Del sufrimiento a la victoria | Leamos la Biblia juntas | 1 Pedro 3:18-22

¿Te has encontrado alguna vez con un pasaje que no logras entender y que no tienes idea de lo que quiere decir? Bueno pues quizás estás a punto de experimentar lo mismo mientras nos acercamos a los versículos de hoy, pero la buena noticia es que antes de ese texto difícil, hay uno que contiene de forma muy clara, la gran noticia del Evangelio. Así que abre tu corazón a la verdad, sé animada y #leamoslaBibliajuntas.

18 Porque también Cristo murió por los pecados una sola vez, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, muerto en la carne pero vivificado en el espíritu;

19 en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados,

20 quienes en otro tiempo fueron desobedientes cuando la paciencia de Dios esperaba en los días de Noé, durante la construcción del arca, en la cual unos pocos, es decir, ocho personas, fueron salvadas a través del agua.

21 Y correspondiendo a esto, el bautismo ahora os salva (no quitando la suciedad de la carne, sino como una petición a Dios de una buena conciencia) mediante la resurrección de Jesucristo,

22 quien está a la diestra de Dios, habiendo subido al cielo después de que le habían sido sometidos ángeles, autoridades y potestades.

---1 Pedro 3:18-22---

Hasta ahora, Pedro nos ha dejado un punto claro: Cristo es el máximo modelo de sufrimiento, él soportó hasta el final y obtuvo la victoria sobre la muerte y sus enemigos.

Es el ejemplo de sumisión de Cristo lo que debe darle forma a nuestras relaciones y su perseverancia lo que debe determinar nuestra respuesta ante el sufrimiento a causa de nuestra fe. La victoria de Cristo es la esperanza que sostiene al creyente perseguido en el Medio Oriente, a la joven que por llamarse cristiana es rechazada por su familia y a aquella que lo abandona todo para ir a compartir su fe en un lugar de oscuridad espiritual.

¿Dónde buscas tú la esperanza para continuar firme?

En un mundo que hace todo lo necesario por embotar y adormecer tus sentidos, necesitas cultivar un pensamiento sobrio y buscar en el lugar correcto aquello que te va a sostener cuando venga el día en que sufrirás por tu fe. Te pregunto: ¿Dónde buscas tú la esperanza para continuar firme?

Porque la respuesta se encuentra en el versículo 18, “Cristo murió por los pecados una sola vez, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, muerto en la carne pero vivificado en el espíritu”. ¡Que poderosa verdad! Él sufrió hasta lo sumo, siendo perfecto se colocó en el lugar donde injustas como tu y yo debimos estar, recibió todo el castigo que nos correspondía a nosotras para abrirnos el camino a Dios. Gracias a su sufrimiento, gracias a su obediencia hasta la muerte, hoy tenemos entrada libre a la presencia de Dios. Su mayor dolor, se convirtió en nuestra mayor victoria. Y esa, joven verdadera, es la razón de nuestra esperanza. Si esta verdad no hace temblar tu corazón, te ruego que no ceses de orar, noche y día hasta que Dios abra tus ojos y despierte tus sentidos a esta estremecedora realidad.

Jesús venció sobre todo poder

Los versículos que siguen nos pudieran entrar en un laberinto que parece no tener salida, porque por años se ha debatido cuál es el significado correcto de los versículos 19 y 20, ¿a cuáles espíritus encarcelados Jesús le predicó? De todas las posturas ante este pasaje estas son las dos más aceptadas: (1) Muchos dicen que esto apunta a los tiempos de Noé y que Cristo habló a través de sus labios a una generación perversa, (2) otros afirman que esos espíritus encarcelados eran ángeles caídos que desobedecieron en los días de Noé,  a los que Cristo les anunció su victoria. La segunda interpretación es la que ha sido más acogida y puedes estudiarla un poco más a fondo en el libro 1 Pedro para ti*.

Algo que he aprendido de Karen Jobes es que no podemos leer un texto sin tomar en cuenta el lugar en el que está colocado, Pedro está desarrollando una carta con el fin de animar a los cristianos que están siendo perseguidos a causa de su fe, creyentes en sufrimiento, así que necesitamos ponernos esos lentes para interpretar estos versículos. La pregunta correcta debería ser: ¿cómo estos versículos pudieran animarme en medio del sufrimiento? ¿ Cómo esto puede ayudar a la carta a motivar a los creyentes a permanecer firme en medio de una sociedad hostil? La respuesta es: Jesús venció la muerte y su victoria es sobre todo poder, en la tierra y debajo de la tierra. Porque Él ha vencido podemos estar seguras de que nosotras también venceremos, podemos estar convencidas de que Él nos librará del juicio que está destinado para aquellos que no creyeron el anuncio del Evangelio y que así como salvó a 8 personas del diluvio, de esa misma manera nos ha salvado para vida eterna y de todo juicio. Y ese es punto del versículo 21, así como Dios salvó a la familia de Noé del juicio a través del agua, así mismo hoy nosotras podemos correr a las aguas del bautismo para testificar la salvación que hemos obtenido a través de aquél que venció a través de su sufrimiento y resucitó sometiendo a toda autoridad y potestad a sus pies.

Y es en este punto en el que quisiera estar de pie en la cima del monte Everest y gritar a todo pulmón ¡Aleluya! ¡Qué maravillosa verdad! Es mi oración que esto pueda entrar en todos tus poros y que penetre en cada una de tus neuronas.

Reflexionemos

¿Tiembla tu corazón ante la verdad del Evangelio (Vs. 18)? Si esta verdad no hace temblar tu corazón, te ruego que no ceses de orar, noche y día hasta que Dios abra tus ojos y despierte tus sentidos a Él.

¿Cómo la victoria de Cristo te anima permanecer firme?

¿Cómo te anima saber que Cristo es poderoso para salvar a su pueblo de todo juicio?

¿Cómo estos versículos te invitan a pedir perdón o dar gracias?

*Páginas 136-142

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Hija y sierva de Dios por gracia, esposa de Moisés, madre de Josué y Samuel, portadora de un ferviente anhelo por llevar el evangelio a las siguientes generaciones. Forma parte del ministerio para mujeres Aviva Nuestros Corazones, administrando los blogs Mujer Verdadera y Joven Verdadera. Además supervisa el área de Media. Actualmente está cursando un M.A. en Ministerio a Mujeres en el Southeastern Baptist Theological Seminary. Escribe en Aviva Nuestros Corazones, en su blog personal y contribuye en Coalición por el Evangelio.

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión