Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 30 | Levítico 10 – 13

Esta pequeña publicación diaria servirá para que podamos compartir las cosas que vamos aprendiendo y cómo las podemos aplicar a nuestra vida. Recuerda: no leemos la Palabra solo para adquirir conocimiento intelectual, sino para conocer más íntimamente a Jesús, el personaje central de la Biblia, y para que ese conocimiento se vea reflejado en nuestra vida práctica, informe nuestros afectos, prioridades, relaciones, decisiones, y todas las áreas de nuestra vida.

Día 30 – enero 30

Levítico 10 – 13

El pueblo de Dios debía ser apartado para Él. Dios instruye a Moisés acerca del establecimiento de diversas leyes ceremoniales de purificación con el propósito que servirían para enseñarles de manera tangible la diferencia entre lo puro y lo impuro, y guiarlos hacia la santidad. El objetivo principal de todas estas leyes era enseñar al pueblo que ellos eran un pueblo diferente a los demás pueblos paganos a Su alrededor y estas prácticas servirían para diferenciarlos de los demás. 

Perseguir la santidad imponía sobre los judíos muchas leyes y restricciones en la vida diaria. Todas estas restricciones tienen la intención de recordarles de manera práctica y cotidiana: el pecado nos separa de Dios. La santidad nos acerca a Él. 

En el libro de Levítico encontramos muchas veces la frase «como mandó el Señor», o alguna frase similar. Leemos que Moisés hacía exactamente como Dios había instruido. 

Lee Levítico 10:1. 

  • ¿Qué hicieron Nadab y Abiú? 
  • ¿Por qué piensas que Dios juzgó esa transgresión de forma tan severa y dramática?
  • ¿Qué indica esto acerca de la importancia de obedecer las instrucciones de Dios?

Lee Hechos 10:9-23 y Colosenses 2:16 a la luz de la porción que leímos hoy.

En el Nuevo Testamento vemos como la distinción entre animales puros e impuros terminó. Sin embargo, el pueblo de Dios continúa siendo un pueblo llamado a la santidad, apartado para Dios.

«Él se dio por nosotros, para redimirnos de toda iniquidad y purificar para Sí un pueblo para posesion Suya, celoso de buenas obras.» – Tito 2:14

Medita en este texto de Tito a la luz de lo que has venido leyendo en el libro de Levítico.

  • ¿Puedes apreciar el valor del sacrificio perfecto de Cristo de una mejor forma?
  • Si eres una hija de Dios, has sido apartada para Él. 
  • ¿Qué implicaciones tiene este concepto en tu vida y tus decisiones?

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Laura González de Chávez

Laura González de Chávez

Laura vive en Illinios, Estados Unidos. Es esposa de Fausto. Su pasión es discipular a las mujeres de todas las edades con el fundamento sólido de la Palabra de Dios y ayudarlas a vivir de acuerdo a la fe que han abrazado. Laura es consejera bíblica y mentora de muchas mujeres jóvenes. Actualmente dirige el ministerio de Aviva Nuestros Corazones, una labor que le ha ayudado a alcanzar a las mujeres de su generación con el mensaje del Evangelio y de la feminidad bíblica. También produce, junto a su esposo, el programa radial semanal "Un Hogar Sobre la Roca", que busca contribuir a redimir el diseño de Dios para la familia. Laura tiene una hija, Sarah, casada con Jonathan, y cuatro hermosos nietos, Zoë, Noah, Joy y Levi. 

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación