Podcast Aviva Nuestros Corazones

Una perspectiva bíblica de la feminidad

Annamarie Sauter: Cada una de nosotras tiene una idea de lo que significa ser mujer, pero no hemos obtenido estas ideas de la misma fuente.  Aquí está Nancy DeMoss de Wolgemuth.

Nancy DeMoss de Wolgemuth:  ¿Dónde  estás tomando tus ideas sobre la feminidad? ¿Quién le dio forma a tu estandar? ¿Le dio forma el mundo o la Palabra de Dios?

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth en la voz de Patricia de Saladín.

¿Quién ha sido la mayor influencia en tu conducta y actitudes como mujer? Quizás tus ideas están siendo formadas en maneras que ni siquiera reconoces, por lo que este es un buen momento para detenerte y pensar sobre lo que la feminidad realmente significa, y qué es lo que te está influenciando. Nancy te ayudará a través de la enseñanza de esta serie titulada, “La mujer contracultura: Una vista fresca a Proverbios 31”.

Bueno y quizás nos has estado escuchando por poco tiempo y no entiendes qué queremos decir cuando hablamos de una mujer “contracultura”—¿cómo vive una mujer contraculturalmente? En las últimas décadas, las mujeres han sido motivadas a “hacer las cosas a su manera” y muchas se han dejado engañar por las promesas vacías del feminismo. El movimiento de Mujer Verdadera busca recapturar el diseño original de la mujer tal y como fue ideado por Su creador, siendo así una “mujer contracultura”.

Hemos visto a Dios obrar en las mentes y corazones de muchas mujeres, y somos testigos de un gran anhelo por parte de muchas alrededor del mundo de ser parte de este movimiento, de volver a las sendas antiguas y abrazar su hermoso diseño. Muchas mujeres han vuelto a sus hogares con la convicción y el deseo de hacer las cosas “a la manera de Dios”, abrazando la verdad de Su Palabra al confiar en Él y decir, “Sí, Señor”.

Bien, empapemos nuestras mentes y corazones de la Palabra de Dios. Aquí está Nancy para continuar con la enseñanza del capítulo 31 del libro de Proverbios.

Nancy: Bien, hoy iremos a esa porción de Proverbios 31 que pone nerviosas a la mayoría de las mujeres. Estuve leyendo un artículo sobre Proverbios 31 y la escritora decía: “La mujer de Proverbios 31 tiene un nombre?  Yo votaría por  la señora “Con los nervios de punta” o por la señora “No tengo amigos porque soy tan perfecta”. Y esta mujer continuó –el articulo se llamaba “Otra vez ella, NO”- la autora continuó diciendo porqué ella se sentía tan intimidada por la mujer de Proverbios 31.

Por otro lado, Jill Briscoe escribió en su libro Reina de Corazones:

La mujer de Proverbios 31 se ha parado durante mucho tiempo como la Estatua de la Libertad en la bahía de la Ciudad de la Feminidad, dándole la bienvenida a todas las que huyen de ser algo menos que perfecta. Pero ¿y si mis medias están rotas? (estoy segura que estaban bien cuando salí de mi casa). ¿Qué pasaría si yo consistentemente pierdo una de las medias de mi esposo en la lavadora, y regularmente no encuentro mi carro en el parqueo del supermercado? (“es azul señor, sé que es azul”).

¿Hay alguna esperanza para mí, si sueño con escribir un libro sobre mis hijos pequeños llamado “De aquí a la locura” y si tengo forma de almohada en lugar de  la de una estaca? Al enfrentar esta descripción de una mujer excelente, ¿hay esperanza para una mujer que no es todo lo que debería ser?

Bueno, verdaderas confesiones. Cuando leemos o escuchamos sobre la mujer de Proverbios 31, lo hacemos con emociones encontradas. Yo misma he escuchado y pensado en algunas de estas palabras en términos de responder a esta mujer.

La palabra “cansada” viene a mi mente en la medida en que leo este capítulo. Estamos familiarizadas con este pasaje – una y otra vez y otra vez refiriéndose a todas las cosas que esta mujer hace. Se levanta temprano en la mañana; se mantiene despierta hasta tarde en la noche; ella quema la vela por ambos extremos, está tan ocupada. Puedes leer el pasaje y sentirte cansada. Si no te sientes así antes de leerlo, terminarás estándolo cuando concluyas su lectura!!!

Otra palabra que viene a la mente es la palabra “abrumada”. ¿Cómo puede ella hacer todo esto –sin tecnología en su tiempo, en esa época, tal como la tenemos ahora? Es fácil sentirse derrotada o fracasada. Es fácil ver este patrón –este retrato de la mujer de virtud- y sentir “Esto es imposible!” luego el siguiente pensamiento es “creo que lo mejor es darme por vencida. Nunca podré ser este tipo de mujer”.

Así vienen sentimientos de comparación, sentimientos de culpa. De hecho, tengo que confesar que cuando era joven no me gustaba esta mujer. Pero debo decirles que al pasar los años –y más recientemente, en las últimas semanas en que he estado preparando esta serie- he aprendido a amar esta mujer. Y quiero decirte que tú aprenderás a amarla también.

Has escuchado que estamos haciendo una serie como esta y que durará por semanas –varias- y primero piensas “volveré a sintonizar cuando esta serie haya terminado”. Quiero pedirte que permanezcas ahí, no te des por vencida. Creo que terminarás muy motivada y con gratitud de que Dios haya puesto este capítulo en la Biblia, para ayudarnos a ser las mujeres que El quiere que seamos.

Así que voy a pedirte que no solamente te quedes con nosotros durante esta serie sino que también tomes un reto de 31 días y leas los versículos de Proverbios 31 cada día durante los próximos 31 días.

Algunas ya empezaron cuando las retamos a hacerlo a inicios de esta semana. Donde quiera que te encuentres quiero retarte durante los próximos 31 días a leer Proverbios 31 cada día y a escribir notas en tu diario personal sobre lo que Dios te está mostrando a través de Su Espíritu en la medida en que abres ese pasaje.

Voy a compartir con ustedes lo que Dios ha estado enseñándome, pero Dios te mostrará a ti, en la medida en que leas este pasaje, cosas que no he captado – que no he incluido, que son especiales para ti. Por eso anota cómo se aplica a tu vida y cómo Dios está transformándote por el poder de Su Palabra.

Tengo que decirte que durante las últimas semanas, en la medida en que he estado meditando y sumergida en este pasaje –viviendo en el - Dios ha estado haciendo una obra de gracia santificadora en mi propio corazón. Eso es lo que la Palabra hace por nosotras y en nosotras. Nos libera. Nos hace libres. Este pasaje ha estado estimulando mi corazón en el peregrinaje hacia mi semejanza con Cristo.

Así que tomaremos nuestro tiempo como hicimos con los primeros nueve versículos, por lo que ahora en la medida que tomamos el versículo 10, este retrato de la mujer virtuosa, no vamos a correr a través del mismo, no nos vamos a apresurar. No puedo decirles con exactitud cuántas sesiones conllevará. Terminaremos cuando se haya terminado. Aún anoche cuando estaba quedándome dormida… apagué la luz y estaba meditando en este pasaje, Dios me estaba dando un entendimiento nuevo y fresco. Y pensé “mejor paramos y enseñamos esto, o se convertirá en una serie que durará todo un año”

Tomamos tiempo para mirar las revistas de mujeres y ver cómo luce una mujer hermosa, un hogar o un matrimonio hermoso. Quiero retarte en este mes a dejar a un lado esas revistas. Hazlas a un lado. No estoy diciendo que sean necesariamente pecaminosas o que estén erradas; sino que estoy refiriéndome a que ellas solo te pueden presentar lo que este mundo nos ofrece como la imagen de la belleza.

En su lugar, toma este cuadro. Matthew Henry lo llamó un espejo en el cual debe mirarse cada mujer cuando se viste. Toma este cuadro y examínalo. Toma tiempo –pasa tiempo estudiándolo- y luego pregúntate “¿De dónde estoy tomando mi imagen de lo que significa ser mujer?”  ¿De dónde estás obteniendo tus ideas de la feminidad? ¿Quién dio forma a tu patrón? ¿Fue modelado por el mundo o por la Palabra de Dios?

La visión y el corazón de Aviva Nuestros Corazones es que Dios use este ministerio, junto con otros, para levantar una generación de mujeres que se miren en este espejo –que miren en el espejo de la Palabra de Dios y digan “Este será mi estándar. Este será mi ideal. Esto es lo que por la gracia de Dios, permitiré que moldee mi vida” y entonces, que sean mujeres que puedan enseñarle a sus hijas y aún a sus hijos con este pasaje…

Recuerda de últimos programas vimos que estas fueron las palabras de un rey recordando lo que su madre le enseñó cuando era un príncipe joven. Ella le enseñaba las cualidades que debía buscar en una esposa, y le decía, “es importante que pienses acerca de la persona con quien te casarás. Vas a vivir con esa persona por un largo tiempo, y ella va a darle forma a tu vida para bien o para mal. Así que asegúrate de buscar una esposa que tenga estas cualidades”.

Estoy segura que esa madre también oraba que estas fueran las cualidades que su hijo buscara en su esposa. Asegúrate de enseñar a tus hijos con el ejemplo –pero también con la instrucción- enseñarles cuáles deben ser las cualidades que debe buscar en una esposa.

Recientemente estuve con unos amigos quienes me contaban que cuando su hija, de alrededor de 20 años, trajo a la casa el joven en quien estaba interesada (quien más adelante se convirtió en su esposo) estos padres, Tom y Jeannie dijeron “Hemos estado orando por algo más de 20 años por el futuro esposo de nuestra hija, mucho antes de conocerlo. Habíamos orado por este joven y cuando lo conocimos, ¿fue alguna sorpresa saber que él era esa persona? Lo reconocimos porque habíamos estado orando por él durante todos estos años.

¡Qué rol debemos desempeñar como padres!

Ahora como introducción a Proverbios 31—como algunas de ustedes saben—los versículos 10 al 31 forman un poema acróstico. Hay 22 versículos, empezando en el versículo 10, y cada uno de esos versículos empieza con una letra consecutiva del alfabeto hebreo. El alfabeto hebreo tiene 22 letras. Esto es—en español pudiéramos decir -el ABC de una mujer de Dios.

Quizás esta madre le enseñó a su hijo en esta forma para poder ayudarlo a recordar lo que estaba enseñándole. Madre, busca formas creativas para ayudar a tus hijos a recordar. Esta mujer lo hizo, "A significa. . . B significa. . . C significa. . . y cada uno de estas letras es el inicio de una cualidad de las que debe adornar a una mujer de Dios."

Ahora, es fácil mientras estamos leyendo este pasaje para enfocarnos en todas las cosas que esta mujer hace - todas las habilidades que tiene, sus logros. Pero ese no es el corazón del pasaje. El corazón de este pasaje es el corazón de esta mujer. Es su relación con Dios, de la cual fluyen todas las cosas que ella hace. Es una imagen de su carácter, su conducta, sus prioridades, sus valores, su rutina diaria, su matrimonio, su vida familiar. Pero todo esto fluye del hecho de que es una mujer que reverencia a Dios.

Esa reverencia por Dios está en el centro de quien ella es; está en el centro de su ser; es lo que la define. Y esa reverencia por Dios es la que se expresa en todas esas formas que vamos a estar viendo. Una mujer virtuosa, una excelente y noble mujer ¿quién la puede encontrar?

Annamarie: Aviva Nuestros Corazones nos ha estado dirigiendo a la Palabra de Dios para descubrir lo que significa ser mujer.

Permíteme compartir contigo el testimonio de una hermana  que descubrió más a fondo la verdad de la Biblia.

Débora Dilge: Mi nombre es Débora Dilge. Vivo en Argentina, y Aviva Nuestros Corazones ha sido para mí, como para muchas mujeres de mi país, un verdadero manual de instrucciones. Cuando el Señor llegó a mi vida, yo era una verdadera religiosa. Y el Señor tuvo misericordia de mi.  Quizo abrir mis ojos a Su Palabra. Vivía una vida totalmente desordenada en mi rol de esposa, de madre. Y de una manera especial usó el ministerio de Aviva Nuestros Corazones para hacer una transformación total en mi matrimonio y en mi hogar.  

Aunque crecí en un hogar cristiano, y creía que el Cielo me lo había ganado y que me estaban esperando con los brazos abiertos, el Señor me mostró cuán horrible era mi corazón y cuánto orgullo yo tenía dentro de mi. Creía que tenía un matrimonio precioso y que mi vida era maravillosa. Gracias a Dios que Él se encargó de mostrarme que no era nada como yo lo había pensado. Y el Señor, en Su misericordia, transformó mi corazón y me enseño cuál era mi diseño, mi rol como madre, como esposa. Los testimonios y las enseñanzas de este ministerio fueron para mi un manual para la vida diaria. El Señor me sometió a un proceso muy doloroso, y yo hasta peleé con el Señor porque yo creía que mi vida era hermosa.  Fue como durante un año que ese proceso duró, hasta que Él terminó de humillar lo último, lo más malo que había en mi.  

Luego de pelear tanto con Dios, yo pude abrazar el llamado de Dios para mi vida. Y Él me ha transformado en una mejor esposa para Su gloria, y en una mejor madre para Su gloria. Hoy mi casa es mi lugar donde todas mis energías son puestas para la gloria de Dios. Y aún el Señor tiene mucho que hacer, pero hoy por Su gracia puedo decir que Él, en Su gran misericordia, me está convirtiendo en una mujer verdadera.

Annamarie Sauter: Cada generación de mujeres tiene que lidiar con aspectos de la feminidad, y en este ministerio tenemos una carga con dirigir a las mujeres hacia la Palabra de Dios. Bob Lepine del ministerio Family Life Today (“Vida en familia hoy”) facilitó una discusión entre algunas jóvenes de nuestra audiencia y Nancy DeMoss de Wolgemuth.

Escucharemos algunas de esas conversaciones, empezando con Annie, quien dice que sus amistades reciben influencia de muchas ideas conflictivas en cuanto a lo que la feminidad significa.

Annie: Estoy de acuerdo en que muchos mensajes diferentes nos están llegando de todos lados. Como respuesta a esto, he visto muchas jóvenes fuertes. Sé que a las personas de la edad de mis padres les preocupan las diferentes luchas y ajustes que debemos hacer y los peligros que podemos enfrentar en la universidad - ya sean de seguridad física o espiritual, y muchas otras cosas.

Estas jóvenes han sido criadas en hogares con valores morales, aunque se llamen o no, a si mismos, cristianos.

Hay una gran diversidad en las universidades, pero la gente llega aquí con sus valores formados. En este tiempo se fortalece, y si alguien no ha crecido con convicciones espirituales, buscará el ejemplo y la amabilidad en sus compañeros.

Bob Lepine: Nancy, sé que Dios ha puesto una carga en tu corazón por la generación de Annie — estudiantes universitarias y de bachillerato. ¿Qué hay en el centro de esa carga? ¿Qué es lo que deseas para la vida de estas jóvenes?

Nancy: Veo que tristemente las jóvenes, hijas de mis contemporáneas, no han tenido madres espirituales —en el mejor sentido de ese término— que las ayuden a entender los caminos de Dios, lo que significa ser una mujer, lo que significa caminar con Dios.

Mi generación no ha dado un gran ejemplo. Hemos estado más preocupadas con nuestras propias formas de vivir y las ocupaciones en nuestras vidas -y no en dar un ejemplo que implique tener una relación fructífera y correcta con Dios. En tantas áreas —matrimonio, familia, perspectivas, prácticas, —no hemos sido el tipo de ejemplo y de maestras que pienso necesitamos ser.

Ahora tenemos una generación de mujeres jóvenes que piensan que son muy abiertas, hambrientas, dispuestas, deseosas. Algunas, muy... No te resulta difícil encontrar una estudiante universitaria que sea muy honesta. De hecho, es algo que ellas buscan: autenticidad, veracidad -no un simple mensaje, sino un mensaje que le sea ejemplificado y vivido. Son honestas con su forma de pensar, con sus luchas, sus asuntos, y pienso que hay un campo abierto ahí. 

Estamos dirigiéndonos en dos vías en Aviva nuestros corazones: una es entrenar a las mujeres que son mayores, o como la Biblia las llama: ancianas -y tú decides si  eres una. (De alguna manera, todas somos mayores que otras) NO es solamente que las mujeres más adultas experimenten un avivamiento en sus corazones, sino que también lo modelen y entonces darles herramientas para que enseñen a sus hijas, nietas y a la próxima generación. 

Por otro lado, también tenemos un grupo de jóvenes que están leyendo nuestros libros, escuchando los programas, bajándolos en sus ipods y están siendo impactadas. Algunas están realmente deseosas de ser radicales; podemos motivarlas; ayudarlas, dirigirlas a las Escrituras y a que demuestren lo que es una mujer conforme al corazón de Dios.

Entonces lo mejor sería vivir de tal forma que cree una sed en ellas. Es como ser sal, vivir el tipo de vida que estas jóvenes miren y digan: " Hay algo en esa mujer que no es la típica mujer ansiosa, abrumada, estresada -en las que nos convertimos sin el Señor- sino que hay propósito en ella. Hay libertad, plenitud, dulzura, se ve radiante, hay algo en esta mujer que me atrae a Cristo."

Estamos hablándole a ambos lados -aun a las abuelas y a las mujeres más viejas que ya han concluido con su labor de criar hijos, quienes tienen una carga por orar y discipular. Estaba en un funeral, no hace mucho, de una amiga de 90 años y pico, quien antes de morir todavía discipulaba una mujer joven -de algunos 20 años o quizás al principio de los 30, pero una mujer mucho más joven que ella. 

Esta mujer de 90 años decía "no me voy a sentar y ser inútil, sino que estoy deseosa de invertir mi vida en alguien.  No era maestra bíblica, no tenía ningún entrenamiento especial, pero vivió mucho tiempo, y por experiencia sabía muchas cosas sobre los caminos de Dios. Tomó a esta joven bajo sus alas y le dijo: "quiero que camines conmigo".

Conocí a esta joven mujer en el funeral, y esta joven esposa… estaba tan agradecida de que algunas mujeres mayores la hubieran tomado bajo sus alas, la hubieran amado, motivado, enseñado los caminos de Dios. Por eso motivamos a las jóvenes que se acerquen a las más adultas y les pidan que hagan esto con ellas, que las involucren en sus vidas y que las guien a caminar con ellas y estar disponibles no solamente a compartir los logros sino también los fracasos: "Aquí hay algunas cosas que Dios me ha enseñado"

Así es como crecemos. Si no, me temo qué será de la próxima generación, los hijos de estas mujeres jóvenes. Va a haber mucha confusión, disfuncionalidad, más de las que ya tenemos. Pero creo que esa tendencia puede revertirse -por lo menos entre las mujeres cristianas- y que podemos ir por un camino diferente.

Esa es la contra revolución cultural de la cual estamos hablando: establecer una nueva forma de pensar- no nueva, sino bíblica, vieja, las sendas antiguas - pero aplicada a la vida del siglo 21. 

Bob: Dijiste que quieres que las jóvenes sean mujeres conforme al corazón de Dios. ¿Como podrías explicar eso en un párrafo?

Nancy: Lo primero, es conocer a Dios, tener una relación personal con El -una relación que sea vital, creciente, íntima, real, personal. No simplemente lo información que conozco bíblicamente sino perseguir intimidad con El; una relación viva.

Entonces, ¿Cómo afectará esto  todas las demás áreas de mi vida? Y cómo luce decir que soy creyente en Cristo, que soy seguidora de Cristo. que creo el Evangelio ¿Cómo afecta mi cosmovisión? ¿Cómo afecta mi respuesta a las presiones? ¿Cómo afectará el trato con mis hijos? ¿Con esposo? ¿El trabajo que tengo o no tengo?

¿Cómo tomo decisiones? ¿Qué doy? ¿Qué guardo? En mis hábitos financieros, morales, el ver televisión, el uso de la computadora, mis amistades, uso de mi tiempo libre… Es decir, entretenimiento, dieta y ejercicio. ¿Cómo mi relación con Cristo instruye , afecta e impacta cada área de mi vida? Porque, si Cristo vive en mi, ( y si soy hija de Dios, El vive en mi, y Su Espíritu Santo mora en mi) el  debe tener el control de todas las áreas de mi vida.

Cuando la gente vea mi vida, no deben ver y experimentar a Nancy De Moss de Wolgemuth, deberían ver y experimentar a Cristo. Cuando me preocupo, cuando me altero, si me frustro porque no puedo controlar la situación, o alguien no llena mis expectativas, o alguien dice algo que me hiere, mis reacciones, mis respuestas, revelan quién y qué esta en control de mi vida.  Y muy a menudo, soy yo misma.

Cuando decimos que queremos ser mujeres conforme al corazón de Dios, debemos dejar que el Espíritu Santo, Su Palabra, el evangelio de Cristo, sea lo que controle mi vida. Esto es lo que hará  un impacto en esta cultura perdida, en nuestro mundo perdido, que desesperadamente necesita ver a Cristo encarnado, su vida vivida en todas las áreas de nuestras vidas.

La forma como pensamos, sentimos, actuamos, respondemos, decidimos, que todo esté bajo Su Señorío y empiece a ser un reflejo de El.

Bob: Aplica tanto a la mujer como al hombre. ¿Cómo luce ser exclusivamente una mujer?

Nancy: Ahí es cuando voy a la Palabra y creo que de aquí hasta que vuelva Cristo estaré tratando de desempacar todos estos pasajes. Por años he estado buscando en toda la Palabra de Dios donde quiera que se menciona una mujer o a las mujeres, hay alguna instrucción para nosotras.

Si pensamos en algunos pasajes claves: Proverbios 31, 1 Pedro 3, Tito 2, 1 Timoteo 2, y muchas otras ilustraciones de mujeres de las Escrituras. Así hemos hecho series sobre Deborah, Elizabeth, María y Ana, quienes son buenos ejemplos para nosotros.

Me pregunto: ¿porqué hizo Dios a la mujer, cuál es Su Propósito para nosotras? en qué se diferencia del propósito del hombre? Algunos son propósitos similares pero otros son únicos y distintivos. 

¿Por qué creó al hombre primero? ¿Qué significa proveer cobertura espiritual y protección para una esposa? ¿Y qué significa para la mujer responder a la iniciativa del hombre? ¿Por qué es esto una manera bíblica de pensar, en una cultura que piensa que eres rara si piensas así; en una cultura donde es incorrecto mencionar otra cosa que no sean las diferencias físicas obvias entre un hombre y una mujer?.

¿Por qué hay diferencias? ¿Por qué son más significativas que las diferencias físicas? ¿Qué significa esto para la mujer en cuanto al noviazgo y el cortejo? Para una mujer soltera que quiere casarse, cuál es su papel, su rol? ¿Cuál es su responsabilidad? ¿Sale a buscar marido? Cuando tiene un esposo ¿cómo responde a su liderazgo?

¿Qué implica ser la mujer de la que habla Pedro en 1 Pedro 3— que tiene  un espíritu sumiso, que tiene un espíritu tierno y sereno? ¿Significa que nunca habla? ¡Claro que no! ¿Significa que no tiene una personalidad extrovertida? No significa esto tampoco. Entonces ¿qué significa? ¿Cómo luce una mujer que refleja la imagen de Dios en maneras distintivamente femeninas - y cómo ser mujeres en el cuerpo de Cristo? Todo eso es lo que estamos tratando de estudiar y desentrañar para nosotras como mujeres aquí en Aviva Nuestros Corazones.

Annamarie: En estos días nos hemos concentrado en Proverbios 31—pero aún no hemos escuchado mucho sobre “la mujer de Proverbios 31”. Esto cambiará mañana. Y si has visto a esta mujer como una “santurrona”, o quizás  alguien con “dones especiales o capacidad superior”, no dejes de sintonizarnos, te sorprenderás con la continuación de esta enseñanza. Te esperamos aquí en Aviva Nuestros Corazones.

 

Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.