Aviva Nuestros Corazones Podcast

Annamarie Sauter: ¿Qué significa orar con fervor? Crawford Loritts nos da un ejemplo.

Crawford Loritts: Padre, te pedimos que hagas algo tan grande en este país, que nos dejes a todos, de manera colectiva, boquiabiertos. Oh Dios, haz lo inimaginable –algo más allá de lo que jamás hayamos visto.

No buscamos una experiencia, sino únicamente las transformaciones de vidas, de forma tal que podamos dar un paso atrás y decir: «¡Miren a Dios!»

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín. 

La lectura de hoy de la Biblia es 1 Samuel capítulos 4 al 6.

Esta semana dimos inicio a la serie titulada, «En busca de Dios». Es una serie que se basa en un libro que lleva el mismo título, escrito por Nancy y por Tim Grissom. Podrás sacar mucho más provecho de este material si escuchas los programas con el libro a mano. Así que adquiérelo y descarga tanto los audios como las transcripciones de estos programas, a través de nuestro sitio web, AvivaNuestrosCorazones.com. Haz uso del buscador para encontrar estos recursos por su título, «En busca de Dios». 

Aquí está Nancy con la continuación de la primera lección de nuestro estudio.

Nancy DeMoss Wolgemuth: Estoy tan contenta de que te hayas unido a nosotros al comenzar todo este peregrinaje buscándole a Él, en este estudio de doce semanas.

Un ingrediente importante de esta serie es la oración. Conjuntamente con la serie, en el año 2005, también se hicieron unas reuniones de oración a nivel nacional por avivamiento en los Estados Unidos. Se llevaron a cabo cada sábado durante 12 semanas. Se unían en oración líderes cristianos y laicos, quienes tenían una carga en sus corazones por avivamiento.

Algunos de ustedes recordarán que cuando sacamos al aire «Seeking Him» por primera vez, también condujimos unas reuniones similares de doce sábados de reuniones de oración. Debo reconocer que esos fueron unos de los mejores y más dulces tiempos que he experimentado en la presencia del Señor.

Según mi agenda en ese tiempo, me encontraba en diferentes ciudades en muchas de esas semanas, algunas veces en casa, otras en una habitación de hotel, algunas veces en mi oficina, en diferentes lugares. Y honestamente debo decirles que algunas veces el involucrarme en esas llamadas, no era algo que yo anhelaba, especialmente la idea de pasarme un sábado en la mañana de esa forma. Pero cada vez que me paraba de mis rodillas, y terminaba la llamada, me sentía muy animada y agradecida de haber tomado ese tiempo para buscar al Señor de esa manera.

Para darles a conocer un poco de lo que ustedes pudieran experimentar a través de esta Reunión Nacional de Oración por Avivamiento, los viernes vamos a usar varias de estas oraciones que fueron transmitidas durante esa serie y se las vamos a transmitir a ustedes.

Al inicio del programa de hoy, escucharán al Pastor Crawford Loritts compartir su corazón en cuanto a la necesidad de un avivamiento. Después que Crawford comparta con nosotros, nos vamos a mover directamente a las oraciones que fueron elevadas al Señor en nuestra primera Reunión Nacional de Oración por Avivamiento, llevada a cabo en el año 2005.

Uniéndose a Crawford y a esta servidora en este llamado están, Byron Paulus –quién es el Director Ejecutivo de los ministerios Life Action –el ministerio matriz de Aviva Nuestros Corazones– y dos historiadores de grandes avivamientos, Kevin Adams y Richard Owen Roberts.

No sé en qué lugar estarás escuchando el programa de hoy. Puede ser que estés en el trabajo, o puede que estés en un automóvil, pero si es posible, mientras nos movemos hacia ese tiempo de oración, te quiero motivar a detener lo que estás haciendo y a participar activamente con nosotros en este tiempo de oración. Por favor no seas solamente una espectadora, sino que eleva tu corazón al Señor y participa con nosotros mientras nos unimos en buscarlo a Él.

Aquí está Crawford Loritts para comenzar nuestro tiempo juntos.

Crawford Loritts: Quiero comprometerlos a todos los que estén escuchando a unirse a nosotros en oración. Vamos a expresar nuestras oraciones a Dios en tres áreas.

Primero, necesitamos desesperadamente buscar la cercanía de Dios, y entonces clamarle a Él para que se manifieste, para que nos escuche ynosmuestre Su gloria, ya que durante el avivamiento Dios nos muestra todas estas cosas, recordando que ese avivamiento es un llamado al arrepentimiento del pecado desde sus mismas raíces, para así alcanzar los requerimientos de Dios.

Vamos simplemente a orar, enfocándonos en nosotros como individuos, respondiéndole a Dios adecuadamente y con exactitud, e igual también en nuestros hogares y en nuestras familias.

Oremos juntos.

Kevin Adams: No venimos a Tí como personas dignas. No venimos a Tí con grandes oraciones. No venimos a Tí como personas que han logrado algo, sino Señor, venimos a Tí como personas que necesitamos apartarnos de muchas cosas en nuestras propias vidas.

Oh Dios, venimos a Tí confesándote nuestra incapacidad, confesándote nuestros pecados, confesándote que somos pecadores delante de un gran Dios quien es capaz de trabajar en nosotros, de manera individual como también de manera familiar.

¡Escúchanos, oh Dios! Oramos, regresa a nosotros. Escucha nuestras plegarias, oh Dios. Nos volvemos y clamamos a Ti. Tócanos, oh Dios. Muéstranos en que área es que Tú necesitas que nos volvamos a Tí y nos alejemos de aquellas cosas que te ofenden.

Escúchanos y háblanos mientras nos dirigimos a Tí. ¡Amén, Señor!

Richard Owen Roberts: Padre Santo, oramos para que Tú puedas revelarnos las raíces de nuestros pecados, de aquellos que se hayan manifestado en nuestras propias vidas personales. Oh Dios, que no podamos huir de ellos, excusarlos o purificarlos.

Que podamos ver nuestro orgullo, nuestra testarudez, nuestro egocentrismo, a través de Tus ojos. Oh Dios, ayúdanos a no ser hipócritas y falsos en nuestro caminar contigo.

Dios, queremos vivir correctamente, llevar con nosotros la fortaleza, el poder, el honor y la gloria de Dios.

Líder de Oración: Padre, Tu Palabra dice que los malvados se pasean por todos lados cuando es exaltada la vileza entre los hijos de Dios. Padre, estamos cansados de ver a los malvados pasearse, y aún sabemos que no hay ni un solo pecado que estemos viendo en el mundo que no lo estemos viendo en estos momentos en la iglesia también.

Dios, yo oro para que Tú levantes la santidad entre tu pueblo; que Tú levantes algunos de los que están hoy oyéndonos; que Tú puedas cultivar un corazón y una pasión por caminar en pureza y en santidad. Oro para que cuando nos arrodillemos podamos tener Tu corazón y Tu pasión.

Padre, clamamos a ti para que levantes esa clase de guerreros de oración, por amor a Tu nombre porque Tú eres digno de la gloria. Dios, perdónanos por la arrogancia de nuestros países, por pensar que Tú de alguna manera nos necesitas.

Padre celestial, queremos que erradiques el orgullo, la testarudez, la rebelión, la inmoralidad, el materialismo que ha ahogado Tú Palabra y alejado nuestros corazones del tuyo. Rogamos a ti para que Tú nos lleves aparte a un lugar donde podamos reconocer nuestra absoluta dependencia de ti.

Padre, te pedimos en esta hora avivamiento para nuestros hogares, para nuestras familias. Que podamos dejar de ser hipócritas, Señor, predicando y proclamando renovación y avivamiento a otros cuando, a puertas cerradas, nos encontramos viviendo muy por debajo de como debemos vivir.

Ayúdanos a ser sinceros y genuinos, abiertos de corazón, transparentes delante de tí y frente a otros. Oh Dios, haz un trabajo dentro de nuestras familias, te lo rogamos.

Crawford Loritts: Vamos a concentrar nuestras oraciones ahora en la vitalidad, salud espiritual e integridad en medio del pueblo de Dios.

Richard Owen Roberts: Señor, Tú nos has dejado ver claramente que Tú moras únicamente en dos lugares –en los lugares altos, elevados y sublimes, y en el corazón y en el espíritu de los quebrantados y contritos de corazón. Oh Dios, danos, como nunca antes en nuestras vidas, un mayor conocimiento sobre el quebrantamiento y el arrepentimiento verdaderos.

Ayúdanos, Señor, a ser capaces de dirigir a otros hacia una humildad verdadera para que así Tú puedas renovarnos a través de Tu morada constante en nosotros.

Byron Paulus: Señor, así como estaba orando por la iglesia en la mañana de hoy y de ayer –Dios, así mismo te pido que trates con la frialdad, la callosidad, la carnalidad y las zonas de confort donde nos encontramos, en medio de nuestras edificaciones y presupuestos, planes y programas.

Dios, oro que así como el Sr. Roberts acaba de orar, que haya una infusión de humildad y honestidad, y un hambre y una sed por Tí. Dios, yo oro para que Tú les des esperanza a aquellos que se sienten derrotados o que sienten como si Tu presencia y Tu poder no estuvieran ya disponibles.

Dios, ¿nos darías Tú la esperanza anticipada de que Tú te harás presente en Tu iglesia hoy? Señor, ¿crearías Tú una urgencia y una unidad? Cuán bendecido y bueno es para los hermanos vivir juntos en armonía. Tú mandas Tu bendición cuando estamos unidos.

Dános una comprensión fresca de Tus caminos, y Dios, yo oro por arrepentimiento, quebrantamiento y reconciliación, especialmente en las iglesias. Señor, te pido que los conflictos sean solucionados, y que la regeneración sea una realidad y que ocurran conversiones por montones y las conciencias serán esclarecidas, los conflictos resueltos y la Gran Comisión abrazada.

Dios, ¿pudiera Tu Santo Espíritu descender y darle hoy a Tu iglesia una mentalidad divina? Dios, oro para que Tu iglesia nade en santidad, que Tú seas exaltado porque Tu santidad es demostrada a través de las vidas de Tu iglesia.

Señor, yo oro por una gran cosecha de almas.

Kevin Adams: Padre, yo oro por los líderes de las iglesias en nuestros países. Oh Padre celestial, yo oro para que Tú puedas inculcar nuevas esperanzas, visión nueva, y una fe fresca, oh Señor, solo Tú eres capaz de hacerlo, una vez más, a través de tu iglesia.

Señor, tu iglesia es Tu plan. Oh Señor, perdona, a aquellos de nosotros que la hemos dirigido y hemos colocado en ella otros planes que no son los tuyos. Padre, perdónanos. A veces nos envolvemos en la organización y nos olvidamos de la verdad esencial de lo que nos han dicho que hagamos– adorarte a Tí, ser Tu pueblo, y ser una expresión de Tu reino en este planeta.

Oh Señor, oro en esta mañana; oro por todos y cada uno de los ministerios, cada pastor, quien está orando ahora mismo. Oh Dios, tócanos y habla a través de nosotros. Te pedimos que nos satures de nuevo. Líbranos de un ministerio promedio.

Tócanos primero antes, hasta delante de nuestra gente. Que podamos llegar donde deberíamos estar delante de tí, oh Dios.

Richard Owen Roberts: Señor, necesitamos que te muevas de una manera muy especial. Ayúdanos a no definirnos a nosotros mismos basados en los números, dólares y respuestas, a pesar de que eso es parte del trabajo del Espíritu, también. Pero ayúdanos, oh Señor, a ser claros, sencillos y profundamente simples en nuestra actitud y acercamiento a lo que Tú nos llamas a realizar –que sea Dios y Dios únicamente– el centro de atención. Oh Dios, haz un trabajo profundo en medio de aquellos de nosotros que estamos liderando tu iglesia.

Kevin Adams: Te damos gracias, Señor, porque las puertas del infierno no prevalecerán contra tu iglesia. Gracias por que amas a tu iglesia y te quiero alabar por Tu plan para la iglesia.

Oh Señor, te pedimos que nos permitas ser parte de lo que Tú estás haciendo ahora en tu iglesia. Señor, te damos gracias por la historia de la iglesia, por lo que Tú has hecho en el pasado.

Pero Señor, ayúdanos ahora a no simplemente pasar por la historia, pero Señor, a ser hacedores de la historia contigo en este tiempo en específico. Oh Señor, ¿qué quieres Tú que nosotros hagamos? Como individuos, muéstranos mientras oramos, Señor; como cientos de personas, muéstranos lo que Tú quieres que hagamos para que podamos encajar dentro de Tu plan.

Nancy: Señor, nosotros vemos en nuestra tierra la batalla intensa entre el bien y el mal –entre el cielo y el infierno. Oh Dios, mientras vemos el diluvio del mal entrando a través de los valores y los estilos de vida y los esfuerzos anticristianos realizados por parte de un grupo dedicado, oramos que Tú levantes un estándar de honradez en contra del enemigo. Oramos que Tú te muevas en y a través de tu gente para levantar en esta tierra una conciencia por Dios, un temor por el Señor.

Aunque algunos grupos estén buscando erradicar cada referencia hacia Tí a través de la tierra, Señor, demuestra Tu poder; demuestra que Tú eres Dios, que Tú no estás en silencio, de que Tú existes, de que Tú estás en Tu trono, y que Tú eres el Señor, el Rey y el Gobernador de este universo.

Señor, si nuestra nación no lo puede ver en nosotros, ¿cómo lo va a creer? Que ellos puedan ver al Cristo resucitado y reinante en su iglesia, y entonces pueda pasar, como Pablo dijo en 1 Corintios 14, que cuando los no creyentes pasen y nos vean a nosotros adorando y exaltando a Cristo, ellos caigan sobre sus rostros y digan: «Dios está entre ustedes».

Oramos para que el sentir sobrecogedor de Tu presencia caiga sobre esta tierra, para vencer y refrenar las fuerzas del mal. Señor, que Tu reino venga, que se haga Tu voluntad así en la tierra como en el cielo. (Mateo 6:10).

Oración del Líder: Señor, el salmista clamó: «Restáuranos, oh Dios, y haz resplandecer tu rostro sobre nosotros» (Sal. 80:3). Nuestra esperanza descansa en Tí, para que nos restaures de nuevo. Entendemos que estamos llamados a arrepentirnos, y aún así Tú nos has enseñado que el arrepentimiento y la fe son ambos dones que Tú das.

Ruego en esta hora, Señor, que Tú des dones increíbles de arrepentimiento a las personas de nuestros países, aún a aquellos que no dan indicios ni señales de ninguna conciencia religiosa. Sabemos y creemos que Tú estás dispuesto a otorgarles el regalo del arrepentimiento.

Suplicamos en esta hora Padre celestial, que Tú derrames estos dos regalos maravillosos de arrepentimiento y fe, en vasta medida en estos días delante de nosotros.

Kevin Adams: Señor, oramos porque Tú puedes quitar la ceguera que parece ser aparente con relación a la justicia en varios lugares de la nación. Señor, yo solamente oro que Tú puedas dar una visión fresca de lo que es correcto.

Yo oro por que haya un sentido de rectitud mientras los cristianos comienzan a explicar varias verdades a aquellos que aún no son creyentes y estos comiencen a sentirlo. Que ellos puedan ver que esto es correcto, que los absolutos vuelvan otra vez a ser algo deseado, Señor. 

En una época tan cambiante y con tanta inestabilidad, oh Dios, yo oro para que a medida que algunas personas empujan las cosas hacia los extremos, que Tú puedas abrir los ojos de las naciones para ver esto y que ellos se vuelvan hacia el Dios verdadero que tiene las mejores intenciones hacia las personas y hacia la humanidad. Yo oro porque ellos vean que Tu manera es la mejor manera; que una nación que ama la rectitud es una mejor nación y una mejor parte de este mundo.

Señor, yo oro para que Tú soples un sentimiento renovado sobre esta tierra, para que abras las mentes para entender de nuevo –Padre– a Tí mismo. Oh Señor, llévate la ceguera, por favor. ¡Llévatela! Oramos, una vez más en el nombre de nuestro poderoso Señor Jesucristo.

Richard Owen Roberts: Padre, yo oro para que Tú nos ayudes como tu cuerpo en este mundo y en esta nación; que cuando tengamos que denunciar el pecado y que cuando tengamos que hablar con relación a la falta de rectitud y sobre la maldad y la perversidad que hay en nuestra cultura, que no hagamos como si nosotros fuéramos incapaces de cometer los mismos pecados y el mismo desorden que el mundo está exhibiendo.

Que podamos hacerlo con lágrimas en nuestros ojos y un sentido de compasión. Que ellos puedan ver la realidad de lo que Cristo puede hacer a través de las personas que son auténticas y que demuestran el amor de Jesucristo.

Perdónanos por nuestra postura espiritual de arrogancia que ha levantado barreras. Nos hemos mostrado tantas veces como si fuéramos mejores que otros.

Oh Dios, ayúdanos a levantarnos por la verdad, pero también a envolvernos en el amor de Jesucristo. Oramos para que ese amor y ese sentido apremiante de santidad compasiva atraiga personas hacia el Salvador.

Nancy: Señor, clamamos por Tu misericordia, en nuestras propias vidas, misericordia en tu iglesia, y misericordia en nuestras naciones. Nuestras naciones que tantas veces levantan su puño sobre Tu rostro después de Tú haber mostrado bondad y generosidad con todos nosotros.

Oh Señor, gracias porque Tu misericordia triunfa sobre el juicio, y aún así sabemos que Tú eres también justo y santo, y un Dios que juzga con justicia. Señor, solamente podemos orar.

Gracias que Tú tienes un tiempo determinado –un espacio para el arrepentimiento– que Tú no deseas que nadie perezca sino que todos vengan al arrepentimiento. Señor, mientras Tu mirada está sobre este pródigo planeta, gracias por extender Tu misericordia. Por favor continúa dándonos un sentido de Tu llamado y dándonos oportunidad para nosotros arrepentirnos como nación y como personas antes de que sea eternamente muy tarde.

Byron Paulus: Señor, como Isaías clamamos que Tú rasgues los cielos hoy, que Tú desciendas, que los montes se caigan, que los montes y los obstáculos puedan caer ante Tu presencia (capítulo 64).

Que así, como Isaías dijo, las naciones puedan temblar ante Tu presencia (64:2). Dios, necesitamos ver las naciones del mundo temblar ante lo que Tú puedes hacer en otras naciones, y Señor, como dijo Isaías, «ni ojos han visto ni oído escuchado, tampoco ha entrado en nuestra imaginación lo que Tú pudieras hacer» (64:4).

En el nombre de aquellos que con firmeza confían en Tí, Dios queremos ser personas que confían en Ti; no en nuestra prosperidad, o en nuestro poder militar, o en nuestro gobierno o nuestra tradición, pero Dios, necesitamos buscarte a Ti y confiar en Ti.

Señor, aún con toda nuestras imaginaciones juntas, aún así no podemos imaginarnos que es lo que Tú puedes hacer en favor de todos aquellos cuyos corazones son perfectos al confiar en Ti. Señor, ayúdanos a caminar por fe, ensancha nuestra visión.

Crawford Loritts: Oh Dios, te pedimos que hagas algo tan grande en este país que nos dejes a todos, de manera colectiva, boquiabiertos. Oh Dios, haz lo inimaginable, algo más allá de lo que jamás hayamos visto.

No buscamos una experiencia, sino únicamente las transformaciones de vidas, de forma tal que podamos dar un paso atrás y decir: «¡Miren a Dios!»

Kevin Adams: Señor, nosotros confesamos que Tú eres capaz de hacer todas estas cosas. Tú eres capaz y Tú respondes a la fe de tu pueblo.

Señor, venimos creyendo que Tú eres capaz. Trabaja una vez más en esta nación. ¡Transforma de nuevo como lo hiciste en el siglo 18. ¡Señor, transforma una vez más como lo hiciste a mediados del siglo 19!

¡Transforma de nuevo como lo hiciste en los inicios del siglo 20, oh Dios! ¡Transforma de nuevo en el siglo 21, Señor! Tú eres un Dios contemporáneo.Tú eres un Dios que no está atascado en ningún trabajo histórico, sino que Tú estás viviendo ahora, y nosotros te llamamos a Tí, Dios viviente, ven una vez más, Dios viviente; ¡Ven otra vez a Tu mundo!

Richard Owen Roberts: Padre, gracias por Tu Palabra. Fuí movido esta mañana por Isaías 44, que dice en el verso 3: «Porque derramaré agua sobre la tierra sedienta, y torrentes sobre la tierra seca».

«Derramaré mi Espíritu sobre tu posteridad, y mi bendición sobre tus descendientes. Ellos brotarán entre la hierba como sauces junto a corrientes de agua. Este dirá: “Yo soy del Señor”, otro invocará el nombre de Jacob, y otro escribirá en su mano; “del Señor soy” y se llamará con el nombre de Israel (vv. 4-5).

Oh Dios, gracias porque Tú sabes cómo preservar a tu pueblo e impactar nuestro mundo. Gracias por llamarnos a orar hoy. Oramos para que este tiempo de oración sea un hábito y que nosotros continuemos buscando Tu rostro.

Cuánto te amamos, Señor Jesús, y gracias por lo que has hecho.

Nancy: Bueno, estos han sido momentos santos en la presencia del Señor, y yo sé que mi propio corazón ha sido tan bendecido y desafiado mientras he escuchado a estos siervos del Señor levantar sus oraciones por avivamiento.

Las invitamos a unirse a nosotros en oración. Llévale la Palabra a otros, y únete a nosotros para que lo busquemos a Él juntos.

Annamarie: El lunes, Nancy DeMoss Wolgemuth continuará con esta serie, «En busca de Dios». Veremos nuestro próximo tema en este estudio de 12 semanas. Descubriremos que una de las primeras señales de avivamiento auténtico es la humildad auténtica. Asegúrate de acompañarnos aquí en Aviva Nuestros Corazones.

Clamando a Dios por un avivamiento juntas, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de la Biblia de Las Américas, a menos que se indique lo contrario.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la conversación