¡Sé diligente al llevar el mensaje!

Y Jonás se levanto para huir de la presencia de Jehová a Tarsis.

Jonás 1:3a

La historia del profeta Jonás, se ha vuelto en estas últimas semanas una de mis razones de estudio, cuando niña la escuché muchas veces como una historia bíblica, acompañada de una dramática canción infantil que representaba a Jonás dentro del gran pez.

Años después vuelvo a este libro, en el cual me veo reflejada en algunos aspectos y de los cuales me siento confrontada por nuestro Padre Celestial, que nos muestra Sus enseñanzas a todo lo largo y ancho de Su Palabra.

En este versículo vemos la respuesta del profeta Jonás a un mandato que el SEÑOR su Dios le había dado, la encomienda ir al pueblo de Nínive y anunciarle su destrucción, al parecer el profeta no estaba de acuerdo con el mandato y prefirió huir de la presencia del SEÑOR, ¿Es posible huir de Su presencia?

Al leer la historia puede que no nos sintamos identificadas con esta actitud de desobediencia del profeta, pero déjame preguntarte ¿Cuántas veces hemos dejado de llevar el mensaje? ¿Cuántas veces hemos postergado obedecer a Dios? ¿Cuántas veces nos hemos deleitado en conversaciones triviales, en lugar de dedicar tiempo a hablar a otros de las Buenas Nuevas de salvación?

¿Cuántas veces hemos actuado como Jonás? Debo confesar que muchas veces me he comportado como él, dejando de llevar el glorioso mensaje de Dios por estar distraída con otras cosas, dejar de hablar a otros de la gracia, no alentando a alguna hermana o amiga que ha necesitado de mí, perdiendo la oportunidad de impactar a otras mujeres con el mensaje del verdadero diseño de Dios para nosotras.

Cuando no llevamos el mensaje nos convertimos en negligentes y por ende, en desobedientes a la Palabra de Dios; Dios es tan bueno que nos hace volver de Tarsis a los pies de la cruz en arrepentimiento.

Seamos diligentes en llevar el mensaje, demos a Dios la prioridad en cada aspecto de nuestra vida, ¡que El sea nuestro mayor anhelo cada día!

Mas yo con voz de acción de gracias
te ofreceré sacrificios.
Lo que prometí, pagaré.
La salvación es del Señor
.

Jonás 2:9

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Ruth Mota-Bodden

Ruth Mota-Bodden

Ruth Mota-Bodden fue alcanzada por el Señor a la edad de 13 años. Es la tercera de cuatro hijos. Desde muy pequeña fue expuesta a la Palabra por su abuela paterna que era una abanderada del Evangelio. Ruth tiene dos hermosos sobrinos. Sirvió a un ministerio dedicado a ayudar niños de escasos recursos económicos para iniciar sus actividades. El deseo ferviente de su corazón es caminar en las sendas de su buen Salvador Jesús, trabajar para y por Su causa. Su trabajo le brinda oportunidades para ayudar a quienes que se acercan buscando consejo. Se congrega en la Iglesia Bautista Ozama (IBO).

Únete a la discusión