Aviva Nuestros Corazones Podcast

Ebenezer, día 1

Annamarie Sauter: Hoy Aviva Nuestros Corazones celebra cinco años en el aire con cinco programas a la semana. Únete a nosotras ahora para regocijarnos en las obras y la fidelidad de Dios.

Patricia: En el día de hoy estamos felices de estar en las oficinas, en el estudio de Aviva Nuestros Corazones. No sé si la mayoría de ustedes sabe, pero durante años las oficinas de Aviva Nuestros Corazones, nuestra pequeña oficina, se encuentra dentro de las oficinas de una emisora de radio, de Radio Eternidad, que nos ha acogido amablemente durante todos estos años. Pero ahora por primera vez, estamos realizando esta grabación, en nuestro propio estudio. Tenemos un pequeño estudio que es propiedad de  Aviva Nuestros Corazones. Podríamos decir que estamos estrenando el estudio con un programa grupal de aniversario.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones, con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Hoy no solamente celebramos cinco años en el aire con cinco programas a la semana, celebramos también diez años desde la primera conferencia True Woman, organizada por el ministerio Revive Our Hearts. En el año 2008, esa conferencia dio a luz al ministerio Aviva Nuestros Corazones. Hoy pausamos en el camino para ver cómo llegamos hasta aquí. Con nosotras Patricia de Saladín en la serie, «Ebenezer»,

Patricia: En el día de hoy nuestro estudio está de fiesta porque tenemos aquí con nosotras a Elba de Reyes, a Mayra de Ortiz, y estamos todas celebrando el encuentro. Tenemos también a Laura de González desde Oklahoma y a Maggie de Michelén que también se encuentra aquí con nosotras.

Quiero comenzar el programa de hoy leyendo un salmo que resume lo que en este día, en el día de mañana queremos hacer. Dice el salmo 145:

«Te exaltaré mi Dios, oh Rey,

y bendeciré tu nombre eternamente y para siempre.

Todos los días te bendeciré,

y alabaré tu nombre eternamente y para siempre.

Grande es el Señor, y digno de ser alabado en gran manera;

y su grandeza es inescrutable.

Una generación alabará tus obras a otra generación,

y anunciará tus hechos poderosos (que es lo que queremos hacer en estos dos días).

En el glorioso esplendor de tu majestad,

y en tus maravillosas obras meditaré.

Los hombres hablarán del poder de tus hechos portentosos,

y yo contaré tu grandeza.

Ellos proclamarán con entusiasmo la memoria de tu mucha bondad,

y cantarán con gozo de tu justicia» (vv. 1-7).

Y en este día nosotras queremos decir una palabra que quizás es familiar para algunas de ustedes, o para muchas de ustedes, y es la palabra «Ebenezer». Ebenezer quiere decir, hasta aquí nos ha ayudado el Señor, y si decimos, hasta aquí nos ha ayudado el Señor, eso da a entender que hay una obra en el pasado, que hay una obra que está sucediendo en el presente, y hay una obra que nosotros creemos que el Señor continuará haciendo en el futuro. Lo que queremos hacer hoy es recordar y exaltar los poderosos hechos de Dios, como leíamos en el Salmo 145.

Podemos decir diez años después, que el Señor ha estado con nosotras y que Él despertó el espíritu de las que iban a llevar a cabo una obra que Él tenía planeada y que solo Él podía hacer para un tiempo como este.

En septiembre de 2008 se llevó a cabo la primera conferencia True Woman. Dios quiso derramar bendiciones más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, y fue la respuesta a oraciones de meses, y quizás años del grupo que organizaba.

Y esto fue de una manera asombrosa, así como nuestro Dios es asombroso. Pero por el otro lado, el grupo de las participantes recibió los beneficios de estas oraciones elevadas por otros y también por ellas mismas sin tener idea de todo lo que Dios haría en un futuro no muy lejano.

Laura, me gustaría escuchar de ti, que tú nos digas, además de esto que estamos celebrando, que son los diez años de ese primer True Woman, porque tú fuiste la persona que Dios usó. Casi recuerdo como hoy el día que me dijiste: «Patri, hay una conferencia en Estados Unidos». Me gustaría que compartieras un poco de lo que tú recuerdas de lo que Dios hizo hace diez años.

Laura: Así es Patricia, la verdad es que cada vez que pienso en eso, me maravillo de ver el plan perfecto de Dios que nosotros no conocemos, pero Él sí. Porque Él conoce el fin desde el principio, nosotras estábamos simplemente viendo lo que Dios iba haciendo.

Recuerdo que todo empezó cuando encontramos los programas de Nancy Leigh DeMoss en inglés y los empezamos a escuchar, y de ahí empezamos aquel grupo de En busca de Dios en inglés, tú y yo y otras hermanas más y nuestros corazones fueron avivados.

En ese proceso es que nos enteramos que hay una conferencia en Chicago en octubre del 2008, y nos animamos a participar, pensando que solamente iríamos nosotras. Empezamos a compartir con las iglesias –con tu iglesia y con la mía– y empezaron otras hermanas a animarse, y nos sorprendimos de ver que finalmente se inscribieron cien hermanas. Ninguna había ido a una conferencia cristiana de mujeres antes, y mucho menos fuera del país. Era como una aventura y no sabíamos a lo que íbamos realmente. Recuerdo que fue tan especial...todas aquellas mujeres. Es que Dios empezó a trabajar desde antes porque todas estábamos anticipando lo que Dios iba a hacer, íbamos todas juntas.

Recuerdo que planificamos juntas los vuelos para llegar al mismo tiempo. Llegamos en varios grupos, compartimos habitación. Recuerdo en el hotel que dormíamos cuatro por habitación para ayudar con los costos, y llegamos a donde estaba armándose el evento, que estaban las personas del equipo de Revive Our Hearts llenando las bolsas y nos pidieron ayuda.

Nos pusimos a ayudar y desde ahí fue que empezó para nosotras la bendición. Estar ahí desde el momento que ellos hacían su primera conferencia de ese tipo, y nosotras estar ahí ayudando, conocerlos a ellos detrás del escenario, ayudando a preparar todo.

Desde ahí Dios empezó a trabajar en nosotras y empezamos a ver: ¡wow! este ministerio es especial realmente, empezamos a enamorarnos del ministerio. Y ni se diga cuando este evento empieza y nosotras empezamos a escuchar la Palabra, a ver toda esta visión tan preciosa para las mujeres. Yo siempre pienso, cuando pienso en eso, que yo me había convertido y que por supuesto yo era una cristiana, una hija de Dios, creciendo en la Palabra, pero yo no había entendido el glorioso llamado que yo tenía como mujer en el cuerpo de Cristo; que era enseñar otras mujeres, discipular.

Yo no había visto eso y entonces eso me dio una visión de ministerio, de a lo que me tenía que dedicar, y mi corazón explotaba por dentro de pensar: Cómo puede uno llegar ahora a la iglesia y poner esto en práctica y compartir lo que hemos visto y oído. De verdad que fue un parteaguas en mi vida y yo sé que en la vida de todas las que fueron a ese evento.

Patricia: Así es, y yo quisiera preguntarle primero a Elba: Eso que tú dices, esa ebullición –sé que cada una de nosotras tenía el Espíritu Santo de Dios obrando de manera particular conforme a la necesidad de cada una, por eso quiero escuchar Elba primero de ti y luego de Mayra– ¿Qué significaron esos días en ese lugar en Chamber, Illinois?

Elba: Bueno, primero estar aquí, es como volver a vivir un poco todo eso. Llevar la memoria a diez años atrás…

Patricia: Y como que no nos cansamos....

Mayra: Y hacer las mismas historias…

Elba: Sí, y es como volverlo a vivir y atesorarlo nuevamente y dar gracias a Dios porque...Laura dijo que fue un parteaguas, pero realmente es un antes y un después en mi vida como creyente. En ese momento yo tenía unos veinticuatro años de conocer al Señor, y si bien había abrazado todas las verdades que uno abraza con el evangelio, muchas de ellas no estaban definidas, claras en mi vida.

El poder conocer la feminidad bíblica como pasó en ese evento, le puso un marco a las verdades que yo creía, y muchas cosas que había vivido. Yo había estado en casa con mis hijos, no había salido a trabajar, y lo hice con convicción de que era lo correcto, pero no lo hice, en ese momento, con un marco, quizás teológico de una feminidad bíblica.

Patricia: Me puedo identificar cien por ciento con eso. Yo decía: es que yo vi a mi mamá hacer esto, entonces yo estoy haciendo lo correcto, pero no sabía que era mi diseño.

Elba: ¡Exactamente! Entonces en este momento fue como que las piezas de un rompecabezas empezaron a ocupar su lugar y fue glorioso, fue hermoso. Además ver el Espíritu de Dios moverse en ese lugar...había seis mil mujeres, todas sedientas, deseosas de escuchar a Dios hablar allí, y desde el momento en que el pastor John Piper empezó a definir lo que era la verdadera feminidad bíblica, cuando Piper dijo que el propósito último de la creación es mostrar la gloria de Dios, que esto no era para mujeres débiles...qué reto esa primera noche, exaltar a Cristo es como Él nos ha llamado a vivir, fue un broche para abrir la conferencia y que eso es algo que no ha olvidado ninguna, por lo que veo, fue algo que definió mi vida por los siguientes años, estos diez años han sido diferentes y fue por ese evento.

Yo creo que cada una de nosotras ha escuchado este mensaje más de una vez.

Patricia: Así es, y no nos cansamos de repetir y decir las mismas cosas, las mismas historias. Seguimos anunciando los poderosos hechos del Señor como decíamos, y queremos que una generación le cuente a otra las grandes obras de nuestro Dios.

Y tú Mayra, cuéntame de tu experiencia, brevemente, de ese fin de semana, ese tiempo de True Woman 2008.

Mayra: Mi vida ha estado caracterizada por sorpresas, como que yo planifico una cosa –yo soy muy planificadora– y el Señor entonces tiene otros planes. En el momento de True Woman 2008 yo tenía cinco años de convertida y era parte del grupo de parejas que en ese momento dirigían Fausto y Laura.

Yo estaba en la cúspide de mi carrera profesional donde yo ocupaba el puesto más alto en una empresa donde yo tenía nueve años, y no tenía mucho tiempo de hacer koinonía en la iglesia porque yo era una mujer muy ocupada.

Mi hija se casaba el año siguiente, el 2009, y yo cuando oí el bullicio de la conferencia –a mí me encantan las conferencias, pero las conferencias que yo iba eran de otro tipo porque eran de profesionales y cosas del trabajo que yo hacía– y le dije a ella que le quería pagar para hacer una inversión espiritual en ella antes de casarse. Pero yo como muy ajena porque para mí nosotras estábamos bien, yo le había dado una educación correcta, yo era una esposa –para mí– modelo, y entonces ella me dice: ¡Ay sí, Chicago! Como que ella pensó, yo nunca he ido a Chicago, y fuimos a la conferencia.

¡Cuán grande fue nuestra sorpresa esa primera noche! Con ese mensaje del pastor John Piper, con su estilo histriónico y su fuerza, que el Señor nos iluminó a través de sus palabras del concepto tan equivocado, tan erróneo que nosotras teníamos de nosotras mismas como mujeres.

Yo como esposa me sentí pequeñita, como, yo no soy la esposa que honra a Dios, yo estoy mal. Mi hija por igual, por la noche ella tenía hasta náuseas y me decía: pero yo nunca había oído esto. Nosotras éramos personas de iglesia, entendíamos que estábamos en lo correcto, y yo le doy muchas gracias a Dios porque para mí como ustedes saben fue un antes y un después.

Patricia: Y también estuvieron, claro que recordamos y queremos decirlo para las personas que nos escuchan, Nancy Leigh DeMoss, en ese tiempo todavía soltera, Mary Kassian, Karen Loritz.

Lo que sucedió también fue que nuestros ojos fueron abiertos, por lo menos los míos, por primera vez al embate del feminismo en nuestras vidas. Eso me abrió los ojos y yo dije, es que a pesar de ser cristiana, como decía Elba, por veintiocho o treinta años, y a pesar de creer que estamos haciendo lo correcto, hemos sido embestidas por el feminismo, por el espíritu de la época, y eso fue una de las cosas que nos dio fuerza y que Dios usó para poner en nuestros corazones el anhelo –que obviamente venía de Él– de compartir esto con otras mujeres.

Si hubo algo en lo que Dios no me dejó tranquila jamás, después de True Woman 2008, era que yo pensaba: esto tiene que salir en español, la mujer de habla hispana necesita escuchar esto porque nosotras estamos siendo adoctrinadas, sin saber que estamos siendo adoctrinadas, y estamos como el sapo, nos están calentando el agua de la olla y no vamos a saltar sino que vamos a quedar hervidas, cocidas dentro de esa olla porque se ha ido calentando lentamente. O como dice Nancy, es un suero intravenoso que tú no te apercibes, porque gotita a gotita vamos respirando todo ese aire feminista, y sin darnos cuenta estamos dentro de nuestras iglesias y somos feministas evangélicas.

Elba: Así es. Algo que me impactó mucho, fue ver la diversidad de las charlistas dentro de la conferencia. Yo tenía en mi mente que había que tener un estereotipo de mujer piadosa, en cuanto a cómo debía lucir y cómo debía vestir, quizás por cómo yo había sido educada o cómo había vivido mi vida de fe hasta ese momento. Pero llegar allí y ver diferentes mujeres de fe como Karen Loritz, Mary Kassian, Nancy Leigh DeMoss, todas estas mujeres diferentes en cuanto a su manera de ser, y cómo cada una era diferente de la otra y que no había un estereotipo físico, eso ministró muchísimo mi vida.

Es algo que desde el primer día Dios comenzó a hablarme, diciéndome que no había que lucir de una manera específica, que no era algo externo sino que era una conducta del corazón, que la verdadera feminidad bíblica era algo interno.

Cuando las charlistas se presentaban, lo hacían siendo vulnerables. No era la mujer perfecta, yo soy la mujer verdadera, tengo todo controlado. Recuerdo el mensaje de Karen Loritz hablando de sus debilidades, de sus temores, cuando estuvo deprimida.

Creo que era la primera vez que escuchaba a alguien en una charla, hablar así tan claramente mostrando sus debilidades, y Dios comenzó a trabajar conmigo desde ese momento, como Dios usa la transparencia.

Mayra: Porque ellas mismas confesaban su pecado de orgullo, de falta de sumisión, entonces uno no se sentía como que wow yo soy la más culpable, como que hay esperanza, ellas nos dieron esperanza.

Elba: Exacto. Otra cosa que también ministró mucho mi vida en esa conferencia fue el énfasis en la oración. En cualquier momento podíamos salir a orar. Había un cuarto de oración y había una transparencia muy grande en estos momentos de oración y realmente todo esto Dios lo usó de una manera muy grande en mi vida. Definitivamente Dios usó esa conferencia de una manera muy especial.

Mayra: Así es. A mí en lo particular, el mensaje de Mary Kassian donde ella explicó el origen del feminismo, fue como ver una película de dónde yo venía. Me impactó muchísimo y al ella terminar diciendo que lo que le importa a Dios es que tengamos corazones que le dicen sí a Él, que lo amemos, y que estamos dispuestas a ser lo suficientemente locas para decir lo que Él ha hecho, es hermoso. Y lo suficientemente locas para decir: vivir vidas desinteresadas de manera sacrificial, rindiendo mi vida en emulación del Cristo que amo, vale la pena.

Fue suficiente para mí, para salir con el corazón encogido, pero lleno de esperanza. Verdaderamente True Woman 2008, trastornó mi vida de una manera escandalosamente maravillosa.

Elba: Amén, así fue.

Mayra: Y cuando John Piper hizo la oración inicial, él dijo: Haz en abundancia y mucho más allá de lo que cualquier mujer haya soñado. Esa fue parte de su oración y realmente Él hizo más allá de lo que yo y mi hija habíamos soñado.

Patricia: Sí, Dios yo creo que es el testimonio nuestro y de cientos de mujeres que estuvieron durante ese fin de semana ahí.

Laura: Y mira si fue así Patricia como tú dices, que fueron miles las mujeres impactadas, que vemos el fruto de esa conferencia en muchísimas vidas alrededor del mundo. Cuando vemos el avance del movimiento de Mujer Verdadera que inició precisamente en esa conferencia, que fue como cuando tú lanzas una piedrecita al agua y ves todas las ondas que se van haciendo, todas esas mujeres se fueron a sus hogares, a sus iglesias, a sus comunidades, ardiendo con este mensaje. Lo tomaron y corrieron, y lo que Dios ha hecho alrededor de muchos lugares en Estados Unidos y fuera de Estados Unidos, que los mismos directores del ministerio de Revive Our Hearts estaban sorprendidos. Para ellos sí que verdaderamente Dios respondió mucho más allá de lo que ellos hubieran soñado. Ellos soñaban con iniciar un movimiento, poner una semilla en el corazón de la mujer cristiana, mostrándole dónde se había desviado y perdido el camino, y volver a tomar el camino bíblico de su llamado. Pero ellos no se imaginaban que esto iba a trascender las fronteras de Estados Unidos, y que esto iba a llegar a tantos lugares. Ahora vemos, diez años después, que no hay lugar en el globo, donde las personas no estén escuchando el programa de Aviva Nuestros Corazones, abrazando el mensaje de Mujer Verdadera. Es increíble verdaderamente. Es una obra de Dios de principio a fin.

Elba: Si recordamos, esa era una conferencia nacional que era precisamente para americanas, entonces nos aparecimos cien mujeres dominicanas y eso llamó mucho la atención. Sorprendió enormemente. Pero no solamente el primer año, sino que a la siguiente conferencia en el 2012 también volvimos otro grupo.

Patricia: Pero luego ya eran mujeres del mundo de habla hispana.

Elba: Así es. Eran latinas que se iban uniendo. Por eso les iba diciendo que estaba sucediendo algo más, ya no era solo una conferencia como ellos planificaron que era solamente nacional y que Dios estaba obrando en América Latina.

Laura: Fíjate si fue, y lo volvemos a repetir, más abundantemente les dio Dios a ellos y respondió sus oraciones, que en ese primer evento de Mujer Verdadera, ellos no estaban preparados para recibir inscripciones de fuera de Estados Unidos. Ellos no entendían de dónde salieron estas mujeres de República Dominicana: ¿Cómo supieron de nosotros? Dios lo hizo y ellos estaban, como tu dices, Elba, verdaderamente sorprendidos cuando llega este grupo de cien mujeres con esta sed y este ánimo y esta emoción y este entusiasmo. Ellos no lo podían creer.

Patricia: Yo pienso también que fueron respuestas a oraciones de mucho tiempo antes. Porque conociendo, luego de diez años de True Woman y de todos estos años habiendo estado expuestas a Revive Our Hearts, el corazón misionero y el corazón por América Latina, que precisamente viene, inclusive, desde los papás de Nancy. Dios quiso bendecir, regar y multiplicar esa pequeña semilla en frutos que solamente pueden ser explicados por Dios. Yo siempre cito Juan 10, cuando dice: «Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen» (v.27), porque no nos cansamos de ver la solidez de estos testimonios que uno dice: pero cómo puede ser, cómo es esto posible; que a través de las ondas del radio, o a través de la internet, en un programa que es traducido de otro idioma, las mujeres sean tan impactadas, tomen decisiones tan radicales en sus vidas con relación a sus matrimonios, a sus hijos, a sus maridos, solo puede ser explicado por el poder sobrenatural del Espíritu de Dios operando en sus corazones.

Mayra: Amén. A mí me pasaba algo muy particular porque yo comencé a ayudar a traducir los mensajes al español, y me pasaba que cuando empezaba a traducir yo empezaba a llorar y tenía que detenerme y orar y era tan ministrada...y yo le decía a Laura: Dios me está hablando a través de esto; y ella me decía: es que estos mensajes están ungidos. Y realmente era así, era algo sobrenatural que yo sentía, realmente, haciendo esas traducciones.

Patricia: Hablando del tema, ya entrando a la parte de la traducción en sí, nosotras llegamos a esta conferencia que era en inglés, en la voluntad soberana de Dios aún en ella misma hubo traducción al español y se beneficiaron mujeres que fueron, que aunque no hablaban inglés, recibieron el mensaje en español, y eso ha seguido siendo así. Todas las conferencias True Woman de ahí en adelante, han estado en español. Pero el grupo de dominicanas que fuimos no quedamos satisfechas con simplemente recibirlo en inglés que fue lo que mencionamos al inicio. Queríamos más, en realidad queríamos un Mujer Verdadera, un True Woman en español. Con un anhelo muy grande, pero esperando lo que Él iba a hacer porque, honestamente, nosotros no sabíamos ni siquiera qué hacer para que se llevara a cabo.

No era que nosotras teníamos este plan: Y vamos a seguir estas directrices, y vamos a hacer esto o aquello..no, era simplemente, Señor, queremos que esto salga en español. Lo único que podíamos hacer era orar. Pero Dios sí sabía que Él tenía el plan de llevarlo a la mujer de habla hispana, y esa semillita del True Woman 2008, se convirtió en lo que hoy es Aviva Nuestros Corazones, como parte del movimiento de Mujer Verdadera, y como parte del alcance en español de lo que es Revive Our Hearts.

Las mujeres no saben sobre todo ahora que estamos a la víspera de celebrar los diez años con esa conferencia que sabemos que va a ser especial; en Indianápolis los días 27, 28 y 29 de septiembre de este año 2018, donde se estarán celebrando los diez años de True Woman. Sabemos que esa conferencia va a ser muy, muy especial, y por eso estamos animando a las mujeres a que se unan a ese gran grupo, a esas miles de mujeres que van a estar ahí ondeando esa bandera blanca, y yo digo: tú nunca sabes lo que va suceder cuando tú levantas ese pañuelo y dices, sí Señor.

Así como hemos estado hablando de todas las cosas que el Señor hizo en el año 2008 en esa primera conferencia Mujer Verdadera o True Woman, también quisimos compartir con ustedes los testimonios de las mujeres que estuvieron presentes ahí durante ese fin de semana, en Chambers Illinois. Escucha estas historias:

Aileen: Mi nombre es Aileen Pagan de Salcedo, tengo dieciocho años de casada y más de veinticinco años en la fe. True Woman 2008, produjo en mí un mejor entendimiento de lo que representa para el cristiano el pacto matrimonial, y que como mujer no hay mejor forma de honrar a Dios que a través de mu rol de esposa.

Mercedes: Mi nombre es Mercedes González. True Woman 2008 significó para mí un gran cambio, una transformación, un avivamiento. Tengo un grupo de oración que comenzamos a orar desde el 2008 y vamos a cumplir diez años haciéndolo ahora con el método de madres unidas para orar, y ha sido una experiencia maravillosa, tanto para nuestros hijos como para nosotras. También yo he podido aprender cómo traspasar estas verdades bíblicas a la próxima generación.

Mildred: Puedo dar testimonio de que True Woman 2008, fue el inicio de una nueva etapa en mi vida. Aprendí a ver muchos de los temas bíblicos trascendentales para el crecimiento en la fe con un enfoque más orientado a mi llamado como mujer, y a medida que pasa el tiempo continúo viendo más claro el diseño de Dios para mí: ser una mujer de la Palabra. Puedo citar también el gozo. Qué alegría fue para mí ver un pueblo de toda lengua y nación, amando y alabando al Señor como un solo cuerpo. Mi identidad en Cristo. Verme como una pequeña parte en esa obra de redención de magnitud cósmica, siendo Cristo el centro. Mi matrimonio, entender lo que representa mi matrimonio en este mundo fue hermoso; pero a la vez todo un reto. Esto me sacó de mi zona de comodidad e independencia y me llevó a servir e involucrarme más en Su reino.

Patricia: True Woman 2008 fue como entrar al portal donde entendí el diseño de la mujer plenamente. Comprendí las bendiciones que se encuentran implícitas cuando vivimos ese diseño. Transformador, definitivamente. Puedo decir que se despertó un amor que fue creciente por el hogar, por la maternidad, por el servicio a mi familia, a cada uno de los miembros de ella. Cada cotidianidad se fue llenando de propósito, de valor eterno, muchas cosas que daba por sentado cobraron vida y fue hermoso.

Sandra: En el año 2008 fui motivada en mi iglesia a asistir a una conferencia de mujeres en Chicago, llamada True Woman o Mujer Verdadera. No había escuchado nada acerca de este movimiento pero los temas de la conferencia y el ánimo de otras hermanas fue suficiente para llevarme a estar ahí y encontrarme en un auditorio con más de seis mil mujeres con un solo propósito, buscar a Dios y rendir sus vidas como mujeres, a Él. Y digo como mujeres porque habiendo sido miembro de una iglesia de sana doctrina por más de veinte años, había conocido y abrazado todas las doctrinas de la gracia y el propósito de Dios para mi vida como creyente y miembro del cuerpo de Cristo. Pero Mujer Verdadera dio un giro a ese propósito para verme, no solo como un miembro del cuerpo de Cristo, sino como una mujer dentro de ese cuerpo.

Annamarie: ¡Gloria a Dios por Su obra en las vidas de estas mujeres! ¿Y tú? ¿Serás parte de True Woman '18?

Aileen: Quiero exhortar a toda mujer a asistir a True Woman o Mujer Verdadera 2018, porque esta es una conferencia que a lo largo de los años ha mostrado ser de gran bendición para muchas. Ha avivado nuestra fe, ha abierto nuestros ojos al llamado de Dios para toda mujer, y esto ha dado sentido, propósito y gozo a nuestras vidas de tantas formas. Te exhorto a que vayas porque sé que serás grandemente bendecida, así como lo he sido yo.

Mercedes: Yo aconsejaría a cualquier hermana que asista, que haga el sacrificio, que vaya y les aseguro que no se arrepentirán.

Mildred: Yo le recomendaría esta conferencia a cualquier hermana. Y esas conferencias te instruyen, te animan y te retan a vivir el diseño de Dios, aún vayas en contra de la corriente de este mundo.

Patricia: Mi recomendación para asistir a True Woman 2018 viene porque estoy convencida de que como mujeres estamos bombardeadas por valores de una cultura que nos hemos llegado a creer como verdaderos y no lo son. Son muchas premisas que nos impiden que vivamos en paz nuestro diseño. Eso es lo que nos llena de ansiedades y de preocupaciones, de aquello que nos roba el gozo que Dios tiene preparado para nosotras y que quiere brindarnos cuando vivimos Su diseño y Su Palabra.

Patricia: Qué maravilloso es escuchar la obra de Dios en los testimonios de estas mujeres. También en el estudio tenemos a nuestra invitada Maggie de Michelén, quien es nuestra guerrera de oración. Queremos pedirle a Maggie que despida el programa de hoy en oración.

Maggie: Señor excelso y soberano, Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. Dios fiel a tu pacto el cual hiciste con tu siervo Abraham de que su descendencia sería como las numerosas estrellas del firmamento. Dentro de esa descendencia estamos nosotras, tus hijas, las cuales reconocemos que Ebenezer, hasta aquí nos ayudó Jehová. Hemos visto tu espíritu obrar poderosamente, llenándonos de gracia, sabiduría, paciencia y espíritu de esperar en ti. Deseamos, Señor, como el salmista, decirle a nuestras almas: «Bendice alma mía a Jehová y no olvides ninguno de sus beneficios» (Sal. 103-2)

Por tu pura gracia te ha placido usar Aviva Nuestros Corazones de modo que muchas mujeres oprimidas por el pecado, han encontrado perdón al oír la sana doctrina que día tras día se transmite. Muchas han sido sanadas de dolencias del alma porque tu Palabra ha sido su consuelo en medio de sus aflicciones y han gustado el poder vivificador de la misma. Has rescatado a muchas del foso profundo en que se hallaban sus vidas, y las has sacado a lugares espaciosos donde han encontrado libertad, plenitud, abundancia en Cristo, la preciosa verdad encarnada.

Muchos matrimonios han reencausado el camino, viviendo el mismo a la manera de tu diseño, hemos sido testigos de relaciones restauradas, de mujeres que en su ignorancia llevaban un evangelio muy lejos del evangelio que Tú deseas que vivamos y proclamemos y ahora creen la verdad en su más pura esencia. Durante todos estos años hemos visto cómo has coronado de favores y de misericordias todos y cada uno de los programas, eventos, proyectos, tanto en el habla hispana como la inglesa, y por medio de ellos, muchas hemos sido rejuvenecidas como el águila. Porque Tú, quien no desfallece ni se fatiga, ni se cansa, has estado como poderoso gigante luchando nuestras batallas y guardándonos del enemigo que desea destruir tu obra. Hemos visto cómo no ha faltado voz a Patricia y a Nancy, y ellas han podido llevar a cabo tus encomiendas. No han faltado mujeres que voluntariamente han traducido los materiales de los programas, otras que los han editado, otras han prestado sus voces para grabarlos, otras hacen posible que puedan radiarse, y otras responden las preguntas que llegan. Gracias Señor por el gran número de embajadoras que hacen que dicho ministerio se conozca en muchos lugares tan remotos. Hay un gran ejército de voluntarias que trabajan tras bastidores sabiendo que a Cristo el Señor sirven, y que de Él recibirán la recompensa de la herencia. Gracias por esas muchas mujeres que ofrendan, sea poco o sea mucho, y dichas ofrendas suben como olor fragante a tu presencia pues Tú amas al dador alegre.

Oh, Señor, ¿con qué pagaremos tus tantos beneficios para con nosotros? Tomaremos la copa de tu salvación y esa salvación seguiremos proclamando con tu gracia y con tu poder. Además seguiremos invocando tu Nombre para que este sea conocido por toda la tierra y de tu gloria esta pueda ser llenada.

Patricia: Amén. Sintonízanos mañana en Aviva Nuestros Corazones si quieres seguir escuchando acerca de las grandes obras de Dios en medio muestro.

Annamarie: Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Para escuchar la versión completa de este programa, visítanos en AvivaNuestrosCorazones.com.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión