Aviva Nuestros Corazones Podcast

De la muerte a la vida

Annamarie Sauter: ¿Has dejado tu primer amor? Con nosotras Ryan Loveing.

Ryan Loveing: Nosotros continuamente necesitamos ser avivados porque la tiranía de lo urgente nos aleja del Amante de nuestra alma. Todos tenemos familias. Todos tenemos asuntos de la vida que estamos confrontando, y sin reconocerlo, estos se convierten en asuntos de gran importancia en nuestra vida que nos alejan de la intimidad, de ser renovados en unidad con el Amante de nuestra alma. El pueblo de Dios tiene que ser recordado de eso de manera continua y permanente.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Si estás leyendo la Biblia tapa a tapa junto a nosotras este año, la lectura de hoy es Salmos 86 al 90.

Nancy DeMoss Wolgemuth: En Aviva Nuestros Corazones, a menudo nos escuchas hablar sobre avivamiento. Como lo sugiere nuestro nombre, eso es parte de nuestro ADN. Aviva Nuestros Corazones es un ministerio de alcance de Life Action, un ministerio que está comprometido con la búsqueda de Dios para un verdadero avivamiento entre su pueblo. En Life Action, le estamos pidiendo a Dios que se mueva en un avivamiento extenso y a gran escala, que transforme los corazones del pueblo de Dios y que impacte todas nuestras naciones. También le estamos orando que Él avive los corazones individuales día tras día.

Una de las formas en que Life Action cumple estos objetivos, es que tiene equipos que viajan a las iglesias durante nueve o diez meses al año, para celebrar lo que nosotros llamamos cumbres de avivamiento. Estas por lo general duran de una a dos semanas. Hoy aprenderás más sobre lo que es el avivamiento, escuchando algunos de los hombres que viajan con sus familias y con sus equipos, de ciudad en ciudad como parte del Ministerio de Life Action. Estos hombres han visto de primera mano cómo Dios puede transformar individuos e iglesias completas cuando Él envía avivamiento. Estas experiencias han profundizado su deseo de ver a Dios moverse en un despertar espiritual generalizado en nuestros días.

Vas a escuchar de los líderes de tres equipos que viajan a través de las ciudades como parte de Life Action; son Ryan Loveing, Steve Canfield, y Laine Johnson. También estaremos escuchando a Dan Jarvis. Dan solía viajar con uno de los equipos de Life Action, y ahora está ayudando con una iniciativa de nuestro liderazgo, Un Clamor (One Cry).

Nuestro equipo habló con Ryan, Steve, Laine, y Dan, y les preguntó a estos hombres cuándo fue la primera vez que ellos experimentaron esta carga por un avivamiento. Ahora, entiendo que el término avivamiento puede ser malinterpretado en ocasiones. Las personas tienen muchas concepciones diferentes y algunos conceptos erróneos acerca de lo que realmente es el avivamiento. Creo que obtendrás una mejor comprensión de lo que queremos decir cuando decimos avivamiento y cómo puede afectarte.

Annamarie: Desde muy temprana edad, Dan Jarvis, quien es pastor en Berrien Center, Michigan, y miembro del staff de Life Action, quería ver un mover generalizado en el pueblo de Dios.

Dan: Mi primer entendimiento sobre el avivamiento vino con solo leer un libro de historia de los Estados Unidos y los grandes avivamientos. Tenía doce años de edad. Recuerdo muy claramente que fui donde mi mamá y le dije: «Mami, ¿por qué ahora no ocurre un gran avivamiento?» Ella era una nueva cristiana; toda mi familia lo era. No teníamos idea de lo que estábamos hablando. Ella dijo: «No lo sé. He escuchado que para que eso ocurra las personas tienen que orar».

Así que, como un niño de doce años, dije: «Bueno, ¿por qué no oramos? Quizás debamos reunir nuestra iglesia y orar». Y ella dijo: «Sí, eso suena como una buena idea. Deberías llamar a nuestro pastor».

Bueno, una cosa llevó a la otra, y muy pronto se corrió la voz de que un niño de doce años estaba llamando a un día de oración por avivamiento. Y así, el 25 de enero de 1992, terminó siendo un día en el que la oración se observó en todo el mundo. Tuvimos llamadas telefónicas procedentes de todo el planeta. Yo terminé en la radio, en realidad sin saber siquiera lo que estaba haciendo, y realizando entrevistas telefónicas con muchas ciudades de Estados Unidos.

Recuerdo que estaba al teléfono con un hombre que estaba escribiendo un reportaje para una agencia de noticias cristianas. Él preguntó de qué denominación era. Dije: «No estoy seguro. Tengo que preguntarle a mi mamá». Así que yo era un principiante. Cuando miro atrás… Si lo fuera a ver desde una perspectiva de mercadeo o algo así, realmente era muy simple. Era solo esta carta en blanco y negro. Tenía 2 Crónicas capítulo 7, versículo 14, y decía: «Pasa la palabra. Ora por avivamiento. Enero 25». Y lo que eso provocó en la vida de muchas personas fue más que un factor de motivación para empezar a orar y comenzar a sintonizar con el concepto de avivamiento –la obra de avivamiento.

Para mí, lo cambió todo. Para mi iglesia fue muy significativo. Al ver atrás en mi vida, muchas de las oportunidades que he tenido, todas están atadas a ese momento. Eso fue realmente lo que me conectó con Life Action inicialmente. Así que para mí, el avivamiento siempre ha estado atado a esta visión de ¿qué podría hacer Dios si el avivamiento realmente se extiende por nuestras iglesias y si eso resultara en un gran avivamiento entre los perdidos de nuestro país? Quizás aun con lo desesperada que se siente nuestra cultura y con lo difícil de los días porvenir, quizás realmente hay esperanza. Dios lo ha hecho antes y Él puede hacerlo otra vez.

Y así, la respuesta es la misma hoy en día, por supuesto, como lo fue en 1992. Tenemos que orar. Realmente fue así de simple. Realmente es así de simple –que oremos, que nos arrepintamos, y en humildad le pidamos a Dios que nos visite y que traiga Su poder y Su presencia.

Annamarie: Laine Johnson, quien viajó con los equipos de Life Action durante muchos años, también nos cuenta cuándo comenzó su carga por avivamiento.

Laine Johnson: Creo que para mí, la carga por un avivamiento vino del Señor trayendo dos o tres circunstancias diferentes al mismo tiempo. Una, yo crecí en una iglesia donde vi como joven la apatía y la complacencia. Realmente me molestaba, y no quería seguir por ese camino. Y luego a los diecisiete años, el Señor me llamó al ministerio por un periodo de dos semanas de tiempo. Solo sentí esta carga abrumadora y un sentido de proclamar la Palabra de Dios, lo que no habría sido una zona de comodidad para mí a los diecisiete años.

Luego, la tercera cosa que Él trajo no fue solo una insatisfacción por el lugar donde vi la vida de la iglesia y ahora un recién descubierto llamado de Dios sobre mi vida para proclamar la verdad, sino que Él me expuso a la enseñanza acerca del avivamiento y a un poco de la historia del avivamiento. De hecho, tengo un libro delante de mí en este momento llamado «El Avivamiento de Shantung», que tuvo lugar en China en la década de los 1900. Fue ese libro, a los diecisiete años, luego de que Dios me llamó, mi primera exposición a las historias de avivamientos históricos.

Mi corazón estaba emocionado de ver que Dios aún estaba haciendo lo extraordinario –haciendo cosas poderosas– cambiando culturas y sociedades completas. Para mí, como un muchacho de diecisiete años, parecía que era como el libro de los Hechos otra vez, excepto que era mil novecientos años después. Y eso encendió en mí un fuego, un celo, un grito a Dios, que ha sido así durante veinte o treinta años ahora –de que Dios lo haría de nuevo, en nuestras naciones.

Steve Canfield: Yo hubiera sido uno de esos adolescentes apáticos y complacientes por los que Laine estaba indignado en la escuela secundaria.

Annamarie: Este es Steve Canfield.

Steve: Yo fui a la universidad bíblica para hacer deportes, no realmente por ir a la universidad bíblica. Vine a Life Action a la edad de veintitrés años sin haber realmente sabido lo que era el avivamiento. Yo solo quería viajar y conocer Estados Unidos. Llegué aquí y vi algunas personas que estaban viviendo las cosas de las que yo había oído predicar. Mi carga por el avivamiento realmente provino del fundador de nuestro ministerio, Del Fehsenfeld Jr., quien inició este ministerio en 1971. Ahora, yo vine en 1975.

Él era mi «Pablo en la fe» –me discipuló en los caminos del avivamiento– en las verdades del avivamiento. Yo vi en su vida las verdades vividas que había oído predicadas. Había estado en la universidad bíblica, y estuve en mi iglesia toda mi vida, pero nunca vi a alguien realmente vivir las cosas que oí predicadas. Eso impactó mi vida. Su carga por el avivamiento en Estados Unidos era contagiosa. Y eso provocó una carga en mi corazón de ver a Dios haciendo otra vez lo que Él había hecho al menos tres veces en la historia de nuestra nación.

Annamarie: Estos predicadores saben que cuando llegan a una iglesia para una cumbre de Life Action, las personas vienen a las reuniones con muchas expectativas diferentes.

Laine Johnson: Soy del Sur y, particularmente en el Sur, el avivamiento tiene otra connotación que generalmente, históricamente, ha sido reuniones evangelísticas. Así que cuando vas a una iglesia, especialmente en el Sur, y dices que vamos a tener reuniones de avivamiento, ellos piensan, «¡oh, bien!, espero que algunas personas se salven». Ellos no vienen para ser revitalizados ellos mismos o ser traídos a nueva vida. Así que hay una gran cantidad de obstáculos que creo que tenemos que vencer cuando vamos a una iglesia local –o incluso sobre toda esta discusión acerca del avivamiento. Tiene tantos tentáculos que son diferentes unos de otros.

Steve: Yo crecí en el oeste, y creo que el avivamiento para nosotros era simplemente una reunión. No tenía que ver con el evangelismo. Podía ser una conferencia bíblica. Cualquier serie de reuniones nosotros le llamábamos avivamiento. Tenías un avivamiento de otoño y un avivamiento de primavera. No tenía nada que ver con el contenido. Solo decía que era el momento en el calendario. Así que teníamos que vencer ese obstáculo en las mentes de las personas a medida que avanzábamos en lo que estábamos haciendo allí. Esa no es una conferencia bíblica. Eso no es evangelismo. Eso es un encuentro personal con Dios para que vuelva la vida a los creyentes, y hay una gran cantidad de obstáculos que vencer, como dijo Laine.

Dan: Creo que los motivos para el avivamiento pueden estar mezclados con lo que queremos de un avivamiento para una iglesia, porque queremos que nuestra iglesia crezca o queremos un nuevo entusiasmo –queremos historias frescas para contar o grandes testimonios. El avivamiento es realmente sobre Jesús. No es acerca de lo que va a mejorar o acerca de que nuestra ciudad tendrá cosas. No es, incluso, acerca de mí personalmente teniendo un caminar más íntimo con Dios –ese es el resultado del avivamiento. Puede ser que el avivamiento se derrame y cambie toda nuestra cultura o toda una nación. Pero el verdadero objetivo es glorificar a Dios.

Así que lo complicado es cuando las personas vienen a un avivamiento atraídas por algo que no es. Cuando ellos vienen a una reunión de avivamiento, ellos quizás son atraídos por el pensamiento de que esto va a ser emocionante, voy a ser edificado, y esto va a ser la cima de la montaña. Y para muchas personas, ese es realmente el caso. Así es como una reunión de avivamiento es, así es como una reunión de avivamiento se siente, pero eso no es lo que se supone que debe ser el resultado final. En última instancia, queremos que Dios sea glorificado, se sienta o no bien, crezca o no nuestra iglesia, o sane nuestra nación. Tiene que ver con Él.

Annamarie: Lain Johnson, Steve Canfield y Dan Jarvis nos han explicado lo que no es un avivamiento, pero ahora ellos nos hablarán acerca de lo que sí es avivamiento.

Laine Johnson: Estaba pensando acerca del Salmo 85 hace un tiempo, y en el versículo 6, dice: «¿No volverás a darnos vida?…» El avivamiento significa volver a traer a la vida— y eso es para el pueblo de Dios. Bueno, número uno, Dios lo hace. Pero ¿por qué? Sigue diciendo, «…para que tu pueblo se regocije en ti».

Estaba reflexionando hace un momento, cuando estábamos todos hablando alrededor de la mesa. Se me acaba de ocurrir. Estaba pensando en todas las cosas diferentes en las que las personas se regocijan en la actualidad –las cosas que «nos hacen felices»– ya sean nuestros hogares, nuestra salud, felicidad, dinero o todo tipo de cosas. Esas cosas se han convertido en nuestro enfoque. Cada vez que eso sucede, es como la antigua canción evangélica que dice: «Pon tus ojos en Cristo, tan lleno de gracia y amor, y lo terrenal sin valor será a la luz del glorioso Jesús».

El problema es que la iglesia, su pueblo, no está mirando Su rostro. Estamos mirando a todas las demás cosas que «nos dan felicidad». Sabemos que en última instancia no lo hacen, pero tendemos a correr tras ellas, creo yo.

Así que, ¿qué es el avivamiento? Es Dios manifestando Su gloria en nuestra presencia, lo que nos lleva a mirar a Cristo. Muy rápidamente podemos decir: «Queremos avivamiento por esta, esta y esta razón». Pero esas cosas tienen que ser secundarias. La acción primaria debe ser para la gloria y la exaltación –la preeminencia de Cristo. E históricamente, cuando llega el avivamiento, eso es lo que pasa. Dios vuelve a su pueblo a enamorarse de Él, a deleitarse en Él, su pasión es por Él, ellos se regocijan en Él. Y luego todas las demás cosas que tienden a atrapar nuestra atención, se desvanecerán.

Steve: Avivamiento es cualquier mejora notable en la devoción del pueblo de Dios hacia Él. La palabra avivamiento es nueva vivencia, es vida y una vida nueva. Así que es recuperar la vida. Es por eso que decimos que el avivamiento es diferente al evangelismo porque algunas personas necesitan estar vivas. Ellos no necesitan un avivamiento. Ellos necesitan vivir. Ellos necesitan vida.

Y así el avivamiento es abordar las zonas muertas de nuestras vidas donde hemos perdido nuestro primer amor o nuestra falta de devoción, donde hemos dejado que las cosas del mundo nos quiten la visión. Y donde una vez más, Cristo es exaltado; Cristo está en el primer lugar. El reino de Dios es nuestro motivo, no nuestros reinos y nuestras iglesias ni siquiera nuestra comodidad.

Dan: Steve, en ese sentido, puede ser que las personas que no estén completamente familiarizadas con el cristianismo, quizás puedan tener una mejor definición de la palabra avivar o avivamiento que nosotros porque nosotros estamos confusos en la teología, en el trasfondo, las tradiciones y todas esas cosas.

Recientemente tuve un amigo que tuvo una tragedia en su vida y un miembro de su familia casi muere. Dijeron que los paramédicos la revivieron con electrochoques. Y yo estaba diciendo, ahora ahí está el poder de esa palabra. Ese es realmente el estado de las iglesias. Ese es el estado de la espiritualidad en nuestros países. Necesitamos que Dios nos reviva de nuevo. No es solo un sueño. No es algo académico. Es la vida y la muerte. Necesitamos despertar.

Steve: Sorprendente.

Ryan: Y el asunto que debes recordar sobre el avivamiento, sin embargo, es que no es un evento de una sola vez.

Annamarie: Ryan Loveing se une a la conversación.

Ryan: Nosotros continuamente necesitamos ser avivados porque la tiranía de lo urgente nos aleja del Amante de nuestra alma. Todos tenemos familias. Todos tenemos asuntos de la vida que estamos confrontando, y sin reconocerlo, estos se convierten en asuntos de gran importancia en nuestra vida que nos alejan de la intimidad, de ser renovados en unidad con el Amante de nuestra alma. El pueblo de Dios tiene que ser recordado de eso de manera continua y permanente.

Steve: Creo que es muy importante recordar que se trata de un punto y un proceso. Hemos estado hablando acerca de eso. El avivamiento no es solo una reunión de dos semanas. No es un evento de una sola vez. Es un cambio de vida. Estuvimos en una reunión hace años; un año después regresamos y entrevistamos una señora. Ella dijo, «Dios me enseñó un año atrás que el avivamiento no es un toque, es una toma de posesión». Y algunas veces nosotros estamos buscando ese toque. Estamos buscando esa experiencia cumbre de la montaña. Pero el avivamiento es un cambio de vida –toma posesión de nuestra vida entera.

Se presentan ciertos puntos donde Dios desciende y se reúne con nosotros. Hemos visto eso en la historia de nuestra nación. A menudo decimos en nuestras reuniones que el avivamiento es como tomar un baño. Tú no tomas uno y dices, «eso me va a durar toda la vida». Hay momentos para tomar un baño. Y hay momentos en los que Dios se reúne con su pueblo en maneras sobrenaturales. Luego caminamos diariamente en el proceso de crecer en santificación –y de continua devoción. Esos puntos son cosas en las que Dios se revela a Sí mismo a nosotros, en formas que nos dan nuevamente el ímpetu para continuar en el proceso que Dios nos tiene.

Laine Johnson: Creo que con razón hacemos la distinción entre lo que llamamos dentro de nuestro ministerio «avivamiento» (con a minúscula) y «Avivamiento» (con A mayúscula). Incluso en esta discusión vamos a cruzar algunas líneas para aquí y para allá. Debido al cambio en la vida de un individuo, diríamos que esa persona está renovada –revivida, revitalizada, traída a nueva vida– en maneras únicas y extraordinarias. No es solo el proceso normal de santificación; el avivamiento es un periodo de tiempo acelerado, intenso y acortado donde Dios hace una obra profunda de santificación y renovación de los individuos.

Pero el «Avivamiento» (con A mayúscula) es donde Él hace la misma cosa entre un grupo más grande de personas. Y ahora tienes docenas, cientos, miles y todo eso al mismo tiempo con una voz siendo santificados en forma tal que Cristo se convierte en todo. Y luego es explosivo. Entonces, eso es a lo que llamaríamos «Avivamiento con A mayúscula». Lleva a muchos creyentes que están profundamente enamorados de Cristo que están siendo santificados por la obra del Espíritu Santo.

El desbordamiento de eso en la sociedad y la cultura, es que las personas empiezan a ver una diferencia no solo en una persona sino en el pueblo de Dios. Hay una nueva hambre y sed que Dios crea en los perdidos y les pone el deseo de ver lo que al presente la iglesia no tiene.

Cuando las personas miran a la iglesia de hoy, creo que todos estamos de acuerdo en que el término número uno que hemos escuchado y tenido por décadas es que la iglesia es solo un montón de hipócritas. En la temporada del avivamiento, eso cambia. Se vuelven auténticos. Habrá una autenticidad entre el cristianismo que creo que va a afectar profundamente esta nación.

Dan: Seré honesto con ustedes muchachos. Una de las razones por las cuales estoy involucrado en todo esto, es exactamente ese concepto de que el avivamiento no solo va a transformar nuestras iglesias, sino el hecho de que podría impulsar un movimiento que podría terminar la Gran Comisión en nuestra generación. Cuando miras atrás en la historia, los grandes avivamientos fueron la energía detrás de muchos movimientos misioneros y sociedades misioneras que fueron fundadas. Y ellos hicieron una increíble obra en sus días, llevando el evangelio a través del mundo.

Hoy en día, imagina lo que pasaría si la iglesia en los Estados Unidos fuera despertada, viva, santa, obediente y movilizada. Podríamos terminar la Gran Comisión y en última instancia, el plan de Dios a gran escala. Podríamos tener un pequeño papel en eso. Pero es algo que no puede ser generado humanamente. Y es por eso que estamos pidiendo a Dios que envíe avivamiento. Necesitamos una presencia fresca de Él para que nos dé la energía, el impulso para ser capaces de hacer lo que Él nos ha ordenado que hagamos.

Annamarie: Has estado escuchando a Ryan Loveing, Laine Johnson, Steve Canfield y Dan Jarvis.

Recientemente leímos el mensaje de una mujer cuyo corazón ha sido avivado «para poner manos a la obra». Habiendo escuchado de estos hombres, me gustaría compartirlo contigo para que veas un pequeño ejemplo de lo que sucede en el corazón de un creyente cuando Dios aviva su corazón. Ella escribió:

«Creo fielmente que Dios habla en el momento preciso siempre. Este 2020, asistí a la Conferencia Mujer Verdadera (es la primera vez que asisto) y desde ese momento puedo sentir cómo Dios me está hablando de muchas maneras. Entré a buscar información sobre el libro de Mujer Verdadera y encontré el blog. ¡NO LO PUEDO CREER! He estado haciendo las cosas mal me siento confrontada y amada a la vez por Dios. Aunque llevo años en el evangelio y aunque estudié en un seminario bíblico, Dios está destrozando total y completamente muchas mentiras que el enemigo me hizo creer y muchas filosofías de este mundo que creí. Siento que estoy empezando a ser libre. He tomado la decisión de leer la Biblia en un año y qué sorprendente es lo que Dios me habla.

Referente al blog (que leí), yo hacía lo mismo. Estaba triste y buscaba un versículo que me hiciera sentir mejor, estaba feliz y buscaba un versículo que me hiciera sentir mejor y así sucesivamente. Pero qué tan equivocada estaba, porque la bendición de Dios no está solo en un versículo sino en TODA SU PALABRA. Nada por parte de Dios llega fuera de tiempo. Siento un avivamiento dentro de mi corazón que quiere salir y poner manos a la obra. Quiero llorar mucho porque veo el amor de Dios hacia una mujer que le ha fallado tanto, y Él sigue sorprendiéndome con Su fidelidad».

¡Nos anima tanto escuchar acerca de lo que Dios está haciendo en tantas mujeres alrededor del mundo! 

Una de las formas —y las más importante— en la que podemos ser instrumentos de Dios para que más mujeres experimenten avivamiento, como esta que nos escribió, es orando. ¿Será que hemos menospreciado el poder de la oración? ¿Te unirías a nosotros para clamar a Dios por avivamiento?

Dan Jarvis, de quien escuchamos hace un minuto, está ayudando con una iniciativa de nuestro liderazgo llamada «One Cry» (que en español significa «Un Clamor»). Este es un movimiento de creyentes que se unen para clamar a Dios para que avive a la iglesia y transforme la cultura. 

Byron Paulus está aquí con nosotras para hablarnos un poco más acerca de esto. Él es el fundador de «One Cry» («Un clamor»), y por muchos años sirvió como presidente y director ejecutivo de Life Action Ministries.

Byron Paulus: Miles de personas se han unido al movimiento Un Clamor. Cuando te involucres con Un Clamor, esto es lo que pasará. Puedes tener acceso a algunos materiales que te acompañarán en el proceso. En primer lugar, servirán para evaluar tu propia vida, ¿hay algunos pecados que necesitas confesar? Llamamos a este primer paso: Dar la vuelta.

Luego viene el siguiente paso: Orar. Te comprometerás a rogar con urgencia a Dios para que traiga avivamiento en nuestro tiempo. Y finalmente el paso tres: Te unes. Te unes con otros en un grupo de Un Clamor o inicias el tuyo propio.

Cuando estás en un grupo, recibirás una comunicación regular sobre las maneras de orar. Serás animado por los miembros del grupo para continuar orando. Y tú vas a animar a otros. Espero que empieces a clamar a Dios con nosotros.

Nancy: Gracias, Byron, y gracias por tu liderazgo en esta iniciativa de Un Clamor.

Annamarie: Estamos muy agradecidas por contar con líderes que hacen de la búsqueda de Dios y de la oración una prioridad en sus vidas. Te animo a leer el artículo acerca de «Un clamor» que tenemos disponible para ti, y ver el video acerca de esa iniciativa. Encuentra el acceso a estos recursos en la transcripción de este programa, en AvivaNuestrosCorazones.com.

Mañana nuestro panel de predicadores estará de regreso para abordar una pregunta importante: ¿Cuál es la diferencia entre un avivamiento genuino y el emocionalismo? No te pierdas este próximo programa de Aviva Nuestros Corazones.

Clamando por avivamiento juntas, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de la Biblia de Las Américas, a menos que se indique lo contrario.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la conversación