Vivir de las apariencias

Hoy quiero compartirles sobre vivir de las apariencias.  Es decir, ser incongruentes en nuestras vidas.  Debemos aceptar con humildad los planes que Dios para nuestras vidas en lugar de querer aparentar que NO está sucediendo lo que El claramente SÍ está haciendo en nuestras vidas…para nuestro bien.  

Como  ilustración, veamos el ejemplo de Noemí.   Ella se fue de Belén hacia Moab con su esposo y dos hijos por la hambruna que les vino como nación.  La mayoría del pueblo pasó su aflicción en su país, tranquilos.  En cambio, ellos estaban en una nación enemiga del pueblo de Dios.   Les fue bien por un tiempo, pero esa bondad se tornó en maldición, pues ella  casó sus hijos con moabitas, lo cual no era correcto (1 Reyes 11:1-2)

Luego tuvo que sufrir la pérdida de  su esposo y más tarde, de sus dos hijos. En esa condición, decide regresar a su pueblo vacía, humillada y amargada.  Tenía por delante una situación de pobreza extrema sin recursos con qué hacerle frente, pues aparentemente había vendido todas sus posesiones antes de salir de Belén y no le quedaba nada ¡Ni con qué caerse muerta!  (Rut 1:13, 20, 21).

¡Observemos cómo reconoce públicamente lo que le estaba pasando! No culpó a nadie sino que reconoció que la mano de Dios estaba detrás de todo lo que le sucedía.  En este caso ¡Dios la escogió para formar parte de la familia del Mesías!

Ella no se preparó antes de volver a Belén.  No le dijo a Rut que tomara dinero prestado para gastar en  ropa y joyas para aparentar que regresaban con mucho dinero y en el caso de Noemí hasta con una extranjera (moabita) como hija. ¡NO!  Ella no ocultó lo que le había sucedido.  Esto causó una sorpresa en sus amigas, que no creían lo que estaban viendo sus ojos (Rut 1:19).

Aparentemente ella era de buena posición económica en Belén, pues de lo contrario no la hubiesen reconocido o notado.  Posiblemente se recordaron cuando ella salió con las manos bien llenas al vender todas las posesiones que tenían en Belén.  En este momento,  no encubría lo que ocurría.

Necesitamos estos cambios no deseados y por eso Dios los envía sin pedírselo.  Él es Sabio y Amoroso.  No lo hace para destruirnos, sino para formar en nosotras un carácter cada vez más parecido al de Cristo. 

Todo cambia, menos El.  Estamos cómodas hoy, mañana no.  Tenemos salud hoy, quizás no mañana.  De esa manera nos ayuda a recordar que somos extranjeras aquí, nuestro hogar está en el cielo.  Debemos querer lo que Dios quiera para nosotras.  Confiemos en Su sabiduría.  Él sabe lo que es mejor para nosotras.  Recordemos que Su voluntad no nos va a dirigir hacia donde Su gracia no nos pueda sostener.

¿Acepto con humildad todo lo que Dios me manda? O por el contrario ¿ Quiero ocultar ante los demás lo que Dios está haciendo en mi vida?. 

                                          ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Mildred Pérez  de Jiménez

Mildred Pérez de Jiménez

Mildred está casada desde hace 20 años con Rubén Jiménez con quien tiene tres hijos, Rubén Elías, Juan Marcos y Luis José de 18, 16 y 14 años, respectivamente.  Es miembro de la Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo donde ha servido junto con su esposo en el ministerio de Escuela Bíblica y actualmente colabora en el ministerio de mujeres.   Su anhelo es servir al Señor y compartir el Evangelio con las mujeres de su iglesia  en lo concerniente a la fe, el consuelo, la esperanza y toda gracia contenida en el mismo.

Únete a la discusión