Redimidas para ser libres

Testimonio sobre retiro en Reñaca, Chile

Por: Loreto Irribarra

Para libertad fue que Cristo nos hizo libres; por tanto, permaneced firmes, y no os sometáis otra vez al yugo de esclavitud.

Gálatas 5:1

Después de un hermoso tiempo de retiro estudiando la carta a los Gálatas, ya en mi casa pensando en tantas cosas en que hoy fuimos exhortadas me doy cuenta de cuán fácil y torpemente volvemos a esclavizarnos, a dejarnos seducir por las cosas que consideramos "buenas". ¡A veces siento que las circunstancias me abruman tanto! Ahí estoy esclavizada de nuevo, olvidando la Verdad, olvidando la cruz, alejándome de Cristo, llenándome de dudas, creyendo las mentiras; preguntándome ¿me  amas realmente? ¿Existes? ¿Eres bueno? ¿Por qué permites esto o aquello? ¿Qué más puedo hacer yo?

“¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿vais a terminar ahora por la carne?Gálatas 3:3

¡Me equivoco!; ¡fallo, me quejo y harto! Muchas veces no me siento libre para nada. ¿Qué me ha pasado? Señor, he olvidado lo que era sin Ti, me he alejado de Ti y de Tu Palabra, ¡me arrepiento!  Y te pido perdón.

Gracias por tu gracia infinita, suficiente y eterna que permite volver y volver a la cruz y pedir perdón y saberse perdonada, con la deuda pagada, con una nueva  oportunidad.

¡Somos libres en Cristo Jesús!

Para libertad fue que Cristo nos hizo libres; por tanto, permaneced firmes, y no os sometáis otra vez al yugo de esclavitud. Gálatas 5:1

Mi corazón tiende a endurecerse en los tiempos de tormenta, lo que a su vez me vuelve vulnerable ante las mentiras, me cuesta mantenerme firme. Si te ocurre igual, no lo olvidemos: ¡no estamos solas! Pidámosle a Dios tener fe en medio de nuestra incredulidad. Acudamos a alguna persona madura en la fe y seamos honestas, pidamos que oren por nosotras, que lean la Biblia con nosotras.

Llevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. Gálatas 6:2

Sobre todo debemos estar prevenidas para estos momentos, preparadas para la tormenta, tengamos hábitos de lectura de nuestra Biblia, de reflexión y de oración.

Pidámosle a Dios que no nos gane la tiranía de lo urgente. Que Su Palabra sea prioridad en nuestras vidas.

"Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu" Gálatas 5:25

Ayúdanos Señor a revisar nuestro corazón constantemente, ¡da miedo! pero Tú ya sabes lo que hay allí. Danos arrepentimiento, ayúdanos a pedir perdón y ¡a seguir adelante en libertad!


Con amor y en Cristo,

Loreto

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3