Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 327 | Romanos 4 – 6

Día 327 – noviembre 23

Romanos 4 – 6

Hoy seguimos con nuestra lectura del libro de Romanos y vemos que en el capítulo 4 Pablo habla específicamente de Abraham y de la justificación por fe. Tristemente, la doctrina de la salvación es una de las que más conflictos causa en medio del pueblo de Dios, pero me gusta que Dios no deja cabos sueltos y todo está claro en Su palabra. Pablo usa el ejemplo de Abraham como una ilustración de la verdad bíblica central por la cual el hombre puede ser justo delante de Dios: por gracia, por medio de la fe.

La vida de Abraham fue una de fe, él dejó todo basado en la garantía de la Palabra de Dios y creyó las promesas de Dios aunque parecían imposibles dadas las circunstancias. Emprendió un camino confiando en Aquel que no solamente lo llamó sino que lo acompañó en todo su caminar. Esa rendición de Abraham, a esa fe, le fue contada por justicia. 

Logizomai

Esa es la palabra que corresponde a le «fue contando» en el griego. Tiene un significado económico y a la vez legal que hace referencia a acreditar algo en la cuenta de una persona. Es como cuando alguien te hace una transferencia a tu cuenta bancaria y tú terminas con un monto a tu «favor». Abraham, al igual que tú y yo, tenía una fe imperfecta, con errores, como cualquier ser humano, pero él fue escogido por Dios soberanamente, solo por la pura gracia de Dios, al igual que tú y que yo. Si hay algo que vemos desde el principio es Dios escogiendo personas como Abraham de quien saldría Su pueblo escogido. 

En nuestro caso Cristo obró en la cruz del calvario a nuestro favor. Ciertamente la fe juega un papel importante en la salvación, pero no tiene poder en sí misma para salvar. Es el poder de la gracia redentora de Dios la cual obra por medio de la obra expiatoria de Cristo en la cruz del calvario lo que tiene poder para salvarnos. 

Cosas importantes tomar en cuenta:

  • Abraham no fue justificados por sus obras (1-2).
  • Abraham fue justificado por su fe (3-5).
  • Abraham no fue justificado por la circuncisión (9-12).
  • Abraham no fue justificado por la ley (13-15).
  • Abraham fue justificado por la gracia de Dios (16-17).

«...sino también por nosotros, a quienes será contada, como los que creen en Aquel que levantó de los muertos a Jesús nuestro Señor, que fue entregado por causa de nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación». –Romanos 4:24-25 

Capítulo 5 

Al llegar a este capítulo luego de haber visto la vida de Abraham, Pablo acampa en la seguridad de salvación que será un tema recurrente en los próximos capítulos. En los capítulos 3 y 4 Pablo establece de una forma bien clara que la salvación se da únicamente sobre la base de la gracia de Dios, la cual obra a través de la fe del hombre. En este capítulo él presenta seis cosas que todo creyente debe tener presente en su vida con respecto a la salvación.

  1. La paz que tenemos para con Dios (5:1).
  2. Su lugar en la gracia (v. 2) .
  3. La esperanza de gloria del creyente (vv. 2-5).
  4. Posesión del amor de Dios (vv. 5-8).
  5. Seguridad de haber sido liberados y justificados (vv. 9-10).
  6. El gozo por la reconciliación (v. 11).

Estas seis cosas deberían de estar siempre presentes en nuestros corazones y ayudarnos a ver que esta salvación tan grande que hemos recibido, es por pura gracia.

Así como el pecado entró al mundo por un hombre, el perdón y la gracia llegaron al mundo a través de otro hombre: Jesucristo. Desde Génesis cuando entró el pecado ya Dios tenía la solución en Cristo por eso todo apunta a Cristo en el Antiguo Testamento. Es en este mismo capítulo donde se enfoca a Adán y el reino de la muerte y se compara con Cristo y el reino de la vida. Aquí Pablo expresa de una manera clara la verdad universal de la cual todo ser humano debe estar consciente, y es la muerte. El pecado entró al mundo por un hombre, por el pecado de Adán, pero hay esperanza cuando nos enfocamos en Cristo y en Su obra. Nos vuelve a recordar que todos somos pecadores (v.12), pero nos recuerda que la gracia sobreabundó en esa cruz del calvario. 

  • Toma un momento y dale gracias a Dios por esa salvación inmerecida que tenemos en Cristo.

Capítulo 6 

Me encanta la forma en la que está escrita esta carta, Pablo hace preguntas retóricas, quizá preguntas que muchos de nosotros nos pudiéramos hacer. Es como si Pablo se anticipara a las objeciones que pudieran surgir, y que igual surgen hoy día. Se trata de una especie de diálogo:

  1. 1 – «¿Qué diremos, entonces? ¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunde?».
  2. 2 – «¡De ningún modo! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?».

Al enemigo de nuestras almas le encanta distorsionar la Verdad, así que era importante que Pablo aclarara este punto. El que no sea por obras y que sea por gracia no nos da licencia para vivir una vida de pecado. No nos confundamos ni mucho menos queramos justificar el pecado en el nombre de la gracia. Hacer eso sería abusar de la gracia y esto no es lo que nos enseñan las Escrituras. Desde Génesis hasta Apocalipsis es claro que una relación de salvación con Dios está ligada a un estilo de vida acorde a Su palabra. El cristiano va a reflejar el carácter de Aquel que lo salvó: estábamos muertos en nuestros delitos y pecados y ahora, si estamos vivos, es para vivir para y por Cristo. 

«¿Qué fruto tenían entonces en aquellas cosas de las cuales ahora se avergüenzan? Porque el fin de esas cosas es muerte. Pero ahora, habiendo sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tienen por su fruto la santificación, y como resultado la vida eterna. Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro». –Romanos 6:21-23

Antes éramos esclavos del pecado, por ende nuestra paga era la muerte, pero ahora que hemos sido perdonados y salvados somos siervos de Cristo. El pastor y teólogo alemán Dietrich Bonhoeffer en su libro «El costo del discipulado» escribió algo que quisiera compartirles:

«La gracia barata se equipara a la justificación de pecado sin la justificación del pecador arrepentido que se aparta del pecado y de quien el pecado se aparta. La gracia barata no es la clase de perdón que nos libera de las refriegas del pecado… la gracia barata es gracia sin discipulado, gracia sin la cruz, gracia sin Jesucristo. La gracia costosa es el llamado de Jesucristo ante el cual el discípulo deja sus redes y le sigue a Él».

Que podamos vivir vidas dignas del llamado irresistible que hemos recibido.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Yamell Jaramillo

Yamell Jaramillo

Yamell es originaria de la República Dominicana, actualmente vive en Colombia. Ama la palabra de Dios, es firme en sus convicciones y vive apasionadamente la vida cristiana. Procura la prudencia, la sobriedad y la modestia, anhelando ser como la mujer de Proverbios 31.

Tiene un especial cuidado por aquellos a su alrededor y, por la gracia de Dios, su corazón está siempre presto a discipular y aconsejar a las mujeres de su entorno. Junto a su esposo Omar, estudia la Palabra, vive el señorío de Cristo, enseña el sabio consejo de Dios a otros y disfruta las bondades de la vida.

Actualmente es la encargada de contenido y de proyectos especiales en Aviva Nuestros Corazones.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación