Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 293 | Lucas 3 – 4

Temporada:  Mateo a Juan | 0

Día 293 – octubre 20

Lucas 3 – 4

La predicación de Juan el Bautista y el bautismo de Jesús (3:1-22)

¡Tenemos más promesas cumplidas! Lucas nos relata que esa voz que clama en el desierto es Juan (anunciada antes en Isaías 40:3-5), según Lucas 1:17 vendría a preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.

Algunas características de la predicación de Juan:

  • Predicaba el bautismo del arrepentimiento para perdón de pecados (3:3).
  • Llamaba a sus seguidores a hacer frutos dignos de arrepentimiento (3:8).
    • Es interesante notar que entre sus seguidores estaban publicanos y soldados. Personas que eran menospreciadas.

El pueblo que escuchaba a Juan estaba a la expectativa preguntándose si acaso Juan era el Cristo (3:15). Recordemos que antes de que naciera Jesús, habían pasado 400 años en los cuales no hubo palabra profética. Aunque Israel no era obediente a Dios, estaba a la expectativa de la venida del Mesías.

Ante este pensamiento, Juan les aclara que él no es el mesías sino que viene uno más poderoso que él, del cual ni siquiera es digno de desatar la correa de su calzado.

  • Dios todopoderoso, ¡te damos las gracias! Has cumplido tus promesas, has enviado a tu Hijo unigénito para que todo el que crea en Él no se pierda, sino tenga vida eterna contigo, y aunque a causa de nuestro pecado tampoco seríamos dignas de estar delante de ti, por el sacrificio de Cristo en la cruz, ahora tenemos entrada ante el trono de la gracia.

El bautismo de Jesús: en este pasaje también se cumple una profecía de Isaías 42:1 que dice; «Este es Mi Siervo, a quien Yo sostengo, Mi escogido, en quien Mi alma se complace. He puesto Mi Espíritu sobre Él; Él traerá justicia a las naciones». ¡Gloria a Dios por la venida del Hijo prometido!

Genealogía de Jesús (3:23-38)

Me pareció pertinente tomar unas líneas para recordar la fidelidad de Dios al cumplimiento de sus promesas. Lucas es intencional en escribir la genealogía de Jesús, y al leerla recordemos que el Señor fue fiel en preservar las generaciones desde Adán hasta el Mesías.

Cuando Adán y Eva pecaron, hubo consecuencias para el hombre, más ante eso, el Señor nos dio esperanza. Dios prometió que de la simiente de la mujer vendría el que heriría en la cabeza a la serpiente (Génesis 3:15). Aprenderemos en lo que queda del Nuevo Testamento que Jesús es ese Hijo prometido que hiere a Satanás (la serpiente antigua según Apocalipsis 12:9) venciendo para siempre en la cruz.

La tentación de Jesús (4:1-13)

Algunas cosas que podemos destacar de este pasaje:

  • «Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu en el desierto». –Lucas 4:1. Después de que Jesús fue bautizado y lleno del Espíritu Santo, fue llevado por el mismo Espíritu al desierto. ¿Recuerdas en el A.T. quien también fue llevado al desierto? Correcto, el pueblo de Israel. Jesús es tentado en el desierto al igual que el pueblo de Israel, sin embargo Él no cometió pecado. Fue perfecto ante el Padre.
  • Lucas 4:2 nos dice que después de que pasaron 40 días, Jesús tuvo hambre, y después de eso fue tentado por satanás con 3 tentaciones distintas. Ante las 3 tentaciones, Jesús respondía a Satanás con la Palabra. Tomar esto en cuenta es muy importante.
  • ¿Notaste en qué momento es tentado Jesús? La Biblia nos muestra que justo antes de iniciar su ministerio, pasó 40 días en ayuno y oración para después iniciar su ministerio.
    • ¿Cómo reaccionas ante los desiertos espirituales que se presentan en tu vida?
    • ¿Meditas en la Palabra y te propones conocer a tu Padre de tal modo que cuando viene la tentación respondes con las armas que te ha dado el Señor a través de Su Palabra?

Jesús inicia su ministerio (4:14-44)

Así como Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, también volvió por el poder del Espíritu a Galilea (Dios siempre en control de cada paso). De este pasaje en adelante veremos el desarrollo del ministerio de Jesús según Lucas.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Débora de Rivera

Débora de Rivera

Débora es originaria de Coahuila, México, pero actualmente reside en Nuevo Mexico, junto a su esposo Jordan Rivera.

Con un deseo y convicción grande de preparar su vida para el servicio del Señor, a los 18 años salió de su casa para ir a estudiar al Seminario Bíblico Río Grande en Edinburg, TX, del cual es egresada con énfasis en Ministerios Femeniles. El estar expuesta al ministerio le ha llevado a ver la necesidad que tienen las mujeres, jóvenes y niñas dentro de la Iglesia de entender la importancia de vivir cada día a la luz del evangelio que nos ha transfrotmado. Esto mismo le ha llevado a ser sensible y específica en aprender y enseñar del mismo.

Actualmente está trabajando como asistente de contenido digital y media en Aviva Nuestros Corazones y cursa su certificación en consejería Bíblica.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación