Reseña del libro Maternidad Redimida

¿Te has preguntado cómo se conecta el evangelio a los momentos más cotidianos de tus días como mamá? ¿Qué tiene que ver la obra de Cristo con el décimo cambio de pañal o con ese cansancio extremo con el que te vas a la cama todas las noches? ¿Cuáles son las áreas de tu labor que pueden ser transformadas por el evangelio? «Ay, amiga, el evangelio lo cambia todo!»

Las respuestas a estas preguntas conforman el corazón detrás del libro Maternidad Redimida. Sus autoras, Emily Jensen y Laura Wifler nos enseñan de manera sencilla cómo aplicar las verdades profundas del evangelio a los diferentes aspectos de la labor de una madre. Ellas son las fundadoras del ministerio Risen Motherhood y su podcast ha tocado a miles de madres con la verdad del evangelio. Leer este libro es como escuchar su podcast (¡con la ventaja de leerlo en Español!)

Al leer el libro sentí que conversaba con una amiga que entiende el lugar en el que me encuentro y me habla verdad bíblica con fidelidad. Al inicio, las autoras nos ayudan a poner las piezas en orden y nos conducen por los aspectos esenciales del evangelio: creación, caída, redención y consumación. En esta primera sección obtenemos herramientas prácticas que nos ayudan a aplicar y responder a las verdades de la obra redentora de Cristo. 

Te confieso que la segunda parte me cautivó. En catorce capítulos cortos, ellas tratan los retos más comunes de la maternidad, y nos ayudan a filtrarlos a la luz de la historia del evangelio. ¿Te imaginas lo enriquecedor que puede ser conocer cómo abordar nuestras luchas tomando en cuenta la creación, la caída, la redención y la consumación de la obra de Cristo (¡en cada capítulo!)?

Maternidad Redimida nos ofrece la ruta más segura para navegar los retos de la maternidad: el evangelio. Nos invita a hacer el ejercicio de recordarlo y nos empuja a repetirlo y aplicarlo en cualquier situación. Estoy segura de que al finalizar este libro tendrás una visión más clara acerca de tu incapacidad como madre y de las inmensurables riquezas que se encuentran en Cristo para llevar a cabo tu labor para la gloria de Dios.

Los capítulos finales son breves y nos recuerdan la importancia de mantenernos apegadas a la Palabra de Dios, recordándonos que los años dedicados a los niños pequeños no son años perdidos. Somos hijas de Dios, discípulas de Cristo y todo lo que hacemos dentro y fuera de casa sirve para llevar a cabo la gran encomienda que hemos recibido: hacer discípulos.

Sin importar en la etapa en la que te encuentres, este libro será de mucha edificación para ti. Léelo para aprender, recordar o enseñar el evangelio a otras madres. Este recurso es ideal para usarlo en grupos pequeños. 

Para abrirte el apetito, aquí te comparto mis diez frases favoritas de Maternidad Redimida:

  1. No necesitamos una versión mundana de la maternidad. Necesitamos una maternidad redimida, transformada por la resurrección de nuestro Señor y Salvador. Necesitamos su sangre derramada si hemos de derramar nuestra culpa y nuestros fracasos. Necesitamos su plenitud que llene nuestros vacíos. Necesitamos su sacrificio y su dolor para poder sacrificarnos por otros hasta que duela. Necesitamos que sus heridas sanen nuestras heridas. Necesitamos su expiación para expiar de una vez por todas nuestros pecados. Necesitamos su muerte que nos infunda vida. | Pág. 18
  2. La maternidad está hecha de millones de momentos propicios para la adoración. | Pág. 27
  3. El amor de Dios por su pueblo se compara con la compasión férrea y protectora de una madre que amamanta y cuida a su hijo indefenso. | Pág 35
  4. Si estás en Cristo, todos nuestros actos silenciosos de obediencia serán vistos, recompensados y alabados para la gloria de Dios y la sangre de Cristo ha pagado por todos nuestros pecados. | Pág. 38
  5. Cada día, cuando sientas que aumenta la presión, mira a Cristo y busca en Él todo lo que necesitas. Él es fuerte dónde eres débil. Él es perfecto donde tú fallas. Él es tu plenitud cuando estás vacía. | Pág. 51
  6. La transición que tú ansías que termine no es una temporada perdida, sino que es un tiempo lleno de propósitos divinos, cuando en retrospectiva contará una historia de pecado y necesidad que nos condujo al Padre y nos hizo amar más como el Hijo ama. | Pág. 60 
  7. Confío en que no existe un momento cotidiano tan insignificante que la gloria de Dios no pueda brillar a través de él. | Pág. 84 
  8. No tenemos que alzar nuestro manual de la maternidad como el método supremo cuando podemos reconocer el camino de Dios como el único camino, un camino que podemos recorrer solamente con humildad por medio de la persona y la obra de Cristo. No estamos en una competencia. Estamos en comunidad. | Pág. 128
  9. Cumplir nuestro llamado como seguidoras de Cristo es demostrar a nuestros hijos que amar a Dios significa amar a otros. Se requieren ambas cosas. Estos pequeños años son un entrenamiento para nuestros hijos, una plataforma para que nuestros hijos empiecen entender lo que significa una vida de servicio y ministerio a Dios. Gran parte de esto sucede a través de tu ejemplo cuando demuestras a tus hijos como amar a otros, tanto dentro como fuera de tu familia. | Pág. 158 
  10. Predicar el evangelio la una a la otra y a nosotras mismas es un ejercicio continuo de conversación redentora. Es hacer declaraciones guiados por el Espíritu que se conectan entretejen la belleza del Evangelio en la tela de nuestra relación. | Pág. 212 

Puedes adquirirlo en la tienda en línea de Editorial Portavoz. Si deseas comprarlo localmente puedes revisar cuál es distribuidor más cercano. También puedes encontrarlo en Amazon y en Christian Book

Redes sociales de las autoras: @Laurawifler, emily___jensen

Página Web: Risen Motherhood.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Betsy Gómez tiene una gran pasión por inspirar a otras mujeres a atesorar a Cristo en lo ordinario de la vida. Ella dirige el área de creatividad de Aviva Nuestros Corazones y las iniciativas de alcance de Joven Verdadera. Nació en la República Dominicana, y ahora vive en Irving, Texas, donde su esposo, Moisés, sirve como pastor hispano en la iglesia First Irving. Tienen dos niños y una niña.

Únete a la conversación