Podcast Aviva Nuestros Corazones

Annamarie Sauter: Decimos, “Amén” muy a menudo pero, ¿qué significa realmente?  Aquí está Nancy DeMoss de Wolgemuth.

Nancy DeMoss Wolgemuth: Significa que Él  es fiel; significa que Sus promesas son verdaderas. Significa que todo lo que Él dice es seguro, que va a suceder, que es verdad. Él es el Dios del Amén.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy ha estado en una serie llamada "La maravilla de Su Nombre: 32 Nombres de Jesús que cambian la vida."

Nancy: Hoy es viernes -y lo que parecía ser el día más atroz en la historia del mundo cuando el Hijo de Dios fue puesto a morir en una cruz, allí en la colina del Calvario. Pero nosotros lo llamamos "Viernes Santo", porque lo que el diablo pretendió para  mal, Dios lo ha convertido en un gran bien.

Así que hoy celebramos con un corazón agradecido el sacrificio del Hijo de Dios en favor nuestro. Mientras lo hacemos, hoy llegamos al último programa de esta serie de treinta y dos días sobre "La Maravilla de Su Nombre." ¡Qué precioso tiempo juntas ha sido este para mí durante estos meses, mientras he ido estudiando y me he ido preparando para esta serie.

Sólo reflexionando sobre lo que hemos compartido y hemos considerado en estos días, ¿estás de acuerdo conmigo en que hemos llegado a ver que Jesús es el punto central de toda la historia humana? Es el punto central de los cielos. Un día será el punto central de toda la tierra. Todo, todo, todo es sobre Él. Espero que, en la medida en que hemos ido pasando de uno de sus nombres a otro, hayas llegado a darte cuenta de la maravilla de ese Nombre, de una manera nueva y fresca.

Una de las cosas que hemos visto es la continuidad entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. Hemos hablado de los nombres de Jesús del Nuevo Testamento, pero muchos de ellos tenían su fundamento y su raíz en el Antiguo Testamento. Hemos visto que Jesús es Jehová Dios. Él es el Dios del Antiguo Testamento.

En el Antiguo Testamento, estos fueron sombras, de lo que estaba por venir y los judíos del Antiguo Testamento que no entendieron bien o no lo captaron, pero que podemos ver, hoy en día, al mirar hacia atrás a la cruz y en Cristo.

Hemos visto que el Nombre de Jesús es una torre fuerte -los justos correrán hacia Él y ellos estarán seguros. Lo que necesites, sea cual sea la etapa de la vida, sea cual sea tu circunstancia, cualquiera que sea tu desafío, lo que tengas que enfrentar hoy en día,  encontrarás todo lo que necesitas en el Nombre de Jesús.

Espero que no solo hayas llenado un cuaderno completo o tu cabeza, de nuevos hechos sobre Jesús, sino que tengas un nuevo corazón lleno de amor por Jesús -mientras nos damos cuenta de que Él es digno de todo nuestro amor, toda nuestra alabanza, toda nuestra adoración, toda nuestra confianza y la devoción de nuestro corazón y el servicio de nuestra vida.

Llegamos hoy a un Nombre final. Hemos estado en el libro del Apocalipsis para algunos de estos nombres. Vamos a quedarnos allí y a ver el último de los Nombres de Jesús en esta serie, en Apocalipsis capítulo 3. Este se encuentra en las cartas a las iglesias en Apocalipsis. Estamos  considerando la carta a la última de las siete iglesias, la iglesia de Laodicea. Esta es la iglesia que, sin duda, estaba en la peor condición espiritual de todas las siete.

En cada una de estas cartas Jesús se identifica con un rasgo descriptivo  diferente. He aquí la descripción que leemos al comienzo de la carta a la iglesia en Laodicea: las palabras de "El Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios" (v 14).

La palabra "amén" tal vez sea la palabra más conocida en el mundo. Si tu vas a un servicio de la iglesia en cualquier parte del mundo, es posible que no entiendas nada de lo que se está diciendo, pero lo más probable es que escuches esta palabra "amén" -pronunciada de maneras diferentes, pero la reconocerás.

Es una palabra que significa, tanto en el hebreo como en el griego (es transliterada del hebreo al griego), significa "la verdad," “firmeza” Algo que es "Amén" es:

  • Confiable
  • Seguro
  • Verdadero
  • Permanente
  • Absolutamente cierto, seguro

En las Escrituras, a veces verás esta palabra como la última palabra de una declaración solemne. "Tal y tal, y tal y cual es cierto. . . Amén. "Es la última palabra de esa declaración importante. A veces "amén" será una respuesta de la congregación a las Escrituras para expresar afirmación o acuerdo con lo que se ha dicho.

Por ejemplo, en el libro de Nehemías, cuando se leyó la ley de Dios, todo el pueblo dijo (Neh 5:13; 8.: 6) "¡Amén!" Amén! Eso significa, "que así sea. Estamos de acuerdo; así es. Amén. "Algunas de ustedes van a  iglesias donde  dicen amén cuando hay un punto que quieren afirmar. Estás de acuerdo, entonces dices amén. Y algunas de ustedes van a las iglesias donde, si alguien dijo eso en voz alta,  las lámparas podrían agrietarse. Si lo dices en voz alta o en tu corazón, espero que por lo menos lo estés diciendo en tu corazón -amén, que así sea. Así es.

Ahora, Amén es un título para Dios en el Antiguo Testamento. Describe su carácter. Ves esto, por ejemplo, en Isaías 65:16, donde Él es llamado dos veces en un versículo "el Dios de verdad." Esa palabra "verdad" en el hebreo es "amén." Él es el Amén, el Dios del Amén , el Dios de la verdad, la certeza. Lo que Él dice es fiable; es cierto.

En Deuteronomio 7: 9, Él es llamado el Dios Fiel. Eso podría ser traducido literalmente como el Dios "Amén". Significa que es fiel, sus promesas son verdaderas. Significa que todo lo que Él dice es seguro, que va a suceder, que es verdad. Él es el Dios Amén. Él es el Dios del Amén.

Y así, en Apocalipsis 3:14, Jesús se llama a sí mismo el Amén, el testigo Fiel y Verdadero. Esta es la única vez en las Escrituras que Amén, en sí mismo, se usa como un nombre propio. Se utiliza en otras partes como un adjetivo, como un descriptor, pero aquí se usa como un nombre propio. Jesús es Dios. Él es el Dios Amén; Él es el Dios del Amén. Este nombre le encaja a la perfección. De hecho, no podría, en su sentido más verdadero, aplicarse a ninguna otra persona.

Él es el Verdadero, el Amén. Él es la Verdad. Hemos visto eso en esta serie. Eso es importante en el contexto de esta carta a la iglesia de Laodicea, porque esta era una iglesia que estaba engañada sobre su verdadera condición espiritual. Ellos pensaban que estaban muy bien, gracias, pero Jesús iba a exponer su verdadera condición. . . la condición de sus corazones, lo que Él vio y sabía que ellos no podían ver.

Así que Él comienza diciendo: "El que está a punto de decirte esto. . . Yo soy el Amén, el Testigo Fiel y Verdadero. Lo que voy a decirte, puede que no lo creas, es posible que no lo veas de esta manera, pero es amén, es verdad, es absolutamente cierto. "Jesús es Amén. Él es constante, inmutable. Él es el mismo ayer, hoy y siempre. Él es inmutable, no cambia en Su sabiduría, Su amor, Su gracia, Su poder, Su presencia con nosotros.

Él es Fiel, el Amén. De nuevo, un contraste con la iglesia de Laodicea, donde estos creyentes (si de verdad eran creyentes en algunos casos), vacilaban en su fe. Ellos estaban cediendo . Y esto no va con Jesús. . . no vacilar, no ceder  . Él es comola luz del  mediodía -no hay sombra de variación en Él. Él es el Amén, el Testigo Fiel y Verdadero.

Jesús es el cumplimiento, el Amén, de muchos personajes del Antiguo Testamento y los tipos que apuntan a Él. Él es el cumplimiento de las diversas fiestas y ceremonias y eventos, como el Éxodo. Hemos hablado sobre esto en algunas de las últimas sesiones. Él es el cumplimiento de esos tipos y figuras, el Amén.

Él es el cumplimiento de varias personas que eran tipos en el Antiguo Testamento: Adán, el rey David, Isaac, José, Jonás (que pasó tres días y tres noches en el vientre del pez). Jesús es el cumplimiento de esas sombras y esos tipos. Él es el Amén, la Palabra Final. Él es el Amén, el cumplimiento, del Arca de Noé, que ofrece la salvación y refugio en la tormenta.

Él es el cumplimiento, el Amén, de los sacrificios del Antiguo Testamento, del Cordero Pascual, del maná en el desierto, de la serpiente de bronce en el desierto, de la roca en el desierto que fue golpeada para proporcionar agua. Él es el cumplimiento, el Amén, del pan de la proposición y el candelero en el tabernáculo.

Él es el cumplimiento, el Amén, del velo del tabernáculo y del templo, cuando Su cuerpo fue rasgado para abrir el acceso al santo de los santos, la gloria Shekinah, la presencia de Dios. Él es el Amén, el cumplimiento, de las ciudades de refugio en Israel en el Antiguo Testamento. Él es el Amén, el cumplimiento del Pariente Redentor que vimos a principios de esta semana. Él cumple todos esos tipos del Antiguo Testamento.

Él es el cumplimiento, el Amén, de esas profecías del Antiguo Testamento y las promesas sobre el Mesías. Dios prometió que habría un Redentor. En Génesis 3, es llamado la simiente de la mujer, el Hijo de David, el Hijo de Dios. Se nos dice en el Antiguo Testamento que Él  nacería de una virgen, que haría que los ciegos vieran, Él haría que los sordos oyeran. Él cumplió todas esas profecías. Él es el Amén.

Fue profetizado en el Antiguo Testamento que Él sería rechazado por Su propio pueblo, que sería traicionado por un amigo por treinta piezas de plata. Fue profetizado que Sus manos y Sus pies serían horadados. Fue profetizado que el Mesías sería resucitado de entre los muertos y que aplastaría la cabeza de la serpiente. Jesús cumplió cada una de esas profecías. Él es eterno, gran Amén de Dios!

Así que Pablo dice en Romanos 15: 8, "Pues os digo que Cristo se hizo servidor de la circuncisión (los judíos) para demostrar la verdad de Dios, para confirmar las promesas dadas a los padres," Él es el Amén, la afirmación de que es así, de que lo que Dios ha dicho es cierto. Él es el Amén. Su Palabra es confiable y verdadera.

Esa palabra, "Amén," se traduce a veces en el Nuevo Testamento por "de verdad" o "verdadero", dependiendo de sus traducciones. Se usa a menudo en el Evangelio de Juan de esta manera. Veinticinco veces el Evangelio de Juan usa: "De cierto, de cierto" o "verdad, en verdad os digo." Esa es la palabra Amén. "Amén, amén", dijo Jesús. Significa; que va a suceder, con toda seguridad. Muchas veces Jesús usó esa palabra doble," Amén, amén. . . De cierto de cierto...ciertamente, ciertamente," para hacer hincapié en la veracidad, la fiabilidad de lo que iba a decir.

"De cierto os digo; en verdad os digo." Eso significa que todo lo que dice es cierto, y sin duda se cumplirá. Jesús es el Testigo Fiel y Verdadero, el Amén. Vimos que en Apocalipsis 3, esa frase, Testigo Fiel y Verdadero sólo amplifica el Amén. Va directamente con él. Significa Él es digno de confianza; Él es un testigo fiable. Él dice la verdad. No hay nada incorrecto en sus palabras. Jesús fue fiel en declarar la verdad de Dios cuando estuvo aquí en la tierra. Y ahora en el cielo, Su testimonio y Su revelación son siempre verdad.

Apocalipsis 19:11

"Y vi el cielo abierto, y he aquí un caballo blanco; El que lo montaba se llama Fiel y Verdadero, [el Amén] y con justicia juzga y hace la guerra."

Apocalipsis 22: 6, "Y me dijo [al apóstol Juan]: Estas palabras son fieles y verdaderas;..." Claro que lo son, ya que son habladas por Jesús, quien es el Fiel y Verdadero, el Amén de Dios! Eso significa, y la iglesia en Laodicea necesita darse cuenta de esto, que cuando Él habla, cuando Él nos dice lo que está pasando en nuestras iglesias y en nuestras vidas, su evaluación es verdadera. Es precisa.

Él es el Único que busca y examina los corazones. Él sabe la verdad -Él conoce nuestra verdadera condición (no lo que le decimos a la gente que es verdad acerca de nuestras vidas, sino lo que Él sabe, lo que ve). Él le va a decir a esta iglesia de Laodicea la verdad sobre su condición, que es muy diferente de su percepción de ella misma. ¿En cuál  evaluación vas a confiar: en la tuya o en la de otros, o la de Jesús? Sus palabras son fieles y verdaderas.

Todas sus promesas son verdaderas. Ellas son verdaderas. Todas serán cumplidas. Quiero leerte varias de sus promesas, y quiero que digamos en voz alta, "Amén" a cada una de estas promesas, mientras afirmamos que Él ha dicho la verdad, y que todas estas promesas son verdaderas. 

  • Él ha prometido que si buscamos el reino de Dios en primer lugar, todas las otras necesidades se nos añadirían. Amén! (Mateo 6:33)
  • Él ha prometido la vida eterna a todos los que creen en él. ¡Amén!
  • Él ha prometido que preparará un lugar para nosotros, y que vendrá otra vez y nos llevará para estar con Él para siempre. Amén! (Juan 14: 6).
  • Él ha prometido regresar por Su Novia. Amén! (Juan 14: 6.; Matt 24:46, Lucas 13:25, 37, 43)
  • Él ha prometido que las puertas del Hades no prevalecerán contra Su Iglesia. Amén! (Mat. 16:18)
  • Él ha prometido que aquellos que estén dispuestos a perder su vida la hallarán, y los que quieran salvar su vida, la perderán. Amén! (Mateo 16:25;. Marcos 8:35 y Lucas 9:24)
  • Él ha prometido que enviará Su Espíritu a morar en nosotros, para guiarnos y para consolarnos. Amén!
  • Él ha prometido descanso para nuestras almas cansadas. Amén! (. Mateo 11:28, 29)
  • Él ha prometido estar en medio de Su pueblo cuando estén reunidos en Su Nombre. Amén! ( 18:20)
  • Él prometió que los que pidan recibirán (Lucas 11: 9). "Si Permanecéis en Mí y Mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y os será hecho" Amén! (Juan 15: 7)
  • Él prometió que el Espíritu Santo le dará palabras y sabiduría a los que son perseguidos por Su fe, cuando se pongan delante de las autoridades hostiles. Amén! (Lucas 21:15)
  • Él nos ha prometido un reino. Amén! (Lucas 22:30)
  • Él nos promete que recibiremos poder después de que el Espíritu Santo venga sobre nosotros, que seremos Sus testigos. Amén! (Hch 1, 8)
  • Y por último, Él ha prometido: "Yo estoy con vosotros." Amén. Amén y amén! ( 28:20)

Todas Sus promesas son verdaderas. Así pues Él es el Amén, porque Él es el Testigo Fiel y Verdadero, ¿qué significa esto para nosotras? En primer lugar, significa que es mejor escuchar lo que Él dice. Escúchale! Y luego, significa que debemos creerle a Él- Créele. Creer en Su carácter, creer en Sus promesas, creer en Su Palabra.

Podemos tener plena confianza en Jesús, ahora y por toda la eternidad. Podemos aferrarnos a Él para nuestra salvación, y nosotros podemos aferrarnos a Él en cada etapa y cada circunstancia de la vida. Por lo que sea que estés pasando, puedes aferrarte a Él, porque Él ha prometido que siempre será fiel y Él es digno de confianza, Fiel y Verdadero. Él es el Amén de Dios.

Escúchale, créele. . . y porque Él es el Amén, es mejor obedecer Sus mandamientos y prestar atención a Sus advertencias, porque son verdaderas también. Creerle,  obedecerle, hacerle caso. El apóstol dice a los Corintios, en 2 Corintios 1:19,

 "Porque el Hijo de Dios, Cristo Jesús, que fue predicado entre vosotros por nosotros (por mí y Silvano y Timoteo) no fue sí y no, sino que ha sido sí en Él [Cristo]." porque todas las promesas de Dios hayan el si en Cristo, Es por eso que es a través de Él que nosotras pronunciamos nuestro Amén a Dios para Su gloria.

 

Tú dices: "¿Qué significa todo esto?" Bueno, hay una progresión allí. Pablo dice que Cristo es el Sí, el Amén de Dios. Él muestra la fidelidad de Dios en el cumplimiento de todas las promesas de Dios. Jesús es la garantía, la confirmación de las promesas de Dios del pasado, del presente y del futuro. Jesús es el Gran Amén, el Sí de Dios.

Y como resultado, expresamos nuestros Amén, nuestros sí, a Dios. Jesús es el Amén de Dios, por eso decimos: "Amén​​", decimos: "Sí, Señor." Expresamos fe y gratitud y adoración. Decimos: "Amén." ¿Cuál es el resultado? "Para Su gloria." Dios es glorificado. Jesús es el gran Amén de Dios; decimos amén en respuesta, y Dios es glorificado. De eso se trata todo esto. Jesús es la palabra final de Dios. Él es el Amén.

Hebreos 1: 1-2 lo dice de esta manera: “Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos  días nos ha hablado por Su Hijo..." Y no hay nada más que decir. Jesús es el eterno, Amén final de Dios. La palabra final.

¿Sabes lo que eso significa para ti y para mí, de una manera muy práctica en el día de hoy? Significa que Jesús tendrá la última palabra. Eso significa que tú no tendrás la última palabra; Yo no voy a tener la última palabra. No es nuestra opinión la que importa, es la Suya.

Significa que ese adversario, la persona que te provoca, el que se ha puesto contra ti , esa persona no tendrá la última palabra. Puede parecer que está ganando, que está triunfando, pero no es el Amén. . . Jesús es el Amén. Él es la Palabra definitiva de Dios.

Tu pastor no es la última palabra, tu jefe no es la última palabra, ningún líder político tiene la palabra final. Jesús es el Amen,  la verdad, es la Palabra definitiva de Dios. Así que llegamos a este último versículo de la Biblia, Apocalipsis 22: 20-21, "El que testifica de estas cosas dice: Sí, vengo pronto. Amén. Ven, Señor Jesús. La gracia del Señor Jesús sea con todos. Amén." Amén, amén. La última palabra de la Biblia. . . Amén. . . es todo acerca de Jesús. Él es la Palabra definitiva, la ultima palabra de Dios, Amén de Dios. Amén, amén.

Oh Señor Jesús, cuanto te adoramos, cuanto te amamos, te honramos, te exaltamos, bendecimos Tu Santo Nombre. Tu Nombre es  sobre todo nombre. Jesús! ¡Qué Nombre tan dulce y precioso. 

 

  • La Palabra de Dios
  • El Hijo de Dios
  • El Hijo de Hombre
  • Tu eres Enmanuel
  • Eres un Consejero Maravilloso
  • Eres el Poderoso Dios
  • Eres el Principe de Paz
  • Eres El Mesías
  • El Cristo
  • Eres el amigo de pecadores
  • El Capitán de nuestra Salvación
  • Eres el Comandante de los Ejércitos del Señor 
  • Eres la Poderosa Piedra angular
  • La roca
  • Eres el gran Yo Soy
  • El Pan de Vida
  • La Luz del Mundo
  • El Buen Pastor, El Gran Pastor, El Pastor Principal
  • Eres la Resurrección y la Vida
  • Eres La Verdad
  • Eres el Testigo Fiel y Verdadero
  • Eres el Salvador del mundo
  • Eres el Señor de Gloria
  • Eres la Cabeza de toda las cosas
  • Eres el Gran Sumo Sacerdote
  • Eres nuestro Abogado
  • Eres el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin, el Autor y Consumador de nuestra Fe
  • Eres el León de la Tribu de Judá
  • Eres el Novio que amamos
  • Eres el Rey ante quien nos postramos y a quien servimos
  • Eres el Siervo sufriente, el Siervo Justo y Fiel de Dios
  • Eres Varón de Dolores
  • Eres el Gran Redentor
  • Eres El Cordero de Dios que quita el pecado del mundo
  • Y eres el Gran Amen de Dios, eterno, final . ¡Amén!

Annamarie: “Amén”. No pensamos en esa palabra como un nombre, pero Nancy DeMoss de Wolgemuth nos ha estado mostrando por qué es un nombre importante de Jesús. Ella estará de regreso.

El propósito de las actividades que realicemos este fin de semana es ayudarnos a fijar nuestros ojos en Jesús. Oramos que el Señor así nos lo conceda.

Para ayudarte a recordar las verdades que has estado escuchando durante esta serie, nos gustaría enviarte un conjunto de tarjetas con los 32 nombres de Jesús que estuvimos viendo. Cada tarjeta tiene un diseño con uno de los nombres y también un versículo de las Escrituras para memorizar.

Al apoyar Aviva Nuestros Corazones con una ofrenda de cualquier monto, te enviaremos un paquete de estas tarjetas de memorización de las Escrituras, como forma de darte las gracias. Tu contribución nos ayudará a seguir produciendo estos programas y otros recursos en español. Para ofrendar o convertirte en una colaboradora regular, visítanos en nuestra página web AvivaNuestrosCorazones.com. Los envíos están disponibles para EEUU y Canadá.

Es difícil creer que esta serie, “La maravilla de Su Nombre” ha llegado a su fin; ha sido un estudio tan enriquecedor. Para concluir, escucha esta canción que compartimos contigo al iniciar esta serie, que te ayudará a meditar e inclinar tu corazón en adoración ante nuestro gran Dios,

Encontramos muchos libros y recursos que prometen ayudarnos a convertirnos en personas muy exitosas y efectivas. Pero ningún intento de mejorar nuestras habilidades y hábitos hará una diferencia significativa sin el obrar del Espíritu Santo de Dios. El lunes, Nancy te ayudará a conectarte con la única fuente confiable de fortaleza para cualquier tarea que debas enfrentar.

Esperamos que tengas una bendecida celebración de la Pascua y día del Señor junto a tu familia y hermanos de tu iglesia local. ¡Te esperamos el lunes!

Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

Canciones utilizadas:  Amen, Glad, Glad Collector's Series ℗ 1998 Provident Label Group, LLC

Tu gran nombre, Paul Wilbur, Tu gran nombre ℗ 2013 Integrity Music

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión