Podcast Aviva Nuestros Corazones

Estás en la mira

Annamarie Sauter: De acuerdo a Nancy DeMoss de Wolgemuth, fortalecer tu fe es algo bastante simple.

Nancy DeMoss de Wolgemuth: No hay lugar  más profundo donde anclar tu vida que sobre el fundamento de Dios mismo; Su Palabra, santa, infalible, y suficiente; y Su increíble y abundante gracia. Si tienes esas tres cosas,  no necesitas nada más para sobrevivir.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth en la voz de Patricia de Saladín.

Te des cuenta o no, estás bajo el ataque de falsos maestros y otros hostiles a tu fe. Pero esto no tiene por qué ponerte nerviosa, ya que tienes todo lo que necesitas para resistir ese ataque. Nancy te dirá cómo permanecer firme, al continuar con la serie titulada, “Despedida”. Ella grabó esta enseñanza en la última sesión de grabación que se llevó a cabo en Little Rock, Arkansas. Aviva Nuestros Corazones se grabó allí por ocho años y luego sentó su base en Michigan. Escuchemos.

Nancy: Durante estas últimas sesiones, hemos estado hablando del mensaje de despedida del apóstol Pablo a la iglesia en Éfeso, a los ancianos de la iglesia, en el capítulo 20 del libro de  los Hechos, el apóstol Pablo cree que él no  va a volver a verlos de nuevo. El había tenido tres años de ministerio fructífero en medio de ellos, y ahora él está triste; y ellos también están tristes, pero Pablo cree que es la voluntad de Dios que él siga adelante y que valla a otro lugar. Así que se dirige a Jerusalén, pero él aquí está compartiendo lo que hay en su corazón con los líderes de esta iglesia. Y hemos visto que hay por igual una gran cantidad de aplicaciones para nuestros corazones en este mensaje.

Ahora, hasta el momento, en la parte que hemos visto, Pablo ha hablado de lo que le espera a él. Él sabe que le esperan encarcelamiento y aflicciones, pero él dice, "Nada de eso me mueve porque he resuelto este asunto. He decidido que mi vida no se trata acerca de mí. Se trata del reino de Dios, de los propósitos de Su reino, de cumplir la misión que Él me ha encomendado, el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios. "Y Pablo dice:" Nada más importa. Lo que me pase no importa; lo que te pase no importa. Lo que importa es que Cristo sea magnificado y que el evangelio avance."

Y él ha hablado acerca de lo que le espera a él, y ahora se enfoca en lo que les espera a estos creyentes a quienes él ha aprendido a amar, a los líderes de la iglesia en Éfeso, confiando en que ellos a su vez comunicarán esto a los creyentes que se reunían en las casas en Éfeso.

Y continuamos en el versículo 25. Y él dice: "Y ahora" - hemos hablado sobre el pasado; hemos hablado de la relación; hemos hablado sobre el ministerio que hemos tenido aquí, pero ahora tenemos que enfocarnos en el ahora  - lo que está sucediendo ahora.

Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de vosotros, entre quienes anduve predicando el reino, volverá a ver mi rostro. Por tanto, os doy testimonio en este día de que soy inocente de la sangre de todos, pues no rehuí declararles a vosotros todo el propósito de Dios (versículos 25-27).

Permítanme detenerme aquí antes de continuar. Porque aquí hay una iglesia, un grupo de creyentes que ha tenido la mejor predicación. Ellos han sido enseñados bien porque han sido enseñados nada más y nada menos que por el apóstol Pablo, y la iglesia está vibrante en este momento. Está prosperando. Se encuentra en una buena condición. Pero Pablo está preocupado por lo que va a suceder con ellos después de que él se vaya. Y él no se limita a decir: "Bueno está bien, he tenido mi ministerio aquí, las cosas van muy bien, ahora sólo voy a seguir adelante." Él comparte y deja registrada su preocupación con ellos.

Y sé que muchas de ustedes, como madres, han sentido esto por sus hijos cuando los han entrenado en los caminos de Dios. Les han enseñado la Palabra de Dios, y luego los dejan ir.  Y están bien; están amando al Señor; están caminando con el Señor, pero, ¿cuándo dejas de preocuparte por tus hijos? Nunca, nunca.

Tu sabes que hay trampas, lazos y obstáculos por delante que ellos probablemente no están conscientes - ellos creen que lo saben todo a sus 20 años de edad, pero en realidad no saben lo que van a enfrentar.  Y ya tú has caminado por un poco más en el camino. Y tienes algunas ideas de lo que ellos van a enfrentar. Así que a veces puedes dejarles saber sobre tus inquietudes sobre su futuro, sobre tus preocupaciones.

Bueno, eso es lo que Pablo está haciendo aquí. Él quiere prepararlos. Él conoce que el futuro no va a ser fácil y que los ataques y desafíos van a venir, así que él les advierte. Y les exhorta a continuar caminando de acuerdo a lo que se les ha enseñado.

En el versículo 32, vamos a ver que él les anima y les equipa con un recordatorio de que Dios ha provisto todo lo que necesitan para enfrentar su futuro sin miedo. Va a haber problemas, pero pueden ser superados con esta provisión que Dios ha hecho.

Así que continuando con el versículo 28, Pablo apela a esta iglesia, a estos creyentes a estar vigilantes, a estar alerta. Él dice en el versículo 28, “tened cuidado de vosotros y de toda la grey." Y en el versículo 31 dice: "Estad  alertas." Y esa es una palabra que significa "mantenerse despierto." No se duerman. Nunca hay un momento en que es lo suficientemente seguro como para tomarlo con calma, o simplemente dejarse llevar o no hacer ningún esfuerzo,  espiritualmente hablando. Nunca hay un momento. No importa lo bien que vayan las cosas; no importa qué tan cerca estés del Señor, nunca hay un momento en que es seguro simplemente dejarse llevar por la corriente espiritualmente, estar relajado.

Ahora, podemos descansar en el Señor. No estoy diciendo que deberíamos estar tensas acerca de nuestro crecimiento espiritual, pero no hay ni un momento en el que puedas darte el lujo de bajar la guardia. Siempre tenemos que estar vigilantes y alertas porque tenemos un enemigo que busca destruir nuestra fe.

Así que Pablo dice en el versículo 28,

Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual el Espíritu Santo os ha hecho obispos para pastorear [o algunas de sus traducciones dicen para cuidar] la iglesia de Dios, la cual El compró con su propia sangre.

Pablo le dice a estos ancianos, "Hay que tener cuidado en dos áreas: En primer lugar, ten cuidado de ti  mismo."

Ahora permítanme detenerme aquí y acordémonos de que los líderes espirituales tienen que cuidar sus propios corazones y sus vidas.

Y quizás tu dirás: "Bueno, eso es bueno para los líderes espirituales."

Escucha, si tú eres madre, tú eres un líder espiritual. Y si estás discipulando a una mujer más joven, si eres una mujer mayor deberías de estarlo haciendo, entonces eres una líder espiritual. Cada vez que estás influenciando a otros espiritualmente, necesitas proteger tu propia vida y tu propio corazón.

Y aquellas de ustedes que son madres y que amamantan a sus hijos, saben que tienen que cuidar de lo que comen. Hay algunas cosas que no se deben comer cuando estás amamantando, en cambio hay algunas otras cosas que necesitas comer porque estás pasando nutrientes a tu pequeño. Cuando estás discipulando, cuando estás guiando a otros espiritualmente, tú estás pasando vida espiritual, vitalidad, nutrientes, y necesitas asegurarte de que te estás alimentando adecuadamente, que estás poniendo atención a tu propio andar con Dios.

Así, que Pablo dice, "Presta atención especial de ti mismo, y luego presta atención cuidadosa a todo el rebaño de Dios.

Ahora, estos hombres eran ancianos, eran los líderes espirituales de las iglesias, con los que Pablo estaba hablando allí a 48 kilómetros al sur de la ciudad de Éfeso. Y ellos son llamados obispos. Estos eran hombres a quienes se les había asignado esta posición por el Espíritu Santo, y al ser designados para ser obispos de la grey de Dios, ellos eran responsables ante Él por la condición de su rebaño. Dios nos hace responsables de la condición de las personas que Él ha confiado bajo nuestro cuidado.  Ellos debían cuidar o pastorear el rebaño.

Y esa es una palabra que en griego significa "cuidar el rebaño, conducir a las ovejas a pastar,” conducir a las ovejas. Y también tiene que ver con la alimentación de las ovejas, asegurándose de que se satisfagan sus necesidades, y asegurándose de que sean dirigidas por el camino correcto.

Eso realmente describe la responsabilidad de los líderes espirituales, de los ancianos de la iglesia, de los padres, los que están discipulando a otros. Hay una responsabilidad espiritual al guiar a los que Dios nos ha dado para pastorear y alimentar espiritualmente como Pablo había hecho con la iglesia en Éfeso.

Y creo que este pasaje nos alienta a ser fieles en ministrar a aquellos que Dios nos ha llamado a servir, a nuestras familias, a las mujeres que  estás mentoreando o discipulando. Cuida primero de ti, y luego de todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo te ha dado responsabilidad.

Ahora en el versículo 29 el da una advertencia. Esta iglesia se va a enfrentar a amenazas, ataques y desafíos, y van a venir de dos direcciones. Va a haber amenazas de afuera del rebaño, y de a dentro del rebaño, de dentro de la iglesia.

Versículo 29:

Sé que después de mi partida, vendrán lobos feroces entre vosotros que no perdonarán el rebaño, y que de entre vosotros mismos se levantarán algunos hablando cosas perversas.

Cosas perversas o cosas que son contrarias a la verdad. Ellos enseñarán falsedades, dice la NVI ahí. ¿Por qué? - "Para arrastrar a los discípulos tras ellos. Por lo tanto estad alerta" -estén despiertos; manténganse despiertos.

Los pastores, los obispos de la iglesia de Dios debían proteger el rebaño porque iba a haber ataques, lobos feroces viniendo de afuera, personas que distorsionarían la verdad también desde adentro del cuerpo de Cristo, tratando de  separar y dividir algunos grupos para que les siguieran a  ellos.

Y vemos que las preocupaciones de Pablo por esta iglesia eran justificadas, estaban justificadas. Si tú lees 1 y 2 Timoteo, verás que esta iglesia más tarde luchó con asuntos doctrinales, con aquellos que estaban trayendo falsas enseñanzas a la iglesia. Y recordarás que en la carta a la iglesia de Éfeso en el libro de Apocalipsis, en el capítulo 2 Jesús le dijo a esta iglesia, "Dejaste tu primer amor" (Cf. versículo 4). Así que ellos no se mantuvieron tan vigilantes como necesitaban hacerlo.

Ahora, quiero hacerles esta pregunta sobre como permanecer protegidas de los depredadores espirituales, ¿Cómo te guardas de convertirte en presa de los depredadores espirituales? ¿Cómo te mantienes protegida? ¿Cómo sobrevives a estas amenazas y prosperas espiritualmente?

Bueno, Dios en Su gracia ha hecho provisión para ti y para mí y para las que amamos y servimos. Y permítanme darles tres ideas que vienen a mí sobre este texto.

En primer lugar, asegúrate de que estás conectada a una iglesia local con ancianos o líderes bíblicamente calificados. Esto debe ser cierto, sin excepción.  Como creyentes, Dios no nos creó para ser "llaneros solitarios."  Y es muy popular hoy en día que las personas salgan de la iglesia.

Ahora, yo sé que hay un montón de problemas en la iglesia hoy.  La iglesia tiene una necesidad urgente de avivamiento, de restauración, de reforma y de un montón de cosas más, pero Jesús ama a la iglesia. Ese es Su plan. Y Él no tiene otro plan. Y no puedes sobrevivir ni prosperar espiritualmente si no estás conectada a la vida de una iglesia local.

Y con eso no me refiero a que vayas y te sientes y estés ahí como una espectadora.  Lo que quiero decir es que te conectas a un grupo de creyentes, a un cuerpo de creyentes que pueda ayudarte a rendir cuentas, y que pueda proteger tu alma porque no hay un sustituto para eso.

Así que te ánimo, como parte de esto, a orar por tus líderes y que hagas lo que puedas para animarlos.

Recientemente almorcé con mi pastor y con su esposa para ver cómo podía animarlos, cómo podía bendecirlos, cómo podía fortalecerlos, a sabiendas de que en su ministerio hay retos y dificultades. Que necesitan estímulo. Y ¿Por qué hago eso? Bueno, número uno: Quiero animarlos. Pero en segundo lugar: yo quiero que ellos sean buenos líderes espirituales de nuestro rebaño. Así que quiero hacer lo que pueda para levantar sus manos y luego seguir su liderazgo. Y a medida que ellos siguen a Cristo, ya que siguen la Palabra de Dios, seguir su liderazgo.

Y Hebreos 13 lo deja claro en el versículo 17, dice:

Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta. Permitidles que lo hagan con alegría y no quejándose, porque esto no sería provechoso para vosotros.

Así que asegúrate de que tu vida esté ligada a la vida de una iglesia local con líderes bíblicamente calificados.

Número dos: Recuerda lo que has aprendido de los que te han enseñado la Palabra de Dios. No te limites a llenar tus cuadernos de notas. No dejes que al salir de la iglesia el domingo o por la tarde o el lunes en la mañana, a más tardar, ya has olvidado lo que el ministro dijo de la Palabra de Dios. Recuerda lo que has aprendido de los que te han enseñado la Palabra de Dios.

Y eso es lo que Pablo dice en el versículo 31:

Por lo tanto, estad alerta, recordando [recordando, recordando] que por tres años, de noche y de día, no cesé de amonestar a cada uno con lágrimas [recuerda lo que te dije].

 

Algunas de ustedes han sido bendecidas por Aviva Nuestros Corazones. Sé que has aprendido cosas acerca de los caminos de Dios:

  • Tu matrimonio ha sido restaurado.
  • Has venido a la fe en Jesucristo.
  • Has entendido, has captado el llamado a la feminidad bíblica.
  • Has respondido.
  • Y has experimentando libertad, plenitud, y abundancia en Cristo.

Quiero decirte, que lo que haya sido necesario para que pudieras llegar a ese lugar donde has experimentado libertad, plenitud y abundancia en Cristo es exactamente lo que necesitaras para permanecer en ese lugar.

Realmente, después de todo este tiempo, no tengo nada nuevo que decirte. Básicamente, tengo uno o dos o tres mensajes, y lo digo de diferentes maneras desde un montón diferente de versículos. Pero esencialmente son las mismas cosas:

  • Puedes confiar en Dios.
  • Cualquier cosa que te haga necesitar a Dios es una bendición.
  • Jesucristo es tu vida.
  • Lo necesitas no sólo para tu justificación, sino que lo necesitas para tu santificación.

Sigo dirigiéndote hacia Cristo, dirigiéndote hacia la cruz, dirigiéndote a la Palabra de Dios, dirigiéndote a la gracia de Dios. Eso es lo que necesitas.

Así que, recuerda las cosas que has oído. Hebreos 13: 7:

Acordaos de vuestros guías, que os hablaron la Palabra de Dios. Y considerando el resultado de su conducta, imitad su fe.

Ahora, no los pongas en un pedestal; no los exaltes por encima de su justa medida. Ellos no son Dios. No hagas un ídolo de estas personas, pero en la medida que ellos han seguido a Cristo y enseñado Su Palabra,  síguelos, aprende de ellos, recuerda lo que te han enseñado, e imita su forma de vida.

Y luego, ahí en Hechos 20, en el versículo 32. ¿Cómo evitas convertirte en presa de los depredadores espirituales? Pablo dice:

“Ahora os encomiendo a Dios y a la palabra de Su gracia, que es poderosa  para edificaros y daros la herencia entre todos los santificados.”

"Hay lobos feroces allá afuera," dice Pablo. Ellos te van a atacar. Son hombres que tuercen y pervierten la verdad. Ellos buscan destruirte -  no te buscan para edificarte, sino para derribarte. Ellos no te están buscando para darte una herencia. Están tratando de quitarte lo que tienes.

Y una de las cosas que a menudo pasa con los falsos maestros es el amor al dinero, y por eso es importante lo que Pablo dice, en una sección de este pasaje que aún no hemos llegado dice, “Ni la plata, ni el oro,  ni la ropa de nadie he codiciado. Yo no hago esto por dinero. Yo no estoy en esto por el dinero "(Cf. versículo 33).

Pero los falsos maestros por lo general están en esto por el dinero. Están tratando de obtenerlo de ti, pero Pablo dice que Dios quiere edificarte.  Él quiere darte una herencia, y tu herencia en Cristo. Él quiere que lo experimentes en su totalidad, y estos que vienen en contra de ti, estos lobos rapases espirituales, estos hombres que pervierten la verdad, ellos están tratando de destruirte. Están tratando de robarte las riquezas espirituales que Dios te ha dado.

Así que Pablo, quien ha servido como protector espiritual y pastor de este rebaño, ahora se va. Él está preocupado por la protección de ellos cuando él se vaya, y quiere que ellos sepan que están en las mejores manos. A pesar de que piensan que se van a morir cuando Pablo se vaya; ellos creen que no podrán seguir adelante sin él; Pablo sabe que pueden lograrlo sin él, porque él les está dejando algo que es mejor que tener al apóstol Pablo en medio de ellos. Y ¿Qué es eso?

Pablo dice: Os encomiendo a Dios y a la Palabra de Su gracia, que es poderosa para edificaros [para mantenerlos como yo lo he hecho durante estos años] y también para daros la herencia entre todos los santificados.

¿Cuáles son las tres cosas a las que Pablo les encomendó a estos creyentes? Bueno primero a Dios, luego a Su Palabra y en tercer lugar a Su gracia.

Ahora, tal vez tú esperabas algo más profundo que eso, pero ¿sabes qué? No hay nada más profundo donde anclar tu vida que sobre el fundamento de Dios mismo; Su Palabra, santa, infalible, suficiente; y Su increíble y abundante gracia. Si tienes esas tres cosas,  no necesitas nada más para sobrevivir.  Tú puedes sobrevivir cualquier ataque que venga en contra de tu fe.

Algunas de ustedes, han respondido a las enseñanzas y al ministerio que han recibido de nosotros a lo largo de los años, y han sido fortalecidas.   Pero, quizás estás entrando en una nueva etapa de la vida donde van a venir algunos ataques. El mundo te va a bombardear.

Cuando tu matrimonio se pone difícil, y te digan: "Tú no deberías permanecer en ese matrimonio," recuerda lo que has aprendido de la Palabra de Dios y aférrate a la verdad. Tú has visto  que Dios te ha concedido gracia en los primeros años de tu matrimonio. ¿Crees que Dios no puede darte esa gracia en esta época en tu matrimonio? El Señor es tu Pastor. Él es tu Sustentador. Él es tu Protector. Él es nuestra Herencia.

Y quiero decirte que Dios tiene más y mejores cosas para ti  de las que puedas imaginar. No hay nada ni nadie que pueda quitarte eso que Dios te da. La Palabra de Dios:

  • Te protegerá.
  • Te enriquecerá.
  • Te llenará.
  • Te satisfará.
  • Te guiará.
  • Te dirigirá.
  • Te corregirá.
  • Será todo lo que Ve  a la Palabra.

Algunas de ustedes han dejado que las alimente con cuchara a través de todos estos años. Tal vez esa fue una de las razones por las que Dios traslado el ministerio a Michigan - para que no las alimentara con cuchara - pero quiero desafiarte. . . La gente me dice a veces: "Deseo poder sacar de la Palabra lo que tu sacas de ella." ¿Sabes qué?

Tú puedes.

Y tú me preguntas pero: “¿Cómo?"

Yo  fui estudiante de música en la universidad. No tengo un título de seminario. Hago lo que tú puedes hacer, y  es abrir la Biblia. Me meto en la Palabra. La leo. Medito en ella. Reflexiono sobre ella, así como estoy haciendo en esta serie, tomando cada frase. He pasado horas pensando en este pasaje para poder alimentarte con él. Ahora puede que no tengas muchas horas todos los días para hacer eso, pero puedes meterte en la Palabra. Puedes meterla en tu mente y en tu corazón y en tu vida. Puedes vivirla. Y puedes reproducir la Palabra de Dios en otros.

Y luego de la Palabra entonces, la gracia de Dios - la gracia de Dios - que cosa tan maravillosa. El poder divino de Dios nos da el deseo y el poder para hacer la voluntad de Dios. Pablo dice: "Os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia" (Hechos 20:32).

Y al final de cada una de las epístolas de Pablo, él dice algo como esto: "La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.”

Pablo sabía que cuando tienes la gracia de Dios, tienes todo lo que necesitas. Pero la gracia de Dios no te da hoy todo lo que necesitas para mañana o para la próxima semana o para el próximo mes o para el próximo año, sino que te da todo lo necesario para ese momento.

Y el último versículo de toda la Biblia, Apocalipsis, capítulo 22 dice: "La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros, amén" (versículo 21).

  • Es la gracia de Dios que te
  • Necesitas la gracia de Dios para
  • Necesitas la gracia de Dios para esforzarte en la batalla y en la guerra espiritual.
  • Necesitas la gracia de Dios para sufrir bien y así glorificar a Dios en tu sufrimiento.
  • Es la gracia de Dios que te sostendrá cuando estés cansada.
  • Y es la gracia de Dios que te fortalecerá cuando estés débil.
  • Es la gracia de Dios que te va a satisfacer grandemente sin importar lo que está pasando en cualquier área de tu vida.

Pablo dice: “Yo te encomiendo - te confío - te deposito en la custodia de Dios y de la Palabra de Su gracia, la cual es poderosa para edificarte y darte la herencia entre los santificados" (Cf. versículo 32).

Pablo quería que ellos se dieran cuenta de que su bienestar espiritual no dependía de que Pablo estuviera ahí. Nuestro bienestar espiritual, nuestro crecimiento espiritual, nuestra plenitud espiritual nunca dependerá de ningún instrumento humano.

Recuerda que cuando el Señor aleja o quita de tu vida a alguien que te ha alimentado espiritualmente, que te ha enseñado, que te ha guiado. Recuerda que al final, si quieres estar en buenas manos, en manos seguras, protegida, encomiéndate a Dios y a la Palabra de Su gracia.

Y a Aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y para presentaros sin mancha en presencia de su gloria con gran alegría, [a Él], al único Dios, nuestro Salvador, por medio de Jesucristo nuestro Señor, sea gloria y majestad, dominio y autoridad, antes de todo tiempo, ahora y para siempre. Amén (Judas 24-25).

Annamarie: Nancy DeMoss de Wolgemuth nos ha estado dando noticias en qué pensar: Los falsos maestros y otros hostiles a la fe están en nuestra contra, pero la buena noticia es que Dios es mucho más poderoso. Él te ofrece todo lo que podrías necesitar, por gracia, para permanecer firme en la fe.

Gracias Nancy por este mensaje. Estoy segura de que muchas oyentes de Aviva Nuestros Corazones pueden estar pasando por algún tipo de transición, y esta serie titulada “Despedida” será de gran ayuda y aliento para ellas.

Nancy: Como hemos compartido con ustedes, esta serie se grabó justo en el medio de una transición importante para mí. Aviva Nuestros Corazones se puso en marcha en colaboración con los Ministerios FamilyLife (Vida en Familia) en Little Rock, Arkansas. Durante los primeros ocho años de nuestro ministerio, Revive Our Hearts se grabó en Little Rock.

Y estoy muy agradecida por el personal, los estudios, y la ayuda en la producción que FamilyLife nos ofreció, pero Revive Our Hearts continuo creciendo y luego nació Aviva Nuestros Corazones, y llego el momento donde tuvieron que mover la producción hacia Michigan donde se encuentra el resto de nuestro personal y donde el ministerio tiene su sede.

Como ustedes saben, Aviva Nuestros Corazones es un ministerio apoyado por sus oyentes, lo que significa que somos capaces de estar en el aire cada día, cada semana, gracias a tu apoyo financiero. Tu donación puede hacer una diferencia significativa en este momento.  Como te puedes imaginar, nuestras necesidades financieras son grandes para poder aprovechar nuevas oportunidades.

Annamarie: Así es Nancy. Y queremos aprovechar para darles las gracias a todos aquellos que han hecho posible que lleguemos hasta aquí. Gracias a todas aquellas que oran, a aquellas que nos apoyan con su trabajo voluntario, y a aquellas que por medio de sus donaciones han hecho posible que este ministerio llegue a toda Latinoamérica.

Si eres una persona que revisa el correo electrónico constantemente, quizás te interesa nuestra “Conexión diaria”, esta te permite recibir un correo diario con el acceso al programa del día. Puedes suscribirte gratuitamente en AvivaNuestrosCorazones.com. Y cuando escuchas el programa a través de nuestra página web, tienes diferentes opciones para compartirlo con amigas. Ayúdanos a traer libertad, plenitud y abundancia en Cristo a la vida de mujeres en tu círculo de influencia.

Bien, el apóstol Pablo era muy lógico, ofrecía teología profunda y argumentos bien estructurados; pero Pablo también era emocional. Echemos un vistazo a este lado del apóstol mañana, aquí en Aviva Nuestros Corazones.

 

Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

 

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.