Solo pedalea

“El que observa el viento no siembra, y el que mira las nubes no siega”.
Eclesiastés 11:4

Todas pasamos por eso. O al menos yo.  “Este año perderé peso”. “Este mes ahorraré 10% de mi salario”. “Terminaré este libro en dos semanas”. 

Al pasar los días, semanas, meses y hasta años nos damos cuenta que no hemos hecho lo prometido. Y nos excusamos diciendo “no supe”, “no pude” u otras excusas baratas que nos hacen ver débiles e indefensas.

En una ocasión en que fui con mi hermana y unas amigas al parque, pude comprobar una premisa “cuasi-científica”: “Nunca olvidas cómo montar bicicleta”

Aunque no recordaba la última vez que había montado bicicleta, quise verificar si  realmente sabía hacerlo o si, en definitiva debía aprender.

La comprobación requirió cierta humillación de mi parte; y, hoy a pesar de no estar muy convencida de mis habilidades, puedo decir: ¡lo hice! ¡Monté bicicleta!; poco importa que estuve a punto de caerme en dos ocasiones.

Debido a que soy la prima, hermana, nieta e hija menor, estoy acostumbrada a ser dejada atrás, a perder en todos los juegos y simplemente ser la última. Esta vez no fue la excepción, a pesar de no estar en familia sino entre amigas. El resto pedaleó lo más rápido que pudo mientras que yo “lo tomé con calma”. 

Mientras pedaleaba fui cautivada por el no-tan-lindo-paisaje citadino, mientras en mi cabeza escuchaba las voces “simplemente dale”, “pedalea”, “mira el camino, no la rueda”, “si vas rápido es más fácil mantener el equilibrio”.

Simple, solo pedalea. ¿Cómo montar bicicleta? Simplemente móntala. Esta es una verdad tan simple que se hace complicada. No hay más que decir; para montar bicicleta de una manera agradable lo único que hay que hacer es pedalear.

Cuando llegué a casa, a modo de chiste, escribí en google “How to ride a bike” (“cómo montar una bicicleta”) y me sorprendí de la cantidad de resultados que arrojó esa simple frase. Muchas veces el ser humano, en su intento de simplificar las cosas, lo único que hace es complicar su propia existencia.

Numerosas páginas con cientos de palabras sobre cómo montar una bicicleta, cuando lo único que se necesita hacer es poner en acción una palabra: “pedalea” o quizás dos, “Dale, muévete”; si acaso cuatro, “no te quedes inmóvil”. 

Este consejo se aplica a tantas cosas en mi vida, tal como nos enseña el versículo de esta reflexión:

¿Cómo mejorar el vocabulario de mis estudiantes? Hablándoles.

¿Cómo crear un hábito de lectura? Leyendo.

¿Cómo crear un hábito de escritura? Escribiendo.

¿Cómo crear un hábito de ejercicios? Ejercitándote.

¿Cómo conocer más de la Biblia? Leyendo la Biblia

¿Cómo….? Simplemente…

Recuerdo en la Conferencia Por Su Causa 2013 cuando uno de los expositores dijo que es bueno y válido desear tener pasión por leer la Palabra de Dios, pero si nos quedamos de brazos cruzados esperando el deseo, nunca llegaremos a nada. 

¿Quieres lograr algo? H.A.Z.L.O.

Solo Pedalea… siembra…siega.

En ningún modo esto significa  vivir sin meditación ni planeación. Tampoco quiero parecer ingenua o incluso insensible, lucho bastante con esa voz interna que me dice “no es tan importante” y por mantener una vida realmente disciplinada.

Al escribir sobre este tema me hace recordar que la disciplina se logra haciendo. Y que no debemos complicarnos con métodos o los famosos “how-to”;  sino que simplemente debo pedalear.

Dejemos de observar el viento y de mirar las nubes y dediquémonos a sembrar para luego segar (Eclesiastés 11:4).

  ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Carolina García Domínguez

Carolina García Domínguez

Cristiana, mujer, joven, profesora, Ezer (ayuda), crafter, amante de los libros, de pinterest, de las fotos lindas con mensajes buenos y amante de compartir con amigos. Vivo en busca de ser mejor en lo que hago cada día, sea lo que sea, para la gloria de mi Dios.