Podcast Aviva Nuestros Corazones

Cordero de Dios

Annamarie Sauter: Nancy DeMoss de Wolgemuth dice que el Cordero de Dios  te traerá consuelo, o terror.

Nancy DeMoss de Wolgemuth: Escucha, un día te enfrentarás al Cordero como tu Juez, o te enfrentarás a Él como tu Salvador. ¿Cuál será para ti? Él te conquistará a ti, o tú serás una de las que conquista con Él.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth en la voz de Patricia Saladín.

Nancy está a punto de mostrarte por qué el que Jesús sea nuestro Cordero es de tanto significado. Este mensaje es parte de la serie, “La maravilla de Su Nombre: 32 nombres de Jesús que cambian la vida”.

Nancy: En el programa anterior estuvimos viendo el nombre "Redentor" - Jesús es nuestro Redentor. Y hablamos de cómo hemos sido redimidas por la sangre del Cordero. Ese es el precio del rescate que se pagó por nuestra redención.

Ahora, los corderos juegan un papel muy importante en la historia de Israel y en la historia redentora. A lo largo de todo el Antiguo Testamento, los corderos son un símbolo que apuntan hacia Cristo, quien es el Cordero de Dios. Ese es el nombre que queremos ver en el día de hoy. Pero como sucede con muchos de estos nombres, tenemos que   entrar al Antiguo Testamento para ver cómo Jesús cumplió con ese tipo, cómo cumplió con esa  imagen o ese símbolo que nosotras encontramos por primera vez en el Antiguo Testamento.

La primera mención del cordero del sacrificio se encuentra en el libro del Génesis en el capítulo 22 Es posible que quieras ir allí. Pero quizás tu sabes la historia de cómo Dios le dijo a Abraham que tomara a su hijo Isaac, el hijo que él había anhelado deseado, que había esperado por tanto tiempo el hijo que se le había prometido y que el  amaba con todo su corazón. Y   Dios le  dijo toma a tu hijo y ofrécelo en holocausto a Dios.

Abraham obedeció a Dios. El se levantó temprano en la mañana. No conocía ni sabía el final de la historia que  nosotras hoy en día conocemos. Él cortó la leña para la ofrenda y salió con su hijo a ese lugar cuarenta y cinco millas de distancia en el Monte Moriah, donde Dios le había dicho que hiciera el sacrificio.

Y al tercer día llegaron a esa Montaña y él le dijo a los siervos que habían venido con él que esperaran. Luego el cargó la leña sobre la espalda de su hijo. Y Abraham tomó un cuchillo y fuego y se los llevó - el fuego para encender el sacrificio.

Y entonces  Génesis capitulo  22 versículo 7 leemos:

Isaac dijo a su padre Abraham: "Padre mío" Y él dijo: “Heme aquí, hijo mío." Y dijo Isaac: “Aquí están el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?" Abraham dijo, "Dios proveerá para sí el cordero para el holocausto, hijo mío" (vv. 7-8).

Ahora en algunas de las traducciones antiguas se traduce un poco diferente. Dice: “Dios se proveerá  de  cordero para el holocausto." De cualquier manera, cuando llegamos al Nuevo Testamento eso hace mucho más sentido. Dios se proveerá de   cordero para el holocausto. Dios mismo se proveerá (a sí mismo)  el cordero para el holocausto.

¿Y recuerdas de cómo en el último momento, claro desde una perspectiva humana,  cuanto Abraham   tomó el cuchillo en la mano para ofrecer a su propio y su único hijo a Dios, Dios proveyó un sustituto - prefigurando, por supuesto, el día en que Dios iba a sacrificar a Su único Hijo, el Cordero de Dios, que iba a morir en nuestro lugar. Así que vemos la importancia que hay del cordero ofrecido en holocausto.

Y entonces llegamos a la historia de la que hemos hablado antes en esta serie en Éxodo capitulo 12, la iniciación, la inauguración de la Pascua.  Déjame leerte un poco a partir de Éxodo 12 comenzando en el versículo 1.

Dice la palabra de Dios: El Señor habló a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto diciendo. . . v. 3 Hablad a  toda la congregación de Israel, diciendo: que el día diez de este mes cada uno tomará para sí un cordero según sus casas paternas; un cordero para cada casa. (vv. 1, 3).

Así que Dios se estaba preparando para rescatar, para liberar a Su pueblo de Egipto. Y primero se tiene que pagar el precio del rescate, el precio por la redención. Y así Dios dice: "Cada familia debe tomar un cordero." Y luego el versículo 5 dice:

El cordero será un macho sin defecto, de un año. . . .Versículo 6  Y lo guardaréis hasta el día catorce del mismo mes (vv. 5-6).

Obtienes el cordero en el décimo día, lo traes a la casa. Ahora, ¿cuánto tiempo crees que le va a tomar a tu familia  encariñarse con ese cordero? ¿Son cuatro días suficientes? Sí, para ese momento ya los niños le deben tener hasta nombre  al corderito. Ya es su mascota, y Dios dice: “en el día catorce, le dirás a toda la asamblea de la congregación de Israel que maten sus corderos al anochecer." Toma un cordero. Mata el cordero. Versículo 7:

Y  tomarán parte de la sangre y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas donde coman. Y comerán la carne esa misma noche. . . . Así que ellos matan al cordero, esparcen la sangre, y se comen la carne.

Es. . . asada al fuego; y la comerán con panes sin levadura y hierbas amarga . . . Es la Pascua del Señor. Porque esa noche pasaré por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, tanto de hombre como de animal; y ejecutaré juicios contra todos los dioses de Egipto.

Y cuando yo veo la sangre [la sangre de los corderos muertos, que se puso en los postes], pasaré sobre ellos, y ninguna plaga vendrá sobre vosotros para destruiros cuando yo hiera la tierra de Egipto "(vv. 7-8 , 11-13).

Ahora la historia es mucho más larga que esto, pero puedes ver el paralelismo aquí que esta es una noche de juicio sobre los egipcios que no mataron los corderos ni pusieron la sangre. Pero es una noche de increíble salvación para los Israelitas.

Y puedes ver estos temas gemelos de juicio y salvación a través de toda la Escritura. Y yo hago una pequeña nota en mi Biblia cada vez que lo veo - juicio y salvación. No hay salvación sin juicio. Pero donde hay juicio se ofrece salvación. La única diferencia fue el cordero, la sangre del cordero.

Y a partir de ese momento, una vez al año los israelitas conmemoraban esta noche. Ellos sacrificaban un cordero. Ofrecían y comían un cordero pascual. Ellos jamás querían olvidar su liberación de Egipto, y no querían que tampoco sus hijos lo olvidaran. Y así vemos la inauguración del cordero pascual.

Y luego a través de Éxodo, Levítico y Números vemos corderos todo el tiempo. Te animo a que hagas un círculo sobre esas referencias cuando las encuentres en tu Biblia para hacer que Levítico cobre vida para ti. En esos tres libros hay noventa y tres referencias de corderos ofrecidos como sacrificio. Eso, además, de otros animales sacrificados - toros y cabras y aves - pero noventa y tres referencias de corderos sacrificados.

Y en la medida que el pueblo de Israel entraba al tabernáculo, justo en el interior del patio, había un altar. Era un altar de madera cubierto de bronce, el altar de bronce. Era un altar del sacrificio. De hecho, la raíz hebrea de la palabra altar significa "matar o masacre." Era el lugar donde mataban y ofrecían corderos y otros animales del  sacrificio para Dios.

Y tú ves estos corderos siendo ofrecidos por muchas razones diferentes. Por ejemplo, cuando se consagraban los sacerdotes, se ofrecían corderos cada día durante siete días. Y entonces esos sacerdotes tenían que sacrificar corderos para cubrir sus propios pecados antes de que pudieran desempeñar sus funciones en nombre del pueblo.

Los corderos eran sacrificados para ofrendas de paz, para ofrendas por el pecado, como restitución de la culpa. Los corderos eran ofrecidos regularmente por los sacerdotes en nombre de los hijos de Israel. Cada mañana, cada tarde un cordero era ofrecido. Dos corderos adicionales se ofrecían todos los días de reposo, y siete corderos adicionales eran ofrecidos en el primer día de cada mes. Se ofrecían corderos durante los siete días de las fiestas anuales o los días santos de Israel, estos eran sacrificios adicionales de corderos que se ofrecían en esos días.

Se ha calculado que en el transcurso de un año, 1,086 corderos eran sacrificados en este ritmo recurrente  de ofrendas regulares Y eso es, además de otras ofrendas que se hacían por el pecado individual y el pecado corporativo.  Muchos corderos fueron inmolados.  Mucha sangre fue derramada.

Y además de todo eso, había  ocasiones especiales, cuando se ofrecían corderos. En preparación para cuando el Señor se reunía y hablaba con Su pueblo, se sacrificaban corderos. Las Mujeres sacrificaban corderos para la purificación después del parto. Cuando los leprosos eran sanados se ofrecía un cordero. Un cordero era sacrificado en cumplimiento de los votos religiosos. Cuando consagraban el tabernáculo se ofrecía un cordero. Se mataban corderos. Corderos machos, jóvenes, inocentes sin mancha, inmolados, matados, sacrificados,   y su sangre corría por el tabernáculo.

Bueno, pero esta era la forma de vida para los Israelitas. Nosotras no sacrificamos. La sangre y los corderos y todas esas cosas, no son parte de nuestra vida cotidiana.  Pero era parte de la vida cotidiana de los Israelitas. Y así cuando llegamos al capítulo 53 , esto habla a su cultura y a su estilo de vida y aquí tenemos esta profecía del sufrimiento del Mesías. Y Él se asemeja a un cordero.

El versículo 6 de Isaías 53 dice:

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas; nos apartamos cada cual  por su camino; pero el Señor hizo que cayera sobre Él la iniquidad de todos nosotros.

Ahora ellos estaban acostumbrados a que la maldad de ellos fuese puesta en las cabezas de estos corderos. Pero la Palabra de Dios promete que hay Uno que viene, hay un siervo sufriente que viene, el siervo ideal del Señor, el Mesías. Él viene y nuestra iniquidad será puesta sobre Él.

Él fue oprimido y afligido, pero no abrió Su boca; como cordero que es llevado al matadero, y como oveja que ante sus trasquiladores, permanece muda,  no abrió  Él su boca (7 v.).

Ahora, cada judío conocía esa profecía. Ellos la podían citar. Estaban familiarizados con ella.  Y si Avanzas rápido 700 años desde el momento en que esta profecía se escribió  Juan capitulo 2 nos dice que "la Pascua de los Judíos estaba cerca" (v. 13). Más corderos sacrificados. Más derramamiento de sangre. Esa es la fiesta que  los Judíos observaban cuando estaban celebrando esta semana, la Pascua.

Y en ese contexto, Juan capitulo 1 versículo 29 nos dice

[Juan el Bautista] vio a Jesús que venía hacia él, y dijo: "He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!"... Versículo 35, “Al día siguiente Juan estaba otra vez allí con dos de sus discípulos y vio a Jesús que pasaba y dijo: "He aquí el Cordero de Dios!" (vv. 29, 35, 36).

Esa fue una declaración sorprendente para los Judíos en ese día. Y debe ser una declaración sorprendente para nosotras, porque en esa frase, "He aquí el Cordero de Dios,” en esa sola frase está el corazón del mensaje del evangelio. "He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo."

El cordero simboliza inocencia, sumisión y vulnerabilidad, sufrimiento silencioso y sacrificio. Y he aquí el Creador, el Rey del universo, viene a esta tierra como un cordero, manso, humilde, como un cordero sacrificial. Inocente, sin mancha, sufre en silencio por los pecados que no eran Suyos. Él no ofrece resistencia.

El historiador Josefo, nos dice que en la época de Cristo en el momento de la Pascua habría un cuarto de millón de corderos pascuales sacrificados. Y la sangre de los corderos correría a través de los viaductos hacia el  río, hacia el torrente de Cedrón.

Y en la medida que esos corderos eran sacrificados en esa Pascua, un carpintero de Nazaret llamado Jesús fue condenado a muerte en una colina fuera de Jerusalén mientras que la sangre del Cordero Pascual de Dios corría desde Sus manos , su cabeza y sus  pies tierra abajo. Y en ese momento, Jesús, el Cordero de Dios, inmolado y sacrificado, cumplió todos esos tipos de imágenes y sacrificios del Antiguo Testamento .

Y así Pablo le dice a los Corintios: "Cristo, nuestra Pascua,(nuestro Cordero Pascual) ha sido sacrificado" (1 Cor. 5: 7). Él fue sacrificado una vez y para siempre, no repetitivamente como esos corderos que mataban una y otra vez. Una vez y para siempre y nuestras obras, nuestros esfuerzos, no pueden añadir nada a lo que Jesús, el Cordero de Dios hizo por nosotras en la cruz allí ese día. Es por eso que el apóstol Pedro dice:

No fuisteis redimidos. . . con cosas perecederas, como oro o plata, sino con la sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo (1: 18-19).

Ahora, durante esta Semana Santa celebramos, nos maravillamos, atesoramos a Jesús el Cordero inmolado de Dios, inmolado por los pecadores para quitar el pecado del mundo. Pero quiero recordar que esa imagen de Cristo siendo el Cordero de Dios no es sólo algo que es para nuestra salvación en tiempo pasado. El Cordero de Dios ocupa un lugar destacado en los planes futuros y en los planes eternos de Dios para Su pueblo. De hecho, en el libro de Apocalipsis hay más de veinticinco referencias de Jesús como "el Cordero." Me gustaría que pudiéramos tener una toda una  sesión de sólo eso. Pero déjame darte una probadita de eso durante estos próximos momentos.

Leemos en Apocalipsis capitulo 5,

Entonces uno de los ancianos me dijo [a Juan, el apóstol], ". . . mira, el León de la tribu de Judá, [nosotras vimos  ese nombre la semana pasada] la raíz de David, ha vencido, para abrir el libro y sus siete sellos." Miré y vi entre el trono (con los cuatro seres vivientes) y los ancianos,  [no un león, pero ¿qué?] A un Cordero, de pie, como inmolado, que tenía siete cuernos y siete ojos, que son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra (vv. 5- 6).

El león conquistador resultó ser un cordero inmolado - la paradoja más grande de la historia es que Jesús conquistó con Su muerte. Y lo que parecía ser una victoria enorme para los enemigos de Jesús en la cruz se convirtió en su derrota final y la victoria eterna del Cordero. Y vemos a través del libro de Apocalipsis que el Cordero derrotará a todos los enemigos de Dios, y Él traerá juicio sobre los pecadores impenitentes.

Capítulo 6 de Apocalipsis

Vi cuando el Cordero abrió uno de los siete sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes que decía, como con voz de trueno: "¡Ven!" (. v 1).

Y así comienza toda una serie de pasajes sobre el juicio que se derramará sobre la tierra. Es el Cordero que abre estos sellos, que los revela y ejecuta el juicio de Dios, la ira de Dios sobre los pecadores impenitentes.

Y entonces el versículo 15 de Apocalipsis 6 dice:

“Y los reyes de la tierra y los grandes y los comandantes y los ricos y los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes, y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros y escondednos de la presencia del que está sentado en el trono, y de la ira del Cordero"(. vv 15-16).

¿Te imaginas que un Cordero podría causar tal terror en los corazones de todos aquellos grandes, famosos, ricos, influyentes, y poderosos? Un Cordero les hace correr en busca de amparo, llenos de miedo y rogando que las montañas y las rocas  cayeran sobre ellos para que pudieran escapar de la ira del Cordero. El león es un león como Cordero y El es un Cordero como león. Jesús, el Cordero de Dios.

El capítulo 14 de Apocalipsis, el versículo 10 nos dice,

[Cualquier persona que adora a la bestia] beberá del vino del furor de Dios, que está preparado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y en presencia del Cordero.

Capítulo 17, versículo  14: “Estos pelearán contra el Cordero” Todos estos reyes de la tierra se juntarán, la bestia, el dragón, todas las fuerzas del infierno, y las personas en la tierra que han seguido a Satanás, harán guerra contra el Cordero. ¿Quién esperas que gane una batalla como esta?

"Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá" ¡Aleluya! "El Cordero los vencerá, porque El es Señor de señores y Rey de reyes" (17:14). Un Cordero conquistador. Inmolado desde la fundación del mundo por el pecado del mundo, para quitar el pecado del mundo. y entonces el Cordero es el que vence, que ejecuta la ira de Dios, el juicio de Dios sobre los pecadores impenitentes.

Pero vemos otra cosa, otro hilo corriendo a través de Apocalipsis la muerte del Cordero resulta en salvación, y victoria para el pueblo de Dios.  Los Pecadores impenitentes son consumidos por la ira del Cordero, por el juicio de Dios, son conquistados por el Cordero.  Pero aquellos que han creído en el Cordero, que han confiado en Su muerte, en su sangre derramada serán salvos y ellos serán victoriosos. 

Capítulo 7 de Apocalipsis versículo 9:

Después de esto miré, y vi una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, de todas las tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos con vestiduras blancas. . .

No están huyendo del Cordero. No tienen miedo del Cordero. Se acercan al trono eterno con confianza a través de la sangre del Cordero derramada.

. . . vestidos con vestiduras blancas, y con palmas en las manos, y clamaban a gran voz: "La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero!" (. vv 9-10).

El Cordero que infunde terror en los corazones de los incrédulos causa regocijo y alabanza y adoración en los corazones de aquellos que han creído en Él.

Versículo 14

Y él me dijo: "Estos son los que vienen de la gran tribulación. Y han lavado sus vestiduras y las han blanqueado en la sangre del Cordero."

Apocalipsis 12, versículo 11:

Ellos lo vencieron por medio la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio de ellos, y no amaron sus vidas, llegando hasta sufrir la muerte.

Escucha, un día te enfrentarás al Cordero como tu Juez, o te enfrentarás a Él como tu Salvador. ¿Cuál será para ti? Él te conquistará a ti, o tú serás una de las que conquista con Él.

Y luego vemos una preciosa escena en el desarrollo de Apocalipsis de cómo el Cordero tendrá una relación eterna con aquellos por quienes Él murió para salvar.

  Apocalipsis capitulo 7 versículo 17: Pues el Cordero en medio del trono los pastoreará [el Cordero es nuestro Pastor], y los guiará a manantiales de aguas de vida.

¿y no te recuerda esto el Salmo 23? Es la imagen de Jesús.

Y El no es sólo  el pastor de Sus ovejas, sino que Él es el Esposo de la Iglesia. Capítulo 19 versículo 7:

Regocijémonos y alegrémonos y démosle a Él la gloria, porque las bodas del Cordero han llegado y su esposa se ha preparado.

El matrimonio las bodas del Cordero. ¿Quién es la Novia del Cordero? Es la Iglesia.

Y el ángel me dijo: "Escribe: Bienaventurados los que están invitados a la cena de las bodas del Cordero" (v 9.).

El Cordero es nuestro Pastor.  El Cordero es también nuestro Esposo. Capítulo 21:

Luego vino uno de los siete ángeles. . . y habló conmigo, diciendo: "Ven, te mostraré la novia, la esposa del Cordero (v. 9).

Escucha, si tú no tienes una relación con el Cordero ahora,  no tendrás una con Él por toda la eternidad. Pero si tú tienes una relación con Él ahora, Él será tu pastor y tu Esposo por siempre y para siempre.

Así que en esta semana santa, mientras observamos, mientras conmemoramos la pasión de Cristo. He aquí el Cordero, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. He aquí el Cordero. Confía en el Cordero. Pon tu fe en Aquel que murió para quitar el pecado y adora al Cordero. Adora al Cordero. ¿Sabías que la adoración al Cordero será la ocupación y la pre-ocupación eterna en el cielo?

Déjame cerrar leyendo este pasaje de Apocalipsis capitulo 5:

“Y cuando tomó el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero. . .Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono y de los seres vivientes y de los ancianos; y el número de ellos era miríadas de miríadas y millares de millares, que decían a gran voz:

“El Cordero que fue inmolado, digno es de recibir el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, el honor y la gloria y la alabanza" Y a toda cosa  creada que está en el cielo, sobre la tierra, debajo de la tierra y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir:

"Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el dominio por lo siglos de los siglos!" Y los cuatro seres vivientes decían: Amén. Y los ancianos se postraron y adoraron (vv. 8, 11 14).

Amén.

Annamarie: Jesús es el Cordero. Esto es algo muy apropiado en lo que podemos meditar, en la medida en la que se avecinan el Viernes santo y el Domingo de resurrección—esta semana.

Nancy DeMoss de Wolgemuth ha estado ayudándonos a apreciar el significado de ese nombre de Jesús, “El Cordero de Dios”. Esta enseñanza es parte de la serie titulada, “La maravilla de Su Nombre: 32 nombres de Jesús que cambian la vida”.

Hemos estado escuchando enseñanzas como esta durante varias semanas como preparación para la Pascua, y han sido de gran ayuda. Realmente nos han dirigido a enfocar nuestra mente en Jesús y a ver más plenamente Su muerte, sepultura y resurrección.

Y quizás te animes a escuchar nuevamente esta serie— el próximo año o en cualquier otro momento, o a lo mejor querrás compartirla con alguna amiga. Puedes escuchar, leer o descargar la serie completa a través de nuestra página web AvivaNuestrosCorazones.com.

Y cuando visites nuestra página, AvivaNuestrosCorazones.com, te invitamos a entrar a la sección de preguntas frecuentes. Nuestro equipo de corresponsales bíblicas preparó este recurso que responde a las preguntas que recibimos frecuentemente con relación a las diversas pruebas y circunstancias en la vida de una mujer. De seguro será de gran edificación para ti

Probablemente usas la palabra “amén” todo el tiempo. Pero, ¿sabes lo que significa? No significa: “Terminé de orar”. Y tampoco significa exactamente: “Estoy de acuerdo con el orador”. Mañana, Nancy te mostrará lo que significa, y por qué es importante. Por favor regresa a tu programa Aviva Nuestros Corazones.  

Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

Dawn Wilson, Lindsay Swartz, y Darla Wilkinson contribuyeron de manera significativa con la investigación para esta serie.

Canciones utilizadas:  La sangre de Jesús, Jonathan & Sarah Jerez, Vivir es Cristo ℗ 2013 Jonathan & Sarah Jerez

Solo a Él, (con Dionnis Peña), Iglesia Cristiana Oasis, El misterio de Tu amor ℗ 2015 Iglesia Cristiana Oasis

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.