Aviva Nuestros Corazones Podcast

¿Dónde buscas consejo?

Carmen Espaillat: Con nosotras la autora, Mary Kassian.

Mary Kassian: Veo tantas mujeres que se meten en problemas y no saben dónde fue que se equivocaron. Creo que nuestra equivocación comienza con aquello que escuchamos.

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia Saladin.

Nancy DeMoss de Wolgemuth: Nuestra invitada de esta semana es mi amiga Mary Kassian, y estamos hablando de un libro que ella escribió hace unos años, que ha tenido un gran impacto en las vidas de muchas mujeres. El libro se titula, «Chicas sabias en un mundo salvaje». Mary, muchas gracias por estar con nosotras otra vez en Aviva Nuestros Corazones.

Mary: Es bueno estar de nuevo con ustedes.

Nancy: Y gracias por haber escrito este libro. Cuando leí tu libro, me di cuenta de que debes haber pasado mucho tiempo de reflexión, abriendo tu corazón, invirtiendo esfuerzo y tiempo. Ha valido la pena, y creo que nos has dado a las mujeres como yo y como nuestras oyentes, un gran recurso para ayudarnos a ser mujeres sabias en un mundo que realmente se ha vuelto salvaje.

Mary: Gracias, Nancy. Realmente fue muy divertido escribirlo, y recuerdo cómo nos divertimos como familia porque se produjeron excelentes conversaciones con nuestros hijos sobre el tema en el seno de nuestro hogar.

Nancy: Apuesto que fue divertido, con tus tres hijos varones, jóvenes adultos.

Mary: Con tres hijos, jóvenes adultos, tuvimos muchas conversaciones sobre de qué se trata ser una mujer sabia. En realidad, el pasaje en Proverbios capítulo 7, que es en el que el libro se basa y sobre el que empezamos a conversar en nuestro último programa, fue realmente escrito para un joven, para darle instrucciones sobre cómo ser prudente al elegir una mujer sabia y no una mujer salvaje como compañera. Cuando el sabio le está diciendo a su hijo que busque una mujer, le dice: «¿Sabes qué? Fíjate cómo se comporta esa mujer».

«Observa sus pies. Observa la forma en que camina, las decisiones diarias que hace. Observa sus pasos». En las Escrituras «pasos, caminar y pies», describen metafóricamente cómo vivimos nuestra vida en relación con Dios. Así que el sabio estaba realmente preocupado de que su hijo observara, mirara el comportamiento de la mujer para tener una idea de dónde está su corazón, si su corazón realmente se ha aferrado a las cosas del Señor, si Dios es central en su vida, y si ella mantiene al Señor en el centro de sus afectos.

Nancy: Me contaste que tuviste una conversación con uno de tus hijos sobre este mismo asunto cuando él estaba empezando a salir con una joven, y fuiste directo al corazón del tema en la forma en que lo hablaste con él.

Mary: Bueno, yo no conocía a esta joven. Él vino a hablarme de ella, y le pregunté si ella amaba a Jesús, si Jesús estaba en el centro de su corazón. Él de alguna manera empezó a tartamudear y dijo, «humm, bueno, en realidad no he llegado a eso todavía». Y le dije: «Si no sabes eso y has estado interactuando con esta mujer durante varios meses, entonces es probable que Jesús no esté en el centro de su corazón y, probablemente no esté en el centro de tu relación».

Mi hijo tenía que hacer algunos ajustes en su corazón también, tenía que poner a Cristo en el centro. Y a menos que tengamos a Cristo en el centro, no vamos a tener relaciones correctas. No vamos a conseguir que nuestro comportamiento con los hombres sea el correcto. No vamos a vivir la vida de la manera correcta o a tomar decisiones sabias y piadosas si Cristo no está en el centro.

Nancy: Así que cuando pensamos en la mujer de Proverbios 7, la mujer que vimos en el programa anterior, y ella es seductora y hace tropezar a este joven que es simple. Es una mujer casada. Llega a tener esta relación ilícita con un joven necio... pero sabemos también que era una mujer de iglesia.

Ella era una mujer religiosa. Ella había hecho sus sacrificios en el templo, así que esta no es solo una mujer de la calle. Se trata de una mujer que está sentada en la iglesia el domingo por la mañana. ¿Cómo habrían sido sus decisiones y su comportamiento diferentes si Cristo realmente hubiera estado en el centro de su vida?

Mary: Bueno, pienso que sus decisiones habrían sido diferentes en todos los puntos. Es realmente interesante mientras leemos Proverbios capítulo 7, ver que hay contrastes; veinte contrastes, de hecho. En cada punto somos desafiadas en términos de su conducta, entonces pienso que su apariencia habría sido diferente. Creo que su actitud habría sido diferente. Ella no habría sido alborotadora y rebelde.

Ella habría tenido una actitud más parecida a la de Cristo, y en cada punto de su conducta, habría mirado su vida y se habría preguntado: «Lo que estoy haciendo, ¿le agrada a Dios?» Porque si Cristo está en el centro, queremos agradarle. Queremos hacer lo que Él quiere. Mantenemos Sus deseos en primer lugar en nuestros corazones.

Esta mujer no tenía a Cristo en el centro. No tenía al Señor en el centro. Por supuesto, esta historia es del Antiguo Testamento, por lo que no tenía un entendimiento de Jesucristo. Pero ciertamente Dios se había revelado a Sí mismo a ella y a su gente, y aun así ella no tenía a Dios en medio de sus afectos. Y su comportamiento habría sido considerablemente diferente si Él hubiera estado en el centro.

Nancy: Yo creo lo mismo. ¿No piensas que eso verdaderamente describe a tantas mujeres (entre comillas) «cristianas» hoy en día, que hacen muchas cosas religiosas, que están en movimientos religiosos, quizás educan a sus hijos en el hogar, tienen estudios bíblicos, hacen muchas cosas buenas, pero sus corazones no han sido capturados por el amor de Cristo por encima de todo?

Mary: Así es, y me encanta una frase que se utilizó en el siglo XVIII, durante el gran despertar o gran avivamiento, que fue utilizada para describir la experiencia de salvación. La frase es, «he sido capturado por el poder de un gran afecto». En otras palabras, el amor de Dios se había apoderado de sus corazones, y sus propios corazones habían sido capturados con tal amor por Jesús que estaban abrumados.

Su comportamiento cambió, y vimos eso durante el gran despertar. Los burdeles cerraron. Los bares cerraron. Hubo una gran diferencia en su comportamiento, sus afectos. Cuando sus afectos cambiaron, su comportamiento cambió.

Así que muchas mujeres quieren mantener a Cristo en su bolsillo. Esa es la forma en que una chica con quien estuve hablando hace unas semanas lo expresó. Ella dijo: «Quiero tener a Cristo en mi bolsillo por si acaso lo necesito. Quiero que Él esté cerca, pero no demasiado cerca». Pero cuando ella fue cautivada por Su amor, se dio cuenta de que necesitaba mantener a Cristo en el centro. Ella comenzó a tomar decisiones mucho más acertadas en su vida a causa de esto.

Nancy: Y es por eso que llamamos a este ministerio Aviva Nuestros Corazones, porque no estamos tratando de que las mujeres actúen de una forma más cristiana, que hagan las cosas de forma más religiosa, o que sean más morales. Queremos sus corazones: «quiero que mi corazón sea capturado por el poder del amor de Cristo para que todo lo que salga de mi vida, mi forma de caminar, la forma de hablar, la forma de vestir, la forma en que me relaciono con las mujeres, con los hombres, con mi familia y con los demás», queremos que en todo haya un desbordamiento del amor por Cristo. De lo contrario, solo estamos haciendo que las mujeres tal vez se comporten mejor, pero sus corazones no van a ser realmente diferentes, no van a ser transformados.

Mary: Y el Señor realmente quiere transformar nuestros corazones. Quiere sujetarnos y enseñarnos a vivir, al conocer que Su Espíritu nos habla sobre el comportamiento correcto en nuestros corazones, nos dice qué hacer. Es fácil proponer una lista de qué hacer y qué no hacer, pero eso simplemente se reduce a legalismo.

Y el Señor no quiere que nosotras solo sigamos una lista de qué hacer y qué no hacer; Él quiere nuestros corazones. Él sabe que cuando Él tiene nuestros corazones, entonces nuestros pies le seguirán. Nuestro comportamiento seguirá cuando Él haya cautivado nuestros corazones de amor por Jesús.

Nancy: Y creo que cuando hablamos de los asuntos del corazón y de realmente amar a Cristo en primer lugar, no solo tenerle a Él en nuestro bolsillo o en la periferia de nuestras vidas, creo que algunas de nosotras diríamos: «Quiero amar a Cristo de esa manera, pero en realidad no». No es algo que se puede fabricar. ¿Cómo se puede cultivar ese amor? O tal vez deberíamos preguntarnos, ¿hay algunas cosas que nos impiden tener esa clase de amor por Cristo?

Mary: Bueno, creo que hay muchas cosas que nos pueden impedir tener esa clase de amor por Cristo, cuando ponemos otras cosas en lugar de Cristo. Pero creo que la forma en que debemos tratar ese problema –cuando nuestros corazones no están inclinados hacia el Señor– es necesario, ante todo, que nos acerquemos al Señor y le hablemos acerca de ese problema en particular, porque Él es el que renueva nuestros corazones. Él nos da un nuevo corazón.

Así que si me doy cuenta de que mi amor se está volviendo frío hacia el Señor, voy y hablo con el Señor acerca de eso y le digo: «Señor, mi amor se está volviendo frío, y necesito que avives mi corazón».

Y Él le dijo a la iglesia en Apocalipsis, que cuando su amor se enfriara, lo que tenían que hacer era recordar las cosas que hacían al principio y hacerlas. Así que, necesitamos volver a esos fundamentos de la lectura de la Palabra, el ayuno, la oración, la adoración y realmente sumergirnos en quién es Dios. Creo que eso enciende la chispa que está ahí y realmente nos permite tener otra vez ese amor renovado y ver que Cristo ocupe el primer lugar en nuestros corazones.

Nancy: Y una de las áreas en las que creo que muchas de nosotras tenemos que cambiar, es con relación a las cosas a las que les estamos permitiendo la entrada en nuestras vidas. Hay un capítulo entero sobre este asunto de la mujer salvaje en comparación con la mujer sabia, dónde buscamos consejo, lo que buscamos para que nos alimente. Creo que una de las mayores razones –en mi propia vida y en las vidas de otras mujeres que conozco– de por qué hemos visto un cortocircuito en nuestro amor a Cristo, es porque hay todo tipo de otras formas de sabiduría y consejo mundanos permeando nuestras mentes y corazones y que están robando nuestro amor por Cristo.

Mary: Así es, y ese fue el caso de la mujer que vemos en Proverbios capítulo 7. Nos dice anteriormente en Proverbios capítulo 5, versículos 5 y 6: «Sus pies descienden a la muerte, sus pasos solo logran el Seol». Y este versículo es muy profundo. Dice: «Ella no reflexiona la senda de la vida; sus senderos son inestables, y no lo sabe». Así que esta mujer es una mujer que no hace el esfuerzo ni se toma el tiempo para reflexionar sobre el camino de la vida.

Ella no se toma el tiempo para pensar en los caminos del Señor, y eso hizo que sus pies se desviaran. Ella ni siquiera sabía que estaba vagando por el camino equivocado porque ella no se había tomado el tiempo para reflexionar sobre el camino de la vida, y por eso sus pasos vagaron.

Nancy: Y ¡cuán contemporáneo es ese pensamiento! Porque si escuchamos los mensajes del mundo, inevitablemente nos van a engañar y nos impedirán ser mujeres sabias.

Mary: Lo harán, y recibimos una cantidad alarmante de consejos del mundo. Las estadísticas muestran que la mujer promedio escucha o se expone a más de 70 horas a los medios de comunicación en una sola semana.

Nancy: Eso es siete cero, setenta.

Mary: Siete cero, setenta horas, siete cero...es una cantidad alarmante. Así que estamos hablando de las redes sociales, la televisión y la radio, videojuegos, internet, iPod, revistas femeninas, periódicos, películas quizá, pero 70 horas, siete cero.

Nancy: Así es como eso se traduce durante toda la vida. Encontré esta estadística alarmante. Si dices que tu consumo diario de televisión, internet, radio y revistas para mujeres está en el promedio, cuando tengas 65 años, habrás pasado 40 años consecutivos, de todo el día, todos los días sentada bajo la tutela de la sabiduría de este mundo. Ahora, ¿cómo podemos pensar que podemos hacer esto y no ser influenciadas por el mensaje que viene a través de los medios, de las redes?

Mary: Bueno, estamos siendo influenciadas. Sé que muchas mujeres piensan que no están siendo influenciadas, y niegan esa influencia. Pero creo que es como una gotera, que va cayendo, gota a gota, el consejo en tu mente. No puedes darte cuenta de que estás siendo influenciada, pero lo estás siendo.

Y el problema es que esos mensajes de los medios de comunicación, mundanos, dicen mentiras sobre:

  • La feminidad
  • Las relaciones
  • Lo que nos da significado
  • Cómo deberíamos vivir
  • Cómo deberíamos comportarnos en nuestras relaciones
  • El tipo de comportamiento al que debemos aspirar

Y escuchar esas cosas todo el tiempo realmente nos desgasta, erosiona nuestras convicciones.

Ese fue el error de Eva, nuestra madre, la primera mujer que se volvió salvaje; ella escuchó el consejo equivocado y hay una progresión. Cuando comienzas a escuchar el consejo equivocado, te lleva a actuar de manera equivocada.

Nancy: En última instancia, nos va a dar un mayor nivel de tolerancia para las imágenes pecaminosas, las formas de pensamiento pecaminosas y nos lleva a ir cediendo en nuestras convicciones.

Mary: Así será, y ves esto de hecho en la televisión ahora. Cuando se enciende el televisor, las imágenes que se ven ahora son mucho más pecaminosas y han ido mucho más lejos por el camino del pecado ahora que hace 10, 20 años. Cosas que nunca hubiéramos soñado ver en la televisión en ese entonces, ahora se toleran. Creo que realmente desgastan nuestras defensas y desgastan nuestros pensamientos acerca de lo que consideramos que es correcto e incorrecto.

Nancy: Nos desensibilizan.

Mary: Sí, realmente lo hacen.

Nancy: Me parece que –y tal vez a los medios de comunicación les gusta que sea así – es como que desconectamos la mente mientras nos exponemos a toda esa información.

Mary: Bueno, a las mujeres cristianas a las que les hablo, las escucho decir: «Bueno, conozco la verdad, y esto no me va a afectar». Pero creo que la progresión está en escuchar el mensaje equivocado. Lo escuchas y simplemente se filtra en tu mente.

Comienzas a contemplarlo y eso es lo que nuestra madre, Eva, hizo. Ella escuchó a la serpiente cuando le dijo mentiras acerca de quién era Dios, acerca de su propio derecho a elegir, mentiras sobre que ella podía tomar la mejor decisión para su vida, que ella tenía el derecho, el poder y la sabiduría para decidir por sí misma cuál era la mejor manera de vivir.

Nancy: Un sentido de su derecho.

Mary: Un sentido de su derecho, y ella escuchó. Ella meditó y después de que meditó en ello, comenzó a cambiar su sistema de creencias. Entonces terminó actuando basada en sus creencias. Veo tantas mujeres que se meten en problemas y no pueden ni saber dónde fue que se equivocaron, y creo que comienzas a equivocarte por lo que escuchas...

Nancy: …y a lo que te expones.

Mary: Y a lo que te expones, los mensajes. Si te expones a estas películas que glorifican el pecado, que muestran la infidelidad como algo glamoroso, que muestran el adulterio como glamoroso, que muestran la inmoralidad como algo que es muy deseable, vas a empezar a pensar de esa manera. En vez de calificarlo como feo, pecaminoso y lo terrible que realmente es, lo están ensalzando, y las mujeres empiezan a ir por el camino equivocado cuando se exponen a estos mensajes.

Nancy: Te diré, creo que muchas mujeres cristianas de hoy tienen el mundo y su manera de pensar conectado a ellas como por vía intravenosa. Y es tan sutil, pero tan persistente. Es tan continuo. Se repite la exposición a ideas y formas de pensar que no son consistentes con las Escrituras, y antes de darse cuenta, se han convertido en mujeres salvajes, incontrolables, que no saben cómo pensar bíblicamente.

Así que cuando la presión llega a sus matrimonios, cuando la presión entra en sus vidas, cuando se enfrentan a decisiones o elecciones, se han convertido en mujeres que piensan como lo que han dejado entrar por vía intravenosa todos los días, todas las semanas, meses, años.

Mary: Eso es correcto, y las Escrituras nos dicen que no debemos andar en el consejo de los impíos. No debemos poner nuestros pies en el camino de los pecadores, ni deberíamos sentarnos en la silla de los burlones (Sal.1:1, parafraseado).

Nancy: Por cierto, ese es un pasaje maravilloso para memorizar y meditar. Es el Salmo 1.

Mary: Realmente lo es.

Nancy: Deja que ese pasaje entre en tu sistema.

Mary: El Salmo capítulo 1, versículos 1 y 2, dice que si eres sabia, vas a deleitarte en la ley del Señor, y vas a meditar en ella y en Sus caminos de día y de noche.

Nancy: Y si quieres ser cautivada por el poder de un gran afecto, entonces vas a querer poner tu foco, tu atención, en lo que es puro, verdadero, noble, bueno y lo que es bíblico. Esa forma de pensar va, como por vía intravenosa, a dar forma a la manera en que piensas y te transformará, con el tiempo, en una mujer sabia.

Mary: Te transformará, y no puedo expresar lo suficiente con palabras lo intencionales que tenemos que ser acerca de esto. Porque, tienes razón, es como si estuvieran conectadas a nuestras venas, las ideas del mundo y las formas mundanas de pensamiento entran en nuestras mentes. Así que se nos hace muy difícil discernir qué es la verdad.

Y ese fue el problema de la mujer de Proverbios capítulo 7. Ni siquiera podía discernir dónde estaba equivocándose porque no se tomó el tiempo para reflexionar sobre los caminos de la vida. Así que tenemos que ser muy, muy intencionales para desactivar los mensajes del mundo, para desintonizarlos y sintonizarnos con los caminos del Señor y entrar en Su Palabra y escuchar el consejo piadoso, y recibir verdades piadosas en nuestras vidas.

Nancy: Bueno, queremos hacer esto realmente práctico. Sé que a muchas de nuestras oyentes les gustan nuestros retos de 30 días, así que queremos proponerles un nuevo reto. Es un reto de la reducción de los medios de comunicación, las redes sociales, los teléfonos inteligentes. Mary, descríbenos de qué se trata este desafío.

Mary: Bueno, el reto de 30 días te anima a desconectar, a reducir, y a sintonizar. Así que apaga tus equipos electrónicos, la televisión y tus películas, desconéctala de la pared de modo que ni siquiera te veas tentada a ir allí; apaga los videojuegos, todo tipo de equipo electrónico. Reduce tu mensajería de texto, tus redes sociales como Facebook, Instagram, Twitter, toma esas formas de comunicación que tal vez no puedes cortar por completo, pero por lo menos puedes reducirlas, como por ejemplo puedes revisar tu correo electrónico una vez o dos veces al día.

Nancy: ¿Crees que esto va a ser posible?

Mary: ¿Es esto posible? (risas) Simplemente avísales a tus amigas que no vas a estar enviando mensajes de texto con tanta frecuencia o que no les estarás respondiendo sus textos de inmediato; así que reduce todos esos tipos de comunicación. Y luego toma un tiempo para sintonizarte con el Señor. Y a medida que las mujeres han hecho esto, he recibido algunos correos electrónicos. . . Acabo de recibir un correo electrónico la semana pasada de una mujer que lo hizo. Ella dijo: «No puedo creer la diferencia tan dramática que esto ha hecho en mi vida. Estos 30 días me han transformado».

Nancy: Y creo que será cierto para cualquiera que se desconecte, reduzca y sintonice; simplemente ser intencional sobre lo que estás escuchando y de dónde estás recibiendo el consejo. Es simplemente vivir el latido del corazón del Salmo capítulo 1 que has citado hace un momento, Mary.

«¡Cuán bienaventurado es el hombre (o la mujer) que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores, sino que en la ley del Señor está su deleite, y en su ley medita de día y de noche!» (Sal. 1:1-2).

Creo que hay muchos cristianos hoy en día que creen que es muy aburrido meditar en la ley de Dios, la Palabra de Dios, día y noche, pero tal vez la razón por lo que creo que piensan que es aburrido es porque no lo han probado. Nos hemos estado empapando de lo que el mundo tiene que ofrecer y su entretenimiento, y creemos que eso nos está llenando. Creemos que eso es satisfactorio. Dios dice: «No, tengo algo mucho mejor para ti si solamente pruebas y ves que Mis caminos y Mi Palabra realmente son buenos».

Mary: Bueno, y si tomas ese tiempo para reflexionar sobre ese camino de la vida, porque es vida y es enriquecedora, alimentará tu alma. David sabía el secreto de pasar mucho tiempo en la Palabra, y pasar ese tiempo meditando y deleitándose en el Señor, tomando fuerzas de eso. Y ese es el camino de la sabiduría.

Quiero decir, podemos hacer la elección. Podemos caminar en el camino salvaje. Podemos ser afectadas por el consejo mundano, o podemos elegir la sabiduría y optar por rechazar el consejo mundano y sintonizarnos con el Señor.

Nancy: Mary, creo que muchas de nuestras oyentes quisieran tomar este reto de 30 días de reducir los medios de comunicación. Necesitamos tomar ese desafío. Hay una gran cantidad de medios de comunicación que traen un montón de ruido a nuestras vidas, incluyendo el correo electrónico y el internet. ¡Te animo a que tomes este reto! Treinta días de reducción de los medios de comunicación, y que tomes más tiempo para sintonizarte a la Palabra de Dios!

Carmen: Ciertamente todas necesitamos profundizar en la Palabra de Dios. Espero que para hacerlo, te animes a tomar el reto del que nos han hablado Nancy DeMoss de Wolgemuth y Mary Kassian.

Nuestro equipo ha desarrollado un recurso titulado, «Aprovechando tu tiempo». Es un devocional de 7 días que te ayudará a reflexionar sobre tus prioridades. Este te será de gran ayuda en la medida en que te desconectas un poco y buscas enfocarte en lo realmente importante, la Palabra de Dios. Encuentra el PDF «Aprovechando tu tiempo», en la transcripción de este programa, en AvivaNuestrosCorazones.com.

Cuando nos visites, no olvides que en la sección de recursos, tenemos disponibles para ti los videos con las enseñanzas de las conferencias Mujer Verdadera. Probablemente has escuchado de estas conferencias, o de las conferencias True Woman, a partir de las cuales nació este ministerio, Aviva Nuestros Corazones. Mary Kassian ha sido charlista en estas conferencias, y puedes encontrar los videos con sus enseñanzas en AvivaNuestrosCorazones.com.

Mañana, ella y Nancy regresarán con la continuación de la conversación a la que dimos inicio ayer.

¿Quién dirige tu historia de amor? Estaremos respondiendo esta importante pregunta

Mary: La mujer salvaje, la chica salvaje es la que tiene el guión en sus manos. Ella quiere escribir el guión. Lo tiene en su mano, y quiere estar en la silla del director. Ella quiere manipular lo que ocurre en su relación. Ella quiere manipular y controlar al hombre. Vemos esto claramente en Proverbios 7, cómo esa mujer intencionalmente, sale hábilmente a manipular el comportamiento del joven.

Ahora... ciertamente él no era sabio. Las Escritura nos dicen que él era un simple.

Nancy: Y él ciertamente es responsable de sus decisiones.

Mary: Así es, él es responsable de sus decisiones. Él es muy responsable de este pecado que lo enredó. Él tomó esas decisiones. No obstante, ella se dispuso de una manera muy calculadora a conseguir al hombre y a hacer que él hiciera lo que ella quería que hiciera.

Este enfoque a las relaciones, este «yo estoy en control; voy a manipular al chico. Voy a exponerme como carnada, lo voy a embaucar» es un estilo muy común. De hecho, es el estilo que las revistas de mujeres nos enseñan, el que encontramos en las películas y en todos los mensajes de los medios masivos que están allá afuera. Se nos enseña como mujeres que esa es la forma de hacer que una relación funcione, que tengo que salir y hacer que ocurra.

Así que las mujeres son instruidas en la forma en que se visten, en la forma en que se presentan con su lenguaje corporal y lo que dicen; en todas estas formas se les enseña a ser muy, muy hábiles y muy, muy astutas.

Nancy: Debemos tener cuidado con el tipo de información y opiniones que llegan a nuestras vidas. ¿Estamos llenando nuestras mentes y corazones con la forma de pensar del mundo?

¿Cuántas revistas de las que leo son de las que la mujer promedio lee?

Mary: Bueno, depende de la edad, pero el promedio de una mujer joven...trece (13) revistas en un mes.

Nancy: ¿Y cuál es el mensaje que esa mujer encontrará en esas revistas?

Mary: El mensaje es que… Realmente está siendo entrenada en lo que es el ideal para la mujer de hoy. Cómo luce, cómo actúa la mujer ideal y cómo la mujer ideal se acerca a las relaciones.

Sé que solo hojeando algunas de estas revistas, he visto casos en los que las mujeres son en realidad instruidas paso a paso en cómo conseguir un hombre; cómo comportarse, cómo vestirse, cómo crear una circunstancia o situación para que él te responda, cómo enviar el lenguaje corporal correcto, las señales, cómo dar el primer paso. A las mujeres se les instruye cómo ser astutas, cómo ser manipuladoras.

Creo que existe una diferencia entre colocarte en un ambiente donde puedas conocer a un joven, o ser amistosa y entablar conversaciones. Hay diferencia entre eso y ser voluntariosa, astuta y deshonesta para conseguir lo que quieres.

La palabra astuta en realidad, en hebreo, habla sobre algo que se oculta, por lo que tiene una agenda oculta, para controlar su comportamiento. Esa es la diferencia entre una mujer salvaje y una sabia.

Una mujer que ama al Señor, una mujer que camina en sabiduría será alguien que le permite realmente a Dios dirigir el guión de su historia de amor. Ella hace su parte, pero le permite a Dios escribir las líneas y escribir la historia por ella.

Carmen: Únete a nosotras mañana, aquí en Aviva Nuestros Corazones.

Viviendo juntas la belleza del evangelio, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión