Aviva Nuestros Corazones Podcast

Permanezcamos juntas en la Palabra de Dios, día 1

Elba de Reyes: La Biblia tiene palabra para todo.

Annamarie Sauter: Con nosotras, Elba de Reyes.

Elba: Tiene promesas, tiene consejos, la Biblia nos alienta, nos corrige. La Biblia tiene palabras para el desanimado, tiene palabras para el deprimido, tiene promesas para la espera. La Biblia tiene consejo para todo.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Patricia está aquí para dar inicio a nuestro programa de hoy.

Patricia de Saladín: Vivimos en una «era espiritual», donde las personas se vuelven, no necesariamente a Dios, sino a todo lo que es espiritual. Pero también vivimos una vida de prisa, vivimos ocupadas, ajetreadas, y cuando finalmente estamos tranquilas, entonces prendemos la televisión, la radio, la computadora, Facebook, Twitter, Instagram, los blogs, los chats… El punto es que no hay tiempo para la vida contemplativa; y la mayoría de nosotras hoy –si somos honestas y fuéramos a definir nuestro tiempo en la Palabra de Dios– podríamos decir que es un tiempo corto, superficial, entretenido, quizás dirigido a los sentimientos.

No tenemos una dieta balanceada de la Palabra de Dios, si es que la tenemos. Nos sentimos satisfechas con cualquier cosa. Pero tenemos que reconocer que la mayor necesidad de todo ser humano –lo sepamos o no– es encontrarnos con el Dios viviente. Y Dios nos ha dejado todo lo que necesitamos para esta vida y para la piedad, en Su precioso libro, La Palabra de Dios, la Biblia. 

No es un libro acerca de nosotras, no se trata de mí, no se trata de ti, no se trata de mi consuelo o mi guía, y no me malentiendan, eso no es incorrecto, pero al acercarme a la Biblia, me estoy acercando a la grandeza de Dios, a la palabra revelada e inspirada por Dios. Y esa debe ser nuestra meta. Señor, muéstranos Tu gloria.

Su Libro, este Libro, nos comunica quién es Él, Su corazón, Sus caminos, Su voluntad, y la sabiduría para cada área de la vida. Sobre las relaciones, las amistades, el matrimonio y la crianza, las finanzas y la moral, el carácter de Dios y el evangelio, y el medio para la salvación y las cosas –tanto futuras como pasadas– nos comunica los caminos de Dios. Nos corrige, nos limpia, nos lava, nos consuela, nos aconseja, nos cambia, nos transforma.

No puedes conocer a Dios sin esta Palabra. No puedes conocer la voluntad de Dios sin esta Palabra, y no puedes conocer el evangelio sin esta Palabra.

No puedes crecer espiritualmente sin ella, no puedes sobrevivir espiritualmente sin ella. Vas a padecer hambre espiritual si no tienes este libro, si no alimentas tu mente, tu corazón, y cada parte de ti, de una manera estable, constante y consistente. No podrás experimentar victoria sobre el pecado, la carne y el diablo, sin la Palabra de Dios.

Este Libro te ayudará a caminar en libertad. Te traerá gozo, sabiduría, dirección, te traerá paz. Te fortalecerá, te animará y te protegerá. Te sostendrá y te entrenará. Así que yo quiero hacerte un desafío, que leas este Libro. Lee tu Biblia, y no ciertas partes de la Biblia, vamos a leerla toda, completa. 

En el día de hoy en Aviva Nuestros Corazones, estamos de fiesta porque vamos a hablar de cómo nosotras tuvimos la oportunidad de tomar esa belleza y ese tesoro de la Palabra de Dios, y hacer un proyecto especial, que se llama, «La Biblia Mujer Verdadera». Y para hablarnos un poco más acerca de todo esto, hoy tenemos con nosotras a Laura González, Elba de Reyes, Jackie Saldaña de Editorial Portavoz, Nicole Tejera y Yamell Jaramillo.

Bienvenidas a Aviva Nuestros Corazones.

Yamell: Estamos muy contentas en el día de hoy, muy emocionadas porque estamos aquí transmitiendo desde los estudios de Revive Our Hearts, y acabamos de tener lo que ha sido la presentación de La Biblia devocional de Mujer Verdadera. No podemos estar más felices. La idea de esto es que podamos conversar un poquito sobre lo que es la Biblia, y que nuestras oyentes conozcan de dónde surge, cómo sale, y otros temas que tienen que ver con el estudio de la Palabra. 

Por eso quiero empezar a preguntarle específicamente a Laura y a Jackie, ¿por qué una Biblia? ¿Cómo surge esta idea? ¿Por qué una Biblia?

Laura: Bueno, sabemos que la Palabra de Dios es sumamente importante para nosotros, es como el alimento para nosotros; como la comida es para el cuerpo, la Palabra de Dios es para nuestro espíritu. Para enseñarnos, redargüirnos, edificarnos, corregirnos. Entonces es importantísimo estar en la Palabra. Tenemos una audiencia tan grande, tantas mujeres nos siguen y estamos muy agradecidas porque ellas están en nuestros recursos, hacen estudios bíblicos con los libros, con los programas, y eso es maravilloso.

Pero lo más importante en donde ellas tienen que estar y permanecer, es en la Palabra de Dios. Hace un rato, en la parte de la dedicación, Nancy compartía el Salmo 138, el versículo 2, que dice:

«Me postraré hacia tu santo templo, y daré gracias a tu nombre por tu misericordia y tu fidelidad; porque has engrandecido tu palabra conforme a todo tu nombre».

Su Palabra es suprema y debe ser suprema en nuestras vidas. Entonces para darte una idea de cómo inició todo, Dios trabajando de tantas maneras en Su gracia multiforme, un día estoy en mi tiempo con el Señor en la mañana y oraba, «qué bueno sería que pudiéramos llevar a nuestra audiencia la Palabra». 

Y lo hemos hecho; hemos hecho retos de lectura de la Biblia, hemos hecho programas de memorización, pero ¿cómo llevarlas a que la lean de tapa a tapa? No mucha gente ha hecho eso. Como si Dios hubiera hecho una descarga –como las de las computadoras, un download– me vino a la mente, vamos a hacerlo así, podemos poner lugar para escribir, y todos los detalles alrededor del tema de Mujer Verdadera, y lo escribí en mi diario.

Unas dos semanas después tenía una reunión aquí en Michigan y venían nuestros amigos de Portavoz, y hablando Jackie, quien está aquí entre nosotras –ella es la directora de proyectos de Portavoz– ella menciona que ella soñaba con que hiciéramos una Biblia en español. Yo dije, wow, el Señor trabajando y enseñándonos Su voluntad de maneras diferentes.

Un año y medio después estamos con ella en nuestras manos y estamos muy, muy felices. 

Yamell: Gloria a Dios. Y está hermosa, preciosa. Jackie, cuéntanos la otra parte de la historia, de por qué una Biblia.

Jackie: Desde el punto de vista comercial, en este sentido, preguntarnos, ¿por qué otra más?

El mercado no carece de biblias, hay diversas, de diferentes versiones, diferentes diseños, diferentes puntos de vista o presentaciones. ¿Qué hace a esta Biblia única? La pasión que el ministerio tiene de que las mujeres hispanas conozcan la Palabra. No es que las otras biblias disponibles no lo tengan, pero esta tiene ese enfoque único y viene del corazón del ministerio desde muchas aristas, porque los devocionales fueron escritos por mujeres que están dentro del ministerio y además de las enseñanzas de Nancy. 

Todo lo que esa Biblia presenta, desde las ilustraciones bellísimas que ayudan a la memorización de versículos clave hasta el espacio para que las mujeres escriban sus notas, sus versículos cuando están escuchando a su pastor en la iglesia, que puedan volcar todo lo que están aprendiendo, esta Biblia lo provee. Es esa herramienta que esta Biblia va a ofrecer a las mujeres hispanas. 

Yamell: Siguiendo contigo, hay dos versiones. Háblanos de las dos versiones: ¿Qué tiene la una y qué tiene la otra? Es una pregunta que muchas se hacen, ¿qué tienen de diferente o de nuevo estas dos versiones de la Biblia?

Jackie: Bueno, hay varias versiones de la Biblia disponibles en español. La Biblia que es todavía la número uno es la Reina Valera de 1960; pero además de eso queríamos también poner a disposición de nuestros lectores, una versión que es una de las versiones más aceptadas por la seriedad académica con la que fue hecha, y por la facilidad del lenguaje que provee, y es La Nueva Biblia de las Américas.

La Nueva Biblia de las Américas, es una versión de la Biblia de las Américas que se publicó hace unos años. Es el mismo texto bíblico. La seriedad académica se mantiene. Lo único que se hizo en esta nueva versión fue actualizar el español al español contemporáneo, a las nuevas reglas de redacción, todos esos detalles que evolucionan con el lenguaje a medida que las generaciones avanzan, pues eso es lo que la Nueva Biblia de las Américas presenta.

Yamell: Laura, me gustó mucho cuando empezabas a hablar y mencionabas el «guiar a las mujeres a la Palabra de Dios», que debe ser nuestro centro. Me gustaría que tú y Elba pudieran ahondar un poquito en eso y que las mujeres que nos escuchan entiendan la importancia del estudio de la Palabra de Dios; específicamente de lo que hablabas, que hay recursos, cosas a disposición, pero la importancia de la Palabra de Dios.

Por qué es importante. Elba, me gustaría empezar contigo y luego con Laura.

Elba: Mira, si pensamos, hay muchos libros. Pero este es «el Libro». No importa cuántos recursos tengamos ahí afuera, cuántos libros puedan ayudarnos como creyentes a lograr metas en nuestras vidas si no vamos al Libro. Me encanta un video que publicó Desiring God (Deseando a Dios), donde John Piper habla de la Biblia, como que Dios ha escrito un Libro. Ese es el tema de ese video y las invito a buscarlo en YouTube. 

Dice que Dios ha dejado un Libro con Sus pensamientos, los pensamientos del Dios creador, el Dios que hizo los cielos y la tierra y que nos creó. En este Libro está cada pensamiento, cada deseo, cómo Dios quiere relacionarse con nosotros, cómo Dios nos ha buscado, y nosotros lo tenemos a unos centímetros de nosotros, y muchas veces no extendemos la mano para leer esa Palabra del Dios vivo, para saber cómo relacionarnos con ese Dios vivo.

Entonces, ¿qué mayor importancia que esa? Que Dios quiere tener una relación y nos ha dejado Su mente para toda nuestra vida. No hay nada que podamos vivir o atravesar, donde la Palabra no tenga un consejo para nosotros.

Laura: Así es. Y como dice 2 Timoteo 3, «Toda Escritura es inspirada por Dios (palabra de Dios, como decía Elba) y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios (en este caso la mujer de Dios) sea perfecto, equipado para toda buena obra».

Cuando no estamos en la Palabra no estamos siendo enseñadas, no estamos siendo reprendidas, no estamos siendo corregidas, no estamos siendo instruidas, y así es como el espíritu se alimenta, ese es nuestro alimento. La Palabra es el espejo que nos dice, «mira, tienes que corregir esto, tienes que crecer en esto», porque la idea es asemejarnos a la imagen de Cristo y lo hacemos a través de ese espejo de la Palabra.

La Palabra es suficiente para todo, nos habla de todas las cosas para nuestra vida, puede dirigirnos, puede traer luz a situaciones, puede darnos discernimiento, puede –como dice Hebreos– entra hasta los huesos y los tuétanos y saca las intenciones del corazón (Ver 4:12). O sea, no hay nada, no hay un recurso que sea como la Palabra de Dios.

Elba: Y saben que en el Salmo 25, que es uno de mis pasajes favoritos al cual me refiero muchas veces cuando oro, porque David le decía lo mismo que Moisés le dijo al Señor: «Señor, muéstrame tus caminos, y enséñame tus sendas». Y nosotras no podemos conocer los caminos ni la mente de Dios si no vamos a Su Palabra. Cada uno de nosotros puede entender que conoce cuál es el pensamiento de Dios, pero Dios ha dejado un solo sitio donde Su mente y Sus caminos están escritos, y cuando vamos a ella con la actitud correcta y le pedimos al Espíritu que nos guíe, Él lo va a hacer con Su Palabra.

Así que es un motivo más para ir a ella. Ella está llena de pasajes, de textos que nos enseñan por qué debemos recurrir a ella, estos son solo unos cuantos.

Yamell: Así es. Y siguiendo esa misma línea, me gustaría que todas aquí pudiéramos conversar de un tema que creo que es común, y es el devocional. ¿Ustedes han enfrentado desafíos en sus vidas personales con respecto a qué hacer o llevar una vida devocional? Particularmente, he pasado por momentos en los que he tenido que orar y pedirle al Señor que me ayude y que me dé hambre por Su Palabra, porque a veces no me sale de manera natural. No sé si ustedes han enfrentado eso mismo o si no, pero me gustaría que conversáramos un poquito sobre eso.

¿Cuáles son los desafíos a los que ustedes han tenido que hacer frente en su vida devocional? Vamos a empezar con Jackie.

Jackie: Bueno, yo soy una mamá ocupada. Tengo un niño de 14 años y una niña de 8 años que me mantienen corriendo todo el tiempo. Las mañanas en casa son caóticas.

Entonces me encontré en un momento en el que poner el devocional en la mañana me resultaba imposible, porque además no me quería levantar más temprano.

Pero al final del día cuando hacía el devocional, me restauraba, pero al dormir se me olvidaba, y en la mañana enfrentaba los mismos retos. Entendí en ese momento que tenía que limitar mi hora de dormir, y hacerlo diario, primero que todo. Levantarme antes que todos en casa para en el silencio de la mañana poder realmente tener mi encuentro con Dios.

Ha habido un cambio de noventa grados en mi vida, el poder enfrentar el día con la sabiduría de Dios. Somos esposas, somos hijas, somos hermanas, somos amigas, somos trabajadoras, y cada uno de esos aspectos de nuestra vida requiere sabiduría, y por las noches a veces no llega, hay que tenerlo en la mañana.

Elba: Mi pensamiento va muy cercano al de Jackie. Yo he experimentado luchas en tiempos en mi vida, pero Él ha contestado esa oración de que Él sea lo prioritario. Esa es mi respuesta. Es esa lucha que tenemos entre lo prioritario y lo urgente. Cada día cuando cada una de nosotras se levanta, yo me imagino que a ustedes les pasa como a mí, que si abro mi teléfono yo tengo ya montones de mensajes.

Trabajo con mujeres en el ministerio que viven en europa y ya ellas van siete horas adelante mío, y en mi teléfono probablemente hay mensajes de ellas. Pero yo tengo que poner primero lo que es prioritario y después lo que me está demandando urgencia. No puedo hacer lo urgente si Dios no me capacita para hacerlo.

Entonces ese ha sido el convencimiento, y tratar de que el teléfono y las distracciones no me roben ese tiempo. Sí he tenido que hacer ajustes. Mi deseo muchas veces es hacer lo que dice Jackie, y que eso sea lo primero. Pero como esposa puedo decirte que a veces necesito esperar que mi esposo salga de la casa, que mi casa se quede sola conmigo.

Yo trabajo en la casa, yo tengo esa ventaja. Es una bendición que no puedo dar por sentada. Yo despacho a todo el mundo en mi casa, me quedo solita, y entonces tengo ese tiempo con Dios para no apresurarlo. Porque quizás si lo hago muy temprano va a tener que ser más corto porque tengo que servir desayuno, porque tengo que alistar otras cosas, y he llegado al convencimiento de que mejor es más calidad y más tiempo con el Señor, que hacerlo apresurado muy temprano en la mañana.

Cada una de nosotras va a encontrar el momento perfecto para ella, lo que no podemos es negociar ese tiempo.

Yamell: Importante eso que dices de no negociar. Laura...

Laura: Yo no sé si es que Dios me habló de una manera muy estructurada, que desde que yo vine a los pies del Señor, entendí que tenía que leer Su Palabra. Yo no sabía nada de la vida en el Señor, entonces el Señor me dio mucha hambre por Su Palabra desde el principio. Claro, al principio tenía mi hija más pequeña y tenía muchas distracciones, pero ahora en esta etapa de mi vida donde solo somos mi esposo y yo, yo pudiera decirte que esos tiempos en la mañana son el tesoro del día para mí.

Yo me puedo levantar en la mañana, y lo primero que hago es ir a ese lugar –cada uno tiene uno en la casa– que ha designado para ese encuentro. Si lo pudiéramos decir –yo sé que todas ustedes están de acuerdo conmigo– que no es leer la Biblia, es relacionarnos con el Autor de la Biblia. Es una Persona que queremos conocer.

Cuando yo quiero conocer a alguien, ¿qué hago? Me junto con esa persona, me tomo un café con esa persona, hablo por teléfono con esa persona, y así es como la conozco. Y mientras más conozco esa persona, más la amo.

Entonces, cuando estableces ese hábito de estar en la Palabra con el Señor, dejar que Él te hable, que te enseñe, es algo que se convierte en parte de tu vida, y tú quieres ver a esa persona cada día.

Me pasa cuando viajo, por ejemplo ahora, estamos aquí en Michigan. Yo no tengo el tiempo de hacer eso, pero siento que me falta algo. Porque sigo la vida –esa es como mi ancla. Colosenses dice que tenemos estar firmemente arraigadas, y eso hay que hacerlo día a día y dejar que esa palabra entre y entre y nos vaya transformando. 

Entonces sí, hay muchas distracciones. Una distracción para mí es el teléfono. Yo trabajo en Oklahoma y el equipo de Aviva está en República Dominicana. Desde mis seis de la mañana el teléfono está mandándome mensajes y yo lucho para mantenerlo apagado, pero al mismo tiempo digo, bueno, pero ya su día empezó, y yo tengo que contestar quizás algo urgente.

Entonces sí, tengo esa lucha y he tratado de mantenerlo apagado hasta que termine mi tiempo, pero cada vez uno le puede añadir más cosas; que si la Biblia, que si un recurso diferente. Me encanta el libro de la Promesa de Charles Spurgeon; pero a las personas que van a empezar, no tiene que ser una hora ni dos horas. Pueden empezar poco a poco, pero establecer el hábito, porque después les va a dar trabajo. 

Yamell: Y a la más joven del equipo que está aquí. Nicole, cuéntanos en tu caso que eres más joven, eres super creativa, en tu caso, ¿cuáles serían esas luchas con tu devocional?

Nicole: Bueno, mi desafío como mujer joven cuando estaba en la universidad, a mí se me hace difícil ser una persona mañanera. Aunque me levanto temprano, como que no es fácil para mí concentrarme durante la mañana. Durante la universidad y al casarme joven, también se me hacía difícil durante la tarde y durante la noche tener tiempo para el Señor. Entonces creo que lo mejor para las personas jóvenes, aunque no sean mañaneras, es poner una rutina en la mañana y dedicarle un tiempo, como decía Laura. Aunque sea un tiempo corto pero que sea significativo, y donde podamos enfocarnos en lo que es más importante.

Sobre todo olvidarnos de las distracciones, como ella decía. Muchas veces somos tentados a usar la Biblia en el celular, pero realmente yo creo que lo mejor es tener una Biblia física donde podamos leer, subrayar. Esta Biblia tiene márgenes para anotar, que es buenísimo, sobre todo para las personas creativas, y nosotras las mujeres que nos gusta agregar un toque de belleza a todo, esto es muy importante porque podemos dibujar, tiene páginas para colorear y poder hacer ese tiempo más creativo y siempre querer buscar ese tiempo con afán. 

Yamell: Excelente punto el que mencionas Niki. Por cierto, esta Biblia devocional Mujer Verdadera, cabe decir que tú fuiste quien diseñó la Biblia, porque mencionabas los márgenes. Háblanos un poquito de qué podemos encontrar en la Biblia, o sea cuando hablabas de la creatividad, de ponerla bonita, cómo podemos ponerla en práctica.

Nicole: Nosotras diseñamos esta Biblia pensando en las mujeres que les gusta decorar todas las cosas. Creo que eso es algo muy importante en nuestro devocional, porque nos hace sentir como que cada día es algo nuevo, y aunque la Palabra de Dios es lo más importante, al uno dibujar en los márgenes y colorearla, eso nos ayuda también a meditar en ella y profundizar más sobre lo que leemos.

Además de esto, tiene cien versículos clave resaltados con diseños originales y va a estar dividida en 365 lecturas con un devocional al final para que podamos meditar en ella. También va a tener las palabras de Cristo en rojo, y hermosas ilustraciones para cada libro.

Yamell: Elba, pensando en que eres la persona que recibe todos los correos, todas esas mujeres que están buscando respuestas, me lleva a pensar cómo la Biblia tiene respuesta para todos nuestros problemas. ¿Cómo podemos ver la suficiencia de la Palabra de Dios en el día a día en nuestros problemas, en todos esos problemas que esas mujeres describen, como tú decías, que desde temprano te están escribiendo?

Cuéntanos un poco sobre eso y cómo la Palabra de Dios juega ese papel importante en esas respuestas que buscan.

Elba: Desde el principio cuando abrimos la primera página de la Biblia, vemos que Dios creó los cielos y la tierra, en Génesis 1. Pero si seguimos avanzando y llegamos al capítulo 3 del Génesis, vemos la entrada del pecado en el mundo. Esa es la muestra de que vivimos en un mundo que es doloroso, que es insuficiente, que va a tener problemas para cada una de nosotras. Nadie está excento de eso. A unas nos van a llegar de una manera, y a otras de otra.

Muchas veces no sabemos cómo lidiar con el dolor, con las pruebas, con el sufrimiento o con las situaciones difíciles. Pero la Biblia tiene palabra para todo. Tiene promesas, tiene palabras, tiene consejos. La Biblia nos alienta, nos corrige, tiene palabras para el desanimado, tiene palabras para el deprimido, tiene promesas para la espera. La Biblia tiene consejo para todo.

Hay libros como Proverbios, como Eclesiastés, que nos hablan de la realidad del mundo en que vivimos, y cómo no esperar cosas que están solamente en nuestros sueños y en nuestra mente, porque este es un mundo donde el Señor Jesucristo nos dijo que íbamos a tener aflicciones, pero Él prometió Su presencia, y esta es Su Palabra y este es el consejo de Dios para nosotros.

No hay ningún libro como la Biblia para nosotros, y si bien la Biblia no nos habla de matemáticas ni de ciencias médicas, sí nos habla de todo lo que necesitamos para esta vida. Ella lo promete en una de las epístolas de Pedro que dice que «todo lo que necesitamos para la vida y la piedad nos ha sido dado en este Libro», y Dios lo está prometiendo, Él no nos está mintiendo. 

Yamell: Así es. Bueno, y me gustaría entonces preguntarle a Laura, ¿cómo vamos a usar esta Biblia?

Laura: Bueno vamos a tener un siguiente programa para hablar específicamente de cómo usar la Biblia en sí. Pero algo que queremos hacer y a lo que queremos invitarlas desde ya, es que adquieran su copia porque a partir del primero de enero del 2020, vamos a leer la Biblia juntas.

Les daremos instrucciones más adelante, de cómo lo haremos, pero la idea es que todas como una comunidad, como una hermandad, vayamos a la Palabra de Dios diariamente leyendo el mismo material, y entonces podamos encontrar un lugar, una plataforma para compartir lo que Dios nos está mostrando, cómo nos está transformando, cómo está siendo transformada nuestra mente y está siendo informada de acuerdo a la Palabra de Dios, las luchas que estamos teniendo. 

Queremos hacer eso, queremos estar cerca de nuestras seguidoras, queremos estar cerca de ellas para caminar juntas. Al final, de eso es que se trata la vida cristiana, de caminar en comunidad. Y esto lo tenemos en la iglesia. Siempre animamos a las que nos siguen a que en sus iglesias tengan relaciones significativas y profundas y grupos de estudio.

Pero a nivel más macro, y a través de este ministerio, queremos unidas a ustedes ir a través de la Biblia completa el año que viene.

Patricia: Has estado escuchando una conversación entre Laura González, Nicole Tejera, Yamell de Jaramillo, Elba de Reyes y Jacky Saldaña. Te animo, así como decía Laura, a que leamos juntas la Palabra de Dios. Ella es la que nos va a llevar durante este próximo año 2020, juntas de la mano, a crecer, a madurar y a adornar el evangelio como mujeres.

Bueno y si has tenido dificultades o te has desanimado leyendo la Biblia y quieres escuchar consejos prácticos y de la vida real sobre el devocional, asegúrate de acompañarnos nuevamente mañana, aquí en Aviva Nuestros Corazones

Annamarie: Escudriñando la Escritura juntas, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la conversación