Podcast Aviva Nuestros Corazones

¿Quién dirige tu historia de amor?

Carmen Espaillat: Mary Kassian te pregunta: «¿Le confías tus relaciones a Dios?».

Mary Kassian: Una mujer que ama al Señor, una mujer que camina en sabiduría va a ser alguien que le permite a Dios escribir el guión de su historia de amor, que en realidad le permite a Dios escribir las líneas y escribir la historia por ella. Se necesita una cantidad increíble de fe, y creo que hay un factor de temor al permitir que Dios controle lo que sucede en nuestras vidas, al permitirle a Dios que controle lo que pasa en nuestra vida, a confiar en que Él sabe lo que es mejor para nosotras y que Él dirigirá nuestros pasos.

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy DeMoss de Wolgemuth: Mi amiga de mucho tiempo, Mary Kassian, escribió un libro que creo que es uno de los libros más importantes que se han escrito para mujeres en los últimos años. Es uno que desearía que toda mujer en nuestra audiencia adquiriera, leyera, y lo hiciera personal. Que lo lleve a su casa y lo haga una realidad en su propia vida.

El libro es Chicas sabias en un mundo salvaje. La autora del libro, Mary Kassian, está con nosotras en el estudio esta semana. Mary, muchas gracias, no solo por haber escrito este libro, sino también por estar con nosotras aquí para hablarnos acerca de cómo luce esta manera sabia, cómo luce una mujer sabia y cómo podemos evitar ser esas mujeres salvajes.

Mary: Nancy me alegra estar nuevamente con ustedes.

Nancy: Cuando hablamos de este libro, dijiste que también hay beneficios para los hombres que lean este libro. ¿Por qué dices eso?

Mary: Bueno,en realidad el capítulo 7 de Proverbios fue escrito para aconsejar a un joven varón sobre qué buscar en las mujeres y qué tipo de mujer evitar y hacia qué tipo de mujer debería sentirse atraído. Así que el libro se basa en el capítulo 7 de Proverbios, y lo hace desde la perspectiva de cómo podemos ser mujeres sabias y cuáles son los contrastes entre sabias y salvajes. Pero es un libro muy beneficioso.

Mi hijo lo leyó y de hecho, repartió copias a los amigos de su equipo de hockey para que lo leyeran. Ellos intentaron esconder el título o esconder la carátula, pero hay un deseo real en los hombres jóvenes cristianos de conocer mujeres que sean sabias y no salvajes, porque las salvajes son las que tienen delante todo el tiempo.

Nancy: Es lo que está delante de nosotros todo el tiempo. Realmente tenemos que ser intencionales en nadar contra la corriente de la cultura a nuestro alrededor, y nadar en la corriente de la Palabra de Dios y lo que nos enseña acerca de ser sabias.

Así que dividiste el libro en 20 capítulos, cada uno de los cuales es un contraste (la mayoría extraído de Proverbios 7), entre una mujer que es salvaje y una mujer que es sabia. Me gusta el hecho de que comienzas con los asuntos del corazón porque a fin de cuentas es allí donde residen la sabiduría y la rebeldía, en el corazón.

En uno de los capítulos hablas sobre un término que se usa en Proverbios 7. Dice que esta mujer que está atrayendo a este hombre joven y simple, a su trampa, es una mujer casada; es una mujer de la iglesia, pero va a terminar en la cama con un hombre que no es su esposo (en lenguaje muy contemporáneo), dice que ella es «astuta de corazón». Estamos leyendo aquí de la versión de la Biblia de las Américas. ¿Qué quiere decir cuando dice que ella es astuta? Ayúdanos a entender cómo luce eso en la vida de una mujer.

Mary: Bueno, cuando pienso en el término astuta, pienso en unos dibujos animados de hace años, el correcaminos. La caricatura se trata del astuto coyote persiguiendo al correcaminos, un coyote que es muy, muy ingenioso, y muy, muy manipulador e intrigante, que intenta atrapar al pájaro. Él intenta de todas las formas posibles, hacer que las circunstancias resulten como él quiere que sean, para poder capturar y atrapar al correcaminos en su trampa.

Realmente eso describe al dedillo a la mujer de Proverbios 7, porque ella es de corazón astuto. En otras palabras:

  • Ella es hábil
  • Ella es manipuladora
  • Ella es intrigante
  • Ella hace todo lo posible para hacer que el resultado de sus relaciones sean de la manera que ella quiere
  • Ella es muy controladora
  • Ella intenta controlar al hombre para atraparlo y luego hacer que él haga lo que ella quiere que haga

Nancy: Y eso tiene enormes implicaciones para nuestras vidas como mujeres, seamos solteras o casadas, porque en realidad estamos hablando de quién dirige tu historia de amor. ¿Va a ser automanipulada, o será orquestada por Dios?

Mary: Así es. La mujer salvaje, la chica salvaje es la que tiene el guión en sus manos. Ella quiere escribir el guión. Lo tiene en su mano y quiere estar en la silla del director. Ella quiere manipular lo que ocurre en su relación. Ella quiere manipular y controlar al hombre. Vemos esto claramente en Proverbios 7, cómo esa mujer intencionalmente, sale hábilmente a manipular el comportamiento del joven.

Ahora... ciertamente él no era sabio. Las Escritura nos dicen que él era un simple.

Nancy: Y Él ciertamente es responsable de sus decisiones.

Mary: Él es responsable de sus decisiones. Él es muy responsable de este pecado que lo enredó. Él tomó esas decisiones. No obstante, ella se dispuso de una manera muy calculadora a conseguir al hombre y a hacer que él hiciera lo que ella quería que hiciera.

Este enfoque a las relaciones, este «yo estoy en control, voy a manipular al chico. Voy a exponerme como carnada, lo voy a embaucar» es un estilo muy común. De hecho, es el estilo que las revistas de mujeres nos enseñan, el que encontramos en las películas, y en todos los mensajes de los medios masivos que están allá afuera. Se nos enseña como mujeres que esa es la forma de hacer que una relación funcione, que tengo que salir y hacer que ocurra.

Así que las mujeres son instruidas en la forma en que se visten, en la forma en que se presentan con su lenguaje corporal y lo que dicen; en todas estas formas se les enseña a ser muy, muy hábiles y muy, muy astutas.

Nancy: Esto se remonta a lo que estábamos hablando en el último programa, que es que debemos tener cuidado con el tipo de información y opiniones que llegan a nuestras vidas. ¿Estamos llenando nuestras mentes y corazones con la forma de pensar del mundo?

¿Cuántas revistas de las que leo son de las que la mujer promedio lee?

Mary: Bueno, depende de la edad, pero el promedio de una mujer joven...trece (13) revistas en un mes.

Nancy: ¿Y cuál es el mensaje que esa joven encontrará en esas revistas?

Mary: El mensaje es que… Realmente está siendo entrenada en lo que es el ideal para la mujer de hoy, cómo luce, cómo actúa la mujer ideal y cómo la mujer ideal se acerca a las relaciones.

Sé que solo hojeando algunas de estas revistas, he visto casos en los que las mujeres son en realidad instruidas paso a paso en cómo conseguir un hombre; cómo comportarse, cómo vestirse, cómo crear una circunstancia o situación para que él le responda, cómo enviar el lenguaje corporal correcto, las señales, cómo dar el primer paso. A las mujeres se les instruye cómo ser astutas, cómo ser manipuladoras.

Nancy: Bueno Mary, detengámonos un minuto. Si una joven es soltera —ella tiene entre 21 y 24 años supongamos— y desea realmente casarse. Ella dice, «quiero ser una esposa, quiero ser madre», pero no hay ningún chico tocando a su puerta, ni llamándola, ni invitándola a salir. ¿Qué tiene de malo que haga ciertas cosas para atraer la atención de algún joven?

Mary: Bueno, creo que existe una diferencia entre colocarte en un ambiente donde puedas conocer a un joven, o ser amistosa y entablar conversaciones. Hay diferencia entre eso y ser voluntariosa, astuta y deshonesta para conseguir lo que quieres.

La palabra astuta en realidad, en hebreo, habla sobre algo que se oculta, por lo que tiene una agenda oculta, para controlar su comportamiento. Esa es la diferencia entre una mujer salvaje y una sabia.

Una mujer que ama al Señor, una mujer que camina en sabiduría será alguien que le permite realmente a Dios dirigir el guión de su historia de amor. Ella hace su parte, pero le permite a Dios escribir las líneas y escribir la historia por ella.

Nancy: Eso requiere fe.

Mary: Requiere una cantidad increíble de fe, y pienso mientras veo esto, que ciertamente existe en nuestros corazones un grado de rebeldía. A todas nos gusta ser controladoras.

Nancy: Creo que tenemos miedo de que si no lo hacemos, no tendremos una vida feliz.

Mary: Eso es así. Pensamos que necesitamos tomar las riendas y que necesitamos escribir y dirigir el guión. Por lo tanto existe un factor de temor en permitirle a Dios controlar lo que sucede en nuestras vidas y confiar en Él, ya que Él sabe qué es lo mejor para nosotras y dirigirá nuestros pasos.

Nancy: No son solo las mujeres solteras las que temen no conseguir un esposo, el temor también puede ser un factor importante para las mujeres casadas.

Mary: Ciertamente puede ser así. El temor a que él no responda de la manera que yo quiero, o que no haga lo que yo quiero que haga, o que no satisfaga mis necesidades.

Nancy: El temor a que se marche.

Mary: Que él pueda irse. El temor es un factor enorme. Así que muchas veces el temor me lleva a ser astuta, controladora, y manipuladora. No es el único factor, pero es un factor importante, un gran factor. Podemos verlo en Proverbios 7 con el enfoque de esta mujer. Su esposo está fuera de la ciudad, y ella busca ser ingeniosa y manipuladora para atrapar a este hombre joven.

Nancy: Entonces, ¿cuáles son algunas formas prácticas en que las mujeres manipulan a los hombres para obtener algo de ellos? ¿De qué es realmente de lo que estamos hablando cuando hablamos de ser astutas de corazón?

Mary: Bueno, yo creo que la primera forma, y la que vimos en el pasaje, es la manipulación sexual, y eso no es una sorpresa. Es la táctica número uno de la mujer. Las mujeres son instruidas a manipular sexualmente a los hombres, utilizando el sexo como carnada o como arma. Las mujeres casadas son culpables de utilizar el sexo como un arma, muchas veces para castigar, disciplinar o para seducir, y utilizarlo como «si haces esto, tendrás aquello».

En Proverbios 7 vemos que esta mujer «lo agarra y lo besa» (v. 13). Ella lo tienta utilizando su sexualidad. Es una forma de manipulación. Ella estaba usando su sexualidad para que él hiciera lo que ella quería que hiciera.

Nancy: Ella puede utilizarla para conseguir al hombre que ella quiere, y entonces puede conseguir lo que quiera de ese hombre.

Mary: Asi es. Y vemos esto en tantas relaciones hoy día. Las jóvenes son instruidas a usar su sexualidad como poder, para conseguir que los hombres hagan lo que ellas quieren.

Nancy: ¿Desde un punto de vista humano, podemos decir que esto funciona?

Mary: ¿Por qué no? Desde el punto de vista humano superficial, parece ser que ella consigue lo que ella quiere. Pero ella, al igual que el coyote astuto en los dibujos animados, se encontró con todos sus planes explotando en su cara y sale perdiendo. El coyote es quien sale lastimado por sus tácticas astutas y manipuladoras.

Y pienso que es igual en la vida de las mujeres. Ellas creen que conseguirán lo que ellas realmente quieren, y tal vez sea así —por un corto tiempo— pero inevitablemente, al final, no funcionará, y terminará explotando en su cara.

Nancy: Creo que es importante recordarlo, porque también estamos ministrando a mujeres que realmente desean ser puras. Quieren hacerlo a la manera de Dios, pero existe un sentir, especialmente entre algunas jóvenes, de que «si soy modesta, si soy piadosa, si soy sabia, eso está muy bien, pero me voy a quedar…»

Mary: Soltera, una solterona para siempre.

Nancy: Sí.

Mary: «Son todas las demás mujeres las que consiguen novio».

Nancy: Es así

Mary: En realidad, ven que estos jóvenes se están casando, están siendo engañados y manipulados por estas tácticas. Entonces ellas piensan: «Bueno, ¿qué hay de malo en eso?»

Nancy: ¡O solo un poquito de eso!

Mary: O solo un poco de eso. O, esa amiga se casó, consiguió al chico. Bueno, desde mi experiencia, lo que he visto, una mujer que es astuta y manipuladora antes del matrimonio lo será después del matrimonio. Eso podrá funcionar por un breve tiempo, pero terminas en tu matrimonio siendo manipuladora, controladora y dominante.

He visto tantas mujeres que se me han acercado y luego lloran en mis hombros diciéndome, «no consigo que haga lo que quiero que haga». Ella no lo puede controlar. Ese control eventualmente se acaba, o él se marcha de la casa porque ya no puede aguantar los juegos mentales que ocurren todo el tiempo.

Así que está la manipulación sexual, y otra muy común es la manipulación verbal.

Nancy: ¿Y qué mujer no sabe algo de eso?

Mary: Asi es, y vemos a la mujer de Proverbios 7 usando sus palabras para persuadir al joven. Dice, «con sus palabras persuasivas lo atrae» (v. 21). Así que ella viene a él y utiliza sus palabras para persuadirlo, o para razonar con él, para convencerlo. Las mujeres son muy buenas con las palabras, y las mujeres pueden realmente, en un sentido, bailar sobre la cabeza de un hombre con sus palabras.

Ves otros ejemplos de mujeres en Proverbios que usan sus palabras muy neciamente, como goteras, o solo están quejándose y regañando y fastidiando a sus esposos, para que hagan lo que ellas quieren que hagan.

Y sospecho que esta mujer en el capítulo 7 de Proverbios, así como manipuló al joven con toda su dulce conversación verbal, también usó sus palabras para manipular a su esposo, o lo intentó. Pero probablemente no era tan dulce su hablar, sino que hablaba con amenazas, o fastidiando, o criticando, o lloriqueando, y estando constantemente en su contra.

Vemos que en el caso de Sansón y Dalila hay un gran ejemplo de eso. Hay un versículo ahí que dice que Sansón finalmente le dijo todo porque ella «le presionaba diariamente con sus palabras y le apremiaba, su alma...» (Jue. 16:16). Ella lo presionó hasta la muerte con sus palabras. Creo que también es una forma de manipulación.

Nancy: Y cuántos hombres básicamente se rinden, ceden, «lo que tú quieras», y se han desconectado de la relación porque la mujer lo ha desgastado con sus palabras, con su manipulación. Ellos dicen: «Mira, hazlo a tu manera, lo que quieras». Entonces las mujeres vienen a nosotras y nos dicen: «Mi marido no se involucra. No es el líder espiritual. No tiene un carácter piadoso». Puede ser que de manera sutil pero persistente lo hayas desgastado con tus palabras.

Mary: Esa es la paradoja. Cuando lo hacemos a la manera de Dios, cuando permitimos que Dios sea quien tiene el control, cuando somos responsables, queremos ser comunicativas pero no queremos ser controladoras.

Nancy: Existe una línea muy fina ahí.

Mary: En ocasiones existe una línea muy fina, pero la paradoja es que cuando lo hacemos a la manera de Dios, ganamos mucho más que cuando lo hacemos a nuestra manera. Cuando intentamos y escribimos nuestro propio guión, cuando intentamos manipular nuestras circunstancias, y manipulamos las relaciones en nuestras vidas, a menudo hacemos un desastre, lo cual es más común. Cuando confiamos en el Señor, ganamos mucho más al final.

Y la verdad es que estas jóvenes que están viendo cómo se lleva a cabo esta manipulación, dicen: «Sí, pero ella está atrapando al chico». Bueno, sí, pero ...

Nancy: Si ellas pudieran ir un poco adelante en los años y ver lo que va a suceder...

Mary: Así es. Adelántate algunos años.

Nancy: Y dí, «¿quieres tener 50, 60, 70 años y vivir con las consecuencias de estas decisiones que aparentaban ser tan atractivas?

Mary: Así es. Es exactamente correcto. Así que tenemos la manipulación sexual, la manipulación verbal, y el tercer tipo de manipulación es la manipulación emocional. Apelar a las emociones del hombre o tratar de manipularlo emocionalmente para acorralarlo, tal vez llorando o haciendo pucheros o «tú no me amas» o «si realmente me quisieras tú harías esto», lo que sea que la mujer quiera, o tratar de hacerlo sentir celoso, o simplemente manipular las cosas para hacer que su corazón y su comportamiento estén alineados con lo que ella quiere. Así que este es otro tipo de manipulación bastante común.

Nancy: Luego hablas de otro tipo que quizás la gente no piense al principio, pero creo que es probablemente más común entre las mujeres cristianas de lo que nos damos cuenta, y es lo que se puede llamar manipulación espiritual.

Mary: Sí. Es realmente interesante. Estaba sentada en la sala de mi casa con un grupo de jóvenes de alrededor de 20 años, y estábamos hablando de este mismo tema. Les pregunté: ¿Qué tipo de manipulación han visto y de qué forma las mujeres jóvenes han intentado manipularlos?

Todos estábamos hablando de eso y uno de ellos dijo: «Y la manipulación espiritual».

Y le pregunté: «¿A qué te refieres con eso?»

Él dijo: «Bueno, ella sabe la voluntad de Dios para mi vida. Ella es la que sabe lo que yo debería hacer. Ella es la que…»

Nancy: Ella es el Espíritu Santo

Mary: «Ella es el Espíritu Santo, ella tiene el oído, la línea directa con Dios».

Nancy: «Dios quiere que te cases conmigo».

Mary: Exacto

Nancy: ¿Cómo discutes eso?

Mary: Bueno, ¿cómo discutes eso? Ella ha orado sobre eso, y ella sabe que tienen que estar juntos. Todos nos reímos, pero es tan real. Lo he visto en muchas ocasiones. Esta es la manipulación que las mujeres cristianas usualmente utilizan, recurren a su conocimiento del corazón de Dios o insinúan que son mucho más espirituales y que ellas saben lo que Dios quiere que este hombre haga. Dios no se lo ha dicho al hombre todavía, pero se lo dijo a ella, así que ella va a decirle a él, y ella va a dirigir su comportamiento. Esa también es una forma muy sutil de manipulación.

Nancy: Y otra vez, no solo las mujeres solteras intentan atrapar un hombre, sino que tan pronto la mujer se casa, esto es algo que ella puede usar para conseguir que su esposo haga lo que ella quiere.

Mary: Exactamente. Y pienso en los ejemplos que tenemos en el Nuevo Testamento de cómo influenciar a tu esposo de manera positiva para justicia, y cómo con frecuencia eso no implica hablar mucho. Es a través de tu carácter y a través de la oración y no a través de la queja o la manipulación emocional o la manipulación espiritual.

Nancy: Ahí lo decimos otra vez, deja que Dios sea Dios en la relación. Tiene que ver con confiar en el Señor.

Mary: Realmente es así, y es un patrón que establecemos desde el principio. Creo que si nos acostumbramos a ser astutas, manipuladoras y hábiles, si esa es la forma en que comenzó nuestra relación, es muy difícil cambiar esos hábitos y patrones, pero el Señor quiere que tratemos con esas cosas.

Lo veo en mi vida, en la urgencia de resolver y de estar en control y decirle a mi esposo qué hacer o cómo debe hacer, o si él no responde inmediatamente, intentar crear el escenario para hacerlo responder de la manera en la que yo quiero que responda.

Nancy: ¿Eso requiere de mucho esfuerzo, no es así?

Mary: Requiere mucho, mucho esfuerzo.

Por último, la manipulación circunstancial es donde simplemente ponemos las circunstancias de una manera en que arrinconamos a los hombres en una esquina y hacemos que hagan lo que queremos que hagan.

En realidad es muy interesante. En el relato de Proverbios 7, tenemos esta mujer que fue a la iglesia a ofrecer sacrificios. Su ofrenda fue una en que la comida tenía que comerse, y se suponía que sería por un grupo de personas, y ella estaba sola, su esposo estaba fuera de la ciudad. Así que realmente no debió haber ofrecido ese tipo de sacrificio ese día.

Ella pudo ofrecerlo otro día, pero ella lo ofreció ese día en particular, para poder tramar las circunstancias para acorralar al joven haciéndolo sentir culpable; para hacerlo sentir que estaba obligado a ir con ella para compartir su comida religiosa y cumplir sus votos. Así que ella lo acorraló en una esquina a través de las circunstancias, y esa es otra forma de manipulación.

Nancy: Bueno, pasamos mucho tiempo en la forma salvaje de controlar a los hombres y hacer que ellos hagan lo que queremos que hagan. Pero hay una forma radicalmente diferente, y esa es la manera sabia, la manera de Dios. Solo brevemente, Mary, mientras terminamos aquí, ¿cómo luce ser sabia, no manipuladora? ¿Qué es lo contrario a todo eso que hemos estado viendo?

Mary: Bueno, lo opuesto a eso es confiar en Dios. Cuando tenemos problemas en nuestras relaciones, podemos comunicarnos de una manera que sea respetuosa y con gracia, pero no cruzar esa línea en donde estamos ejerciendo el control, sino donde confiamos en el Señor con todo nuestro corazón y no nos apoyamos en nuestro propio entendimiento, y lo reconocemos a Él en todos nuestros caminos. Eso es, por supuesto, un versículo de Proverbios 3.

Confiamos en que Él dirigirá nuestros caminos, que los cuidará, que es soberano y que está más preocupado por hacer una obra en la vida de mi esposo o en la vida de ese joven, que yo. Y si yo sigo Sus caminos y hago las cosas a Su manera, será beneficioso para mí, y le dará honra a Dios.

Carmen: Has estado escuchando una conversación entre Mary Kassian y Nancy DeMoss de Wolgemuth. Esta se basa en un libro escrito por Mary titulado, «Chicas sabias en un mundo salvaje».

Adquiere este libro en tu librería cristiana favorita. Para información de cómo puedes adquirirlo en línea, visita AvivaNuestrosCorazones.com. Allí, accede al programa del día y encuentra la información relacionada en la transcripción del mismo.

Te animo a que si este programa ha sido de bendición para ti, ¡lo compartas con otras mujeres! Puedes hacerlo fácilmente a través de nuestro sitio web, AvivaNuestrosCorazones.com. Allí también tienes acceso al audio y a la transcripción de cada programa transmitido. Estos recursos están a tu disposición gracias a oyentes que nos apoyan con donaciones mensuales u ofrendas especiales. Su apoyo a Aviva Nuestros Corazones se multiplica en los corazones de miles de mujeres que están aprendiendo a ser sabias al escuchar y aplicar la verdad de la Biblia a sus vidas.

Tú puedes ser parte de este equipo orando por este ministerio, y si así Dios lo pone en tu corazón, apoyándonos con tu donación. Para hacer tu donación visítanos, en AvivaNuestrosCorazones.com.

Bien, mañana Mary te explicará por qué una mujer sabia no necesariamente tiene que ajustarse a un estereotipo.

Nancy: Para muchas mujeres el hablar de ser femeninas evoca esta imagen de una niña que usa lazos y adornos con florecitas y viste de color rosa. Hay ciertas cosas que no hace y ciertas cosas que tiene que hacer. Pero en realidad estamos hablando de algo más, algo que no está tan relacionado con lo que hacemos, sino más bien con quiénes somos.

Mary: Eso es así. A mí me cuesta mucho usar el color rosa (risas). No me queda bien ese color. Así que soy una de esas chicas.

Nancy: Pero sí sabes usar un martillo, ¿verdad?

Mary: Sí, puedo usar un martillo.

Carmen: No te pierdas este próximo programa aquí, en Aviva Nuestros Corazones.

Viviendo juntas la belleza del evangelio, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Caminar Hacia Ti, Iglesia Cristiana Oasis, El Misterio de Tu Amor, ℗ 2015 Iglesia Cristiana Oasis.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión