Aviva Nuestros Corazones Podcast

— Reproducción de audio —

Arraigadas en comunidad

Annamarie Sauter: Victor Peralta nos cuenta su experiencia al participar en el grupo de hombres de oración durante la conferencia Mujer Verdadera «Arraigadas».

Víctor Peralta: Me puse a llorar porque me impactaba mucho leer testimonios de hermanas que pensaba que podían estar ahí enfrente mío, y leer que una perdió su hijo, su esposo se había ido de la casa y ella se quedó sola con un nene de 3 años. Después otras hermanas que los esposos las engañaron y ellas tenían que perdonar. Pero todas tenían algo en común, que era, «que Dios me dé la fortaleza, que Dios me ayude, que me ayude a pasar este momento…»

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín. Hoy arraigamos nuestras vidas en lo que Dios nos dice en Isaías capítulos 44 al 46.

Desde el año 2015, hemos comenzado a llevar a cabo las conferencias Mujer Verdadera para América Latina. Estas han revolucionado nuestro caminar con Dios, y nos han unido como un ejército de mujeres alrededor del mundo.

Este año llevamos a cabo la tercera conferencia, y durante las últimas semanas has estado escuchando algunos de los mensajes que fueron enseñados allí. Si te has perdido alguno de esos programas encuéntralo en AvivaNuestrosCorazones.com.

Hoy escucharemos qué significó para diferentes personas estar allí en Monterrey, México para la conferencia «Mujer Verdadera '20: Arraigadas». Pero primero escuchemos las palabras de agradecimiento de Nancy hacia el final de la conferencia.

Nancy DeMoss Wolgemuth: Quiero dar gracias a un número de personas que han tenido una gran participación durante este fin de semana. Doy gracias por todos nuestros voluntarios. Gracias, muchas gracias. Estoy tan agradecida por el equipo de Aviva Nuestros Corazones que ha trabajado tan duro para hacer esto posible.

Y ¿no están ustedes agradecidas por Jonathan y Sarah y su equipo de adoración?

Y los conferencistas, pastor Sugel, Danah, Damaris, Mary. Y hay otro grupo que quizás ustedes no han visto todavía, no querían que ustedes los vieran, ellos son nuestros hombres de oración; hay 20 de ellos en alguna parte de este edificio y ellos han estado orando por cada tarjeta de oración que ustedes han entregado.

Espero que hayan entregado peticiones específicas de oración porque Dios ha estado escuchando esos hombres. Tengo un amigo que fue a dos conferencias de True Woman en los Estados Unidos. Las dos veces él y su esposa habían estado orando para que Dios les diera un hijo. Ella escribió eso en su tarjeta de oración. Y las dos veces Dios les regaló un hijo en ese año. 

Ella regresa en este otoño a la siguiente conferencia. Su esposo no quiere que ella ponga esa petición otra vez en la tarjeta de oración, pero ellos saben que los hijos son un regalo del Señor, y ellos van a recibir lo que sea que Dios quiera regalarles. Muchas de ustedes están aquí porque sus esposos hicieron que ustedes estuvieran aquí. Quizás él está cuidando de los hijos en casa.

Sería una buena idea que ahora tomes tu teléfono y le escribas a tu esposo, «te amo tanto, gracias por hacer posible que yo esté aquí este fin de semana»; asegúrate de darle las gracias.

Annamarie: Escuchaste a Nancy agradecer al grupo de hombres que oró durante toda la conferencia. Victor Peralta fue uno de ellos. Ellos oraron durante todo el evento por las peticiones que cada mujer escribió en su tarjeta de oración. Víctor nos cuenta su experiencia. 

Víctor: Cuando terminamos de orar, oramos por más de tres mil tarjetas de mujeres y todavía faltan las del internet, y fuimos sorprendidos por los testimonios que teníamos. El viernes cuando empezamos a orar, con la primera tarjeta me puse a llorar porque me impactaba mucho leer testimonios de hermanas que pensaba que podían estar ahí enfrente mío, y leer que una perdió a su hijo, su esposo se había ido de la casa y ella se quedó sola con un nene de 3 años. 

Después otras hermanas que los esposos las engañaron y ellas tenían que perdonar. Casos de abuso, economías rotas, después otras…y a su vez muchos hijos o hijas en situaciones de homosexualidad, y esas madres pidiendo por ellos, y realmente uno se ponía en su lugar y veía su dolor. Pero todas tenían algo en común, que era, «que Dios me dé la fortaleza, que Dios me ayude, que me ayude a pasar este momento…»

Mujeres que tenían que regresar a sus hogares sabiendo que se iban a encontrar con maridos alcohólicos, hijos alcohólicos, pero estaban en ese lugar recibiendo tanto del Señor. La verdad es que aun orando –esto lo compartimos entre los hombres– nos vimos a nosotros reflejados en muchas cosas porque en algunos casos había un desinterés por la esposa, un desinterés por los hijos, una economía quebrada… y algunos dijeron, «parece mi situación».

Y el Señor nos llevó a orar por nosotros, por nuestros hijos, por nuestras esposas, y realmente eso nos movilizaba más; nos agotaba espiritualmente, en el sentido de que era una carga, un peso, pero todos llegamos a una conclusión, «de esto no nos vamos a olvidar nunca más». Porque nos llevamos esta carga para orar y para involucrarnos también más en la iglesia con este ministerio.

Annamarie: Víctor también nos habla acerca de qué lo motivó a participar de esta manera.

Víctor: ¿Qué me motivo? Yo desde el año pasado estoy orando para formar un grupo de hombres que oren por sus esposas y por sus hijos. Y cuando supe que tenía la oportunidad de venir a este evento de Aviva, enseguida le dije a mi esposa, «yo quiero estar en un grupo de oración si hay un grupo de oración para hombres». Y sí me acomodaron ahí y eso fue glorioso. El Señor obró todos estos días y ya tengo en mente un grupo de oración para la iglesia, para hombres.

Y este grupo de oración que empezamos acá, no lo vamos a deshacer sino que vamos a seguir orando el mismo grupo de hombres, y vamos a seguir en contacto los mismos hombres que estuvimos. Somos 16 o 17 que vamos a seguir en contacto, vamos a seguir orando y vamos a seguir poniendo motivos de oración por familia, etc. Pero me motivó el gran deseo de poder crecer personalmente en esta área también.

Annamarie: En la transcripción de este programa encontrarás algunas fotos que estoy segura que querrás ver; así que asegúrate de verlas a través de nuestro sitio web, AvivaNuestrosCorazones.com

A la conferencia también asistieron jóvenes. Una de ellas nos envió su testimonio de cómo fue impactada durante ese tiempo. Escucha lo que ella compartió con nosotros.

Mariana Luján: Tengo 14 años y asisto a la Iglesia Bautista Asael. Colosenses 2:6-7, dice: «Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias». 

Para mí todas las conferencias fueron de gran bendición y la fe que tienen esas personas ha impactado mi vida. No tengo palabras para expresar como Nancy DeMoss junto con su esposo dicen, «las pruebas son un regalo de Dios». Mi deseo es llegar a ese punto de fe, donde yo crea y sienta en mi corazón fielmente, que todo lo que pasa en mi vida es por pura gracia de Dios, sea bueno o sea malo.

Quiero llegar a ese punto de fe, que cuando venga la prueba a mi vida yo no caiga, sino que mi fe crezca y se arraigue en Cristo Jesús. Quiero llegar a ese punto de fe donde toda mi vida esté centrada en Jesucristo, y con lo que yo haga solo le dé gloria y honra a Él. Ese punto de fe solamente lo voy a poder alcanzar como dice la hermana Damaris, «lee la Biblia».

Este es el único medio, y solamente por la bendita Palabra de Dios puedo crecer en fe, y cuando digo leer la Biblia, no me refiero a un solo capítulo, sino a leerla mucho; y esa será mi tarea, leer mucho la Biblia. No como muchos hacemos de leer poquito a diario, sino llenarme de la Palabra de Dios, que sea mi alimento diario, y esa es mi intención después de estas conferencias. Gracias.

Annamarie: En el transcurso de la conferencia tuvimos la oportunidad de escuchar de tantas mujeres. El tiempo no nos alcanzaría para compartir contigo todo lo que Dios hizo allí pero hoy queremos que escuches algunos de esos testimonios.

Jimena Canales: Vengo de Chile, y es mi primera conferencia de Mujer Verdadera aunque sé hace mucho tiempo del ministerio. Vine con mi hija y con mi nieta. Es una alegría profunda porque es algo que siempre he estado orando al Señor, que todas las personas que salgan de mis lomos o que saldrán, ninguna deje de conocer el evangelio, porque mi responsabilidad principal siempre fue la vida, desde que tomamos la decisión de casarnos con mi marido, fue que teníamos una familia para la gloria del Señor y que nuestros hijos iban a ser educados en el evangelio, y el Señor ha sido de una fidelidad maravillosa. 

Todos mis hijos conocen al Señor y están educando a sus hijos en el conocimiento del Señor y es la alegría más grande que yo puedo tener en mi corazón. Nada podría sobrepasar eso. En Chile la mayoría de la gente que no es cristiana dice, «lo mejor que le podemos dejar a nuestros hijos es la educación, la educación formal».

Y realmente es una herencia que no es mala, pero no es todo; porque un hijo muy educado y con todos los diplomas que pudiera llegar a tener, puede irse derechito al infierno si no conoce al Señor. Entonces para mí es una alegría muy profunda.

Diana Campos: Soy argentina, pero hace trece años que vivo en México porque estoy casada con un mexicano. Hace aproximadamente un año, comencé a escuchar los audios del ministerio de Aviva Nuestros Corazones, y realmente han sido enseñanzas muy liberadoras, que me han ayudado a profundizar en mi relación con Jesús, que eso es supremamente importante, y también darme herramientas para estar parada como mujer en este mundo, poder bendecir a otras mujeres, poder ser luz e influencia en el lugar donde uno se encuentre.

Hoy tengo la alegría de poder ser parte de esta conferencia, Arraigadas, y si en algún momento tienen la opción de participar de uno de ellos, ni piensen dos minutos, inténtenlo y háganlo porque por un lado es super bueno recibir audios, pero las cosas en vivo y en directo son aún mucho mayores. Muchas gracias por esta oportunidad, que Dios las bendiga y que sigan escuchando, y no solo escuchando, sino dando a conocer este ministerio a otras mujeres.

Priscila Quintana: Soy de la ciudad de Temuco, Chile, mi iglesia es la Alianza Cristiana y Misionera. Conocí el ministerio hace cuatro años. Llegué a la página de Aviva Nuestros Corazones por recomendación de una amiga. Comencé a navegar por la página y encontré que en cada artículo y reflexión había tanta sabiduría de Dios, y un amor grande por las Escrituras.

Llegué también al libro Mentiras que las Mujeres Creen, que fue muy revelador para mí. También comencé a escuchar los podcasts diarios, y han pasado cuatro años en que el Señor me ha pastoreado a través de mis queridas hermanas. Mi querida hermana Nancy en la voz de Patricia.

Ellas significan mucho para mí. El Señor me ha permitido compartir los recursos con todas las mujeres que pone a mi alrededor, entre ellas, las hermanas de mi iglesia local, con quienes hemos venido estudiando libros del ministerio; entre ellos, En Busca de Dios, Mentiras que las Mujeres Creen, Diseño Divino, y ahora vamos a comenzar con Diseño Interior.

Hoy en mi país ha resurgido un feminismo radical, un feminismo violento. Desde la rabia ellas piden justicia, exigen derechos. Curiosamente dos días antes de participar en la conferencia Arraigadas, me encontré con una marcha feminista, donde venían miles de mujeres gritando. Y mi corazón se agitaba dentro de mí cuando las veía porque sentía muchas ganas de decirles que el feminismo y la violencia nunca van a ser el camino.

Nunca va a ser un camino viable porque la violencia genera más violencia, el odio genera más odio, el pecado trae más pecado. En ese momento tenía ganas de decirles que es Cristo quien trae la paz, es Cristo el camino. Cristo es el que trae un camino más excelente, Él nos dignifica como mujeres, nos ama y en Él tenemos un propósito glorioso al ser diseñadas como mujeres.

Gabriela Flores: Vengo de Guadalajara, Jalisco, trabajo en el Instituto Bíblico la Roca, como encargada de alumnas, y le quiero dar muchas gracias a Dios por el ministerio de Aviva Nuestros Corazones. En verdad amo el ministerio, pero como dijo la hermana, «amo más al Dios que está detrás de este ministerio», porque nos han llevado a la Palabra de Dios y nos guían al Señor Jesucristo.

Nos llevan al evangelio y realmente podemos ver que esa es nuestra única esperanza. No tenemos ninguna otra esperanza fuera de Cristo, Su Palabra y el evangelio. Le doy tantas gracias a Dios por ustedes y les deseo lo mejor, y sigan siendo de bendición para nosotros.

Mujer 1: Para mí creo que lo más importante este año –yo lo conozco hace muchos años que escucho la radio– pero este año Dios me reveló el hecho de que no estaba viviendo la feminidad bíblica que Dios me dice, y yo siempre pensé que sí, que era una persona obediente y sumisa, pero era más una actitud.

En los programas de principios de este año, en enero, Dios me mostró que tenía una actitud muy retadora con los hombres, y al final de todo era orgullo. Yo puedo decir que es un antes y un después en la comprensión de cómo vivir mi relación con los varones; o sea, el esperar quieta esperando a que ellos tomen el lugar que Dios les dio; no porque yo no lo haga bien, sino porque glorifico a Dios dándoles la oportunidad de que tomen su lugar como líderes, y al mismo tiempo yo cultivando y propiciando eso.

Para mí eso fue increíble, y estas conferencias también han sido muy especiales, en especial con el tema de Nancy de ayer. Me dio mucha esperanza saber que este tiempo difícil que estoy pasando desde el año pasado con mi familia en temas económicos, familiares y personales, muy fuertes, Dios está queriendo fortalecerme.

Me doy cuenta que si no fuera por Su Palabra ya hubiera dejado todo atrás. En ese tiempo más difícil he tenido más gozo y he podido ver como Dios me ha dado oportunidades de servirle y de amar a otros; aunque yo estoy pasando por esto, que mucha gente no sabe, pero que es cierto, no importa lo de afuera sino que es nuestra relación con Dios la que nos da la vitalidad y el gozo que necesitamos aunque todo lo demás parezca desmoronarse.

Es una realidad y fue muy lindo recordarlo, y querer seguir comprometida a arraigarme en la Palabra de Dios.

Mujer 2: Es la primera vez que vengo, mi hermana me invitó. Es la primera vez que vengo a una actividad así, y hasta ahora he recibido bastante bendición. Le digo a mi hermana que espero que ojalá la próxima vez también pueda asistir.

Me pareció muy bonito ver tantas mujeres que queremos conocer más de Dios, y que queremos que nuestra vida sea cada día mejor para Él, para Su servicio y para nuestras familias. Estoy casada, tengo dos hijos y quisiera ser la mejor madre para ayudarlos a conocer a Cristo.

Mujer 3: Soy de Hermosillo, Sonora, y es un ministerio que tengo poco de conocer pero ha sido de mucha bendición para mi vida y especialmente en este congreso, en Arraigadas. Las conferencias han marcado mi vida y han llegado a mi espíritu.

Le doy muchas gracias a Dios por esta oportunidad que tuve; sin saber, fui invitada una semana antes. Gracias a Dios por esto.

Lilia Córdoba: Vengo de la ciudad de Tijuana. Primero que nada quiero agradecer a Dios por esta oportunidad de vivir esta experiencia. Aviva Nuestros Corazones, Mujer Verdadera ‘20 ha ministrado mi vida. Sé que el Señor por alguna razón ha estado hablando a mi vida.

Son un ejemplo. Estoy en un proceso en el Señor me está diciendo, «arráigate, arráigate más», y yo creo que esto no se queda aquí. Llegamos a nuestras congregaciones, llegamos a nuestras ciudades compartiendo la bendición que hemos recibido de Aviva Nuestros Corazones. Deseamos que el Señor bendiga su ministerio, son un gran ejemplo para cada una de nosotras. Dios les bendiga.

Mujer 4: Bueno, a través del ministerio Aviva Nuestros Corazones, el Señor me impulsó a trabajar con las mujeres con más intención; ser intencional en el movimiento, impulsarlas a regresar al rol de lo que es el diseño de Dios para nuestras vidas y he estado trabajando desde que conocí en ministerio sirviéndole al Señor con todo mi corazón.

Hoy puedo servir entre las voluntarias y siento el gozo del Señor haciéndolo. Cada una de las cosas que he hecho ha sido para el Señor, pero Aviva Nuestros Corazones me dio el impulso, el empujoncito para servirle con todo el corazón.

Annamarie: Cada una de las mujeres de las que has escuchado hoy, junto a miles más, participaron de un momento muy especial en la Conferencia Mujer Verdadera. 

Patricia: Declaramos nuestra intención y deseo de convertirnos en mujeres verdaderas de Dios. Nos consagramos a cumplir Su llamado y propósito para nuestras vidas mediante Su gracia y en humilde dependencia de Su poder, nosotras…

Laura: … buscaremos amar a Dios nuestro Señor con todo nuestro corazón, alma mente y fuerzas.

Audiencia: «¡Sí, Señor!»

Annamarie: Mañana asegúrate de acompañarnos para experimentar un poco de lo que fue este momento. 

Arraigadas en la Palabra de Dios juntas, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de la Biblia de Las Américas, a menos que se indique lo contrario.

Glorioso intercambio. La IBI, Sovereign Grace Music.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Acerca del orador

Aviva Nuestros Corazones

Aviva Nuestros Corazones

Publicaciones de Aviva Nuestros Corazones

Lee más

Únete a la conversación