Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 118 | 1 Crónicas 3 – 5

Día 118 – abril 28

 Crónicas 3 – 5

Hermanas, nuestras oraciones son las expresiones de lo que hay en nuestro interior, en nuestro corazón y de lo que realmente creemos. Reflexionemos sobre las enseñanzas que encontramos en la oración de Jabes. 

  1. «Jabes invocó al Dios de Israel»: Jabes clamó y llamó por su nombre al Señor mostrando que solo de Él podría venir la ayuda que necesitaba. Jabes reconoció que no podía seguir adelante sin Él y que el Dios de Israel era el único Dios verdadero, pues le oró a Él y no a los dioses de los demás pueblos.
  2. «Oh, si en verdad me bendijeras»: Jabes también reconoció que toda buena dádiva, bendición y provisión proviene solamente del Señor. Pues la verdadera bendición es la que viene del corazón de Dios, de su voluntad, y no de nuestros deseos que muchas veces giran en torno a los ídolos del yo y de nuestro placer. La verdadera bendición es la espiritual, la presencia de Dios en nuestras vidas, su salvación, su gracia, su misericordia y su amor.
  3. «Ensancharas mi territorio, y tu mano estuviera conmigo»: Como casi todo ser humano, Jabes quería prosperar y crecer, pero quería hacerlo en Dios y con Dios, no confiando en sus fuerzas o capacidades. Jabes deseaba la presencia del Señor en su vida, más que cualquier otra cosa. En la versión Nueva Traducción Viviente leemos: «Te ruego que estés conmigo en todo lo que haga», es decir, Jabes quería que Dios fuera el centro de su vida.
  4. «Líbrame de toda dificultad que me cause dolor»:Finalmente, Jabes reconoce que este mundo es caído, lleno de dolor y que solo Dios tiene el poder para librarlo. Jabes fue sincero con Dios al expresarle sus temores y a Él le agrada cuando somos transparentes y sinceros. Recuerda que en medio de las aflicciones, Él enviará su Palabra para consolarte, fortalecerte y sostenerte; pero, ¡gracias a nuestro Padre que nos ha liberado del mayor dolor que puede experimentar un ser humano: vivir una eternidad sin Él! 

Amiga, ¿estás siendo sincera con Dios? ¿Están tus oraciones expresando fe y dependencia solamente en Dios o están expresando incredulidad y autosuficiencia?

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Ana Nin de Olivo

Ana Nin de Olivo

Ana, rescatada del hoyo de la destrucción y asentada sobre la Roca Eterna, su gracia y el poder de su palabra la sostienen cada día. Reside en Santo Domingo junto a su esposo José Olivo y su hijo José Alejandro. Son miembros de la Iglesia Bautista Internacional donde ambos sirven como parte del liderazgo de grupos pequeños. Ama ayudar a las mujeres a sumergirse en la palabra para que puedan experimentar la verdadera libertad. Actualmente sirve como Office Manager en Aviva Nuestros Corazones.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación