momento u otro de nuestras vidas. Y eso está bien. Nuestras debilidades humanas, físicas y emocionales, no son algo pecaminoso. Así es como fuimos hechas. Nuestras hormonas fluctuantes no son en sí mismas algo para castigarnos. Pero es complicado. A veces confundimos la debilidad con el pecado. A veces excusamos el pecado como debilidad. La verdad es que muchas veces actuamos de una manera que mezcla el pecado y la debilidad; son muy difíciles de desenredar. Y somos propensas a responder a nuestra debilidad de manera pecaminosa.

La Escritura habla con franqueza sobre el pecado y sus peligros:

«Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría. Por estas cosas viene el castigo de Dios. Ustedes las practicaron en otro tiempo, cuando vivían en ellas. Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno». (Colosenses. 3:5–8 NVI)

Encuentro un extraño consuelo en el hecho de que Pablo tiene que decirles a los cristianos de Colosas que se deshagan de la ira, la malicia y la lujuria, porque claramente no se habían librado de ello hasta entonces. Así que no somos las únicas que luchamos con el pecado; los cristianos desde el primer siglo se han enfrentado a este tipo de batallas.

Al mismo tiempo, Pablo es muy claro. Si nuestra verdadera vida está escondida con Cristo, si Él murió por nuestro pecado, entonces los comportamientos que antes abrazábamos o al menos tolerábamos ya no son adecuados (v. 7). Ya no podemos venir corriendo cuando estos deseos nos llaman. En cambio, dice Pablo, haz guerra contra la tentación. No dejes que te domine. Hazla morir. Es serio: «Pues la ira de Dios vendrá sobre los hijos de desobediencia por causa de estas cosas» (v. 6).

Esto es lo que debemos recordar, siempre y cuando nos veamos tentadas a usar nuestras hormonas como excusa para pecar. «Sí, le hablé bruscamente, pero él debería intentar pasar por la menopausia antes de empezar a juzgar». Este es un intento de autojustificación. «Lo siento, pero . . . » es una forma de buscar minimizar lo que hemos hecho. Pablo no hace salvedades cuando se trata del pecado. Nosotras tampoco deberíamos.

Las hormonas son reales, tienen un efecto muy real sobre cómo nos sentimos, y es útil reconocerlo. Pero el pecado es igualmente pecaminoso (y el arrepentimiento debe ser igualmente real) cualquiera que sea el estado de nuestras hormonas.

Sin embargo, cobra ánimo: Dios también es igualmente misericordioso. Cuando nos equivocamos, simplemente podemos acudir a Jesús, sabiendo que Él soporta nuestra debilidad y perdona nuestro pecado. Lo que significa que incluso cuando nos resulta difícil decidir cuál es cuál, está bien. «Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos» (Hebreos 4:16 NVI).

Prepárate

Así que no, no deberíamos buscar justificarnos cuando nos hemos equivocado, pero tampoco tenemos que quedarnos avergonzadas.No debemos resignarnos a la derrota, tenemos armas para esta batalla. Tomar el pecado en serio podría significar registrar nuestros ciclos y anticipar cuándo vendrán los puntos de presión para que estemos preparadas. Podría significar ser sinceras con los demás para que puedan orar por nosotras y ayudarnos de forma práctica a aliviar la presión y minimizar la tentación. También significa aprovechar los dones del sentido común y la gracia común del buen sueño, el ejercicio regular y la nutrición adecuada, porque somos criaturas completas, en cuerpo y alma, por lo que al cuidar a uno hará maravillas por el otro.

Vale la pena decir que, para algunas de nosotras, esos dones de gracia común pueden incluir medicamentos. Se estima que entre el tres y el ocho por ciento de las mujeres sufren de trastorno disfórico premenstrual (TDPM), depresión intensa, ansiedad y / o irritabilidad, ligada a fases específicas del ciclo menstrual. En estos casos, y en muchos otros, se recomienda buscar la ayuda de un profesional médico.

Para todas nosotras, tomar el pecado en serio siempre se verá como aprovechar el don del Espíritu Santo, asegurándonos de pedirle que nos ayude a medida que avanzamos en nuestro día y orando durante todo este tiempo para que Su poder opere en nosotras.

Una bendición inesperada

Quizás el ciclo menstrual sea en realidad un regalo de gracia. Tal vez haya motivos para regocijarse por el hecho de que Dios nos haya regalado cuerpos maravillosamente complicados con la posibilidad de sentir tantas cosas. Quizás si todos los días trajeran las mismas batallas, perderíamos el ímpetu para pelear. O tal vez nuestras hormonas aumenten el volumen de los deseos descarriados que estuvieron allí todo el tiempo, para que tengamos la oportunidad de verlos con mayor claridad. Cuanto más feroz es la batalla con el pecado, más dulce es la victoria y mayor es el cambio hacia la semejanza de Cristo, por lo que nuestros días más hormonales no son solo un problema para navegar con el menor daño colateral posible, sino una oportunidad para luchar y ganar y cambiar.

En palabras de Nancy DeMoss Wolgemuth, «Cualquier cosa que te haga necesitar a Dios es una bendición». Incluso tus hormonas.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Únete a la conversación