Cuando nos deleitamos en el miedo

Esta semana se celebra Halloween. Confío en que puedas decidir si lo celebras o no filtrando todo a través de la Palabra de Dios. Pero quiero que pienses acerca de un punto crítico.

Cuando nos alimentamos del miedo nos perdemos las promesas de Dios

Todas las cosas que provocan miedo y que vienen con la celebración de Halloween, nos recuerdan la atracción que tiene para nosotros lo oscuro y lo aterrador. Admitiré que hay algo en una película de miedo, libro, o una experiencia que me llama la atención de alguna manera. Quizás disfrutemos sentir el corazón palpitar rápidamente. Tal vez morimos por la curiosidad. Quizás nos encanta la emoción de ver algo que no deberíamos de ver. Tal vez todo el horror vale la pena luego el alivio que sentimos al final cuando se termina la película, llegan los créditos o cuando leemos la última pagina y todo vuelve a la normalidad.

Cualquiera que sea la razón por la que nos atraiga el miedo, es importante que nos demos cuenta que el miedo no es el plan de Dios para nosotras. ¿Cómo lo sé? Porque Él lo explica claramente en Su Palabra.

¿Sabías que hay alrededor de 400 versículos en la Biblia acerca del miedo? Eso es más que uno por cada día del año. Claramente, cuando se trata del miedo Dios tiene una fuerte opinión. Aquí hay una muestra:

“Sed firmes y valientes, no temáis ni os aterroricéis ante ellos, porque el SEÑOR tu Dios es el que va contigo; no te dejará ni te desamparará” (Dt. 31:6)

No temas, porque estoy contigo;

No te desalientes, porque yo soy tu Dios.

Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré,

Sí, te sostendré con la diestra de mi justicia. (Isa. 41:10)

Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: “¡Abba, Padre!” (Ro. 8:15)

No tengas miedo.

No temas.

No te atemorices.

No caigas de nuevo en el temor.

Nota que el evitar el miedo es un mandamiento, no una sugerencia. ¿Por qué? Porque el miedo no tiene sentido para el pueblo de Dios. Él está con nosotras. Él nos protegerá. Él cuidará de nosotras. Sus promesas son victoriosas delante del temor.

Con eso en mente, ¿Tiene sentido que tengamos temor? ¿Las películas de miedo, libros, conversaciones, decoraciones, ropas (pudiera seguir, pero para llegar al punto) hacen sentido cuando Dios claramente nos ha mandando a no temer?

El Salmo 34:4 da una simple y dulce respuesta:

Busqué al SEÑOR, y Él me respondió, y me libró de todos mis temores.

Dios te ha librado del temor. ¿Por qué volver a él?

Mientras reflexionas en esas preguntas, pregúntate si te alimentas del temor. Si es así, ¿Qué pudieras hacer para desconectarte del miedo, y enfocarte en Dios y Sus promesas?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin Davis es una autora, bloguera y oradora popular a la que le encanta ver a mujeres de todas las edades correr hacia el pozo profundo de la Palabra de Dios. Es autora de muchos libros y estudios bíblicos, incluidos Connected, Beautiful Encounters y la serie My Name Is Erin. Ella sirve en el equipo del ministerio de Aviva Nuestros Corazones. Cuando no está escribiendo, puedes encontrar a Erin persiguiendo pollos y niños en su pequeña granja en el Medio Oeste.

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.