El principio de la sabiduría | Proverbios | Sabiduría que no pasa de moda

Si queremos ser sabias, ¿dónde empezamos? ¿Cuál es el primer paso?

“El temor del Señor es el principio de la sabiduría; los necios desprecian la sabiduría y la instrucción.” (Pr. 1:7)

“El principio de la sabiduría es el temor del Señor, y el conocimiento del Santo es inteligencia.” (Pr. 9:10)

“La conclusión, cuando todo se ha oído, es ésta: teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque esto concierne a toda persona.” (Ec. 12:13)

Proverbios nos enseña que el principio de la sabiduría es el temor del Señor. ¿Qué quiere decir esto? Asombro, reverencia y – eso mismo – temor.

El principio de la sabiduría es el reconocimiento de quien Dios es—Soberano Señor del universo—y que somos criaturas Suyas bajo Su total dominio y autoridad (Sal. 100:3). “Nuestro Dios está en los cielos; El hace lo que le place” (Sal. 115:3). No se puede alcanzar sabiduría sin iniciar aquí, bajo esta realidad.

Podemos ver en estos pasajes que hay tres elementos a la sabiduría: Temor, conocimiento y obediencia. Para ser sabias tenemos que acercarnos a Dios con temor, bajo la realización de quién Él es y quiénes somos nosotras. Si Él es Señor, la única manera de alcanzar sabiduría es conocer más de Él—Sus atributos y Sus mandamientos. Y por último, si le temo, conozco quién es Él y lo que me manda, la sabiduría se encuentra en obedecerlo completamente. “Por lo cual, puesto que recibimos un reino que es inconmovible, demostremos gratitud, mediante la cual ofrezcamos a Dios un servicio aceptable con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor” (Heb. 12:28-29).

Lamentablemente, muchas hemos perdido el temor. Aquí es donde empieza todo. Sin ese temor de Dios y el reconocimiento de quien Él es, nunca podremos ser verdaderamente sabias.

Finalmente, el temor de Dios es el principio de la sabiduría porque nos lleva desesperadas hacia Cristo en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.” (Col. 2:2-3) Como dice la autora Lydia Brownback “Sabiduría es la realización de que Cristo es todo... Vivir sabiamente es orientar todo sobre nosotras y nuestras vidas al rededor de Dios y no de nosotras mismas”.

Gracias a Dios por Cristo, quien nos permite acercarnos a Dios, quien es la sabiduría de Dios y quien nos da libre acceso para pedirle sabiduría a la fuente de todo. “Pero si alguno de vosotros se ve falto de sabiduría, que la pida a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” (Sant. 1:5)

¿Has perdido el temor del Señor? Reconoce la realidad de quien Dios es, arrepiéntete y ¡corre a Cristo!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Sarah Jerez

Sarah Jerez

Hija y sierva de Jesucristo por la gracia de Dios. Buscando amar a su esposo, Jonathan, y a sus cuatro regalos: Zoë, Noah, Joy y Levi. Posee un anhelo por ver a las mujeres abrazar el diseño de Dios para sus vidas para que puedan experimentar la vida abundante que Él ha prometido para Sus hijas. Ella es ama de casa, maestra de sus hijos y apoya a su esposo que desempeña una labor pastoral y en el ministerio musical que comparten.

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión