¡Siendo agradecidas en medio del caos de nuestras vidas!

Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos,

Aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento,

y las ovejas sean quitadas de la majada, y no hay vacas en los corrales;

Con todo, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi Salvación

Habacuc 3:17-18

Hace unos días hablaba con unos amigos por WhatsApp, eran aproximadamente las 8:40 p.m., la noche estaba fría y yo comentaba lo maravilloso que sería poder estar disfrutando una sabrosa taza de chocolate; en ese momento uno de ellos nos dijo que se encontraba en trayecto hacia su casa en un carro de transporte público, seguramente no estaba cómodo, tal vez anhelaba estar en su hogar y poder tomar algo caliente y descansar después de un día ajetreado de trabajo.

Le escribí lo siguiente: ‘A pesar de dónde estás (en un carro público), viéndolo desde otro punto de vista si usas el transporte público es porque tienes dinero para pagarlo y si vas a tu casa, significa que tienes un hogar donde te esperan’.

Las risas no se hicieron esperar, ‘¿cómo es posible que en medio de una situación incómoda puedes ver algo bueno?’ Yo misma me quedé sorprendida, pues muchas veces me quejo de pequeñas o grandes cosas y dejo de apreciar lo bueno a pesar de todo el caos que me rodea.

Es difícil para nosotras agradecer en medio de situaciones difíciles, o atravesando momentos y situaciones incómodas, en relaciones dificultosas, padeciendo enfermedades, o necesidades, o la falta de comodidad… ¡En medio de todo esto nuestra actitud natural es la queja!

Pero al leer estos versículos de Habacuc mi alma es confrontada, y solo me resta pedir perdón ante el Padre Celestial, porque muy a pesar del caos que me rodea Su mano todo el tiempo sostiene mi vida.

Todo lo que necesitamos Dios nos lo ha suplido, en muchas ocasiones nos da mucho más de lo que requerimos para nuestro sostenimiento, entonces ¿por qué no aprendemos a disfrutar de las cosas que nuestro Señor nos ha dado?

Hace unos años leí la historia de una mujer que era sobreviviente de cáncer, decía que le daba gracias a Dios por esta enfermedad, ya que debido al proceso que tuvo que pasar, pudo ver lo frágil que ella era y lo grande que era Dios, todo esto la ayudó a acercarse más al Señor y debido a su testimonio, ¡también a su familia!

Es mi oración que a pesar de las tormentas o situaciones que pueda atravesar Dios me permita contar Sus maravillas y glorificar Su nombre.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Ruth Mota-Bodden

Ruth Mota-Bodden

Ruth Mota-Bodden fue alcanzada por el Señor a la edad de 13 años. Es la tercera de cuatro hijos. Desde muy pequeña fue expuesta a la Palabra por su abuela paterna que era una abanderada del Evangelio. Ruth tiene dos hermosos sobrinos. Sirvió a un ministerio dedicado a ayudar niños de escasos recursos económicos para iniciar sus actividades. El deseo ferviente de su corazón es caminar en las sendas de su buen Salvador Jesús, trabajar para y por Su causa. Su trabajo le brinda oportunidades para ayudar a quienes que se acercan buscando consejo. Se congrega en la Iglesia Bautista Ozama (IBO).