Podcast Aviva Nuestros Corazones

Compra algunas estampillas

Annmarie: ¿Hola? No, estoy a punto de salir al aire y estoy actualizando mis redes sociales. Pero dime... Uh hum. Sí. Oye, hablando de Julie, ella me acaba de saludar, está en el chat. Bien, le voy a decir hola también. Espera, alguien está llamando por la otra línea. Oh, era un mensaje de Megan. Quería saludar. No, no, no a ti, a Julie. Le voy a enviar un mensaje.

Cartero: Anna, llegó algo para ti en el correo de hoy.

Annamarie: Oh, ¿Qué es esto? Ay, bueno, me tengo que ir.

¿Es esto una carta... una carta de verdad, escrita en papel… dentro de un sobre?

¿Quién haría algo tan significativo como esto?

Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

En un mundo fragmentado, ¿cómo puedes atravesar la montaña de información que hay y entregarle un mensaje significativo a alguien? Quizás… la respuesta es tomar una hoja de papel y escribir una carta.

Esta semana hemos estado escuchando una conversación entre Nancy y su hermano Mark. Hoy ellos nos hablarán sobre el valor de las cartas.

Nancy Demoss de Wolgemuth: Hablamos mucho en Aviva Nuestros Corazones sobre el tema de la sabiduría. De hecho, hemos hecho una serie acerca de la sabiduría en el libro de Proverbios, y de cómo la Palabra de Dios tiene el conocimiento práctico y la comprensión que necesitamos para cada área de nuestra vida.

Muchas mujeres (y algunos hombres también), nos escriben y hacen preguntas acerca de problemas, relaciones, luchas y decisiones. Y sabes, nuestro objetivo en Aviva Nuestros Corazones es seguir dirigiendo a las personas hacia la Escritura, hacia la Palabra de Dios y a Cristo, quien es nuestra sabiduría.

Estoy tan emocionada porque esta semana aquí en Aviva Nuestros Corazones tenemos con nosotras un invitado muy especial, mi hermano Mark DeMoss. Él es un hombre de negocios, es escritor, es un hombre de familia, esposo y padre. Él es mi hermano, y escribió un libro que pienso que es tan práctico y tan sabio. Se llama The Little Red Book of Wisdom (El pequeño libro rojo de la sabiduría, que se encuentra disponible solo en inglés).

Aunque es un libro pequeño físicamente, es un gran libro en términos de su impacto. Es un libro que va a ministrarte como mujer soltera, como esposa o como madre. También es una gran idea para dárselo como regalo a algún padre o esposo, hermano o amigo en tu vida. Este es un libro que disfrutarás leer y que será un desafío y una bendición, tanto para ti, como para la persona a quien se lo regales.

Mark, gracias por escribir este libro. Gracias por acompañarnos y por compartir de tu vida y de tu peregrinaje algunas cosas que Dios te ha enseñado. Son cosas que Él nos ha enseñado a los dos en la mayoría de los casos, cosas que aprendimos de nuestro padre, de nuestros padres en el hogar en que crecimos.

Mark DeMoss: Hemos sido bendecidos con una gran herencia. Es divertido estar aquí sentados, hablando y recordando algunas de estas cosas.

Nancy: Así es. Muchas de nuestras oyentes no crecieron en el tipo de hogar que nosotros crecimos. No tuvieron padres piadosos, y a veces se sienten como, «mi pasado es tan desordenado, y ya es muy tarde. Yo no sabía estas cosas».

Pienso que en nuestro corazón está decirles: pueden comenzar en cualquier momento de sus vidas. No tienen que haber sabido estas cosas desde que tenían seis años de edad o dieciséis años. Pueden comenzar ahora. Las animo, a cualquiera de ustedes, a empezar a ser sabias, empezar a conocer los caminos de Dios y Su Palabra en lo que se refiere a la vida cotidiana.

Mark: Bueno, realmente lo hermoso sobre el evangelio es que está disponible para nosotros en cualquier momento o en cualquier punto a lo largo de nuestro camino en la vida. Algunos llegan a ese punto de la relación siendo niños, o adolescentes o estudiantes universitarios y algunos muy tarde en la vida o en su lecho de muerte.

Puedo decir lo mismo acerca de la sabiduría. Una de las cosas que más me llamó la atención sobre el tema y este libro, es que la sabiduría da la impresión de ser algo muy elevado, para un grupo selecto, intelectual, fuera de alcance, como si el resto de nosotros no pudiéramos entenderla. Pienso que lo hermoso es que la Palabra de Dios nos dice que está disponible para cualquiera que la solicite.

Está disponible para todos, y este libro es un vistazo muy simple y práctico de la sabiduría. Pienso que nuestra vida es una compilación de decisiones. Y es así, la sabiduría guía esas decisiones. Sea que tomemos decisiones buenas o decisiones malas.

Hay decisiones importantes en la vida: si casarse, con quién casarse, dónde vivir, qué tipo de trabajo escoger, tener familia o no. Luego están los tipos de decisiones que casi componen cada hora: ¿Qué debo pedir de este menú? Es una decisión, que afecta nuestra salud. ¿A qué velocidad debo conducir por esta carretera? ¿Debo pasarme la luz amarilla o no? Esos son otros tipos de decisiones que enfrentamos.

Nancy: Aparentemente insignificantes, pero pueden tener enormes consecuencias.

Mark: Todas tienen consecuencias. Este libro no es todo de conocimiento profundo, espiritual o misterioso. Mucho de lo que aquí está escrito es muy, muy práctico y podría decirse que no tiene base moral o espiritual. Da sabiduría para tu vida personal y sabiduría para tu vida profesional. No las he contado, pero hay probablemente diez cosas, en este libro que cualquier persona podría comenzar a hacer al terminar este programa, sin gastar un centavo. Hay cientos de cosas que podemos hacer. Hablamos de escribir cartas a mano. Cualquiera puede escribir una carta, tú lo puedes hacer hoy.

Nancy: Hablemos de escribir cartas a mano, es uno de mis capítulos favoritos. Nuestro padre (y tú hablas mucho de su vida y su sabiduría a lo largo del libro), escribía cartas a mano. Él les escribía a las personas para felicitarlas por los logros en su vida o para expresar preocupación o interés por su condición espiritual o por su matrimonio. Ese fue el ambiente en nuestro hogar.

Bueno, realmente has dicho algo muy importante, hoy en día, esa es una clase de práctica que se ha quedado en el olvido para mucha gente.

Mark: Se ha quedado en el olvido, y pienso que es muy triste. Probablemente hay muchas razones para ello: la tecnología sin duda ha ayudado. Podemos ahora comunicarnos instantáneamente con la gente por correo electrónico o mensaje de texto. Las llamadas de larga distancia son mucho más baratas de lo que solían ser, y por lo tanto, estamos escribiendo menos

Nancy: Entonces ¿por qué un correo electrónico no es tan bueno como sacar una hoja de papel, escribir una carta real y ponerle una estampilla?

Mark: Nunca he tenido a una sola persona que me agradezca por algo que le envié en un correo electrónico, ni una vez. Ni una sola persona ha dicho, «gracias por ese correo electrónico especial. Llegó en el momento perfecto. Lo tengo guardado». Sin embargo, la gente me ha dicho sobre el impacto de una carta, una carta escrita a mano o en máquina de escribir, una carta que estaba en un sobre con una estampilla (yo le llamo a este capítulo «Compra unas estampillas»). Escucho sobre eso todo el tiempo. Estoy convencido de que no hay otra forma de comunicación que se compare con el impacto de una carta escrita a mano.

Nancy: Tú estás escribiendo cartas todo el tiempo a las personas, en muchas circunstancias diferentes en la vida.

Mark: Sí, y esas cartas no son referentes al trabajo. Muchos de nosotros en el lugar de trabajo podemos volvernos profesionales para escribir cartas. Así es como muchas veces sobresales y como haces tus ventas y como haces contactos. No estoy hablando de ese tipo de cartas.

He hecho una costumbre de escribir una nota o una tarjeta o una carta completa a la persona que ha perdido a un hijo, a un cónyuge o que está luchando con un reto terrible. Le escribí una carta a una compañera de equipo de baloncesto de mi hija en la secundaria que yo sabía que estaba pasando una temporada difícil y estaba desalentada. Le escribí una nota, y su padre se acercó a mí en el próximo juego y me dijo que nunca podré saber el impacto de esa nota en su hija. Ella vino más tarde y me dio las gracias.

Un correo electrónico no tiene ese efecto, una llamada telefónica no tiene ese efecto. Hay algo permanente en una carta. La gente las guarda. No sé cómo enfatizar esto lo suficiente. Fue uno de mis capítulos favoritos. Creo que he estado en algo como una cruzada de escribir cartas.

Nancy: ¿Puedes pensar en algunas cartas que has recibido que fueron particularmente significativas para ti?

Mark: Tengo una carta, que volví a imprimir en ese capítulo, de nuestro papá, que la escribió solo unos meses antes de morir. Pasé el verano de 1979 trabajando fuera de casa en una situación algo difícil para mí, haciendo ventas de puerta en puerta. Me escribió esa carta en junio de 1979,  y la saqué mientras estaba trabajando en este capítulo. Estaba tan contento de que había guardado  la original, porque eso la hace más especial.

A lo largo de nuestro matrimonio he guardado cartas de Abril, mi esposa. Tengo cartas de ella de cuando salíamos juntos y éramos novios , y cada una de ellas cuenta una historia, me llevan de nuevo a esos momentos de nuestra vida o a algo que estábamos celebrando juntos.

Una noche, fui a darle el beso de buenas noches a Georgia, nuestra hija mayor, y ella estaba sentada en la cama y se veía un poco solemne. Ella tenía una caja en su cama y estaba hojeando las notas, cartas y tarjetas. Le dije: «¿Qué es eso?» Y ella dijo: «Es mi caja de cartas».

No sabía que tenía una caja de cartas. Ella la mantiene debajo de su cama. Ella las estaba hojeando, creo que, en busca de notas de ánimo para animarla en ese momento. Y yo, mirando por encima de su hombro, vi una de mis cartas allí, eso me hizo sonreír. Aquí estaba mi hija, una jovencita del último año de secundaria, con toda su colección de cartas que pienso que va guardar por el resto de su vida.

Nancy: Toda esta semana hemos estado compartiendo algunos extractos de una conversación que tuve con tus hijos de la cual tú no te enteraste hasta esta semana, y cada uno de ellos compartió el valor de algunas cartas que habían recibido de ti. Tu hija menor, Madison, que está en octavo grado, me dijo sobre una carta especial que recordaba haber recibido de ti.

Madison:  Él me escribió una carta el Día de los Padres.

Nancy: ¿En el Día de los Padres?

Madison: Sí. Él dijo que estaba muy contento de que él era mi padre y que siempre lo hago reír; que Dios me hizo especial, y que él me ama mucho. Me hizo sentir muy querida y especial.

Mark: Recuerdo haber escrito cada palabra de esa carta. Me he propuesto, tanto en momentos críticos en nuestra familia, como también sin tener ninguna razón en absoluto, escribir una nota y ponerla en su cama o mandarles una carta por correo desde otra ciudad u otro país donde estoy sentado en un hotel. Muchas de las veces, no sabes el impacto de una carta hasta tiempo después.

Sé también que nuestros hijos hoy tienen comunicación rápida, como correo electrónico y mensajes en sus teléfonos celulares y mensajes instantáneos, todo eso. Pero no puedo tener ese impacto con ese tipo de comunicación. Puedo usar este método para comunicarme con ellos. Después de todo, es el lenguaje de los adolescentes hoy en día. Supongo que prefiero que los correos electrónicos los usen con sus amigos, y el papel, sobres y estampillas con su papá. Eso está bien conmigo.

Nancy: Es muy cierto sobre el impacto a largo plazo de esas cartas. Tengo en mi poder unos tesoros de cartas que recibí de nuestro padre cuando cumplí dieciséis años. Eso fue en septiembre de 1974, cinco años antes de que nuestro papá se fuera a estar con el Señor.

Apenas había iniciado la universidad y recibí una carta, y solo quiero leer una porción de ella porque tus hijos estarán leyendo cartas que han recibido recientemente y que han sido una bendición para ellos. Pero ahora, treinta años después, estoy leyendo una carta que recibí de mi papá que ha dejado un enorme impacto en mi vida. Él dijo:

«Querida hija,

Espero que esto te llegue a la escuela en tu cumpleaños. Siento mucho que no podamos estar contigo como usualmente lo hacemos en tu cumpleaños. Apenas puedo creer que ahora estás en la universidad. Aún recuerdo tu primer cumpleaños, apenas hace quince años, en la conferencia de la Biblia en Winona Lake, Indiana. ¡Sin duda una buena manera para iniciarse en la vida!

Luego recuerdo cuando eras muy pequeña; como siempre, querías ir a donde hubiera una reunión del evangelio en progreso, sea que fuera una reunión de diáconos, o de misiones o del hogar de ancianas. (Luego él escribió estas palabras de afirmación).

Desde entonces, cariño, has sido un deleite en todos los sentidos. Has traído nada más que alegría a mi vida. Eres muy especial, y creo que podría decir esto objetivamente, incluso si no fueras mi hija. Realmente ha sido un gozo verte crecer espiritualmente y en tu conocimiento de la Palabra.

Cariño, estoy muy orgulloso de ti, y quiero que sepas que confío en ti totalmente. Lo único que lamento es que no hemos tenido más tiempo juntos. Sin duda, debí haber pasado más tiempo con la familia, pero quiero que sepas, cariño, que en cualquier momento que quieras hablar en el futuro o si hay algo que puedo hacer para ayudarte de cualquier manera, te prometo que estaré disponible. Solo házmelo saber.

Cada vez estoy más convencido de que Dios tiene algo muy especial y maravilloso para ti, sé que será una realidad porque solo quieres conocer y hacer la voluntad de Dios para tu vida. Y créeme, mil veces prefiero verte haciendo la voluntad del Señor que ser rica o famosa o cualquier otra cosa. Después de todo, realmente es cierto que hay solamente una vida, y pronto pasará. Solo lo que es para Cristo durará.

Te amo mucho.

Papá».

Pienso en el poder de las palabras, ya sean escritas o habladas, para traer vida, aliento y visión. Yo tenía dieciséis años. No tenía ni idea de lo que Dios quería hacer con mi vida, pero el reto, la exhortación, crear la visión, decir que Dios quería hacer algo especial con mi vida, eso es lo que valoro. Esto es lo que quiero que valores: el establecer en tus hijos el enfoque en las cosas eternas. Esto va en conjunto con escribir cartas, se convierten en un vehículo para ayudar a nuestras familias y a los demás, a centrarse en la eternidad y en las  cosas que realmente importan, y en asuntos de sabiduría.

Mark: No puedes hacerlo lo suficiente, pero tengo la esperanza de que quienes no escriben cartas pensarán sobre esto. Es algo fácil de hacer. Es una de las pocas cosas que hacemos donde el impacto supera con creces el esfuerzo que se necesita.

Nancy: El Señor puede poner a alguien en tu corazón a medida que has estado escuchando este programa, y espero que obtengas una copia del libro de Mark, El pequeño libro rojo de la sabiduría. Te dará algunos ejemplos más de cartas significativas. Pero no tienes que esperar a conseguir el libro. Saca una hoja de papel. No tiene que ser elegante. Hemos recibido algunas cartas significativas en papel tamaño legal amarillo rayado, y a veces si es todo lo que tienes, está bien. Saca una hoja de papel y un lapicero y empieza a compartir tu corazón con tu pareja, un hijo o hija, o un padre.

Tal vez ha pasado mucho tiempo desde que has escrito a tus padres para expresarles lo que han significado en tu vida y lo agradecida que estás por ellos. Como Mark y yo experimentamos a una edad temprana, no sabes cuánto tiempo vas a poder escribir cartas a esas personas.

Cuán agradecidos estamos de que nuestro padre se tomó el tiempo, mientras estaba todavía aquí en la tierra, para hacer lo que no podría hacer más adelante, y eso era escribir y expresar el corazón de Dios para nosotros y desafiarnos de formas muy significativas. Las personas van a atesorar esas cartas. Cartas de agradecimiento, cartas de aprecio y de ánimo, de apoyo y de consuelo. Pídele al Señor que ponga en tu corazón la persona a quien Él quiere que te detengas y le escribas una carta hoy.

Nancy: Ahora, la tecnología ha ido cambiando a un ritmo acelerado. Algunas personas podrían preguntarse: «¿Tu hermano sigue escribiendo cartas, las que se hacen en papel y con tinta?» La respuesta es sí.

De hecho, hace tan solo unas semanas, Mark escribió una carta hermosa y muy significativa para su hija Georgia. Yo me encontraba en el ensayo de la boda de Georgia la noche antes de su boda cuando él le leyó esta carta en voz alta delante de decenas de personas que se encontraban ahí para esa ocasión.

Pensé que  podía bendecirte el escuchar algunos extractos de esa carta. Así que le pedí permiso a Mark para compartirla. Esto muestra el poder que puede venir de tus palabras cuando las usas para animar a tus seres queridos. Aquí están algunos extractos de lo que Mark le escribió a su hija.

«Mi querida Georgia Ann,

Esta es la última carta que te escribiré como Georgia DeMoss. Sin embargo, prometo que no será la última que te escriba. A medida que has guardado cartas que recibes en una caja, yo también he guardado muchas cartas que escribo. Esta semana he estado releyendo algunas de las cartas que te he escrito en ocasiones especiales. Esas cartas traen muchos recuerdos preciosos, aunque casi no pueden transmitir el amor que tengo por ti. Sin embargo, te prometo que no será la última carta que te escriba.

Supongo que cada padre sueña con tener una hija como tú Georgia, solo que mi sueño se hizo realidad. Egoístamente, quiero tenerte aquí en casa, al menos por un poco más de tiempo. Pero ciertamente eso sería egoísta, porque eso te impediría disfrutar el regalo del matrimonio como tu madre y yo lo hacemos desde hace 23 años.

Así que ahora queremos que experimentes el diseño perfecto de Dios para el hombre y la mujer en el sagrado matrimonio. Mañana te entregaré a Scott con toda mi bendición, con todo mi amor y mi compromiso de orar por ustedes todos los días.

Me ha gustado ver cómo él te hace sonreír, te hace feliz, contenta, y cómo se completan mutuamente. Eso es lo que el matrimonio es realmente, completarse mutuamente.

Estoy orgulloso de la manera en que has diseñado tu boda para que sea un servicio de adoración, y sé que eso bendice y agrada al Señor. Te he dicho por años que voy a llorar en tu boda, y sospecho que eso se hará realidad. Pero espero que siempre sepas que son lágrimas de amor y alegría. Amor por ti y alegría por la vida en la que estás entrando. Porque no puedo pensar en nada de más gozo que estar felizmente casado.

No vas a apreciar totalmente mi amor por ti o el amor del Padre por nosotros hasta que tengas un hijo propio. Haz tenido el privilegio de crecer con la esposa y madre perfecta. Tu madre me ha hecho completo en todos los sentidos y ha dado su vida al servicio tuyo y de tu hermano y de tu hermana y también para mí.

Te he visto servir a los demás como ella lo hace. Es algo que no ves muy a menudo en estos días. Ya eres una amiga increíble para muchas personas. Y en el momento perfecto de Dios, te convertirás en una mamá increíble para un pequeño niño o niña.

Cuida de Scott de la manera en que tu madre ha cuidado de mí. Tu mamá puede negar ser una esposa perfecta, no la escuches, imítala. No me imagino cómo habría sido estar casado con alguien que estaba más interesada en otras personas y pasatiempos que en su propia familia. Tú siempre piensas en todo para hacer de cada ocasión especial, ya sea para tu equipo de baloncesto, tus compañeros de colegio, tus damas de honor, tus primos, una fiesta de cumpleaños, Navidad, unas vacaciones o simplemente una noche juntos. No pierdas nunca ese corazón o ese toque sensible.

Tu amor por Jesús siempre me ha bendecido. Siempre ha sido tan real y evidente en tu vida. Tú ejemplificas el fruto del Espíritu en Gálatas 5, y eso es una gran base para un matrimonio fuerte y un hogar armonioso.

Vas a recibir muchos consejos en el camino, pero nada de eso será mejor que esto: permanece en la Palabra de Dios y obedece lo que dice. Nunca te equivocarás siguiendo este camino. Usa Su Palabra para ayudarte a manejar conflictos, dinero, tu lengua, relaciones, el cuidar de los demás, el tiempo y cualquier otra cosa que surja en los años venideros.

Lee Su Palabra sola y léanla juntos. Compártanla juntos y memorícenla y estúdienla. Si no compras otro libro el resto de tu vida, sigue leyendo el Libro. Sus páginas revelan la única esperanza para un matrimonio, una familia, una comunidad, y una vida bien vivida.

Estoy totalmente convencido de que Dios ha ordenado tus pasos y los de Scott y que su nueva unión lo va honrar de muchas maneras. Siento mucho que mi papá y mi hermano no vivieron para ver a tu Scott. Pero son parte de la gran nube de testigos, y sé que están orgullosos de ti, también.

Y a Aquel que es poderoso para guardarte sin caída, y presentarte sin mancha en presencia de su gloria con gran alegría, al único Dios nuestro Salvador, por medio de Jesucristo nuestro Señor, sea gloria, majestad, dominio y autoridad, antes de todo tiempo, y ahora y por todos los siglos. Amén.

Ve ahora con nuestra bendición. Ama y sirve a Scott.

Te amo mi preciosa niña,

Tu papá».

El libro de Proverbios nos dice que la vida y la muerte están en poder de la lengua. Hemos escuchado un precioso ejemplo de un padre hablando palabras de vida a su hija en una transición crucial en su vida. Eso me hace preguntarme, ¿cómo puedo hablar palabras de vida a otros? ¿A quién conozco que necesite aliento hoy?

En su libro llamado The Little Red Book of Wisdom, (El pequeño libro rojo de la sabiduría, disponible en inglés solamente), Mark DeMoss habla sobre el valor de escribir cartas, así como otras sugerencias prácticas para vivir una vida sabia. El libro está escrito en un estilo atractivo y fácil de leer. No olvides que tu esposo o tu papá obtendrán muchos beneficios con la lectura de este libro.

Annamarie: Puedes obtener mucha sabiduría al escuchar a personas mayores que tú. Esto es lo que Mark DeMoss nos dice. Él y su hermana, Nancy, continuarán con la conversación en el próximo programa. Por favor regresa a Aviva Nuestros Corazones.

Invitándote a pasar de manera intencional la verdad de la Palabra de Dios a la próxima generación, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

El Padre Que Siempre Soñé, Abel Zavala, Listo Para Nuestro Encuentro, ℗ 2009 Vastago Producciones.  Canción usada con permiso.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión