Cuando tu bondad es selectiva

Hola. Pasa, siéntate. Hablemos. Este es el tipo conversación que no tendremos en el Cielo, sí esas… que tienen su origen en el hecho que este es un mundo caído. Tú lo has hecho, yo lo he hecho y ¡NECESITAMOS ARREPENTIRNOS! Estoy hablando de la “bondad selectiva” este término que uso para suavizar un poco lo horrible de este pecado, de hacer acepción de personas y tratar a algunos con menos dulzura.

Si nunca te ha sucedido… si jamás has tratado a otro con rudeza o con menos bondad de la que sabes mostrar, te extiendo mi amable invitación a dejar de leer e invertir mejor tu tiempo. Pero, si como yo, has pecado, ha sido ruda, has maltratado o te abstenido de mostrar bondad a algunas personas en tu vida… Conversemos.

Primero, nada de lo que diga aquí traerá tanta convicción a tu vida como la Palabra de Dios. Así que te animo a que leas dos de las epístolas que más me han ministrado con relación a este tema: Santiago y 1 Juan. Sí, sé que solemos dejar las recomendaciones para el final pero si tuvieras que dejar de leer o yo tuviera que dejar de escribir justo en este momento, ese es el mensaje que quisiera se fijara en tu mente: Corre a la Palabra y permite que ella cual espejo te enseñe dónde estás fallando y ora que el Espíritu Santo ponga Su fruto en ti.

Y hablando de últimas palabras, nuestra conversación de hoy se basará en una de las últimas cosas que Pablo les dijo a los filipenses en su carta:

Vuestra bondad sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. Filipenses 4:5

Dicho de otra forma, que todo el mundo a nuestro alrededor nos conozca como mujeres bondadosas. Otra traducciones dicen “amabilidad”... ¿Te conoce la gente por ser bondadosa y amable? ¿Se limita esa bondad a “algunas personas”?

Es muy fácil ser bondadosas con aquellos que nos agradan, nos sale casi de manera natural. También lo es hacerlo con esas personas a quienes queremos causar una buena impresión, como nuestros líderes, pastores, profesores, etcétera.

La fuente correcta de nuestra bondad

Si bien es cierto que ser bondadoso es un atributo que algunos poseen como parte de la gracia común del Señor, la fuente de la verdadera bondad es el Espíritu Santo. Si eres una hija de Dios, si has aceptado el sacrificio de Cristo en la cruz, lo primero que has reconocido es que no das la talla, que eres mala y que sin Jesús jamás podrías presentarte delante de un Dios santo.  

Por otro lado, es justamente por Cristo que toda Su justicia te es otorgada. Cuando Dios te mira, no solo te vi como si no hubieras pecado sino como si siempre hubieras obedecido… Y las buenas noticias no se quedan ahí, al ser hecha Su hija, el poder que levantó a Cristo de los muertos, la tercera persona de la Trinidad, el Espíritu Santo: ¡mora en ti! ¿No es eso asombroso?

Una de las evidencias de que somo llenas del Espíritu es que sus frutos se van viendo en nuestras vidas.

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe… (Gálatas 5:22)

Y ese fruto surge de que cultives tu relación con el Dios trino, a través de la lectura de la Palabra, de la oración y de la obediencia… Como dice el pastor Miguel Núñez:

La llenura del Espíritu Santo no es más que ser guiadas completamente por Él y no por nuestra carne.

Cuando no puedo ser bondadosa

Quizás pienses… Bueno, yo soy una hija de Dios y hago todo esto que dice pero no me sale ser bondadosa con cierto tipo de personas.

A veces cuando me siento incapaz de hacer algo, mira la Cruz, porque siempre, siempre, se trata de que no estoy muriendo a mí misma y siempre siempre, estoy olvidando mi llamado de seguir a Cristo. No es solo que Él murió por ti y por mí… ¿recuerdas Su oración por aquellos que lo crucificaron?

Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.

¿Qué te impide ser bondadosa con “esa” persona? ¿Será que siente que te lastimó (falta de perdón: pecado) ¿Será que te sientes tan superior que no puedes extenderle gracia y bondad? (orgullo: pecado)  ¿Será que te importa más lo que tú piensas que lo que Dios dice? (rebelión: pecado) ¿Seguimos? Santiago lo deja claro: El que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado. Como dice 1 Juan, amada, si decimos que no tenemos pecados le hacemos a Él mentiroso … Pero, y aquí viene el mejor de los peros:

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 1 Juan 1:9

Tu bondad como alfombra roja

Volviendo al pasaje con el que iniciamos, creo que la única forma en que todos nos conocerán por nuestra bondad es si la obsequiamos a todos y por todos me refiero a ¡TODOS! Porque, y me encanta lo que sigue, ¡El Señor está cerca! Deja que tu bondad sea la alfombra roja por la que el Rey de Reyes que viene pronto pasará. Deja que todos sepan que Él viene por Su obra en tu corazón, por Su reflejo en la forma que en tratas a los demás… Y te lo dejo en palabras de nuestras abuelitas:

Bueno, ya hemos hablado suficiente. Te invito a correr al trono e ir a nuestro Señor en arrepentimiento y gratitud.  

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Clara Nathalie Sánchez Díaz

Clara Nathalie Sánchez Díaz

Clara Nathalie vive en Santo Domingo, República Dominicana, por la gracia del Señor le sirve a tiempo completo. Trabaja en Aviva Nuestros Corazones como editora, analista de contenido y administradora de la página web. Sirve al Señor enseñado a mujeres a usar su creatividad a la hora de estudiar la Palabra en un ministerio llamado Diario Bíblico. Es parte del ministerio de Escuela Dominical en su iglesia. 

 

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.