Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 28 | Levítico 4 – 6

Esta pequeña publicación diaria servirá para que podamos compartir las cosas que vamos aprendiendo y cómo las podemos aplicar a nuestra vida. Recuerda: no leemos la Palabra solo para adquirir conocimiento intelectual, sino para conocer más íntimamente a Jesús, el personaje central de la Biblia, y para que ese conocimiento se vea reflejado en nuestra vida práctica, informe nuestros afectos,  prioridades, relaciones, decisiones, y todas las áreas de nuestra vida.

Día 28 – enero 28

Levítico 4 – 6

Al leer Levítico puedo casi oler el aroma a sangre que debía permear el ambiente en aquel campamento: animales degollados, sangre rociada por diferentes lugares, intestinos, entrañas, vísceras, estiércol… Era necesario verter sangre continuamente, ya que el pecado era continuo. Cada sacrificio indicado tenía  intención de expiar el pecado cometido, pero el perdón no duraba para siempre.

¡Me imagino personas trayendo animales y ofrendas todo el tiempo! Los sacerdotes pasarían el día recibiendo ofrendas y llevando a cabo el ritual correspondiente. Cada una de esas ofrendas era levantada siguiendo un sinnúmero de leyes y rituales que debían llevarse a cabo al pie de la letra. Dependiendo de la ofrenda, se usaban animales —vacunos, ovejas o cabras (machos o hembras, dependiendo del tipo de ofrenda)—,  aves o granos.  

Hoy vimos las ofrendas por el pecado y la culpa. Cuando alguien pecaba (por ignorancia o con alevosía) y reconocía su pecado, debía levantar una ofrenda para poder acercarse a Dios. Esta ofrenda continua por el pecado servía para recordar al pueblo que eran pecadores y necesitaban ser perdonados. 

Busca el significado de la palabra «expiación» en un diccionario.

  • El pecado es costoso.
  • El perdón es costoso.
  • La paz con Dios es costosa.

Lee los siguientes versículos:

  • Juan 1:29 
  • Romanos 5:1
  • Colosenses 1:20
  • Hebreos 5:1-9
  • 1 Pedro 2:24

A la luz de la porción que leímos hoy y de los textos que buscaste más arriba, ¿qué vino a cumplir Cristo?

Todo los sacrificios, holocaustos y ofrendas apuntan hacia la obra completa de Cristo. Él pagó para siempre el precio por el pecado, por el perdón y por la reconciliación con Dios.

«Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad.» –1 Juan 1:9 (LBLA)

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Laura González de Chávez

Laura González de Chávez

Laura vive en Illinios, Estados Unidos. Es esposa de Fausto. Su pasión es discipular a las mujeres de todas las edades con el fundamento sólido de la Palabra de Dios y ayudarlas a vivir de acuerdo a la fe que han abrazado. Laura es consejera bíblica y mentora de muchas mujeres jóvenes. Actualmente dirige el ministerio de Aviva Nuestros Corazones, una labor que le ha ayudado a alcanzar a las mujeres de su generación con el mensaje del Evangelio y de la feminidad bíblica. También produce, junto a su esposo, el programa radial semanal "Un Hogar Sobre la Roca", que busca contribuir a redimir el diseño de Dios para la familia. Laura tiene una hija, Sarah, casada con Jonathan, y cuatro hermosos nietos, Zoë, Noah, Joy y Levi. 

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación