¡Viene, el Amado viene!

Hay momentos de nuestra vida en que nuestros pensamientos se tornan difíciles y nuestro gozo tiende a disminuir en algunas situaciones difíciles y a pesar de que somos cristianas, muchas veces nuestro corazón tiende a parecerse mucho a un corazón sin Cristo; dudoso y temeroso de lo que pueda venir. Algunos días atrás me había sentido de esa forma; habían ocurrido ciertas situaciones en mi vida que las veía lejanas pero que de pronto, llegaron.  Me centré en mí misma; en MI situación, en MI problema, en MI incertidumbre, mis días parecían pasar tan rápido que hasta me costaba poder confiar en Dios, solo quería centrarme en mí. Debido a esto, había dejado de lado algo muy importante y en lo que en realidad mi vida debe estar expectante, aquello por lo que cada cristiano debe velar a diario y ansiar con el corazón: el regreso de nuestro Gran Amor, de nuestro Señor. Las cosas que a diario nos ocurren a veces forman en nosotras muchas preocupaciones que nos alejan de esta gran realidad que se apronta en un día no muy lejano.

Así como me ocurrió, di gracias a Dios porque en Su misericordia, Él trajo a mi mente y mi corazón, Su venida. Gracias a Dios porque me recordó a través de Su Palabra: - “He aquí yo vengo pronto y mi galardón conmigo”. Luego de esto  me pregunté, ¿Cómo está mi corazón para aquel día? ¿Cómo me he guardado en santidad para recibirle, apartando mi corazón de las preocupaciones del diario vivir y ocupándome en lo eterno?, son preguntas que sin duda, Dios las colocó en mi corazón y que dieron un giro importante a mi modo de ver las distintas situaciones de mi vida… frente a todo esto, recordaba dentro de mi corazón la palabra del Señor que nos dice… “el amor de muchos se enfriará” . Cuando recordé aquello mi corazón se estremeció, “Su Palabra no vuelve vacía” gracias a nuestro Señor que Él tiene cuidado de los Suyos y no nos deja en nuestra misma situación, no nos podemos conformar, Él nos atrae con Sus cuerdas de amor. Ahora te pregunto a ti: ¿estás lista para recibir a tu Amado como Su novia pura, limpia, sin manchas ni arrugas que Él viene pronto a buscar? ¿Estás buscando Su Reino primero que todo lo demás?  Cualquiera sea la situación que ha de venir, Dios nos ayude a estar con nuestra vida y corazón expectantes a Su regreso. Esperamos que llegue pronto aquel encuentro.

¿Qué te parece si desde ya comenzamos juntas a agradecerle por Su venida?

Su promesa:

“En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy pues, a  preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”. Juan 14:2-3

(Es de gran gozo esta Palabra)

Esperanza consoladora:

“Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron” Apocalipsis 21:4

Esperanza santificadora:

Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro. 1ª Juan 3:3

Esperanza evangelizadora:

Pues ellos mismos cuentan acerca de nosotros, de la acogida que tuvimos por parte de vosotros, y de cómo os convertisteis de los ídolos a Dios para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de entre los muertos, es decir, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera. 1ª Ts. 1:9-10

Te insto a que juntas pongamos nuestros ojos fijos en lo eterno, como nos dice la canción “Tan lleno de gracia y amor, y lo terrenal, sin valor será a la luz del glorioso Señor”

El Espíritu y la novia dicen: ¡Ven Señor Jesús!

¡Dios te bendiga!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Yesenia Curihual Muñoz

Yesenia Curihual Muñoz

Yesenia Curihual Muñoz, hija de Dios, profesora de profesión, soltera. Desde su niñez participó en actividades dentro de su iglesia, siendo líder en  grupos de jóvenes. Nacida y criada dentro de un hogar cristiano, sin embargo desde pequeña mantenía algunos temores, resentimientos y heridas, que no le daban un buen pasar. Con el transcurso de los años intentó con sus propias fuerzas disipar de su vida  la baja autoestima y la timidez que produjeron como consecuencia tales temores, sin embargo el Señor tenía otros planes para su vida. Es así como en medio de esta condición de inseguridad se encuentra de frente con la verdadera Palabra de Dios. Cristo trajo convicción de pecado a su corazón y rendición de sus temores al Gran creador, sabiendo que solo él podría sanar y curar las heridas que existían en su corazón y vivir la plenitud en Cristo Jesús.

Actualmente uno de los mayores deseos de Yesenia es poder llevar el mensaje de salvación a cualquier lugar donde Dios la lleve, pues tiene un fuerte llamado a  las misiones mundiales.

Desde hace un par de años, Yesenia comienza  a  escuchar e investigar acerca de Aviva Nuestros Corazones, escuchando las conferencias para mujeres y sintiendo un fuerte deseo de poder ser parte de estar mover de Dios en su país.  Dios confrontó, edificó y  animó a Yesenia  a través de los mensajes de ANC. De este modo Dios la lleva  a entender el plan divino que tiene con cada mujer y es así donde este sentir se hace aun mayor y Yesenia comienza  a  ver la necesidad que existe tanto en su alrededor, familia,  amigas, colegas, alumnas e iglesia.  Uno de los anhelos de Yesenia es poder servir a  Dios  en todo su alrededor, que muchas mujeres puedan abrazar el  precioso modelo de femenidad que Cristo formó en la  eternidad y de esa forma puedan vivir en comunión y amor con el Padre.

Únete a la discusión