Tito 2: El ministerio de la mujer en la iglesia

Por Margarita Camargo de Hinajosa

Una de las tantas cosas por la que muchas veces doy gracias a Dios, es por la tecnología a la que tenemos acceso con gran facilidad hoy en día. Ahora mismo estoy escribiendo estas palabras desde la Ciudad de Querétaro, México y en unas horas más estarán a la mano de mi hermana Ysabel en República Dominicana, a 3,200 kilómetros de distancia aproximadamente, con solo apretar un botón. Por un lado, trae muchas facilidades y bendición a nuestras vidas y por otro lado podemos tener, por medio de la misma tecnología, acceso a muchísima información de la cual recibimos mensajes diariamente, de las redes sociales, televisión, cine, etc. de la manera que debemos vivir, cómo educar a nuestros hijos, cómo debemos vestir, y mucho más. Pero ¿quién tiene la razón? Es por esto que debemos ser entrenadas en la Palabra de Dios para reconocer lo que está de acuerdo con la sana doctrina.

Esto es algo que Pablo le dice a Tito que debe hacer. Enseñar lo que está de acuerdo con la sana doctrina. Si queremos obedecer lo que Dios nos dice en este pasaje sobre enseñar a las jóvenes, no será diferente para nosotras. Enseñar lo que está de acuerdo a la sana doctrina. No lo que mi amiga me dijo en Facebook, o lo que escuché en el internet, o lo que leí en la revista de moda, sino lo que la Palabra de Dios nos enseña.

 

Al leer este pasaje quizás vengan a tu mente muchas preguntas como:

¿Cómo es esta relación de la que habla Tito 2?

¿Quién está calificada para ese llamamiento?

¿Soy una mujer joven o una mayor?

¿Por qué necesito a una mujer mayor en mi vida?

¿Por qué debo invertir mi vida y mi tiempo en la vida de una mujer joven?

Uno de los pasajes más importantes y que como mujeres tenemos que entender, es Tito 2:3-5. Durante mucho tiempo en mi vida cristiana no había visto la riqueza que ahí se encuentra y la importancia de este mandamiento en nuestra relación con las mujeres que Él mismo ha puesto cerca de nosotros. Este capítulo ha cobrado vida en mí de una manera totalmente nueva.

Entre más medito en este pasaje, Dios habla a mi corazón y confirmo la importancia de enseñarlo y transmitirlo a otras mujeres. Y no solo eso sino vivirlo y poder ser útil en Sus manos. Además este pasaje da luz sobre el ministerio de mujeres en una iglesia local. Esta parte ha sido de gran bendición en mi vida y en las mujeres de la iglesia donde el Señor me ha colocado para servirle.

Este pasaje de Tito 2 es un llamado a discipular, de lo cual la Escritura nos habla desde Génesis, Deuteronomio, Salmos. Pero en el libro de Tito toma características particularmente femeninas, cómo debemos vivir conforme a Su diseño en la vida diaria y la importancia de que las mayores enseñemos a las menores cómo luce esto en nuestras vidas.

Podrás leer y aprender un poco más de lo que el Señor me ha enseñado al estudiar este pasaje en el capítulo 7 del libro Mujer Verdadera: El maravilloso diseño de Dios para ti. ¡No te lo pierdas!  Espero que te enseñe muchas cosas y sea de tanta bendición para ti como lo ha sido para mí.

 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Artículos relacionados