Podcast Aviva Nuestros Corazones

Deléitate en tu matrimonio

Annamarie Sauter: Muchas de nosotras pasamos un buen tiempo frente al espejo. Shaunti Feldhahn se pregunta: ¿Estamos haciendo un esfuerzo para lucir atractivas para nuestros esposos?

Shaunti Feldhahn: Nosotras decimos que lo que está en nuestro interior es lo que cuenta. Nos hemos acostumbrado a la idea de que lo que está en el exterior no tiene importancia, pero debemos lidiar con la realidad de que para nuestros maridos sí es importante. A fin de cuentas, lo importante es que ellos vean que hacemos el esfuerzo.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Esta semana Nancy ha estado conversando con Shaunti Feldhahn y Barbara Rainey, en la serie titulada, «Solo para mujeres». Estaremos cubriendo algunos temas para adultos, así que si tienes niños pequeños cerca es mejor que desvíes su atención.

También quisiéramos aclarar que cuando hablamos del matrimonio aquí en Aviva Nuestros Corazones, no podemos abordar cada situación específica. Cada historia es única, así que pídele al Señor que te muestre cómo la conversación de hoy se aplica a ti. Si necesitas ayuda para tratar algunas situaciones, búscala de una mujer madura en tu iglesia local, o de tu pastor y su esposa, de modo que puedas recibir ayuda en tus circunstancias específicas.

Aquí está Nancy con la continuación de nuestra conversación,

Nancy DeMoss de Wolgemuth: Hemos tenido un tiempo excelente en los últimos días con dos mujeres que tienen sus corazones para el Señor, puestos en sus maridos, y también corazones dispuestos para ayudar a otras mujeres a tener el tipo de matrimonio y de relación con los hombres, que Dios desea que tengan.

Barbara Rainey ha sido mi amiga por muchos años, ella es la esposa de Dennis Rainey. Juntos fundaron el ministerio de Vida en familia hoy, que se escucha en muchas de las estaciones por las que también se transmite Aviva Nuestros Corazones; son nuestros compañeros en el ministerio.

Bárbara, eres una amiga muy dulce y eres autora, eres también madre, y abuela; tienes una infinidad de roles en esta época de tu vida. Gracias por tomarte el tiempo de venir a hablar con nosotras sobre algunos de estos temas que son realmente muy importantes.

Barbara Rainey: ¡Muchísimas gracias por esa bienvenida! Es un placer estar de nuevo aquí con ustedes.

Nancy: Y Shaunti Feldhahn es una nueva amiga. Ella ha escrito un libro titulado, Solo para mujeres: Lo que necesitas saber sobre la vida íntima de los hombres. Hemos dicho anteriormente en la serie, pero quiero decirlo una vez más, que ninguna de nosotras es una experta en hombres –ciertamente yo no– y no estamos diciendo que lo somos.

Es mucho más lo que no sabemos que lo que realmente sabemos, y queremos decirlo desde el inicio. Pero Shaunti hizo una investigación, y preguntó de diversas maneras, en entrevistas verbales y escritas, a más de mil hombres para ayudar a las mujeres a comprender lo que ellos quieren que nosotras sepamos de ellos, que muchas veces no sabemos.

Shaunti, gracias por escribir este libro, gracias por estar con nosotras aquí en Aviva Nuestros Corazones.

Shaunti: ¡Realmente es un placer!

Nancy: Antes de empezar con esto, quiero establecer el fundamento bíblico. Yo estaba leyendo esta mañana en mi tiempo con el Señor el libro de Cantar de los Cantares, que es el manual bíblico sobre la intimidad física en el matrimonio. Nos recuerda que la relación del matrimonio, e incluso la parte física del mismo, pretende ser un retrato de esa relación redentora que Cristo tiene con su iglesia. No queremos perder de vista el misterio de todo esto.

No se trata solo de sexo. No es solo acerca de tu matrimonio. No es solo acerca de tus problemas. Se trata de algo que Dios quiere comunicarle al mundo acerca de Su relación con su pueblo.

Mientras leía en el Cantar de los Cantares, vi que está presente de manera muy abierta, la libre expresión de amor entre marido y mujer. Veo a una mujer que se deleita en su marido y a un marido que siente y que agradece el placer que siente. En el inicio mismo del libro, ella dice: «¡Que me bese con los besos de su boca! Porque mejores son tus amores que el vino», le dice a su marido (Cant. 1:2). Entonces dice: «Llévame en pos de ti y corramos juntos. El rey me ha conducido a sus cámaras» (Cant. 1:4).

Desde el primer momento, ella le está diciendo, «valoro nuestra relación física. Aprecio tu cuerpo. Te valoro como marido y me deleito en entregarme a ti».

Es un sentido muy diferente de lo que es la intimidad física, si la comparas a lo que hablas con una gran cantidad de mujeres hoy en día.

Bárbara: Eso es una realidad, porque la actitud de la mujer de hoy no es nada amorosa, no es de entrega, no es para nada de ese tipo. A menudo es de desagrado y negatividad, creo que en esta última generación, las mujeres han cambiado sus perspectivas. Están viendo el matrimonio como, «¿qué hay para mí?», y no como, «¿en qué puedo servir y amar a mi marido?»

Tenemos que cambiar esa mentalidad, y la forma en que pensamos acerca de nuestros esposos. El Cantar de los Cantares sería un buen lugar para empezar a pensar en el ámbito de la intimidad física en el matrimonio.

Shaunti: Yo creo que también debemos reconocer que deleitarnos en nuestra relación es exactamente lo que nuestros esposos necesitan sentir de nuestra parte, esa sensación de que queremos estar con ellos, que nos deleitamos en esto, que los deseamos. Fue una sorpresa enterarme de que no era solo una necesidad física, como hablábamos ayer, sino que nuestro deleite crea en nuestros esposos una sensación de bienestar en otras áreas de sus vidas.

Un hombre dijo:

Puedo estar teniendo problemas terribles en el trabajo, puedo estar pasando momentos terribles en la industria, la casa puede estar en ruinas, y los niños pueden ser desobedientes, pero si sé que mi esposa me desea y me lo confirma en la cama, tengo la sensación de que puedo vencerlo todo por el resto de mi vida sin ningún problema. Pero si por el contrario tengo la sensación de que ella piensa, «no das la talla, no me toques», eso me devastaría más que cualquier otra cosa en la vida.

Bárbara: Fíjate, esto crea un gran rechazo en el corazón de un hombre que es quizás más profundo que cualquier otro tipo de rechazo que él pudiera experimentar.

Shaunti: La otra cosa que he descubierto, que realmente fue una sorpresa para mí, fue que muchos hombres pasan sus días sintiéndose aislados. Uno de ellos me dijo: «Me siento como si saliera a luchar todos los días, a pelear la buena batalla, y como si realmente lo hiciera solo».

Nancy: Eso puede ser cierto, incluso para hombres extrovertidos y que tienen muchos amigos.

Bárbara: Oh, sí.

Shaunti: Sí, absolutamente.

Nancy: Es la soledad interior de la que hablas.

Bárbara: ¡Estoy de acuerdo con eso!

Shaunti: Por supuesto. Es soledad interior lo que sienten. Un hombre dijo, déjame leerte la cita. Él dijo:

Un hombre puede sentirse realmente aislado, incluso con su esposa, pero al hacer el amor, ahí encuentra una persona con la que puede ser total y completamente vulnerable, totalmente aceptado y no juzgado. Es un consuelo que se ancla profundamente en el corazón de un hombre.

Bárbara: Eso es excelente.

Shaunti: ¿No es hermoso?

Bárbara: Es buenísimo.

Shaunti: ¡Qué alegría que seamos capaces de reconocer eso! Y en vez de sentir: «Bueno, es mi deber», o «es mi carga». ¡No! Tienes la oportunidad de ser un bálsamo para la profunda sensación de soledad que tu marido siente.

Nancy: Quiero animar particularmente a nuestras oyentes casadas, a leer el Cantar de los Cantares en el Antiguo Testamento. Es un libro que no oirán predicar en la iglesia muy a menudo. Es un libro en el que muchos cristianos no toman tiempo para profundizar, pero acabo de leer el intercambio, el intercambio verbal y físico que hay entre este hombre y su esposa.

Lee las cosas que ella dice. Es interesante para mí la frecuencia con que ella inicia la relación física con su marido. Ella dice: «Dime, amado de mi alma: ¿Dónde apacientas tu rebaño? ¿Dónde lo haces descansar al mediodía?» (1:7)

Shaunti: «¿Dónde puedo encontrarte?»

Nancy: Sí, ella dice: «¿Dónde puedo encontrarte?» Luego dice: «¡Una voz! ¡Mi amado! He aquí, él viene, saltando por los montes, brincando por los collados» (2:8). Muchas mujeres están pensando, «¡sí, yo sé lo que él quiere!» Pero ella le da la bienvenida. Ella sabe lo que quiere, pero lo invita, lo acoge, lo recibe dentro de su vida, y eso es realmente lo que un hombre quiere de su esposa.

Shaunti: Déjame decirte, y aquí voy a ser muy transparente. Cuando empecé a aprender esto, a tomar la iniciativa –que hizo la gran diferencia, una diferencia enorme en la vida de mi marido, ese sentimiento de: «ella me desea, se deleita»– empecé a usar un poco de picardía. Me gustaba enviarle a mi marido mensajes de texto a su teléfono cuando él estaba en medio de una reunión que decían algo como: no puedo esperar que vuelvas a casa. Él se sentía como, ¡wao, me encanta!

Nancy: ¡Se olvidaba la reunión por completo!

Shaunti: Sí, probablemente. Pero, ¡qué alegría para nosotros poder tener este deleite secreto! Para las mujeres que piensan: «Bueno, yo no, estoy cansada. No sé si estoy preparada para eso, y ¿si no siento eso?» Si das el primer paso, seguro que encontrarás que tus sentimientos seguirán tus acciones.

Nancy: Vamos a reunir aquí en esta parte de la sesión, un par de ideas que diste. Tienen que ver con el concepto de que los hombres son visuales, y de nuevo, probablemente esto no es ninguna sorpresa. Pero vamos a hablar de algunas de las implicaciones de esto como si te sorprendieras, como lo hiciste en las encuestas.

Shaunti: Sí, por supuesto. Una de las cosas de las que me di cuenta y lo que he oído en muchas de las consejerías prematrimoniales y en muchos otros lugares es que mi marido era visual. Entonces me di cuenta de que ni siquiera sabía en realidad lo que eso significaba.

Nancy: ¿Qué significa eso?

Shaunti: Aquí está lo que realmente significa, y bien damas, agárrense de sus sillas por un minuto y tengan la mente abierta, porque esto puede ser difícil de escuchar.

Nancy: O difícil de creer.

Shaunti: ¡Así es, o difícil de creer! Lo que significa «los hombres son visuales», son dos cosas separadas que se relacionan. Eso significa que un hombre está conectado de tal manera, que no puede dejar de notar una mujer con una figura atractiva. Él simplemente no puede dejar de fijarse en ella.

Nancy: Ahora, ¿estás hablando de hombres piadosos, hombres espiritualmente maduros?

Shaunti: Sí. Hombres piadosos, maravillosos esposos cristianos. Todos los hombres. Esto no tiene nada que ver con el pecado. Esta es una tentación inicial. La Biblia dice que Jesús fue tentado en todo y sin embargo no pecó. Esta atracción inicial de ser incapaz de no notar a esta mujer, es un reflejo involuntario. Y por cierto, las Escrituras pueden confirmar esto fácilmente si nos fijamos en Job. Dios dijo que Job era el mejor hombre en toda la tierra, ¿de acuerdo?

Nancy: Y el más justo.

Shaunti: El hombre más justo de toda la tierra, y aún este hombre dijo: «Hice un pacto con mis ojos, ¿cómo podía entonces mirar a una virgen?» (Job 31:1). Así que si Job tenía esta lucha, cada hombre la tiene. Ese es el primer significado que tiene «lo visual de los hombres».

Nancy: Lo que es difícil de entender para nosotras como mujeres, ya que la mayoría de nosotras no nos conectamos de esa manera.

Shaunti: Así es. Esa fue la primera cosa, aquí está la segunda que quiero decir: que la imagen de esa mujer que él no podía dejar de notar se graba en su cerebro y se convierte en la parte de lo que mi marido llama «el disco duro mental» de las imágenes, que lo hace remontarse a sus años de adolescencia. Esto puede surgir en cualquier momento en su mente sin previo aviso. Este cuadro es una especie de reflejo en su mente, y podría básicamente asaltarlo en cualquier momento del día.

Yo no entendía muy bien lo que esto significaba. Voy a explicarlo de la misma forma en que me enteré de lo que era. Íbamos en el coche un día, y Jeff dijo:

Jeff: Apuesto que sí entiendes lo que esto significa, tal vez solo estamos utilizando palabras diferentes para describirlo. Pero mira te voy a dar una ilustración. ¿Tú recuerdas esa película de Tom Cruise que vimos la semana pasada?

Shaunti: Sí.

Jeff: ¿Tú crees o no que es un hombre atractivo?

Shaunti: Sí.

Jeff: Bueno, dime ¿cuántas veces el siguiente día esa imagen de Tom Cruise sin camisa te llego a la cabeza?

Nancy: Déjame adivinar...¿nunca?

Bárbara: Cero.

Shaunti: Nunca.

Jeff: No, no. No debo haberme explicado correctamente. Estás sentada en tu computadora. Trabajando en una columna o algo así. No estás haciendo nada sensual, y aparece una imagen de Tom Cruise sin camisa, una especie como de reflejo en tu mente. ¿Cuántas veces el día siguiente sigues pensando en eso?

Shaunti: ¡Nunca! Simplemente no sucede. Fue cuando me di cuenta de que esto es lo que sucede en la mente de nuestros hombres, todos los días.

Bárbara: Eso es todo el tiempo, sabes.

Shaunti: Todos los días estas imágenes los asaltan sin previo aviso, y para cualquier hombre que quiera mantener sus pensamientos puros, en esos momentos es cuando debe elegir. Cuando crece la tentación y él tiene la opción de decidir qué va a hacer.

Ellos tienen que traer ese pensamiento cautivo y decir, yo no quiero eso allí, derribarlo. ¿Sabes qué? Si están teniendo un día difícil, podría aparecer de nuevo cinco segundos después. «Pero, yo no quiero eso allí. Quítalo, derríbalo». Y en esta cultura, que es un campo minado de esas imágenes, muchos hombres han descrito el hacer esto como algo agotador.

Nancy: Una mujer tiene que apreciar y respetar el hecho de que su marido está haciendo el esfuerzo y el compromiso de tomar las decisiones correctas cuando lo hace.

Bárbara: Oh sí, cada mujer tiene que darle las gracias por ser puro, por querer ser fiel y por hablar de esto con ella.

Es una de las cosas que más valoro de mi relación con Dennis, que él sienta que puede confiar en mí cuando enfrenta la tentación, o cuando está luchando en algún área. Él me habla sobre esto, y me siento muy honrada de que se sienta a salvo conmigo, y podamos hablar de ello. Yo puedo decirle: «Gracias por querer hacer lo correcto. Gracias por hacer lo correcto. Gracias por no detenerte en esas cosas o quedarte en un canal de televisión inapropiado cuando estás cambiando canales».

Por este tipo de cosas yo estoy muy agradecida. Me aseguro de que él sepa que estoy agradecida por el compromiso que él tiene con el Señor.

Nancy: Pero tu marido no va a sentirse libre o seguro de compartir sus luchas si sabe que cuando lo haga te va a afectar.

Bárbara: Claro pues entonces, no lo va a hacer. Si cuando lo comparta, no solo te va a afectar, sino que cuando tenga la necesidad de estar contigo íntima, física, y sexualmente, no estás interesada, no respondes y él no es bienvenido, entonces va a pensar, «¿por qué debo hablar esto con ella? Ella no lo entiende». Y la verdad es que muchas mujeres no lo entienden.

Nancy: El hecho de que los hombres se conecten de esta manera, que sean tan visuales, también nos dice algo, algo acerca de la importancia que tiene para ellos la apariencia física de sus esposas.

Shaunti: Que pasara esto fue muy importante y revelador para mí, sobre todo porque yo acababa de tener dos hijos. Tenía 20 libras de sobrepeso, y no creo que nadie fuera más afectada que yo. Honestamente, así me sentía al respecto. En cambio, un hombre compartió, «este es un punto ciego para tantas mujeres, ellas no se dan cuenta de la importancia de este tema».

Lo bueno fue enterarme de que era un estímulo para los hombres, (¿porque es tan difícil escuchar esto?), no se trata de tener una talla tres. Y por supuesto, me dije, «bien» ¡porque eso no va a ocurrir!

Se trata de que nuestros hombres nos vean simplemente dispuestas a hacer el esfuerzo de cuidar de nosotras mismas para ellos y tomarnos el tiempo para que nos sintamos bien juntos. ¡Qué bendición saber que eso es importante! Porque, francamente, nosotras decimos: «Es lo que hay en el interior lo que cuenta».

Nos hemos acostumbrado a la idea de que la apariencia exterior no tiene importancia, en cambio, tenemos que lidiar con la realidad de reconocer que para nuestro marido sí la tiene. Afortunadamente, una vez más, reconociendo que lo importante es que ellos nos vean dispuestas a hacer el esfuerzo.

Nancy: Permítanme ilustrar esto con un correo electrónico que recibimos. La mayoría de los correos electrónicos que recibimos son de mujeres, pero este vino de un hombre que dijo exactamente esto:

Cuando mi esposa y yo nos conocimos, era tan maravilloso. Nos encantaba pasar tiempos juntos. Ella cuidaba de su apariencia y se encargaba de nuestra casa. Se encargaba de mí después que nos casamos.

Luego él describe que surgieron algunos asuntos relacionados con el trabajo, algunas cuestiones financieras, también tuvieron un bebé, y en el proceso del matrimonio, con los años de matrimonio, algunas cosas cambiaron en su corazón, y ella se convirtió en una persona infeliz.

En todo este tiempo, ella también ella también ha subido unas libras por el bebé, y está cada vez más pesada. Una vez ella fue una persona muy pulcra. Pero ya no mantiene la casa limpia y ordenada. Se abandonó físicamente, y ahora tiene por lo menos 60 libras de sobrepeso. Sé que no debería ser, pero esto se ha convertido personalmente para mí en un gran problema.

A decir verdad, me es difícil entender esto. Llego a casa todos los días después de un día de intenso trabajo, y ella no está vestida de forma atractiva. Sé que esto no es posible todos los días, pero nueve de cada diez días la casa está hecha un desastre. Ella y mi hija se pelean entre sí. «¡Bienvenido a casa, cariño!» Solo quiero regresar de nuevo al trabajo.

Entonces él dice lo que Shaunti acaba de decir.

Si yo viera que hiciera algún pequeño esfuerzo por complacerme como esposo, como tratar de controlar su peso y lucir más atractiva, a menudo me avergüenzo en público. No estoy diciendo que esta sea la actitud correcta, yo solo estoy siendo honesto. Si tan solo pudiera ver un poco de esfuerzo, por lo menos ver algo de luz al final del túnel.

Él en realidad está diciendo que cuando una mujer no cuida de sí misma, el hombre se siente no valorado y rechazado.

Shaunti: Lo que he oído de él, es lo mismo que he oído de muchos hombres. El sentimiento de que: «Ella no entiende lo difícil que es para mí en esta cultura estar, todo el día, todos los días, haciendo el esfuerzo por apartar mis ojos de otras mujeres. Ella espera, y quiero hacer el esfuerzo por ella, de mantener una vida de pensamientos puros, y reconocer que ella tiene la voluntad de hacer un esfuerzo del mismo tipo, me va a ayudar en este proceso».

Nancy: Shaunti, al final de la encuesta, preguntaste a los hombres: «¿Cuál es la cosa que más te gustaría que tu esposa entendiera, que supiera de ti?» Realmente te sorprendiste de la respuesta que se destacó entre todas las otras.

Shaunti: Me sorprendí. Les di a los hombres un espacio en blanco para responder esa pregunta: «¿Cuál es la cosa más importante que deseas que tu esposa sepa, pero que sientes que no puedes explicarle o decirle?»

Les di un espacio en blanco, y pensé que en realidad, probablemente lo usarían para ventilar algo. Quiero decir, realmente, eso era lo que yo esperaba. La respuesta más común que me dieron fue que la cosa más importante que deseaban que sus esposas supieran era: «Cuánto la amo».

Eso me impactó porque me di cuenta que la mayoría de los hombres de nuestras vidas son personas buenas que nos aman, nos aprecian, nos valoran y se sienten real y absolutamente incapaces de manifestárnoslo. Di una conferencia recientemente donde un hombre se me acercó después de que compartí esto. Me dijo: «No es tanto que sienta que no puedo decirle esto. Es que no puedo decirlo de manera que realmente crea la profundidad de lo que siento por ella».

¡Qué gran estímulo para nosotras es reconocer que tenemos una oportunidad de edificar a los hombres de nuestras vidas, y que ellos quieren hacer lo mismo por nosotras!

Nancy: Mujeres, así es como recibimos el amor, el amor incondicional e increíble que Dios tiene para con nosotras, creciendo en nuestra capacidad de dar y recibir amor de los demás. Si hay un problema en tu matrimonio, y los hay en todos los matrimonios, donde el amor no es lo que debería ser, la intimidad no está al nivel que debería estar, el lugar de partida es tu relación con el Señor.

Al igual que con todos los otros problemas de la vida, todo se remonta a tu relación con Jesucristo. Haber sido amada por Él, recibir Su amor con gratitud y con fe, y reconocer la gracia de Su amor.

No que lo merezcamos, es solo que Él es amor. Él nos ama con un amor eterno, infinito, ¿qué nos podrá separar del amor de Cristo?

A medida que comiences por fe, a recibir ese amor, creo que encontrarás que tienes una mayor capacidad para creer y recibir el amor que tu marido dijo en esta encuesta, que realmente él quiere que sepas que tiene por ti.

Finalmente, quiero reconocer que cada situación es única. El debate de hoy sobre la belleza exterior y las necesidades físicas de los esposos va a resonar de manera diferente en diferentes mujeres. Cada persona trae sus propias experiencias, y a veces un tema como este duele.

Pero quiero animarlas a solo preguntarle al Señor, qué quiere Él que tú retengas del programa de hoy. Si necesitas un poco de ayuda adicional para ordenar las cosas en tu vida o en tu matrimonio, considera el acercarte a una mujer mayor en tu iglesia o tal vez a tu pastor y a su esposa. Pídeles que te ayuden a pensar y a orar sobre en qué forma aplicar estos principios a tu situación específica.

Annamarie: Nancy DeMoss de Wolgemuth ha estado hablando con Barbara Rainey y Shaunti Feldhahn acerca de la manera en que los hombres piensan y reciben afirmación de sus esposas.

Luego de escuchar esta enseñanza una oyente nos escribió,

«Es cierto que nuevas son las misericordias de Dios cada mañana, qué gran bendición he recibido con esta enseñanza que rondaba mi corazón y pensamiento desde hace algún tiempo. Dios continue bendiciendo este ministerio y siga edificando los corazones y mentes de todas las amadas alrededor del mundo. Dios les guarde hermanas».

Espero que lo que has escuchado hoy te anime a buscar a Dios y seguir su dirección para tu vida. Una mujer que conocimos en la conferencia Mujer Verdadera 2017 y ha sido edificada con estas transmisiones, compartió con nosotros un poco de su historia. Escucha lo que Madeline nos dijo,

Madeline: Mi nombre es Madeline Mora, vengo desde Alemania pero soy cubana. Hace cerca de 19 años vivo en Alemania. En el 2009 conocí al Señor a través de una amiga que me llevó a visitar al que actualmente es mi pastor. Desde el 2009 nunca más me he vuelto a apartar de la Palabra del Señor, y para mí es una bendición estar a los pies del Señor porque es el lugar más alto que hay, estar a Sus pies. También he conocido el ministerio de Aviva Nuestros Corazones por Yadira, nuestra embajadora en Europa y la hermana Anne. Ellas son también de Alemania, se trasladaron desde el norte de Alemania al sur donde vivo yo, para hacernos saber y explicarnos el concepto de la feminidad bíblica. Fue donde por primera vez escuché sobre la feminidad bíblica y puedo decir que es una bendición porque ha cambiado mi vida y con ella también la de muchas mujeres que también siguen el ministerio Aviva Nuestros Corazones.

Son seguidoras de los programas radiales, y allá en Friburgo tenemos un pequeño grupo que es seguidor de este programa y que nos reunimos a través de la visita de Yadira y Anne. Tenemos un grupo de mujeres que son mujeres verdaderas que amamos al Señor. Yo soy la líder de ese pequeño grupo y espero que sean muchas más mujeres las que vengan a los pies del Señor.

Esto ha cambiado nuestras vidas, el conocer sobre la feminidad bíblica. Sabemos que la mujer juega un papel muy importante en la sociedad, que puede ser usado para bien o para mal. Por supuesto, nosotras queremos usarlo para la gloria del Señor y lo estamos logrando. Somos pocas pero sabemos que el Señor va a seguir llamando a sus siervas, sus hijas, de todas partes del mundo, y aún a aquellas que no conocen de Él, sabemos que el Señor también las va a traer porque su propósito es que todas sean salvas.

Como esposa eso ha impactado mi vida porque a pesar de que conocía de la Palabra del Señor, no sabía lo que era ser una ayuda idónea, y hoy ha impactado tanto mi vida que hoy en día, a partir del mes de abril, ya en breve, todo está hablado, yo he sentido que necesito más tiempo para mi familia, para mí como mujer y esposa, y sobre todo para servirle al Señor como Él quiere que le sirva. Esto ha impactado tanto que no me importa la parte económica, voy a reducir mis horas de trabajo, no importa, el Señor proveerá y lo ha hecho.

También oro por mi país Cuba. Quisiera que muchas mujeres conocieran de este ministerio también, y de hecho tengo en mi corazón que si en algún momento me voy a vivir a Cuba, que yo pueda llevar también lo que este ministerio me ha enseñado a mí, a mi país.

Annamarie: Muy pronto tú también tendrás la oportunidad de participar de una conferencia Mujer Verdadera. Marca en tu agenda, los días 13 y 14 del mes de marzo del año 2020. Nos estaremos reuniendo en Monterrey, México. Mantente sintonizada a los detalles a través de nuestro sitio web, AvivaNuestrosCorazones.com.

Mañana, Shaunti Feldhahn y Barbara Rainey regresarán con nosotras. Ellas junto a Nancy, estarán hablando acerca de las formas en que las mujeres y los hombres procesamos la información visual. Entenderás por qué las diferencias son importantes. Te esperamos aquí, en Aviva Nuestros Corazones.

Agradecidos por tu involucración con este ministerio, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión