Podcast Aviva Nuestros Corazones

La esperanza es una Persona

Carmen Espaillat: Paul David Tripp dice que Jesús amó lo suficiente a sus discípulos como para enviarlos a una tormenta. ¿Por qué?

Paul David Tripp: A veces necesitas la tormenta para ver la gloria. El cuidado no es solo la presencia de Jesús en la tormenta. ¡Su cuidado es la tormenta misma! Ese es el cuidado, precisamente el tipo de cuidado que necesitamos. Él es celoso de que nosotros podamos ver y entender, para que realmente tengamos corazones de fe, resistentes, seguros, firmes, audaces, ministrando la fe.

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy Leigh DeMoss: Ayer, escuchamos la primera parte de un mensaje que el Dr. Paul David Tripp predicó durante la conferencia Revive 13, una conferencia que Aviva Nuestros Corazones organiza para líderes de ministerios cada dos años. El Dr. Tripp nos mostró que Jesús amó a sus discípulos lo suficiente como para enviarlos a una tormenta, aunque sabía que sería difícil, abrumador y aterrador.

El Señor hace lo mismo con nosotras, permitiéndonos afrontar las tormentas de la vida, incluso cuando nos sentimos inadecuados para pasar a través de ellas por nuestra cuenta. Este, al final de cuentas, es un muy buen lugar para estar, porque es cuando volvemos nuestros ojos a Jesús y nos encontramos con su gracia para que nos lleve a través de la tormenta.

Hoy el Dr. Paul Tripp, quien es un autor y conferencista, va a seguir trayendo esta historia del libro de Marcos a la vida. Creo que este mensaje será un gran estímulo para ti como lo fue para mí cuando lo escuché por primera vez en la conferencia Revive '13. Él nos muestra cómo podemos mantener los ojos en Jesús incluso cuando la tormenta está rugiendo a nuestro alrededor. Vamos a escuchar.

Paul David Tripp: Pon atención a esta escena, Jesús está ahora de pie al lado del barco. La tormenta todavía está en curso, las olas todavía están rugiendo, el viento todavía sopla. Estos hombres todavía están en esta situación que va más allá de sus fuerzas, mucho más allá de su capacidad y mucho más allá de su capacidad para resolverlo. Nada ha cambiado hasta el momento, pero ahora, en este momento, Jesús está con los discípulos.

Y aunque ellos no lo reconocen, y a pesar de que aún están en el mismo pánico, Jesús no dice: “¡Me rindo! Les he enseñado y enseñado y enseñado. Les he revelado mi gloria una y otra vez. Fuera del barco. ¡Me voy a conseguir nuevos discípulos!”

Eso es lo que yo hubiera hecho, les hubiera dicho "¡fuera!" Pero no Él. Jesús dice las palabras más hermosas que jamás podrían ser dichas. Son palabras que literalmente, si se entienden y son recibidas cambiarán todo acerca de ti y todo lo relacionado con tu vida. Son así de increíbles. Él les dice: "Tengan ánimo, soy yo; no teman".

Lo que Jesús está haciendo es que está tomando uno de los nombres de Dios. Él está diciendo a los discípulos: " ¿No lo entienden? El YO SOY está aquí. El YO SOY está aquí. El YO SOY está aquí, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. El Señor, el Rey, el Creador, el Soberano que mantiene todo unido por la palabra de su poder. Aquel en quien todas las promesas del pacto descansan. ¡El YO SOY está aquí! El YO SOY está aquí. El YO SOY está aquí." Es imposible que tú estés en las tormentas de la vida por tu cuenta todo el tiempo, porque tu vida ha sido invadida por la gracia de Aquel que es el YO SOY.

El YO SOY está aquí. Ese momento está destinado para transformar a los discípulos. Ese momento es para darles un nuevo sentido de identidad, un nuevo sentido de significado y propósito, una solidez de la fe que se puede mantener incluso cuando la vida es dura. El YO SOY está aquí. Mi esperanza no está en las personas, mi esperanza no está en las situaciones a mi alrededor. Mi esperanza está en una cosa: el YO SOY ha invadido mi vida. Por Su gracia, tengo esperanza.

Cuando estás enfrentando cosas en tu matrimonio que has hecho todo lo posible para resolver y nada parece hacer la diferencia, es mejor que te digas a ti misma, no estoy en este momento matrimonial sola, porque mi vida ha sido invadida por la gracia de Aquel que es el YO SOY.

Cuando estás al final de un día muy desalentador en que tus hijos parecen haber conspirado juntos para ser particularmente rebeldes y hay otra pelea que puedes escuchar desde el pasillo y vas caminando por el pasillo sintiéndote agotada y no quieres empezar de nuevo con el mismo regaño, es mejor que te digas a ti misma: No estoy sola en este momento. Mi vida ha sido invadida por Aquel que es el YO SOY.

Cuando has perdido trabajo y vas conduciendo a casa preguntándote cómo serán las próximas semanas y meses, será mejor que te digas en tu coche, no estoy sola en este momento, porque mi vida ha sido invadida por la gracia del YO SOY. El YO SOY está aquí, el YO SOY está aquí, el YO SOY está aquí.

Cuando te enfrentas a una enfermedad que ha creado en ti una conciencia muy atemorizante de tu cuerpo, en la que ahora estás más consciente de tu cuerpo de lo que nunca habías estado y te preguntas si cada parte de él se está cayendo a pedazos, es mejor que te digas a ti misma: No estoy sola en este momento, porque mi vida ha sido invadida por la gracia del YO SOY.

¡Escúchame bien! De eso es que se trata el ministerio, se trata de llevarle el YO SOY a la gente. De eso es que se trata. La esperanza no está en tu sabiduría, la esperanza no está en que seas capaz de encontrar la manera de solucionar todo esto. La esperanza se encuentra en una cosa, la esperanza es una persona y Su nombre es el YO SOY. De eso es que se trata el ministerio.

El YO SOY ha llegado.

Ahora, déjame hacerte una pregunta. En este pasaje, ¿Cuándo comenzó el cuidado de Jesús por los discípulos? ¿Cuando estaba caminando? ¿Cuando estaba junto a la barca? ¿Comenzó acaso cuando Él les dijo esas palabras hermosas? No, no, no, no, no, no, no. El hermoso, tierno, transformador cuidado de Jesús comenzó cuando Él los puso en la barca y los envió a través del mar.

Y quizás tú te estés preguntando, "¿Pero, por qué Paul?" Escucha lo que te voy a decir. Si estás tomando notas, escríbelo. Porque a veces necesitas la tormenta para así poder ver la gloria. Es por eso. A veces es necesaria la tormenta con el fin de ver la gloria. A veces son solo las tormentas penetrantes y oscuras de la vida que evidencian la gloria del Mesías y que nos brindan el alivio y entonces podemos reconocerlo y decir, "Yo estoy bien, porque Él me ha llevado a una relación eterna con Él".

A veces necesitas la tormenta para ver la gloria. El cuidado no es solo la presencia de Jesús en la tormenta. ¡El cuidado es la tormenta! Ese es el cuidado, precisamente el tipo de cuidado que necesitamos. Él es celoso de que nosotros podamos ver y entender, para que nosotros realmente tengamos corazones de fe, resistentes, seguros, firmes, audaces y ministrando la fe.

Mira lo que dice el texto a continuación: " Y subió con ellos a la barca, y el viento se calmó (finalmente); y ellos estaban asombrados en gran manera (atónitos)". En caso de que no te hayas dado cuenta, eso no es un cumplido. No es un cumplido. De hecho, es uno de los pocos lugares en el que Marcos hace un comentario editorial y dice: “Porque no habían entendido lo de los panes, sino que su mente estaba embotada."

¿Ahora podemos hablar? Es más no les voy a pedir permiso. Simplemente lo voy a decir. Hay una gran y significativa diferencia entre asombro y fe, entre ser una persona asombrada y ser una persona de fe. Hay una gran diferencia. Tú puedes sorprenderte por cosas en las que no has puesto tu fe.

Yo vivo en Filadelfia. Ha sido una costumbre para mi familia el ir todos los veranos a la costa de Nueva Jersey para unas vacaciones familiares. A eso le llamamos "pasear por la costa". No sé por qué le llamamos así, pero lo hacemos. Nosotros siempre íbamos a Ocean City, Nueva Jersey, porque es una comunidad muy orientada a la familia, es una comunidad como decimos “limpia” (no se vende alcohol) y tiene un malecón donde los niños pueden correr libremente y eso nos encanta.

Pero mis hijos siempre me querían convencer de que los llevara a la siguiente comunidad que está al sur que se llama Wildwood. Wildwood tiene un gran paseo junto al mar y al lado de este hay dos grandes y enormes muelles donde se encuentra el parque de diversiones. Hay un juego mecánico allí que la primera vez que lo vi, me quedé sorprendido.

Era una estructura grande de metal, tal vez como de quince metros de altura. De él colgaban bandas elásticas. En la parte inferior de esas bandas había como unos asientos. Por siete dólares, ellos amarraban a una persona—aparentemente cuerda—con una correa al asiento y los columpiaban de un lado al otro sobre el Océano Atlántico por la noche.

Ahora, ese juego me asombró. La primera vez que lo vi, estaba así... Con los ojos abiertos. Mi familia fue a subirse a algunos juegos. Yo me quedé quieto. Mi familia tuvo que regresar por mí y llevarme con ellos. Ese juego realmente me sorprendió. Sin embargo, les puedo decir con certeza, nadie pudo atar a Paul Tripp a ese asiento y lanzarlo sobre el Océano Atlántico.

Hay una enorme diferencia entre el asombro y la fe.

  • Puedes asombrarte por las extensas historias redentoras que hay en las Escrituras y no estar viviendo por la fe.
  • Puedes asombrarte por la lógica laberíntica de la Palabra de Dios y de Su teología y no vivir por fe.
  • Puedes asombrarte por la maravillosa música de adoración y no estar viviendo por la fe.
  • Puedes asombrarte por la maravillosa enseñanza y predicación que oyes y estar viviendo sin fe.
  • Puedes asombrarte por el amor dentro de tu grupo pequeño y no vivir por la fe.
  • Estamos contentos con un poco de conocimiento bíblico.
  • Estamos contentos con un poco de conocimiento teológico.
  • Estamos satisfechos con un cristianismo que solo dura los domingos por la mañana pero realmente vivimos una vida que está moldeada y formada por otros valores.
  • Estamos contentos con un matrimonio que es un poquito mejor que otros.
  • Estamos contentos con ser padres un poco mejor que otros.

Hay una diferencia enorme y significativa entre el asombro y la fe.

Dios no está dispuesto a dejarte en un asombro divino. Él quiere que seas una persona con una fuerte, segura y aspirante fe. Así que Él te llevará adonde tú no has planeado ir para producir en ti lo que no podrías lograr por tu cuenta. El pasaje nos explica por qué este es un momento de asombro y no de fe.

Dice así, “Porque no habían entendido lo de los panes, sino que su mente estaba embotada”." "No habían entendido lo de los panes" significaba que los discípulos no habían aprendido su lección. Aquí se está hablando de la alimentación de 5,000. Cada milagro de Cristo tenía la intención de predicar algo sobre el Evangelio. De eso es de lo que se tratan los milagros, los milagros predican el Evangelio.

Entonces ellos no habían aprendido sus lecciones y dice que ellos no las habían aprendido porque sus corazones estaban endurecidos. Es una imagen verbal física. Mira aquí; es la imagen de un corazón de piedra. Si yo tuviera una piedra en mi mano ahora mismo y la estuviera apretando con todas mis fuerzas, ¿qué es lo que esperarías que sucediera?

Bueno, mira el tamaño de mis brazos. No es difícil contestar. La respuesta es nada, porque esa piedra es resistente al cambio. Eso es lo que la dureza de corazón es; es la resistencia al cambio. ¿Por qué somos resistentes al cambio? Porque estamos muy satisfechos en donde estamos. Estamos muy satisfechos con lo que hemos recibido. No estamos necesitados ni hambrientos. Los hombres en la barca estaban muy satisfechos. Ellos no estaban aprendiendo su lección.

Luella, mi querida esposa y yo dimos a luz un hijo. Bueno, en realidad ella dio a luz. De niño él no entendía el concepto de los regalos. Le comprábamos un juguete para su cumpleaños o para Navidad, él abría la caja, hacía a un lado el juguete y se ponía a jugar con la caja. Eso me volvía loco.

Así que una Navidad, decidí que iba a experimentar la victoria de un padre e iba a encontrar un juguete con el cual él realmente jugara. Hablé con mi esposa, por cierto, pobrecita ella en lo que la puse y nos fuimos a esta búsqueda, pasamos todo el día buscando. Mucho más tiempo del que tenía sentido durar. Yo no iba a perder.

Finalmente encontré un juguete que parecía como si estuviera hecho a la medida para mi hijo. Yo sabía que él no podría resistirse así que cuando llegó la Navidad, llegó el momento de que abriera el regalo, estábamos sin duda más emocionados que él. Abrió la caja como un niño pequeño lo haría, sin pensar en el reciclaje y de hecho comenzó a jugar con el juguete. Yo me sentía victorioso.

Fui a la cocina a hablar con uno de mis familiares, estuve ahí unos minutos, conseguí algo de beber y cuando volví a la sala donde estaba el árbol adivinen que él estaba sentado en la caja.

Quizás te estés preguntando, "¿Por qué este hombre está compartiendo con nosotros esta tierna historia familiar al final de este mensaje?" Aquí está, se te ha dado el regalo más increíble que se podría dar nunca. Es un regalo que es precioso desde cualquier perspectiva. Es un regalo único que nunca podrías ganar, nunca podrías conseguir, que nunca podrías merecer. Es el regalo más esencial, el regalo de regalos, el regalo que cada ser humano, que alguna vez haya respirado, necesita desesperadamente.

Es el único regalo que tiene el poder de cambiarte y cambiar todo acerca de ti. Es el regalo de la gracia del Señor Jesucristo. Pero estoy profundamente convencido de que ante ese regalo, muchos de nosotros nos contentamos con jugar con la caja.

Pero no estamos sosteniendo el regalo de la gracia con las dos manos y diciendo: "No puedo creer que he sido elegido para recibir este regalo. No voy a dejar de lado este regalo hasta que haya hecho todo lo que estaba destinado a hacer por mí. Quiero leer acerca de este regalo, quiero estudiar este regalo. Quiero estar cerca de personas que saben acerca de este regalo. Quiero comunión con ellos alrededor de este regalo. Yo amo el regalo de la gracia. No es solo una parte de mi teología; es vida para mí".

Como puedes ver, en realidad hay una profunda diferencia entre el asombro y la fe. ¿Qué está haciendo Dios en este momento? Con celo, con un celo implacable, de forma terriblemente comprometida, Él nos convertirá en personas de fe. Tú no tienes el poder para resistirte a eso.

Él te convertirá en una persona de fe y Él completará esa obra. Él no te va a decir, " ¡Fuera del barco, porque no lo entiendes!" Él te dirá una vez más, " El YO SOY está aquí. Tú nunca volverás a ser la misma". Así que Él te llevará adonde tú no has pensado ir para producir en ti lo que no podrás lograr por tu cuenta.

Hermanas, cuando están pasando por dificultades, este es el Evangelio que necesitan predicarse. Hermanas, cuando están viendo a alguien junto a ustedes que está pasando por dificultades, este es el Evangelio que necesitan predicarle a esa persona. Este momento de dificultad no es una señal de su infidelidad y falta de atención. No es una señal del fracaso de sus promesas. No es una señal del olvido divino. Estas dificultades son una señal segura del celo de Su amor transformador.

A veces tú necesitas la tormenta con el fin de ver la gloria. Así, cuando las tormentas vengan, Su gloria podrá ser conocida, los corazones podrán ser transformados, la fe podrá crecer, para que pueda ser utilizada en las manos de la presencia del YO SOY. ¡Qué precioso plan! Oremos.

Señor, todo lo que se me ocurre decir en este momento es, " ¿Quién es un dios como nuestro Dios? ¿Quién tiene misericordia rica y libre así como la de nuestro Dios?" Oh, perdónanos por ser demasiado apresurados y demasiado fáciles de satisfacer. Perdónanos por estimar la comodidad de la vida más de lo que estimamos la redención.

Te damos gracias por tu incontrolable celo que está para formar en nosotros esa fe que es el verdadero regalo de gracia.

Gracias. Gracias. Te damos gracias. En el nombre de Jesús, amén.

Nancy: Este es el doctor Paul David Tripp. Él dio este mensaje durante la conferencia Revive 13, hace unos años atrás.

Puedo recordar cuando estaba sentada en la primera fila en esa conferencia y escuché este mensaje. En el momento en que llegó al final, casi no podía respirar. Estaba tan sorprendida con la maravilla de quién es Jesús y cómo usa esas tormentas de una manera poderosa en nuestras vidas. Es por eso que hemos querido compartir este mensaje con ustedes.

Espero que te haya alentado, especialmente si estás pasando por una tormenta en el día de hoy, como probablemente muchas de nosotras estamos pasando en estos días. Él nos ha animado a mantener nuestros ojos en Jesús. Cuando lo haces, encuentras que llegas a conocerlo en medio de la tormenta de maneras en que no podrías cuando estás navegando a través de un mar tranquilo y en calma.

Carmen: ¡Gracias Nancy! Queremos expresar nuestro agradecimiento a Dios por los hermosos testimonios que recibimos diariamente y que nos animan al ver cómo Dios está usando este programa para a la vez animar a tantas mujeres alrededor del mundo.

Muchas nos escriben diariamente para contarnos sus testimonios y como Dios las ha enseñado y dirigido y alentado a través de cada una de las series y programas.

Testimonio : Mi nombre es Piedad llevo quince años de casada y en el mismo año en que me case también obtuve mi título profesional, yo nací y crecí al lado de mi madre y mi hermano y mi madre fue una mujer separada, por lo tanto fue una mujer que asumió el rol de padre y madre y le toco trabajar a tiempo completo prácticamente toda su vida y nosotros crecimos con esa imagen de una mujer muy trabajadora y lejos de la casa.

Cuando yo me caso el mismo año en que me gradúo pues asumo dos retos muy importantes porque me enfrento al mundo laboral pero también al mundo de ser una esposa, pero yo tenía muy marcado el hecho de que debía de ser muy exitosa laboralmente y era como una deuda que tenía que pagar por todo el esfuerzo que mi mamá hizo para que yo pudiera tener un título profesional.

En ese entonces mi esposo trabajaba, estudiaba Ingeniería Electrónica y su trabajo era muy esporádico porque su estudio le demandaba prácticamente todo el tiempo. O sea que desde muy temprano del matrimonio yo asumo el rol de ser proveedora de alguna manera de la casa y así me envuelvo en el mundo laboral donde se me hace muy normal y es lo lógico que la mujer trabaje y sea muy esforzada y muy valiente y que por supuesto sea una mujer que permanece muchísimo tiempo fuera de casa .

A los cuatro años de casada nace nuestra primera hija y prácticamente sin pensarlo la entrego a una empleada doméstica que es quien me la cuida, no sin antes yo pues pude compartir un tiempo con mi hija por lo cual yo renuncie a mi primer trabajo, pero eso nos costó un distanciamiento con mi esposo tanto físico porque tuve que irme a vivir con mi madre para poder suplir las necesidades económicas puesto que mi esposo aun estudiaba.

Para cuando nació mi segundo hijo tres años después de haber nacido mi hija, yo en ese tiempo dijimos nos vamos volver a separar y prácticamente una vez terminada la licencia materna a los dos meses y medio entrego mi hijo a la empleada doméstica quien es quien asume todo el cuidado de él desde el inicio.

Hoy día mi hijo tiene ocho años y mi niña tiene once y puedo decir con tristeza en el corazón de que no recuerdo que se ponía mi hijo, cuando gateo, cuando habló, porque realmente no lo recuerdo tengo que recorrer a las fotos.

En el fondo de mi corazón y mi anhelo y mi deseo mas inmenso era ser la madre de ellos pero siempre me acobarde porque siempre pensé que lo correcto era estar afuera, pero Dios nos ha ido llevando a su verdad a su riqueza bíblica y nos ha enseñado y nos ha mostrado el rol de la mujer de una manera impresionante y el rol del hombre y llevamos dos años conociendo de la palabra de Dios y Dios inquietando nuestro corazón de que debemos asumir la responsabilidad para la cual Él nos llamó y ore pidiéndole al Señor que quitara toda la cobardía en mi corazón porque pensé que me creía muy suficiente, muy poderosa, muy exitosa, por el logro laboral, pero realmente en el fondo de mi corazón sentía tristeza y fracaso por no ser la mama.

Y hace cuatro meses mi esposo me dijo esposa es hora de que renuncies yo debo asumir el rol de esposo y vi en sus ojos la alegría que le causaba asumir su rol ese rol perfecto que Dios diseño para él. Pero no solamente eso sino que vi la alegría y sentí la alegría en mi corazón al saber de que de alguna manera sentimos libertad de asumirlo.

Cuando anuncié mi retiro mi jefe me dijo hay Piedad que valiente eres yo también quisiera hacer eso pero no soy capaz y comprendí en ese momento que es el anhelo de muchas mujeres.

Hoy estoy feliz compartiendo este testimonio quizás no sea fácil me voy a afrentar, Dios me va a enseñar a ser por primera vez a ser la mamá a tiempo completo de mis hijos. Pero quiero ser yo y ser mi esposo quien los influencie en un mundo que está enseñando cosas completamente diferentes, hoy estoy feliz ya me queda un mes para entregar mi labor en el mundo laboral y me lleno cada día de su Palabra.

Hace poco una amiga muy linda me regalo y me compartió el testimonio que ella ha venido experimentando a través de lo que ha escuchado en Aviva Nuestros Corazones y yo lo empecé a escuchar y ya me escuché el estudio de Tito y de la mujer contra-cultura y cada día en las mañanas cuando hago el desayuno de mis hijos y en las noches antes de acostarme me lleno de la Palabra de Dios para enfrentar el día y es afuera donde todo el mundo te juzga, pero cada vez siento más y más la paz del Señor en esta decisión, yo quiero hoy animar a todas las mujeres, a las madres a que sin temor alguno y en oración con sus esposos decidan vivir ese rol maravilloso que es una familia preciosa de la cual estamos perdiendo y la cual nuestros hijos están perdiendo porque no ven a sus padres cerca, hoy oro para que sea ese propósito maravilloso de Dios que es la familia se pueda cumplir en cada una de nosotras.

Carmen: Cuán agradecidas nos sentimos por la forma como Dios usa las verdades de Su Palabra para traer aliento, esperanza y gracia a las vidas de personas que la necesitan. Cada oyente tiene una historia particular y los programas contribuyen a fortalecerles y ministrarles en diversas situaciones.

Aviva Nuestros Corazones ha sido de bendición para muchos que se han mantenido fieles durante muchos años. Pero este ministerio se hace una realidad debido a la fidelidad de muchos oyentes que contribuyen mensualmente para ayudarnos a distribuir los mensajes de manera internacionalmente.

Te animamos a contribuir financieramente con nuestro ministerio. Puedes hacerlo por internet visitando www.AvivaNuestrosCorazones.com o llamando al 1-800-569-5959, desde EEUU y Canadá. Tu participación con este ministerio es muy valiosa para nosotros. Tú puedes ser una de nuestras colaboradoras regulares, cooperando con una cantidad fija cada mes o puedes simplemente dar una ofrenda única. Y también te pedimos que ores. Necesitamos de tus oraciones continuas para poder seguir llevando a cabo esta encomienda que Dios nos ha dado y para que Dios prospere la obra de nuestras manos.

Cuando alguien te hace daño con sus palabras, el recuerdo no desaparece fácilmente. Puedes seguir recordando cosas que se te dijeron hace años o décadas.

Mañana Nancy inicia una nueva serie a propósito de la Semana Santa que inicia el próximo lunes. Esta semana ya vimos como en ocasiones nos parece que a Dios no le importa lo que estamos atravesando. A veces parecería que Él nos ignora, ¿no es cierto? Si te sientes así, estás en buena compañía. Jesús mismo se sintió abandonado e hizo la pregunta difícil: "¿Por qué?" En esta serie, te invitamos a enfocarte en la increíble obra de la cruz, mientras Nancy nos enseña del Salmo 22.

Por favor regresa mañana, aquí, a Aviva Nuestros Corazones.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

Música: Fue Tu Gracia, Sovereign Grace Music, Eres Dios ℗ 2012 Sovereign Grace Music under exclusive license to DCCI Services

Voces adicionales: Paul D. Tripp / Fausto Gonzalez de Chávez

Testimonio de Krystel Bello

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión