¿Quién debe servir?

Nancy DeMoss Wolgemuth: En las últimas dos décadas, ha habido un movimiento retando a los hombres a amar y a servir a sus esposas.  Todas las mujeres que conozco nos sentimos animadas cuando vemos a Dios dirigir el corazón de los hombres hacia el Señor y a su familia.

Necesitamos recordar que Dios no creó a los hombres para ser los ayudadores de sus esposas.  Dios creó a la esposa para ser ayuda idónea de su esposo.  

En el mundo evangélico de hoy, se considera “políticamente correcto” retar a los hombres a que sirvan a sus esposas en sus hogares.  No es tan popular hablarles a las mujeres sobre su responsabilidad de servir a sus esposos.

Si como mujeres nos enfocamos en lo que creemos merecer –o sea, lo que los hombres “deberían” hacer por nosotras- es muy probable que cuando no se cumplan nuestras expectativas, nos sintamos heridas y resentidas.

Si tu esposo está aprendiendo a servirte, eso es bueno.  

Pero recuerda, nunca te pareces más a Jesús que cuando estás sirviendo a los demás.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.