Puedo dar gracias por deseos insatisfechos…

"Entonces dije: este es mi dolor: que la diestra del Altísimo ha cambiado" Salmo 77:10

¿Cuántas de nosotros podemos mirar atrás y ver situaciones en nuestras vidas que quisiéramos cambiar? ¿Metas que parecen imposibles de lograr? ¿Sueños que aún no se han realizado y de los cuales no sabemos si algún día serán como queremos?

En un mundo caído lleno de aflicciones podemos enumerar muchas cosas que quisiéramos que fuesen diferentes… que si tuviésemos el poder de cambiarlas lo haríamos inmediatamente. Nuestros corazones pueden llenarse de ansiedad, temor, sentido de fracaso, desesperación, preguntas como ¿y si…? O ¿Por qué no fue de tal manera?... dice el salmista en el Salmo 94:19 "Cuando mis inquietudes se multiplicaban dentro de mí, tus consolaciones alegraban mi alma"…

¡Qué bueno tener un Dios que trae paz al corazón atribulado!… que puede hacer el milagro de traer conformidad y gozo y que aun cuando la situación siga igual, nuestro corazón sí ha sido transformado. "Estad quietos…" nos dice el Señor "…y sabed que YO soy Dios, exaltado seré entra las naciones, exaltado seré en la tierra "Salmo 46:10.

En esos momentos debemos traer a la memoria el Dios Soberano y Todopoderoso en Quien hemos creído. Él es Quien ordena nuestros pasos con el fin de hacernos bien.

Son estos anhelos insatisfechos los que nos recuerdan que lo mejor está por venir… nos sirven como una oportunidad para enfocar nuestros ojos en la eternidad… La adversidad es una tijera que usa nuestro Padre para despegar nuestro corazón de esta tierra. Y para recordarnos que Jehová mismo es la porción de nuestra herencia y nuestra copa… que El mismo con Sus manos sostiene nuestra suerte… que las cuerdas que Él ha puesto en nuestras vidas son deleitosas y que es hermosa la heredad que nos ha asignado…. (Salmo 16)

¿Por qué? Porque Su deseo es que estemos satisfechos cuando despertemos a Su semejanza… (Salmo 17:15) y que podamos decir con nuestros labios: "Mas para mí, estar cerca de Dios es mi bien, en Dios el Señor he puesto mi refugio" (Salmo 73:28).

Podemos dar gracias en medio de estos deseos no cumplidos porque estos nos llevan a Cristo mismo la Fuente inagotable… el Único que puede saciar nuestra sed.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Elisa Michelen de Ramírez

Elisa Michelen de Ramírez

Elisa Michelen de Ramírez está casada con Alejandro Ramírez. Tiene dos preciosos varoncitos: Rodrigo de 4 años y Kalil de 1. Estudió Educación Inicial dedicándose al ejercicio de su carrera hasta su primer embarazo. Actualmente es esposa y madre a tiempo completo en su hogar, algo que estima como gran privilegio. Sirve en su iglesia local en el ministerio de cuna y próximamente en la Escuela Dominical junto a su esposo quien es profesor. Tiene deseos de crecer y seguir amando al Señor cada día más para ser conformada a Su imagen. Además, anhela compartir con las más jóvenes el gran valor de andar haciendo la voluntad de Dios desde temprano en sus vidas.