¿Puedes decir "Dios es bueno"?

¿Qué es eso que nos está llevando a necesitar a Dios? Una vez más, Dios toca las puertas de nuestros corazones, miles de mujeres hemos sido ministradas durante todo este fin de semana aun a través de la transmisión por internet a través de la conferencia True Woman ’14. Un clamor hemos levantado a Dios reconociendo que le necesitamos.

Nancy nos recordaba que cuando estamos en oración no podemos dictarle a Dios lo que Él debe hacer, sin embargo Él se mueve de acuerdo a nuestras oraciones. Dios ha escogido moverse en respuestas a nuestras oraciones. Dios dice, clama a mí y confía en mi respuesta, mientras clamamos: ¡Haz tu voluntad en tu tiempo, más de lo que yo quiero mi voluntad y mi tiempo!

“Dad gracias porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia.” Salmos 107:1

En esta última sesión, Nancy nos compartió razones para darle gracias a Dios, su amor va tras nosotros persistentemente y mantiene sus promesas para su pueblo. Él nos redimió y nos ama aun en el caos o cuando nos sentimos abandonadas.

En ocasiones, Dios manda nos manda un tiempo tempestuoso en nuestra vida, para que nos demos cuenta que no somos dueñas de nuestro propio destino y es exactamente en ese punto donde El trae nuestra vida a rendirse a Él. De nada valen las manipulaciones, tratar de resolver a nuestra manera o buscar la ayuda en otras personas, pues Dios dice: ¡Detente!, ¡No puedes!. Dios quiere que clamemos a Él.

Al escuchar el testimonio de Naghmeh Abedini, ella compartió como habían tantas cosas que la llenaban de temor y ansiedad, sin embargo ella testificaba del gran Dios que tenemos, que había tratado con su vida y la de su familia, mostrándole su amor y cuidado, aun en circunstancias tan dolorosas como es ver su esposo en prisión.

“Cualquier cosa que me lleve a necesitar a Dios es una bendición.”

Aquellos que están perdidos, cansados, en prisiones, enfermos físicamente o emocionalmente, Cristo te dice: Ven a mí, Yo liberto a los cautivos y te daré descanso. Cristo es nuestro Salvador, Él nos ha liberado de nuestro pecado, El habla a la tormenta y trae paz. Clamemos: ¡Dios, te quiero a ti!

Como redimidos del Señor digamos: ¡Nuestro Dios es bueno!

Cuando queremos a Dios más que nada en el mundo, eso es lo que vamos a obtener. Lo obtendremos a Él, más que nada en el mundo. La gracia de Dios ha sido la que nos ha traído hasta aquí, y la gracia de Él nos va a llevar hasta que lleguemos a nuestra morada celestial.

“Cristo las férreas cadenas destruyo; Quedé ya libre, ¡Gloria a Dios!”

Podemos experimentar plenitud en Cristo, si nos aferramos a Él. Aunque hay altas y bajas en esta vida, el propósito de nuestro Dios no es hacia abajo sino hacia arriba. Un día, toda iniquidad que hay en nuestros corazones y nuestro orgullo será quebrantado, y diré: ¡Esa soy yo! Hablemos a nuestro corazón con lo que Él ya ha hecho por ti. Para que nuestra mente gobierne nuestras emociones porque nuestra mente está siendo transformada por la palabra de Dios.

“Un alma redimida demanda una vida de alabanza.”

Dios ha sido bueno con nosotras durante estos días, Él ha tratado con nuestro corazón de formas tan particulares. Y si aún te preguntas, ¿Realmente puedo experimentar libertad, plenitud y abundancia de fruto, y que esto sean más que palabras para mí? Si, Dios usa nuestras circunstancias para cambiarnos.

Dios nos ha hablado a través de su palabra. ¿Cómo has experimentado la gracia de Dios en estos días? ¡Compártenos tu testimonio sobre la conferencia!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Natalie Mariel Castillo Franco

Natalie Mariel Castillo Franco

Natalie esta casada con Jordano y juntos están comprometidos a vivir un matrimonio a la manera de Dios. Ella también ha decidido abrazar el diseño de Dios en su vida y le encanta compartir con otras mujeres sobre nuestro gran Dios, sus promesas y su plan perfecto para la vida. Esta decidida a no conformarse en este mundo sino a nadar contra la corriente para que el nombre de Cristo sea exaltado cada vez más.  Además es Psicóloga Clínica y se dedica al ejercicio de su carrera trabajando con niños con necesidades educativas especiales en el Colegio Cristiano Logos en Santo Domingo, República Dominicana.

Actualmente sirve junto a su esposo en Iglesia Bautista Internacional en el Ministerio de Jóvenes. También sigue equipándose intencionalmente en el diseño de Dios para las mujeres, comprometida con vivir el presente a la luz de la eternidad.